Guias de conocimiento
Guía de conocimiento sobre soberanía alimentaria
Autores corporativos:
Instituto de Estudios del Hambre (canal)

Autores personales:
Loma-Ossorio, Enrique de (Autor/a)

Descripción
Entradilla:
El concepto de soberanía alimentaria constituye una alternativa a las corrientes de pensamiento que actualmente gobiernan el sistema alimentario mundial. La relevancia de las reivindicaciones y planteamientos realizados desde la sociedad civil en Soberanía Alimentaria han incidido en que este concepto este considerado también, ya de manera oficial, por algunas organizaciones y países. Por esta razón, es apropiado y oportuno dedicar una guía de conocimiento para entender y analizar en toda su magnitud el concepto de soberanía alimentaria
Publicado en:
Gloobalhoy nº20
Secciones GloobalHoy:
060- Derechos-humanos
Clasificación
Escenarios:
Mundial
Descriptores:
Agricultura ; Alimentación ; Biodiversidad ; Biotecnología ; Derecho a la alimentación ; Desarrollo rural ; Hambre ; Nutrición ; Productos transgénicos ; Recursos naturales ; Reforma agraria ; Seguridad alimentaria ; Soberanía alimentaria
Documento
 Índice:
     1. Justificación de la realización de esta Guía.
     2. El contexto de la alimentación y el hambre en el mundo
          2.1. Una larga historia de compromisos para luchar contra el hambre sin muchos resultados
          2.2. El abandono de la agricultura para el desarrollo
          2.3. La agricultura de nuevo en la agenda de desarrollo
     3. La necesidad de visiones alternativas para enfrentar el problema del hambre en el mundo.
          3.1. ¿Cuáles son las causas del hambre y donde están los que la sufren?
          3.2. La Soberanía Alimentaria como modelo alternativo para enfrentar las causas del hambre
     4. Soberanía Alimentaria y otros conceptos relacionados
          4.1. ¿Qué es la Soberanía Alimentaria?
          4.2. La Seguridad Alimentaria
          4.3. El Derecho a la Alimentación
          4.4. Comparación entre los enfoques de Soberanía Alimentaria, Seguridad Alimentaria y Derecho a la Alimentación
     5. Los Principales Componentes de la Soberanía Alimentaria
          5.1. El Acceso a los recursos
               5.1.1. El Acceso a la Tierra y la Reforma Agraria.
               5.1.2. El Acceso a los recursos genéticos y protección de la biodiversidad para su utilización en la agricultura y la alimentación.
          5.2. La producción de alimentos mediante sistemas agroecológicos y sostenibles
          5.3. La promoción de políticas agroalimentarias y comerciales equitativas
     6. Reconocimiento e importancia actual de la Soberanía Alimentaria
     Recursos principales
          Documentos y Declaraciones Claves de Soberanía Alimentaria.
          Páginas Web de ámbito internacional en el tema de Soberanía Alimentaria
               Páginas de Naciones Unidas y organismos internacionales
               Sociedad civil
     Glosario de Términos
1. Justificación de la realización de esta Guía.
El concepto de soberanía alimentaria constituye una alternativa a las corrientes de pensamiento que actualmente gobiernan el sistema alimentario mundial. Incorpora aspectos que van desde el acceso a la tierra y la reforma agraria hasta la protección de la biodiversidad y los mercados alimentarios mundiales y locales, todo ello centrado en lograr producir los alimentos con los recursos disponibles localmente y mejorar así las condiciones alimentarias de las poblaciones más pobres y la lucha contra el hambre en un mundo globalizado. Este concepto reúne a la pequeña producción agraria y alimentaria de los países empobrecidos de Sur y desarrollados del Norte en un solo movimiento que defiende posiciones de interés común.

Se trata de un concepto que ha evolucionado rápidamente desde que fue difundido a nivel internacional, y es un punto de referencia obligado en el discurso sobre los temas alimentarios en el mundo, fundamentalmente entre los movimientos sociales. Recientemente, el concepto de soberanía alimentaria adquiere máxima relevancia como alternativa para lograr cambiar una situación cada vez más dramática, caracterizada por la fluctuación de los precios internacionales de los alimentos que afectan principalmente a las poblaciones más pobres y al consecuente incremento del número de personas que pasan hambre en el mundo.

La relevancia de las reivindicaciones y planteamientos realizados desde la sociedad civil en este tema han incidido en que este concepto este considerado también, ya de manera oficial, por algunas organizaciones y países. Por ejemplo, el Director General de la FAO declaró recientemente el compromiso de trabajar en asociación con organizaciones de la sociedad civil para aplicar un enfoque de soberanía alimentaria y emprender esfuerzos que liberen al mundo del hambre y la pobreza. Así mismo, la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en su Informe Especial sobre el Derecho a la Alimentación 2004, reivindica la soberanía alimentaria como la manera de garantizar el derecho de los pueblos a comida y seguridad alimentaria[1].

Por esta razón, es apropiado y oportuno dedicar una guía de conocimiento para entender y analizar en toda su magnitud el concepto de soberanía alimentaria, como alternativa para luchar contra el hambre y la malnutrición en el mundo.


NOTAS:
  1. ® Considerar la soberanía alimentaria como un modelo alternativo para la agricultura y el comercio agrícola, de modo que los gobiernos cumplan su obligación de respetar, proteger y satisfacer el derecho a la alimentación, un derecho humano fundamental protegido por el derecho internacional. Jean Ziegler. Relator Especial de NN.UU para el derecho a la alimentación, marzo 2004.


2. El contexto de la alimentación y el hambre en el mundo
 
  2.1. Una larga historia de compromisos para luchar contra el hambre sin muchos resultados
La alimentación en el mundo ha sido un tema de debate internacional en los últimos 50 años, jalonada por numerosas cumbres de alto nivel, compromisos adquiridos tanto por países desarrollados y empobrecidos, y objetivos internacionales que han sido incumplidos y olvidados recurrentemente. Se considera oportuno hacer un breve recorrido para entender la magnitud del fracaso al que actualmente nos enfrentamos en la lucha contra el hambre.

