Editorialeditoral
Ella, el,las, los...
Políticaypoder
Desarrollosostenible
Saludyderechos
Educaciónpara[email protected]
Hábitatvivienda
Globaleconomía
Paralaacción
Derechoshumanos
Acercandopueblos
Conflictospaz
Enantena
Sociedadcivil
Sociedadelainformación
     
 
   
   
   

Por: Garrido García, Fco. Javier

Guía básica de conocimiento sobre medio ambiente


Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África · Observatorio Internacional de Ciudadanía y Medio Ambiente Sostenible.


 0. Introducción.
  Origen y complejidad de la temática medioambiental.
  Una temática compleja y multidimensional.
  Conferencias internacionales sobre medio ambiente.
 1. Los ecosistemas naturales.
  Componentes y funcionamiento.
  Los flujos de la materia y la energía.
  Sociedad y ecosistema natural.
2. Los ecosistemas sociales.

El ecosistema social esta compuesto por cuatro variables que interaccionan entre sí: la organización social, la tecnología, la población y el medio ambiente. Algunos autores dan más importancia al eje organización-población a la hora de explicar la evolución de los ecosistemas, otros dan más importancia al eje tecnología-medio ambiente. Sin embargo, en el análisis de la interacción de los cuatro elementos, cada uno de ellos puede ser considerado como variable dependiente, de manera que cualquier cambio en uno de ellos tendrá sus efectos en los otros.



A finales de los años 50, Otis D. Duncan plantea un modelo de ecosistema social, aplicando la Teoría General de Sistemas al campo de la Ecología Humana. Lo más importante es el énfasis puesto en las interrelaciones entre los cuatro componentes: La población tiene que sobrevivir adaptándose dentro de un medio ambiente determinado y en esta interacción la población adopta una determinada organización social y construye una tecnología, actuando éstas últimas como mecanismo de adaptación.

En la interacción población-medio, la causalidad es bidireccional y los efectos son mutuos. No solo actúa el medio sobre la población obligándola a producir mecanismos de adaptación, también el hombre incide sobre el medio, modificándolo en distintos sentidos y, en consecuencia, el ajuste de la población al medio es un proceso continuo y dinámico, no un equilibrio estático. Por otro lado, de esta interacción surge la cultura, en su doble manifestación, no material u organización y material o tecnológica.

Para Duncan, las relaciones entre población y medio se encuentran en el primer orden, estando en segundo plano las derivadas de organización y tecnología. Sin embargo, estas últimas diferencian las sociedades humanas del resto de los ecosistemas naturales.

En cualquier caso, dentro de cada una de las variables se pueden producir una serie de cambios que pueden modificar el ecosistema social. En ese sentido se puede producir una expansión del ecosistema social a través del aumento de la población, del incremento de la capacidad para obtener energía y recursos del medio ambiente o de la elaboración de normas de organización de las actividades requeridas por la comunidad.





Si pensamos en el ecosistema social global, respecto a la tecnología, se han producido una serie de cambios muy recientes que han supuesto una revolución en los tres sectores de la economía: la revolución verde en el sector primario o la era informacional en el sector terciario que permite, a su vez una división mundial del trabajo a través de la fabrica difusa o del descentramiento productivo. Estos cambios en la tecnología influyen en las demás variables del ecosistema, aunque también hay que decir que dichos cambios han sido favorecidos por una organización social determinada, por unos recursos disponibles y por una población que ha requerido estos cambios.

Respecto a la población, a nivel global se observan una serie de desigualdades demográficas Norte-Sur. Estas desigualdades se traducen en flujos migratorios internacionales del Sur al Norte, o dentro del Sur de zonas rurales a zonas urbanas. También en este caso la evolución de la población se puede considerar como una consecuencia de la evolución de las otras tres variables o como una variable que influye en todas las demás.

La organización social a nivel global se puede dividir en control financiero (con organizaciones como el FMI o el Banco Mundial), en control político-militar (ONU, OTAN) y el control informacional en poder de los centros tecnológicos de los países más desarrollados (Silicon Valley).

ESQUEMA DEL ECOSISTEMA SOCIAL




 Agrícolas y preagrícolas.

