Editorialeditoral
Ella, el,las, los...
Políticaypoder
Desarrollosostenible
Saludyderechos
Educaciónpara[email protected]
Hábitatvivienda
Globaleconomía
Paralaacción
Derechoshumanos
Acercandopueblos
Conflictospaz
Enantena
Sociedadcivil
Sociedadelainformación
     
 
   
   
   

Por: Vargas García, Tahira

Aristas en la migración dominicana a Suiza

17 de Mayo de 2007. Este artículo es una síntesis de algunos de los capítulos que forman parte del libro: “Dominicanos en Suiza: Pautas, prácticas e impactos de la migración transnacional y el envío de remesas que vinculan República Dominicana y Suiza” que a su vez resulta del estudio realizado por Jennifer Petree y Tahira Vargas sobre la Migración Dominicana a Suiza para la EPFL de Lausanne, Suiza.

Las afirmaciones que sustentan este artículo son el resultado de un año de estudio empírico con pruebas documentadas, prácticas e impacto de la migración transnacional de dominicanos y dominicanas a Suiza durante la década de 1980 a 2005. Además se trata con un enfoque especial el envío de recursos económicos de los dominicanos y dominicanas en Suiza, así como su utilización e impacto en una de las comunidades emigrantes dominicanas. Este estudio es una contribución original a la escasa, aunque creciente, literatura documental acerca de la actual migración latinoamericana a Europa y de manera particular, a Suiza.


Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África.


 Introducción.
 Antecedentes y contexto.
 Parte I: Un perfil de los dominicanos y dominicanas en Suiza.
Parte II: Proceso migratorio de dominicanos y dominicanas a Suiza.

La migración es un patrón de vida y se ha convertido en el sueño de una parte importante de la población en la República Dominicana. Como bien plantean algunos autores, la migración es un fenómeno complejo, pero más complejos aún son los factores que inciden en la migración y los procesos que implica la migración en sí. (Portes y Börock, 1996) “Los movimientos migratorios surgen de una serie de decisiones económicas racionales de los individuos para salir de su situación inmediata, su verdadero origen se encuentra en la historia del contacto económico y político, así como en las asimetrías de poder entre las naciones emisoras y receptoras”.” En el caso de Dominicanos y Dominicanas en Suiza, el proceso migratorio ha estado marcado por la salida del país por motivos económicos pero con estrategias basadas en relaciones sociales y primarias, sobre todo con un gran peso de las redes sociales informales.

El gráfico abajo presenta una mirada de las vías primarias de la migración de Dominicanos y Dominicanas que llegaron a Suiza en los últimos 25 años. La primera generación de Dominicanas que emigró a Suiza salió del país con contrato de bailarinas. Fueron insertándose en la sociedad Suiza y atrayendo otras mujeres y luego hombres a través de las redes sociales para engrosar la población. Los contratos de bailarinas como estrategia de emigración son reportados por 32% [1] de las entrevistadas. Otra de las vías de llegada a Suiza es la del “arreglo matrimonial”, 44% de las mujeres y 47% de los hombres han recurrido a esta vía. Un tercer grupo es el que llega por reagrupación familiar, este lo encontramos con mayor peso en los hombres, 32% que en las mujeres, 12%. En menor grado encontramos las personas que llegan de turista y luego se insertan en trabajos, estas representan el 8% en las mujeres y el 16% en los hombres.








NOTAS:
  1. ® Probablemente entre las mujeres entrevistadas el número de bailarinas era más alto, pero encontramos que algunas mujeres falsearon la información sobre su llegada no reconociendo que llegaron con contratos de bailarinas, luego en diálogos informales los datos ocultados por las informantes fueron transparentados por algunas de sus amigas.


 Bailes exóticos.

“Suiza es el único país en Europa que expide un visado de artista específico para bailarina de cabaret, permiso L, en el que se aclara que “la persona bailará durante el espectáculo musical, despojándose parcial o talmente de su atuendo....Esta autorización de residencia y trabajo no puede extenderse más allá de 8 meses”.(Swissinfo.URL:ww.swissinfo.org/ses/swiisinfo.html). En 2003, según la Oficina Federal de Estadísticas en Suiza las dominicanas fueron el tercer grupo señalado como grupo con peso cuantitativo importante que ha obtenido permiso L en Suiza. El patrón migratorio, sin embargo, ha sido afectado en los últimos años por los cambios que se han producido en las demandas de los cabarets las cuales se han inclinado hacia un mayor flujo de migrantes del Este Europeo en los últimos 5 años. Una consecuencia de la disminución de esta demanda ha sido el aumento de los contratos a través de las redes sociales informales de las relaciones primarias creadas con mujeres establecidas en Suiza y sus conexiones y acuerdos con empresarios así como también de redes de trata de mujeres que, según nuestros informantes, en muchos casos son un sistema de engaño y de creación de documentos falsos.