Para ello, debemos remontarnos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que en su artículo 25 plantea que "toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación". Esta Declaración Universal tenía tan solo un valor ético, por lo que requería de acuerdos con carácter vinculante en los que se estableciera la obligatoriedad en su cumplimiento por parte de los Estados firmantes.

En este sentido, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales PIDESC fue firmado en 1966 y entró en vigor en 1976. El Gobierno Español lo ratificó en 1977 y actualmente son 160 los países firmantes. En su artículo 11 se reconoce "el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre". Sin embargo, a diferencia del carácter inmediato de la puesta en marcha de otros acuerdos (como el Pacto de Derechos civiles y políticos), los firmantes del PIDESC se comprometían solamente a lograr progresivamente la plena efectividad de estos Derechos (llamados de segunda generación). En cualquier caso, el PIDESC impone a los Estados Partes la obligación de proceder lo más expedita y eficazmente posible con miras a lograr el objetivo de garantizar estos derechos, y por lo tanto, también el derecho a la alimentación, de sus ciudadanos.

En 1974 se organizó la Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Alimentación, en la que se recomendó la adopción de un Compromiso Internacional sobre la Seguridad Alimentaria, y se proclamó que "todos los hombres, mujeres y niños tienen el derecho inalienable a no padecer de hambre y malnutrición, a fin de poder desarrollarse plenamente y conservar sus facultades físicas y mentales.

En el año 1985, las Directrices de la Asamblea General de las Naciones Unidas para la Protección del Consumidor establecieron que: Al formular políticas y planes nacionales relativos a los alimentos, los gobiernos deben tener en cuenta la necesidad de seguridad alimentaria que tienen todos los consumidores y apoyar y, en la medida de lo posible, adoptar las normas del Codex Alimentarius de la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS)....

Posteriormente, en 1992 se desarrolla la Conferencia Internacional de Nutrición (CIN), convocada por la OMS y la FAO, en la que se firmó una declaración que comprometió a más de 150 países en la preparación de Planes Nacionales de Acción para la Nutrición y estableciendo el derecho de cada persona al acceso a una alimentación nutricionalmente adecuada y sana.

En 1996 se celebra la Primera Cumbre Mundial de la Alimentación, en la que se reafirma el derecho fundamental de toda persona de no padecer hambre y a tener una alimentación apropiada mediante el acceso a alimentos sanos y nutritivos. Además, los 185 países presentes prometen consagrar la voluntad política y dedicación común y nacional a conseguir la seguridad alimentaria para todos y a realizar un esfuerzo constante por erradicar el hambre de todos los países, con el objetivo inmediato de reducir el número de personas desnutridas a la mitad de su nivel actual no más tarde del año 2015.

Paralelamente a esta Cumbre, los movimientos campesinos a nivel internacional presentan por primera vez la soberanía alimentaria como la alternativa más adecuada para lograr una genuina seguridad alimentaria, en la que el derecho a la alimentación es la herramienta fundamental.

En septiembre de 2000, 139 Jefes de Estado confirmaron el compromiso de la lucha contra el hambre durante la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, acordando como Objetivo No. 1 la erradicación de la pobreza y el hambre, cuya Meta No. 2 se concreta en reducir a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre. La reducción para el 2015 de la mitad del porcentaje de hambrientos en 1990 implica un objetivo menos ambicioso que el planteado en la Cumbre de 1996 de reducir a la mitad el número de hambrientos.

A inicios del 2001, durante el Foro Mundial Social en Portoalegre, se acuerda desde las organizaciones de la sociedad civil la celebración del Primer Foro Mundial de Soberanía Alimentaria en septiembre de 2001 en Cuba con la representación más de 400 organizaciones no gubernamentales de 60 países. Los acuerdos quedaron definidos en la Declaración Final del Foro Mundial de Soberanía Alimentaria[2].

En el año 2002, se celebró la Segunda Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después (CMA: cad), en la que se pudieron comprobar los limitados avances obtenidos para el logro de los objetivos previstos, se confirmaron los compromisos para eliminar el hambre, se reafirmó la necesidad de contar con los recursos necesarios para poder cumplir con este cometido y se declaró "el derecho de toda persona a tener acceso a alimentos sanos y nutritivos".

En la declaración final se invitó al Consejo de la FAO a establecer un Grupo de Trabajo Intergubernamental dedicado a elaborar un conjunto de Directrices de aplicación voluntaria. Estas directrices fueron aprobadas en septiembre de 2004 en "apoyo a la realización progresiva del derecho a la alimentación en el ámbito de la seguridad alimentaria nacional".

En esta misma Cumbre, se planteó que reducir el hambre no sólo es un imperativo moral sino que también es recomendable desde el punto de vista económico, y que la elevada incidencia del hambre limita las posibilidades de crecimiento. Este evento da origen al desarrollo de un Programa de Lucha contra el Hambre, que plantea que existen conocimientos y medios para que todas las personas del mundo puedan tener alimentos suficientes, siempre que haya la voluntad de alcanzar ese objetivo. Se propone también la creación de una Alianza Internacional contra el Hambre (AICH), en la que todas las partes interesadas unan sus fuerzas para cumplir con el objetivo de la Cumbre (CMA: cad).

Paralelamente a esta Cumbre se celebró en Roma el Foro de Soberanía Alimentaria, en el cual estuvieron representados más de 700 ONG, organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales. Como resultado de este Foro se aprobó la Declaración Política Soberanía Alimentaria: Un Derecho para Todos. Estos Foros paralelos y sus declaraciones son coordinadas por el Comité Internacional de Planificación de ONG/OSC[3].

En septiembre de 2004, en el marco del Debate Anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se celebró la Cumbre para la Acción contra el Hambre y la Pobreza, en la que se reafirmaron los compromisos mencionados en las Cumbres oficiales, analizándose posibles vías de financiamiento alternativas, en la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza (IHP). Esta iniciativa fue impulsada por el denominado Quinteto contra el Hambre, conformado por España, Brasil, Chile, Francia y el Secretario General de las Naciones Unidas.