El impacto de la acción del hombre sobre los ecosistemas naturales ha variado cuantitativa y cualitativamente a lo largo de la historia. Durante la etapa preagrícola, la sociedad no empleaba técnicas sofisticadas para la producción de alimentos, sino que se limitaba a recoger los disponibles en el entorno natural a través de la recolección de vegetales, de la caza y de la pesca. Las mujeres se dedicaban a las tareas reproductivas y a la recolección de vegetales, mientras los hombres estaban especializados en la caza y en la pesca. Los animales y las plantas, además de comida, proporcionaban materias primas para la fabricaciónde utensilios, vestimentas y refugios ante las inclemencias del tiempo.

Las comunidades preagrícolas dependían muy estrechamente de los recursos locales, de la suficiencia de su cantidad y calidad. Aunque el nomadismo hiciera que el radio de acción de sus desplazamientos fuese dilatado, las comunidades se encontraban muy vinculadas a los recursos locales. Las densidades de población eran muy bajas y nunca sobrepasaban los límites de la capacidad de sustentaciónde cada ecosistema.



La capacidad de sustentación se fue incrementando a través de inventos como el arco y la flecha o la red de pescar. Otro factor importante fue el dominio del fuego, que opera como una predigestión y convierte en recursos alimenticios materiales que no lo eran, facilitando además la defensa de la comunidad ante los depredadores.





Los modos de vida, los asentamientos y la subsistencia de las comunidades preagrícolas sin duda fueron muy variadas, en función de las necesidades de adaptación a las características de los ecosistemas locales y a los cambios de temperatura. La influencia de estos modos de vida sobre los ecosistemas naturales fue muy escasa, puesto que recogían del medio animales y plantas y devolvían restos orgánicos o inorgánicos, sin contaminación que impidiera su normal reciclado.

No obstante, también la sociedad preagrícola modificó el medio natural. Su impacto se manifiesta en la utilización del fuego para transformar los bosques y facilitar la caza o en la exterminación de especies En definitiva, también modificaron los ecosistemas, aunque sus efectos tuvieran un alcance más local que global.

El paso hacia la sociedad agrícola se produjo de manera gradual, puesto que durante miles de años la humanidad fue combinando la recolección y la caza espontáneas con la mejora del rendimiento de las plantas silvestres y con la manipulación de las manadas de animales salvajes (desplazándolos, protegiéndolos deotras especies animales, sacrificando las reses necesarias…).

En cualquier caso, la adopción de la agricultura y la ganadería en el período neolítico impuso el sedentarismo o semisedentarismo de la agricultura itinerante. Esto implica una nueva relación del hombre con el medio ambiente: una mayor cantidad y organización del trabajo, la defensa de la propiedad de la tierra, planificación a medio plazo, gestión de los recursos (semillas, agua…). Como consecuencia, supuso un proceso de concentración del poder y de creación de jerarquías.

La hipótesis más extendida sobre la adopción del la agricultura sostiene que se produce cuando aparece un desequilibrio entre población y recursos alimenticios, que obliga a conseguir mayor productividad por territorio, aunque sea a costa de mayor esfuerzo. En este sentido, la agricultura sería la respuesta a la crisis ecológica motivada por una relación desequilibrada entre población y recursos.



La explotación agrícola en forma de agrosistemas implica la discontinuidad en el ciclo de los nutrientes, lo que conlleva la necesidad de un trabajo de transporte que restituya los nutrientes previamente extraídos de los ecosistemas y consumidos en los asentamientos humanos. En definitiva, el modo de producción agrícola transforma profundamente los ecosistemas naturales constituyendo un ecosistema artificial que no se autorreproduce espontáneamente y que requiere de unos insumos en trabajo muy superiores a los de la mera recolección. Además reduce la biodiversidad y favorece la erosión por parte del agua y el viento, la deforestación y la extensión del desierto.





 La ciudad industrial.

La agricultura permitió aumentos de la población y la aparición de las ciudades. Esto dio lugar a las primeras civilizaciones, cada una con sus peculiaridades técnicas, científicas, artísticas y organizativas. Y con sus correspondientes formas de dominación y de explotación de unas clases sociales por otras.

En su proceso evolutivo, la agricultura experimento un cambio importante en Europa entre los siglos XVI y XIX, que serviría de apoyo para el desarrollo industrial y urbano. Este cambio se basa en una nueva fórmula de rotación de cultivos que se inicio en Flandes y las Islas Británicas. La secuencia típica pasó a ser la siguiente: cereal de invierno (trigo), una leguminosa (alfalfa), un cereal de primavera (cebada o avena) y otra leguminosa. De este modo se evitaba el barbecho (fuera de doble o de triple hoja), aumentando la producción global, y se facilitaba la cría de ganado (incluido el de transporte) que favorecía el comercio.

