Editorialeditoral
Ella, el,las, los...
Políticaypoder
Desarrollosostenible
Saludyderechos
Educaciónpara[email protected]
Hábitatvivienda
Globaleconomía
Paralaacción
Derechoshumanos
Acercandopueblos
Conflictospaz
Enantena
Sociedadcivil
Sociedadelainformación
     
 
   
   
   

Por: Fernández G., Adriana · Gonzales B., Katia · Paredes, Giannina · Velázquez, Tesania

Historias de violencia que se repiten. Grupos de terapia: un espacio para ser diferente

1 de Diciembre de 2006. Esta publicación nos ofrece la experiencia sistematizada del equipo psicológico de DEMUS, de atención a mujeres afectadas por violencia en sus relaciones de pareja. Nos plantea cómo el trabajo con grupos se ha ido constituyendo en una alternativa para ofrecer atención psicológica.

La propuesta metodológica que comparten es el resultado de una experiencia de proceso en el que han ido implementando estrategias diversas, como el uso de «la llamada telefónica» para promover espacios de continuidad, de escucha y de contención, en contraste con las experiencias emocionales de encierro, de ruptura, de falta de reconocimiento, aislamiento, silencio y desborde. Lo que nos ofrecen es un modelo de relaciones humanas en construcción, alternativo a la violencia.


Ayuntamiento de Alcobendas · Diputación Provincial de Granada · Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer · Fundación Ford · Humanist Institute for Co-operation with Developing Countries.


Prólogo.

La publicación de «Historias de Violencia que se Repiten». Grupos de terapia: un espacio para ser diferente, nos pone en contacto con el inicio del diálogo entre abogadas y psicólogas en DEMUS y con la historia del servicio psicológico de DEMUS. Hace algo más de 10 años, DEMUS era una institución constituida fundamentalmente por un equipo de abogadas que ofrecían un servicio legal. Hasta entonces, la manera de intervenir de DEMUS en la defensa de los derechos de las mujeres tenía una aproximación jurídica y se valían del marco normativo para resolver los problemas que traían las mujeres, y para tratar de poner un alto a la violencia de la que eran objeto por parte de sus parejas.

Sin embargo, el equipo de abogadas advirtió que en los procesos legales que seguían, eran las propias mujeres agredidas las que ofrecían resistencia para continuar, abandonaban el servicio que se les ofrecía, se volvían a involucrar en relaciones de violencia con nuevas parejas y podían quedar atrapadas en dinámicas con papeles intercambiables de agredidas y agresoras.

Fue así, con esta inquietud y preocupación por la complejidad de la violencia en las relaciones humanas, que DEMUS inició un diálogo entre abogadas y psicólogas, diálogo al que me invitaron a participar, y que permitió abrir un espacio psicológico para un grupo de mujeres que demandaban ayuda legal.

Además de dar contención emocional al grupo, el objetivo fue explorar, a partir del encuentro, cuál era el impacto de la violencia en la subjetividad de las mujeres que participaban de este espacio, qué ocurría en el mundo interior de estas personas que parecían boicotear sus propios procesos de autonomía y que en muchos casos terminaban por reproducir la violencia y el desborde. En otras palabras, indagar en la manera cómo se gesta la violencia, cómo se instala en el psiquismo de las personas y cómo se reproduce.

Durante estos últimos años DEMUS ha venido desarrollando una propuesta de intervención con una mirada más integral que ha nutrido su práctica. Nos ofrece un Modelo de Atención Integral para mujeres afectadas por violencia, con un servicio psicológico vinculado con el servicio legal.

Este enfoque integral no está libre de dificultades. Además de abrirse a la posibilidad de ampliar la comprensión, este diálogo entre psicólogas y abogadas representa nuevos desafíos. Demanda transitar por la difícil tarea de tejer una trama entre ambas perspectivas. Desde el campo de la psicología, indagar en el terreno de la subjetividad e incorporarlo en la comprensión de la situación de las mujeres para iluminar los mecanismos psicológicos que se activan en una dinámica de violencia, significa aceptar e involucrarse en procesos largos, lo que puede derivar en una falta de correspondencia entre los tiempos que demandan los procesos legales y los tiempos subjetivos. Asimismo, asimilar y adecuarse a las distintas miradas que proponen ambas intervenciones nos reta a integrar una escucha distinta de la experiencia que traen las mujeres. Mientras que para el sistema legal es imperativo buscar las pruebas para lograr contar con el amparo de un marco jurídico, desde la escucha psicológica el dato adquiere significado a partir del encuentro que surge entre la psicóloga que brinda atención y la mujer que está siendo atendida; importa todo lo que trae como asociaciones libres, lo expresado verbalmente y el lenguaje no verbal, lo manifiesto y lo latente. Cuando nos aproximamos desde la dimensión subjetiva el objetivo de la escucha activa no es la búsqueda de certeza sino la búsqueda de la profundidad del sentido.

Esta publicación nos ofrece la experiencia sistematizada del equipo psicológico de atención a mujeres afectadas por violencia en sus relaciones de pareja. Nos plantea cómo el trabajo con grupos se ha ido constituyendo en una alternativa para ofrecer atención psicológica.

La propuesta metodológica que comparten es el resultado de una experiencia de proceso en el que han ido implementando estrategias diversas, como el uso de «la llamada telefónica » para promover espacios de continuidad, de escucha y de contención, en contraste con las experiencias emocionales de encierro, de ruptura, de falta de reconocimiento, aislamiento, silencio y desborde. Lo que nos ofrecen es un modelo de relaciones humanas en construcción, alternativo a la violencia.

Esta publicación recoge la experiencia sostenida por el equipo, sus logros y dificultades. Nos expone los diferentes momentos por los que atraviesa el grupo terapéutico, sus ansiedades, sus tareas. Permite conocer y sentir un poco más la manera cómo la violencia impacta en las mujeres, la manera cómo se involucran en el grupo, y la manera cómo impacta esta violencia en las propias profesionales que atienden en el servicio.

DEMUS a través de este análisis y reflexión sobre su experiencia, nos acerca a la posibilidad de aportar de una mejor manera a los procesos de separación e individuación de las mujeres atrapadas en dinámicas de violencia. Con ello contribuye a que las mujeres puedan desarrollar un vínculo más enriquecedor, más libre y gratificante, basado en la capacidad de ser conscientes no sólo de aquello que nos diferencia sino también de aquello que nos conecta con el otro.


 Introducción.
  Capítulo I. Aspectos generales de los grupos de terapia.
 Capítulo II. Construcción de un espacio grupal.
 Capítulo III. Aspectos dinámicos al interior del grupo.
 Capítulo IV. Vivencias diferentes de los grupos de terapia.
 Reflexiones finales.


Enviar a:
Nota: debes estar registrado en estos servicios para anotar el contenido

26-9-14
Guatemala: Organizaciones de mujeres piden corregir inequidad de género en la Corte Suprema de Justicia
25-9-14
FAO: Son necesarios nuevos enfoques de los sistemas alimentarios para hacer frente al cambio climático
 Histórico de noticias
  El contexto donde surge la revista
  Datos básicos
  ¿Cómo se define a sí misma?
  ¿A quiénes se dirige?
  Los Elaboradores de Contenido
  El Modelo Organizativo
  Presentación de Contenidos
  Metodología y Herramientas
  Tecnología GLOOBAL