Un año después, los Jefes de Estado y de Gobierno aprobaron la Declaración de la Cumbre del 2005 de Naciones Unidas, en la que reafirmaron el compromiso de realización de los Objetivos del Milenio mediante la adopción de Planes Nacionales, y en particular en lo referente a la lucha contra el hambre se manifestaron a favor de intensificar la inversión productiva en el desarrollo agrícola y rural para garantizar la seguridad alimentaria.

A pesar de todos estos compromisos, en el año 2005 los resultados previstos en la Cumbre Mundial de la Alimentación y el Objetivo del Milenio están muy lejos de cumplirse. Con relación al periodo de referencia de 1990/92, en 15 años tan solo se ha conseguido una reducción del 20 al 17% en el proporción de las personas subnutridas en el mundo, y el número de personas en situación de inseguridad alimentaria se ha reducido tan solo en 4 millones en todo el periodo, de 824 a 820 millones. Sin contar con el efecto China, que logró una reducción de 193 a 150 millones de personas, el número de personas con hambre en el mundo habría aumentado considerablemente en lugar de disminuir. La comunidad internacional comienza en 2005 a poner en duda el cumplimiento de los objetivos planteados en relación a la alimentación en el mundo.

Una de las razones fundamentales de este fracaso ha sido que ninguno de los compromisos fue acompañado con políticas, estrategias e inversiones de apoyo a la pequeña agricultura que sustenta gran parte de la alimentación en el mundo. Efectivamente, en los últimos 30 años se ha ido reduciendo el apoyo a la pequeña agricultura y a la producción agroalimentaria en los países en desarrollo.



NOTAS:
  1. ® Ver Declaración en www.ukabc.org/havanadeclaration.pdf.

  2. ® Ver www.foodsovereignty.org


  2.2. El abandono de la agricultura para el desarrollo
Desde los años 80, la reducción de los apoyos públicos a la agricultura en los países en desarrollo ha significado la pérdida del acceso de numerosos productores a insumos y servicios claves y, por lo tanto, la pérdida del vínculo con la economía global y la incapacidad de acceder a unos mercados alimentarios cada vez más exigentes. En los últimos 30 años, los pequeños productores y productoras agrícolas no han tenido ni oportunidades ni posibilidades de acceso al conocimiento y la innovación técnica.

Efectivamente, el gasto público en agricultura medido sobre el total del gasto público descendió del 11,3% en 1980 al 6,7% en el 2002 (Cabral, 2007). Para el caso de los países del África Subsahariana, el gasto en agricultura descendió del 6,9% en 1980 al 4% en el 2004 (Banco Mundial WDR, 2008). En América Latina este descenso fue mucho mayor, del 8% en 1980 al 2,5% en el 2002 (Ackroyd & Smith, 2007).

El último Informe de Desarrollo del Banco Mundial de 2008, indica que el gasto público en los países cuyas economías se basan fundamentalmente en la agricultura[4] no alcanza el 4% del total. Esta es una cifra muy baja, nunca comparable con el 10% que llegaron a invertir en agricultura en 1980 los países que actualmente han logrado alcanzar importantes niveles de desarrollo (Banco Mundial WDR, 2008).

La preocupación de los gobiernos africanos por esta reducción de la inversión pública en la agricultura, llevó, en la Declaración de Maputo de 2003, al compromiso de los miembros de la Unión Africana de incrementar la producción anual de alimentos en un 6% y de dedicar, al menos, un 10% de los presupuestos nacionales a la agricultura en un plazo de 5 años. No obstante, los informes de la Unión Africana sobre la implementación de este compromiso indican que tan sólo una quinta parte de los países han alcanzado o excedido este 10%.

No sólo se ha reducido sustancialmente este apoyo público a la agricultura, sino que cada vez está más dirigido a subsidiar actividades en el medio rural de carácter privado y elevado costo (fertilizantes, crédito, ...) y no a la inversión en bienes públicos como investigación, extensión o infraestructura rural. El gasto público ha cambiado su orientación desde la inversión en necesidades de medio y largo plazo, a subsidios dirigidos tanto a productores pobres como a ricos, y por lo tanto más ineficaces para la lucha contra la pobreza, asociados normalmente a la obtención de rédito político en un periodo de legislatura, y difícilmente modificables una vez que se han establecido.

Por ejemplo, en el caso de India los subsidios a la agricultura se incrementaron del 40% de su gasto público en agricultura en 1975 al 75% en el 2002. Actualmente, el porcentaje de las inversiones públicas en agricultura destinadas a subsidiar bienes privados son muy importantes, como se puede observar en los porcentajes del gasto público destinados a estos fines por parte de algunos países como Argentina (37% en 2003), Indonesia (43% en 2006) o Ucrania (75% en 2005). (Banco Mundial, WDR 2008).

La cooperación multilateral, bilateral y de las agencias financieras internacionales también abandonaron los apoyos a este sector. Este último punto queda reflejado en que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) dedicada a la agricultura descendió del 18% en 1979 al 3,5% en el 2004, a pesar de que la AOD total en este mismo periodo tuvo un incremento del 250%. También ha habido una reducción del 50% en términos absolutos, pues de una inversión de aproximadamente US$8,000 millones de 1984 se pasó a US$3,400 en el 2004 (Banco Mundial WDR, 2008) [5].



El mayor descenso se dio por parte del Banco Mundial, que concentró su apoyo en los 80s a los países asiáticos, especialmente India con la revolución verde, pero posteriormente esta ayuda se redujo abruptamente en Asia. La AOD a la agricultura en África se incrementó en los años 80, pero actualmente se encuentra al mismo nivel de 1975, con un aporte de US$1,200 millones a todo el continente (Banco Mundial, WDR 2008). Esta reducción del apoyo a la agricultura de la AOD coincide en el momento de mayor incremento de la pobreza rural en este continente.