Esta agricultura de carácter intensivo impulsaba la concentración de la tierra y generación de trabajadores libres, que no tenían tierra, y de arrendatarios. Así pues, aumentó la productividad de la tierra y el excedente de población activa agraria, así como el crecimiento de la población.

Con el auge de la agricultura intensiva y del mercantilismo entre los siglos XV-XVII, aparece la ciudad burguesa, cada vez más libre e independiente, basada en el comercio, la artesanía y la organización corporativa. El capitalismo se va extendiendo y la ciudad se beneficia de la nueva economía de mercado. La ciudad crece de forma circular en torno a un núcleo central. Se crea una nueva ciudad que servirá de base para el desarrollo de la revolución industrial.

A partir del siglo XVIII y desde Inglaterra, la producción artesanal es sustituida por la industrial.Surge la Revolución Industrial sobre la red urbana mercantilista, a la cual modificará rápidamente según el grado de desarrollo industrial. La ciudad industrial y su población crecerán rápidamente, y la nueva estructura de ciudad industrialse caracterizará por la regularización del plano urbano bajo tres principios básicos: la línea recta, la perspectiva monumental y la uniformidad.



La Revolución Industrial provoca la desvinculación del lugar de producción y de residencia, así como el alejamiento de los procesos productivos de las zonas de consumo. El sistema productivo descansa cada vez más en la utilización de energías no renovables (carbón, petróleo…), en invenciones científico técnicas y en el transporte de materiales a larga distancia. Por primera vez en la historia las fuentes de energía renovables dejan de ser la única fuente de energía externa utilizada por los hombres,y comienza un proceso de sustitución de las energías renovables por las no renovables.


Hoy en día la industria depende de los conocimientos científicos, de energías no renovables, de los materiales fuertemente transformados que manipula, de los desechos que genera, de las técnicas, de los procesos de fabricación y del volumen de materia y energía movilizados. Se produce una aceleración del cambio, debido a la acumulación científica y tecnológica, que permite asimilar lo que antes era resultado de años, decenios o incluso siglos. Los asentamientos humanos dominantes, las ciudades, pierden cada vez más su vinculación con el entorno local y su capacidad de sustentación.




 3. El ecosistema urbano.
  Componentes.
  Anatomía o configuración de los sistemas urbanos.
  Fisiología o funcionamiento.
 4. Principales problemas ambientales.
  Problemas globales.
  Problemas locales.
  Vinculación de los problemas medioambientales, económicos y sociales.
 5. Desarrollo sostenible.
  Definición y clarificación conceptual.
  La sostenibilidad o sustentabilidad ecológica.
  Sostenibilidad local y sostenibilidad global.
  Las tres patas del desarrollo sostenible: economía, sociedad y medioambiente.
  Los actores sociales y sus posiciones ante el desarrollo sostenible.
  Los indicadores de sostenibilidad.
 6. Los principios básicos del desarrollo sostenible.
  Siete principios para el logro del desarrollo sostenible.
 7. Población, recursos y desarrollo.
  Crecimiento de la población y proceso de urbanización.
  Norte y Sur: consumo de recursos, pobreza y desarrollo sostenible.
  Comercio justo.
 8. Conciencia social, políticas públicas y participación ciudadana.
  Conciencia social y comportamiento ecológico.
  Acción colectiva y movimiento social ecologista.
  Políticas públicas, participación y responsabilidad ciudadana.
 9. Anexos.
   Un ejemplo de comportamiento ecológico en la vida cotidiana: Organización de una fiesta familiar con criterios ecológicos.
  Ficha para planificar y evaluar una fiesta familiar con criterios ecológicos.
  Glosario terminológico.
  Direcciones de interés.


Enviar a:
Nota: debes estar registrado en estos servicios para anotar el contenido

26-9-14
Guatemala: Organizaciones de mujeres piden corregir inequidad de género en la Corte Suprema de Justicia
25-9-14
FAO: Son necesarios nuevos enfoques de los sistemas alimentarios para hacer frente al cambio climático
25-9-14
ONU insta a reafirmar derechos reproductivos en agenda post-2015
24-9-14
Palestina: Emergencia hídrica en Gaza
 Histórico de noticias
  El contexto donde surge la revista
  Datos básicos
  ¿Cómo se define a sí misma?
  ¿A quiénes se dirige?
  Los Elaboradores de Contenido
  El Modelo Organizativo
  Presentación de Contenidos
  Metodología y Herramientas
  Tecnología GLOOBAL