Los contratos para bailarinas son obtenidos a través de redes de amigas y familiares que están trabajando legalmente en un club nocturno o “bar” y llegan a acuerdos con los dueños de negocios para que les “hagan” contratos a sus amigas o familiares (hermanas, primas, sobrinas), siendo frecuente que los costos de estos papeles y trámites sean solventados mediante préstamos desde las que ya están en Suiza hacia las que quieren emigrar. Las mujeres que han llegado como bailarinas exóticas, con el tiempo, cambian de actividad laboral y recurren a diversos mecanismos para extender su situación de residencia legal en Suiza. El matrimonio suele ser la más frecuente de esas salidas. Otras han recurrido, después de pasar una temporada en situación de indocumentadas, a trabajar en áreas de servicios de hoteles, restaurantes, cuidado de ancianos, comercios, y algunas en su propio negocio: restaurantes y salones de belleza, estética y cosmética. Pero también se reporta como una de las posibilidades el que algunas mujeres se hayan dedicado a actividades de prostitución, en algunos casos encubierta mediante servicios de masajes a domicilio. La práctica de la prostitución también subyace en algunos casos de mujeres que “oficialmente” se dedican al baile exótico. Algunas de las mujeres que se dedican a esta actividad.


 Arreglos matrimoniales.

El matrimonio tiene un significado de “puente” o “vía” de llegada a Suiza para la mayoría de las mujeres y hombres entrevistados. El 80% de las personas entrevistadas estaban casadas, la mayoría de ellas con ciudadanos suizos o personas con residencia permanente. Para la mayoría de los(as) dominicanos(as) en Suiza es la única vía de obtención de un estatus de residencia legal. Los cambios en las disposiciones legales relativas al matrimonio han afectado la obtención de la ciudadanía suiza por parte de los(as) dominicanos(as). Hasta un punto los dominicanos y las dominicanas podían casarse con una persona suiza y obtenían la nacionalidad inmediatamente. Ahora el proceso es mucho más largo. Los(as) Dominicanos(as) necesitan ahora el permiso de residencia anual para un mínimo de 5 años antes de obtener el permiso de residencia permanente y la libertad correspondiente para vivir y trabajar en Suiza sin estar vinculados(as) a un conyugue u otro residente legal.

Las discusiones con dominicanos y dominicanas revelan la presencia de dos tipos de matrimonios o arreglos matrimoniales que pueden ser implícitos o explícitos. Los datos de las entrevistas muestran que a través de las redes familiares se negocian acuerdos matrimoniales para facilitar la entrada de dominicanos y dominicanas hacia Suiza. Los intercambios de fotografías entre dominicanos y suizas o entre dominicanas y suizos son frecuentes. El miembro de la familia que ya es residente o ciudadano suizo establece el contacto entre las partes, se intercambian fotografías y se inicia el proceso del matrimonio arreglado. Igual pasa con redes de amigos y amigas. Los que ya residen en Suiza suelen financiar el viaje del candidato o candidata para el matrimonio, en calidad de préstamo. En los casos en que el matrimonio es un “arreglo” de negocios, la parte que hace las gestiones en Suiza suele cobrar por sus servicios. El deseo o necesidad de emigración por parte de quienes desde RD optan por esta salida, permite que el “servicio” pueda ser tasado por una suma de dinero. Se paga tanto al intermediario como al residente o ciudadano que acepta casarse para facilitar la inmigración. Este aspecto de negocio explícito suele ser ocultado por las personas entrevistadas, pero luego ha emergido en algunas de las entrevistas.

Dadas estas características de matrimonios como estrategia de inmigración suelen presentarse diversos tipos de relaciones entre las parejas resultantes de estas uniones. Así, tenemos situaciones en que entre las dos personas que han contraído matrimonio apenas hay comunicación e interacción, pues al no dominar ninguna de las partes el idioma de la otra, el intercambio se limita a lo no verbal. También es frecuente encontrar parejas casadas que coexisten con parejas paralelas en uno o los dos miembros de la relación. La otra persona participante en la relación tanto puede residir en Suiza como en RD. La sucesión de divorcios y matrimonios es otra forma frecuente; entre los entrevistados había hombres que han estado casados o han tenido hasta cuatro parejas.