La disminución del apoyo a la agricultura para el desarrollo es, cuanto menos, paradójica, pues existen evidencias claras de que este sector es uno de los pilares básicos para la lucha contra la pobreza y el desarrollo socioeconómico.



La agricultura, un pilar básico del desarrollo.


La historia del desarrollo de los pueblos ha puesto de manifiesto que el crecimiento económico y el desarrollo tienen sus inicios en la producción agrícola y alimentaria.

La agricultura es uno de los medios de vida más importantes en los países en desarrollo y, paradójicamente, las familias campesinas representan los porcentajes más elevados de las familias más pobres y que pasan hambre en el mundo. De los 5,500 millones de personas que viven en países en desarrollo, 3,000 millones viven en las áreas rurales. De estos habitantes rurales, 2,500 millones están involucrados en la agricultura, 1,300 millones son pequeños/as productores/as, mientras los restantes son trabajadores asalariados, pastores, pescadores, artesanos, poblaciones indígenas que dependen de la agricultura y los recursos naturales para su supervivencia.

En los países en desarrollo es difícil ver cómo puede promoverse un crecimiento económico sostenido si no se mejora la la agricultura. Más aún cuando se estima que el mundo en desarrollo continuará siendo mayoritariamente rural hasta el 2020.

Además, las experiencias ponen de manifiesto que el apoyo a la agricultura puede tener una eficaz respuesta en la reducción de la pobreza. El reciente Informe de Desarrollo del Banco Mundial plantea que el crecimiento en la agricultura es al menos 2,5 veces más eficaz en reducir la pobreza que el crecimiento generado en otros sectores. En el caso de China, el crecimiento total originado en la agricultura fue 3,5 veces más eficaz en reducir la pobreza que el crecimiento generado en otros ámbitos. En América Latina, fue 2,7 veces más eficaz. Por lo tanto, se puede concluir que en la mayor parte de los países empobrecidos, el desarrollo debe de estar impulsado desde la agricultura.

Fuente: Elaboración propia a partir de información del Banco Mundial WDR, 2008.






En este sentido, es difícilmente entendible la reducción del apoyo público, de los donantes y de las instituciones financieras multilaterales a la agricultura. Algunas razones pueden llevar a explicar esta paradoja: La caída de los precios internacionales de los productos básicos provocada por las ayudas de los países desarrollados para la producción y exportación alimentaria y la utilización desmedida de la ayuda alimentaria como instrumento comercial hizo que la agricultura fuera menos rentable en los países en desarrollo, el desmantelamiento del papel de los Estados en la agricultura promovido desde los Programas de Ajuste Estructural, la percepción generalizada de que gran parte de los problemas de la agricultura pueden ser resueltos por el sector privado, y la competencia en la utilización de la AOD para los sectores sociales o la prioridad a responder con acciones de emergencia a las crisis (Cabral, 2007).

Además, las malas experiencias de algunas intervenciones en agricultura para el desarrollo provocaron en los donantes una retirada de su apoyo. Éste fue el caso de las experiencias de desarrollo rural integrado a gran escala o del apoyo a los sistemas de extensión promovidos desde el Banco Mundial.


NOTAS:
  1. ® Los 14 países más dependientes de agricultura, de los que 12 son del África Subsahariana.

  2. ® El Comité de Ayuda al Desarrollo CAD de la OCDE considera apoyo a la agricultura exclusivamente al sector agropecuario, excluyendo pesca, recursos forestales, ayuda alimentaria y actuaciones multisectoriales de desarrollo rural.


  2.3. La agricultura de nuevo en la agenda de desarrollo
Más recientemente, el incremento de los precios internacionales de los productos agrícolas básicos y de los alimentos en 2006 y 2007 despertó la alarma internacional y puso nuevamente de manifiesto los escasos resultados obtenidos en la lucha contra el hambre. La situación afecta ahora más que nunca de manera significativa al cumplimiento de las metas internacionales de combate a la pobreza y el hambre, y por lo tanto al cumplimiento de las restantes metas del milenio.

Las consecuencias de la subida de precios a nivel internacional de los alimentos básicos ha tenido un efecto inmediato en la mencionada falta de interés e inversión en agricultura de los últimos 30 años. De la noche a la mañana, la agricultura ha pasado a ser uno de los principales temas en las agendas internacionales y un aspecto central de los documentos de política de desarrollo tanto en organismos internacionales como en países. En este sentido, el Informe de Desarrollo del Banco Mundial del 2008 o el Informe de la Red de Pobreza de la OCDE sobre agricultura (OCDE-CAD 2006), hacen un énfasis en el esfuerzo por desarrollar la agricultura a favor de los pobres pro-poor y a favor del crecimiento económico pro-growth.

En 2008 el Consejo Ejecutivo de Naciones Unidas decide establecer un Grupo de Alto Nivel High-Level Task Force (HLTF) para la crisis global de los alimentos dirigido por el Secretario General de NNUU y que reúne a todas las Agencias, Fondos y Programas de las NNUU y las Instituciones de Bretton Woods. Este Grupo de Alto Nivel se crea para elaborar un Plan Global de Acción para enfrentar la crisis alimentaria y coordinar su implementación.

Asimismo, la última Conferencia de Alto Nivel Seguridad alimentaria mundial: Los retos del cambio climático y la bioenergía, organizada por FAO en Roma en junio de 2008, en la que participaron 180 países, estuvo centrada en la crisis de precios de los alimentos, y concluyó con la necesidad de poner en marcha acciones colectivas entre los diferentes países y organizaciones internacionales para evitar que se repitan estas situaciones y paliar los efectos de la actual subida de precios. Uno de los resultados de esta Conferencia fue el acuerdo de todos los participantes en incrementar la inversión en la agricultura, tanto a nivel de los presupuestos de los países en desarrollo como de la AOD de los países desarrollados.

