Editorialeditoral
Ella, el,las, los...
Políticaypoder
Desarrollosostenible
Saludyderechos
Educaciónpara[email protected]
Hábitatvivienda
Globaleconomía
Paralaacción
Derechoshumanos
Acercandopueblos
Conflictospaz
Enantena
Sociedadcivil
Sociedadelainformación
     
 
   
   
   

Por: Ríos, Xulio

China y sus relaciones con EEUU: ¿Competencia o interdependencia?

22 de Febrero de 2007. Las relaciones entre EEUU y China constituyen una de las claves esenciales que pueden definir el sistema internacional del siglo XXI. Washington sigue con mucha atención la evolución del poderío chino, asumiendo a regañadientes pero cada día con mayor claridad que China no solo tiene vocación de ser una potencia comercial de proyección regional y mundial, sino que aspira a traducir en términos globales ese notable incremento de su capacidad económica. Por ello, para EEUU, con una política claramente orientada a impedir el surgimiento de cualquier rival en el mundo que pueda desafiar su supremacía absoluta, China constituye su mayor reto estratégico. En Beijing, por su parte, quizás consciente de su debilidad en muchos frentes, se multiplican los esfuerzos por eludir cualquier enfrentamiento directo, tanto haciendo gala de la modestia para disimular sus inocultables éxitos en numerosos campos como estimulando un diálogo sectorial y estratégico con EEUU (y multilateral con otros actores) que siguiendo la lógica del doble beneficio pueda restar virulencia a las críticas y reticencias estadounidenses y garantizar el clima exterior necesario para proseguir en calma con su ambiciosa transformación.

Observatorio de la Política China.


Introducción.

Cuando Nixon visitó China en febrero de 1972, el comercio bilateral entre ambos países era prácticamente nulo. En 2006, superó los 260 mil millones de dólares y ambos estados son mutuamente su segundo socio comercial, dato que evidencia una interdependencia económica muy acusada. No obstante, aquel entendimiento sorprendente y ya tan lejano que marcó el inicio de una distensión espectacular en las relaciones bilaterales, asentaba sobre la constatación de las profundas divergencias que les separaban. De hecho, el comunicado de Shanghai de 28 de febrero de 1972 explicita pocos puntos en común. Pero la oposición a la URSS hacía el milagro, incluso pasando por alto el delicado asunto de Taiwán, uno de los más espinosos aún hoy día.

Desaparecida la URSS, las relaciones China-EEUU siguen a la busca de un eje central basado en fuertes intereses comunes que puedan establecer unos sólidos vínculos y con futuro. Pero no está fácil.

La historia de las relaciones sino-estadounidenses desde 1972 conoce dos períodos esenciales. Durante la guerra fría, la cooperación se imponía de forma incuestionable, aunque estaba muy limitada al ámbito de la seguridad. En los años ochenta del siglo pasado, el inicio de la reforma en China añadió un plus al entendimiento bilateral. No obstante, a partir de 1991 se inicia una nueva etapa mucho más compleja y equilibrada.

De acuerdo con el profesor Jin Canrong, sus características principales serían las siguientes: los factores internos pesan mucho más a la hora de elegir entre confrontación y cooperación; el desarrollo de las relaciones políticas y económicas es asimétrica: mientras las primeras avanzan con enormes altibajos, las segundas gozan de cierta estabilidad; la diferencia de poder entre ambos países ha disminuido considerablemente; en los dos países coexisten corrientes de pensamiento que promueven o rechazan la profundización de sus relaciones; la influencia de sus vínculos ha traspasado el marco bilateral y alcanza a todo el área de Asia-Pacífico, al menos [1].

Cualquiera que sea la naturaleza de las relaciones entre ambos países, sin duda afectará a la dinámica del sistema internacional y se verificará conflictivo o no en función de la capacidad mutua para establecer consensos a propósito de sus respectivos intereses estratégicos que, con frecuencia, dificultan el establecimiento de un ángulo constructivo.

A favor del entendimiento juega una mundialización económica que hace muy costosa para ambos cualquier política de confrontación abierta, y sugiere una mayor complicidad entre los dos Estados que bien pudiera conducir a no muy largo plazo a una nueva bipolaridad.

Las relaciones entre China y EEUU se hallan en proceso de maduración, considera Zhen Bijian, presidente del Consejo del Foro sobre la Reforma y la Apertura de China [2]. En su análisis de la cumbre de abril de 2006 entre George Bush y Hu Jintao, plantea un retrato de la situación en los siguientes términos. Primero, EEUU y China no son iguales, tienen historias y regímenes sociales diferentes, sus escalas de valores también difieren. Segundo, aceptando esas diferencias, que van más allá de la política para situarse en el terreno de la civilización y la cultura, importa identificar los puntos de coincidencia y no ahondar en las divergencias. Tercero, la política de EEUU hacia China es compleja, confusa y contradictoria, temerosa de su emergencia.

La hoja de ruta propuesta por Zhen Bijian para mejorar las relaciones bilaterales, incluye la intensificación de cinco diálogos: estratégico; económico, comercial y energético; los problemas regionales; las esferas no tradicionales de seguridad; y civilizatorio. Zhen admite en su artículo que el concepto de guerra fría connota las relaciones bilaterales en muchos dominios y, para superarlo, es indispensable estimular una comunicación fluida que facilite la apreciación de la complementariedad, mejore la coordinación e instituya la cooperación como mecanismo esencial para resolver los actuales dilemas. Esa comunicación, que no ha llegado a romperse incluso en momentos recientes de considerable tensión, ahora, cuando la agenda bilateral crece en contenido, se está potenciando.
NOTAS:
  1. ® Jin, Carong, Une relation…. Pacifique, en Beijing Information, 16 de febrero de 2007.

  2. ® En Renmin Ribao, edición de ultramar, 11 de mayo de 2006.


 Interdependencia económica.
 Concepciones y modelos políticos diferentes.
 Desencuentros estratégicos.
 Conclusiones.
Fuente original:http://www.politica-china.org/?p=285.

Enviar a:
Nota: debes estar registrado en estos servicios para anotar el contenido

26-9-14
Guatemala: Organizaciones de mujeres piden corregir inequidad de género en la Corte Suprema de Justicia
25-9-14
FAO: Son necesarios nuevos enfoques de los sistemas alimentarios para hacer frente al cambio climático
25-9-14
ONU insta a reafirmar derechos reproductivos en agenda post-2015
24-9-14
Palestina: Emergencia hídrica en Gaza
24-9-14
Uruguay: Las mujeres y las elecciones uruguayas
23-9-14
Costa Rica declara inconstitucional la aprobación de transgénicos
23-9-14
Compensación ambiental avanza en América Latina entre polémicas
23-9-14
Volver a Angola décadas después
23-9-14
Haití: Los movimientos sociales denuncian el fracaso de la misión de la ONU
 Histórico de noticias
  El contexto donde surge la revista
  Datos básicos
  ¿Cómo se define a sí misma?
  ¿A quiénes se dirige?
  Los Elaboradores de Contenido
  El Modelo Organizativo
  Presentación de Contenidos
  Metodología y Herramientas
  Tecnología GLOOBAL