 Reagrupación familiar.

“Reagrupación familiar” es un concepto legal utilizado por las autoridades suizas para la concesión de visas a hijos e hijas de dominicanos y dominicanas que residen en Suiza. Varios de los jóvenes de ambos sexos entrevistados(as) destacan que llegaron a Suiza porque sus madres (todos fueron a través de sus madres) tenían varios años viviendo en el país y los “pidieron” para venir a Suiza a vivir. La reagrupación familiar ha sido la estrategia tanto para la entrada de niños como de jóvenes de grupos de edad más avanzados, pero siempre inferiores a 18 años. En el caso de los primeros la adaptación a la cultura del país receptor y la posterior inserción laboral fue mucho más fácil que para los que llegaron con edades mayores a los 15 años. Uno de los factores que facilita este proceso es el aprendizaje del idioma y la integración en la vida escolar. Un aspecto a destacar es que la reagrupación familiar ha sido una estrategia más utilizada por inmigrantes masculinos, que han sido solicitados por sus madres, hermanas o primas.

 Inserción laboral de las personas migrantes.

En el proceso migratorio, luego de establecerse legalmente, el segundo paso es la inserción laboral. Las actividades laborales más frecuentes suelen ser las de servicios en limpieza, restaurantes, cuidado de ancianos, y entre mujeres, la de bailarina en cabarets. Como otros grupos de migrantes los(as) dominicanos(as) que desarrollaban actividades profesionales en su país de origen han confrontado dificultades o imposibilidad de continuar con este tipo de actividades en Suiza, ya sea porque sus calificaciones o titulación profesional no le es reconocida en Suiza o porque aún cuando les haya sido reconocida dicha calificación, la inserción laboral profesional no les ha sido fácil de conseguir.

Las entrevistas revelan patrones de trabajo progresivo según los procesos de conocimiento y dominio del idioma. Encontramos también la presencia del llamado “trabajo en negro”, labores informales de poca retribución o poco estimadas desarrolladas por indocumentados, es una condición predominantemente masculina. Casi todos los hombres entrevistados, excepto aquellos que llegaron a Suiza siendo niños o adolescentes, han tenido que desempeñar “trabajo en negro” en labores de limpieza, refrigeración y agricultura. En el caso de las mujeres el trabajo informal se centra comúnmente en trabajo doméstico y/o prostitución. Registros del SIT, que es un sindicato laboral en Ginebra que promueve los derechos de los(as) trabajadores(as) indocumentados(as) en esta ciudad, muestra patrones similares. Sus registros confirman el hecho de que un numero significativamente poco de indocumentados(as) dominicanos(as) vive y trabaja en Suiza (estimaciones de cerca de 500 personas) Esta condición de dominicanos y dominicanas en Suiza es un caso poco usual en los patrones migratorios de otros grupos de migrantes latinoamericanos en Suiza o de migrantes Dominicanos y Dominicanas en otros partes de Europa como en el caso de España (Lilón y Lantigua, 2004).


 Parte III: Prácticas transnacionales.
  Remesas e inversiones.
  Filantropía transnacional y organizaciones de migrantes dominicanos y dominicanas.
  Tráfico de mujeres para la prostitución.
 Parte IV: Incorporación progresiva y transformación de identidad.
 Conclusión.
 Bibliografía.


Enviar a:
Nota: debes estar registrado en estos servicios para anotar el contenido

26-9-14
Guatemala: Organizaciones de mujeres piden corregir inequidad de género en la Corte Suprema de Justicia
25-9-14
FAO: Son necesarios nuevos enfoques de los sistemas alimentarios para hacer frente al cambio climático
25-9-14
ONU insta a reafirmar derechos reproductivos en agenda post-2015
24-9-14
Palestina: Emergencia hídrica en Gaza
 Histórico de noticias
  El contexto donde surge la revista
  Datos básicos
  ¿Cómo se define a sí misma?
  ¿A quiénes se dirige?
  Los Elaboradores de Contenido
  El Modelo Organizativo
  Presentación de Contenidos
  Metodología y Herramientas
  Tecnología GLOOBAL