El Plan Global de Acción para enfrentar la Crisis Alimentaria, denominado Comprehensive Framework for Action (CFA), realizado por el Grupo de Alto Nivel de Naciones Unidas fue presentado en julio de 2008, y establece el camino para el cumplimiento de los compromisos de la Conferencia de Roma. En este Plan se acuerda que el porcentaje de AOD que deberá ser invertido para el desarrollo de la agricultura y la alimentación, deberá pasar del actual 3% al 10% en los próximos 5 años para revertir la histórica falta de inversión en agricultura para el desarrollo (NNUU, HLTF-CFA, 2008).

Las reuniones y compromisos internacionales se multiplican en el año 2009, tratando de dar respuesta también a los devastadores efectos de la crisis financiera internacional en el hambre en el mundo. La Reunión de Alto Nivel Seguridad Alimentaria para todos en Madrid, las reuniones del G8, la Cumbre de la FAO de noviembre de 2009 y otras, pretenden superar el continuo fracaso de la comunidad internacional. Los objetivos marcados al finalizar el milenio parecen ya obsoletos y comienzan a marcarse nuevas metas para el 2025.





Lecturas recomendadas y referencias web:.


Ackroyd, S. y Smith L. (2007). Review of Public Spending to Agriculture. Citado en FAO, Financing of Agriculture: Issues, Constraints and Perspectives documento C 2007/INF/18 preparado para la Sesión n°34 de la Conferencia de FAO en Roma, 17-24 de noviembre 2007. ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/meeting/012/k0677s.pdf

Banco Mundial (2008). Informe de Desarrollo Mundial. Agricultura para el Desarrollo.
http://siteresources.worldbank.org/INTIDM2008INSPA/Resources/FINAL_WDR-OV-Spanish-
text_9.26.07.pdf

Cabral, L. (2007), Funding agriculture: Not how much? but what for?, Opinion 86, ODI, October http://www.odi.org.uk/resources/download/530.pdf

Declaración Política Soberanía Alimentaria: Un Derecho para todos. Segundo Foro Mundial de Soberanía Alimentaria (2002). http://www.foodsovereignty.org/public/documenti/political%20statement_spanish.doc

FAO (2008) Declaration of the High-Level Conference on World Food Security: The Challenges of Climate Change and Bioenergy. http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/foodclimate/HLCdocs/declaration-E.pdf

FAO Situación de precios alimentarios. Indice de Precios. www.fao.org/worldfoodsituation/FoodPricesIndex/en/

NNUU, HLTF-CFA (2008). Comprehensive Framework for Action. High-Level Task Force on the Global Food Crisis. Retrieved on December 31 2008 from http://www.un.org/issues/food/taskforce/docs.shtml

OCDE CAD (2006). Promoting Pro-Poor Growth. Agriculture. OCDE, Paris. http://www.oecd.org/dataoecd/9/60/37922155.pdf

Reunión de Alto Nivel Seguridad Alimentaria para todos y todas enero 2009. www.ransa2009.org



3. La necesidad de visiones alternativas para enfrentar el problema del hambre en el mundo.
 
  3.1. ¿Cuáles son las causas del hambre y donde están los que la sufren?
En este contexto, las cifras del hambre en el mundo aumentan hasta alcanzar los 963 millones en 2008, y las más recientes declaraciones del Director General de la FAO en 2009 auguran un empeoramiento sustancial, pues prevé que en este año el número se incremente en 109 millones. La cifra de los mil millones de hambrientos será superada en 2009 como consecuencia de la crisis financiera internacional.

Sin embargo, a nivel global continúa produciéndose suficiente alimento para satisfacer las necesidades alimentarias de la población mundial. Las cifras del hambre no están causadas por una escasez de alimento, sino por la falta de acceso a los alimentos disponibles por parte de grandes segmentos de la población del mundo, entre otras razones a causa de la pobreza y la desigualdad. El hambre es una cuestión de falta de acceso al alimento, ya sea a través de un ingreso adecuado o a través de recursos productivos que permitan a las personas producir o adquirir suficiente alimento.

El hambre es la dimensión extrema de los desequilibrios estructurales de los países, y así debería ser entendida para ser enfrentada eficazmente. Para ello, se ha de tener presente la exclusión a que esta sometida una parte importante de la población más pobre que no tienen posibilidad de acceder a recursos o a los servicios más básicos que les permitan alimentarse adecuadamente.

Por esta razón, el origen del problema del hambre no está en la falta de conocimiento o de capacidad para enfrentarlo, no es un problema técnico, sino que es un problema de carácter político, que requiere de la voluntad y el interés de los gobernantes para resolverlo. La FAO lo plantea como el resultado de la falta de voluntad política y de recursos para implementar acciones para reducir el hambre.

Las ONGs y Organizaciones de la Sociedad Civil que defienden el planteamiento de la Soberanía Alimentaria consideran que además de una falta de voluntad política, se trata de un exceso de voluntad política para promover acciones que agravan la inseguridad alimentaria. Las soluciones deben de lograrse a través de cambios en las políticas nacionales e internacionales que se comprueba han fracasado en combatir el hambre en el mundo.

El hambre y la desnutrición son el resultado de haber excluido a millones de personas del acceso a bienes y recursos productivos tales como la tierra, el bosque, el mar, el agua, las semillas, la tecnología y el conocimiento. Según Vicent Garcés son, ante todo, consecuencia de las políticas económicas, agrícolas y comerciales a escala mundial, regional y nacional impuestas por los poderes de los países desarrollados, sus corporaciones transnacionales y sus aliados en los países empobrecidos, en su afán de mantener y acrecentar su hegemonía política, económica, cultural y militar en el actual proceso de reestructuración económica global (Garcés, 2003).

Los promotores de esas políticas dan por entendido que la liberalización del comercio debería aumentar el volumen de los intercambios, estimular el crecimiento económico, modernizar las economías y reducir la pobreza y el hambre en el mundo. Lo que ha sucedido en realidad es que esas políticas han incrementado las ventas y las ganancias de los poderes económicos de los países desarrollados mientras que los pueblos de los países más empobrecidos han visto crecer su deuda externa y los sectores populares han elevado sus niveles de pobreza, miseria y exclusión por todas partes. Se ha acelerado el ritmo de concentración del mercado agrícola internacional en unas pocas empresas trasnacionales, acentuándose simultáneamente la dependencia e inseguridad alimentaria en la mayoría de las comunidades rurales.

Además, paradójicamente un 80% de la población que sufre situaciones de hambre vive en las áreas rurales (ver cuadro 1):



Se trata, bien de población campesina que habita en áreas marginales, a menudo aisladas y bajo condiciones ambientales muy difíciles, tales como laderas, situaciones de sequía recurrentes, o zonas afectadas por otros riesgos naturales como inundaciones o deslizamientos de tierras. Se trata también de poblaciones que dependen de la recolección y explotación directa de los recursos naturales, o bien de trabajadores asalariados, cuyo empleo es temporal y depende en gran medida de la producción agrícola, pesquera o el pastoreo.

El origen de esta marginalización está normalmente asociado a la falta de acceso o al acceso inseguro a recursos y servicios que permitan a las poblaciones el aprovechamiento de sus medios de vida de manera sostenible[6]. La desigualdad en el acceso a la tierra, el agua, las semillas, la investigación, la extensión y capacitación, el financiamiento rural para la pequeña producción agrícola, silvícola, pesquera y para la utilización sostenible de los recursos naturales es también el resultado de que las políticas de los gobiernos favorecen la agricultura industrial y la pesca comercial, en detrimento del apoyo al mantenimiento y mejora de los medios de vida a nivel de familas y comunidades rurales.

Esta situación da lugar a que los pequeños agricultores, pastores y los pescadores artesanales sean forzados a salir de sus lugares de origen y de sus tierras hacia áreas marginales y migrar a los suburbios de las ciudades. Para evitarlo, las políticas para enfrentar la inseguridad alimentaria deberán de estar dirigidas a combatir las causas estructurales que generan el problema del hambre teniendo en cuenta las necesidades e intereses de las poblaciones a nivel local.


NOTAS:
  1. ® Un medio de vida se puede considerar que es sostenible cuando puede resistir las presiones y crisis y recuperarse después de ellas y mantener o aumentar sus capacidades y activos (naturales, sociales, humanos, físicos y financieros) tanto en el presente como en el futuro sin poner en peligro la base de recursos naturales.


  3.2. La Soberanía Alimentaria como modelo alternativo para enfrentar las causas del hambre
Según Peter Rosset la única solución duradera para eliminar el hambre y reducir la pobreza es a través del desarrollo económico local. Para ello, se deben de promover circuitos locales de producción y consumo, donde las familias de agricultores vendan sus productos y compren lo indispensable localmente. Los recursos circulan entonces y quedan dentro de la economía local, generando empleo y permitiendo a los agricultores una vida digna. Sin embargo, la producción va a la exportación, con precios bajos del mercado internacional, y si la mayor parte de lo que se compran es importado, todas las ganancias del sistema son extraídos de la economía local y contribuyen sólo al desarrollo de economías lejanas. Por lo tanto, la soberanía alimentaria, con su énfasis en los mercados y economías locales, es esencial para luchar contra el hambre y la pobreza (Rosset, 2004).

La soberanía alimentaria parte del hecho de que es necesario un cambio radical en las políticas nacionales e internacionales de seguridad alimentaria, que se han comprobado fallidas, para que sean dirigidas a mejorar los mercados y economías locales y nacionales y para que los países puedan definir sus propias políticas agrícolas, pesqueras, y alimentarias adecuadas a las circunstancias sociales, económicas, ecológicas y culturales.

El cambio radical que propugna la Soberanía Alimentaria implica más que nunca una confrontación de dos modelos económicos, el dominante agroexportador basado en políticas neoliberales y libre comercio que ve la agricultura familiar como un modelo ineficiente que debe desaparecer, y en el que la solución al hambre consiste en generar empleo y divisas a partir de la exportación para importar alimentos más baratos; y el modelo de la soberanía alimentaria basado en las economías locales y en el desarrollo económico nacional y local, que ve la conversión de tierras a grandes monocultivos para la exportación como una fuerza que impulsa el crecimiento del hambre en las áreas rurales.

En el siguiente cuadro se puede comprobar la diferente visión del modelo agroindustrial y el de la Soberanía alimentaria, y las diferentes implicaciones que conlleva la defensa de un modelo u otro.


Rosset, 2004


En definitiva, mientras el modelo dominante se basa en cultivos a gran escala que requieren de gran cantidad de insumos químicos, y que utilicen semillas genéticamente modificadas (OGMs), el modelo de soberanía alimentaria ve estas prácticas agrícolas industriales como las que destruyen la tierra para las generaciones futuras, y propone una reforma agraria genuina, y una tecnología de producción que combina el conocimiento tradicional con nuevas prácticas basadas en la agroecología.



Lecturas recomendadas y referencias web:.


Garcés, V (2003) La Soberanía Alimentaria en tiempos de Globalización. CERAI http://www.ieham.org/html/docs/V%20Garces%20Soberania%20en%20tiempos%20de%20globalizacion.pdf

Rosset, P. (2004) Food Sovereignty: Global Rallying Cry of Farmer Movements Soberanía Alimentaria: Reclamo Mundial del Movimiento Campesino Institute for Food and Development Policy Backgrounder vol. 9, no. 4, Fall 2003, 4 pp. http://www.foodfirst.org/pubs/backgrdrs/2003/f03v9n4.pdf

PNUD (2005) Proyecto Milenio. Halving Hunger: It Can Be Done. Informe Final del Task Force on Hunger. The Earth Institute at Columbia University, New York. www.unmillenniumproject.org/who/tf2docs.htm

Windfuhr, M. y Jonson, J. (2005). Soberanía Alimentaria: Hacia la democracia en los sistemas alimentarios locales FIAN Internacional. http://www.nodo50.org/plataformarural/soberaniaalimentaria.pdf



4. Soberanía Alimentaria y otros conceptos relacionados
Cuando se trata de abordar las situaciones de inseguridad alimentaria de carácter estructural y no coyuntural, existen tres términos importantes, a veces utilizados de manera indistinta y que son confundidos entre ellos, pero que pueden implicar enfoques diferentes para luchar contra el hambre: la soberanía alimentaria, la seguridad alimentaria y el derecho a la alimentación.

Es muy importante conocer el significado de estos tres términos, y entender las diferencias que existen entre ellos, pues en algunos aspectos pueden ser complementarios y en otros diferentes de la soberanía alimentaria.


  4.1. ¿Qué es la Soberanía Alimentaria?
La Soberanía Alimentaria es un concepto reciente (1996) y en constante desarrollo, fundamentalmente impulsado a nivel internacional desde el movimiento campesino[7] como objetivo político con importantes componentes ideológicas, en cuya construcción han participado otros movimientos sociales, fundamentalmente de asociaciones de consumidores y ecologistas.

Para un entendimiento correcto de lo que implica la Soberanía Alimentaria se ha de partir de una serie de siete principios definidos por Vía Campesina en 1996 en la Declaración Soberanía Alimentaria. Un futuro son Hambre en la que se define la Soberanía Alimentaria como la condición necesaria para una genuina seguridad alimentaria. Estos siete principios fundamentales en los que reside el origen del concepto de la Soberanía Alimentaria se resumen en el siguiente cuadro.



Los Siete Principios de la Vía Campesina para Lograr la Soberanía Alimentaria.


  1. Alimentación, un Derecho Humano Básico.

    Todos deben tener acceso a una alimentación inocua, nutritiva y culturalmente adecuada en cantidad y calidad suficientes para mantener una vida sana con plena dignidad humana. Cada nación debería declarar que el acceso a la alimentación es un derecho constitucional y debería garantizar el desarrollo del sector primario para asegurar el cumplimiento de este derecho fundamental.

  2. Reforma Agraria.

    Es necesaria una reforma agraria auténtica que proporcione a las personas sin tierra y a los productores, especialmente a las mujeres, la propiedad y el control sobre la tierra que trabajan y devuelva a los pueblos indígenas sus territorios. El derecho a la tierra debe estar libre de discriminación de género, religión, raza, clase social o ideología. La tierra le pertenece a aquellos que la trabajan.

  3. Protección de Recursos Naturales.

    La Soberanía Alimentaria implica el cuidado y uso sostenible de los recursos naturales, especialmente tierra, agua, semillas y razas de animales. Las personas que trabajan la tierra deben tener el derecho de practicar la gestión sostenible de los recursos naturales y de preservar la diversidad biológica libre de derechos de propiedad intelectual restrictivos. Esto solamente puede lograrse desde una base económica sólida, con seguridad en la tenencia, con suelos sanos y uso reducido de agroquímicos.

  4. Reorganización del Comercio de Alimentos.

    Antes que nada, la alimentación es una fuente de nutrición y solamente en segundo lugar un artículo de comercio. Las políticas agrícolas nacionales deben priorizar la producción para el consumo interno y la autosuficiencia alimentaria. Las importaciones de alimentos no deben desplazar la producción local ni reducir los precios.

  5. Eliminar la Globalización del Hambre.

    La Soberanía Alimentaria está socavada por las instituciones multilaterales y por el capital especulativo. El control cada vez mayor de las empresas multinacionales sobre las políticas agrícolas ha sido facilitado por las políticas económicas de las organizaciones multilaterales tales como la OMC, El Banco Mundial y el FMI. Por lo tanto, se requiere de la regulación y el establecimiento de impuestos sobre el capital especulativo y el cumplimiento estricto de un Código de Conducta para las empresas transnacionales.

  6. Paz Social.

    Todos tenemos el derecho de estar libres de violencia. La alimentación no debe ser utilizada como un arma. Los niveles cada vez mayores de pobreza y marginalización en el área rural, conjuntamente con la creciente opresión de las minorías étnicas y poblaciones indígenas, agravan las situaciones de represión y desesperación. El desplazamiento continuo, la urbanización forzada, la represión y el racismo cada vez mayor hacia los productores de pequeña escala no pueden ser tolerados.

  7. Control Democrático.

    Los productores de pequeña escala deben tener una intervención directa en la formulación de políticas agrícolas en todos los niveles. La Organización de Naciones Unidas y las organizaciones relacionadas tendrán que pasar por un proceso de democratización para permitir que esto se haga realidad. Todos tenemos derecho a información certera y franca y a un proceso de toma de decisiones abierto y democrático. Estos derechos forman la base de una buena gobernanza, responsabilidad e igualdad de participación en la vida económica, política y social, libre de cualquier forma de discriminación. En particular se debe garantizar a las mujeres rurales la toma de decisiones directa y activa en cuestiones alimentarias y rurales.


Fuente: Via Campesina 1996.





Se trata también de un concepto muy dinámico, que en menos de una década ha pasado de nacer con una visión exclusivamente reivindicativa a un planteamiento como marco de políticas para abordar el problema del hambre desde el desarrollo del medio rural, la integridad medio ambiental y los medios de vida sostenibles.

En este proceso ha habido dos importantes conferencias internacionales de Soberanía Alimentaria dirigidas a lograr conceptualizar este término. La primera celebrada en Cuba en 2001 con la presencia de 400 delegados (campesinos, indígenas, pescadores artesanales, académicos e investigadores de más de 60 países). La segunda celebrada en Sélingué, Mali en 2007, el Foro de Soberanía Alimentaria de Nyéléni alcanzó los 600 delegados de organizaciones similares a las precedentes[8].

En el curso de estos años, una de las definiciones en las que la Soberanía Alimentaria va adquiriendo una visión de marco de políticas y tiene mayor calado es la alcanzada en el año 2001, durante el Foro Mundial de La Habana:

La Soberanía Alimentaria se define como el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base en la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desempeña un papel fundamental.

Como se podrá comprobar, en la definición de soberanía alimentaria se pone de manifiesto de manera explícita la visión de sostenibilidad y autonomía, el derecho a la alimentación y el apoyo decidido a la agricultura familiar. Además contempla el acceso y control de la población sobre los recursos productivos (tierra, agua y semilla, entre otros), con una especial atención a los aspectos de regulación de la tenencia de la tierra, y al acceso y control de las mujeres sobre dichos recursos. Todos estos aspectos vienen a reforzar la visión de la soberanía alimentaria desde la óptica de lo local, y del respeto y defensa de las culturas y tradiciones alimentarias.

El foro de Nyeleni en 2007 permitió desarrollar aún más las dimensiones políticas, económicas, sociales y ecológicas de este marco alternativo de políticas. En este último Foro se buscó fortalecer el poder político de los que abogan por la Soberanía Alimentaria (i) extendiendo el debate a los grupos de consumidores y sindicatos de trabajadores, (ii) construyendo apoyos entre los gobiernos favorables a la Soberanía Alimentaria y (iii) desarrollando una estrategia global y colectiva para asegurar el reconocimiento del derecho de las personas a la soberanía alimentaria (Pimbert, 2008).


NOTAS:
  1. ® Durante las negociaciones de la Ronda de Uruguay en 1988 algunos países en desarrollo (Jamaica, Perú, Egipto y México, apoyado por Nigeria y Marruecos) presentaron la soberanía alimentaria como propuesta para las negociaciones de agricultura. El movimiento global campesino, a través de Vía Campesina, comenzó a utilizar el concepto en 1990.

  2. ® Los organizadores del foro de Nyéléni fueron: La Vía Campesina, http://www.viacampesina.org; ROPPA: Le Réseau des Organisations Paysannes et de Producteurs de lAfrique de lOuest, www.roppa.info; La Marcha Mundial de las Mujeres www.worldmarchofwomen.org/; los amigos de la Tierra www.foe.co.uk; el Foro Mundial de trabajadores de la Pesca (WFFP), http//wffpfisheries.org; la ONG miembros de la Red de Soberanía Alimentaria www.peoplesfoodsovereignty.org; y el IPC Comité Internacional de Planificación NGO/CSO www.foodsovereignty.org.


  4.2. La Seguridad Alimentaria
La Seguridad Alimentaria es una disciplina que surge en la década de los años setenta como respuesta a la preocupación internacional ante una escasez generalizada de alimentos, a partir de la crisis del petróleo y del incremento de la población mundial. En ese entonces, se enfocó la seguridad alimentaria como un concepto basado en la producción y disponibilidad alimentaria a nivel global y nacional. Se definía como disponibilidad en todo momento en el mercado mundial de suministros de alimentos básicos para sostener el consumo creciente y contrarrestar las fluctuaciones en producción y precios[9].

En la década de los ochenta, el concepto evoluciona a raíz de los resultados de la revolución verde[10] y las hambrunas africanas, que llevan a pasar de una visión macro de la seguridad alimentaria a un análisis micro de la vulnerabilidad, en función de las titularidades o derechos[11] como determinantes de los recursos que las personas pueden utilizar para satisfacer sus necesidades alimentarias; y a un enfoque basado en los medios de vida de las poblaciones. El reto en la lucha contra el hambre pasa a ser entonces el de conseguir la seguridad alimentaria familiar (y no tanto la nacional o global).

A partir de este momento, se consideran otros aspectos relativos al acceso en la definición del concepto de Seguridad Alimentaria: Asegurar que todas las personas en todo momento tienen acceso físico y económico a los alimentos básicos que necesitan[12].

A partir de los años noventa se incluyen los conceptos de calidad alimentaria inocuidad, adecuación nutricional, distribución intra-hogar, preferencias culturales, y se reafirma la seguridad alimentaria como un derecho humano.

En la Cumbre Mundial de Alimentación de 1996 se define el concepto que en la actualidad sigue vigente: Seguridad alimentaria, a nivel de individuo, hogar, nación y global, se consigue cuando todas las personas en todo momento tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana [13].

El concepto de Seguridad Alimentaria se articula entonces en función de cuatro componentes básicos: (a) la disponibilidad de alimentos, (b) la estabilidad, (c) el acceso, (d) el consumo y la utilización biológica.

La Disponibilidad a nivel local o nacional tiene en cuenta la producción, las importaciones, el almacenamiento y la ayuda alimentaria. Para sus estimaciones se han de tener en cuenta las pérdidas post-cosecha y las exportaciones de alimentos.

La Estabilidad se refiere a solventar las condiciones de inseguridad alimentaria transitoria de carácter cíclico o estacional, a menudo asociadas a las campañas agrícolas, tanto por la falta de producción del alimento en momentos determinados del año, como por el acceso a recursos de las poblaciones asalariadas dependientes de ciertos cultivos. En este componente juega un importante papel la existencia y disponibilidad de infraestructura de almacenamiento a nivel nacional y o local en condiciones adecuadas, así como la posibilidad de contar con recursos alimenticios e insumos de contingencia para las épocas de déficit alimentario.

El Acceso a los alimentos puede ser físico y/o económico. La falta de acceso físico se da cuando los alimentos no están disponibles en cantidad suficiente allí donde se necesita consumirlos. El aislamiento de las poblaciones y la falta de infraestructuras pueden incidir en la imposibilidad de contar con alimentos en condiciones adecuadas de manera permanente o transitoria. El acceso también se refiere a la ausencia de renta de las personas para alimentarse, debido a la imposibilidad de pagar los precios de los alimentos dado el bajo poder adquisitivo de la población.

El Consumo y la Utilización Biológica de los alimentos. El consumo se refiere a que las existencias alimentarias en los hogares respondan a las necesidades nutricionales, a la diversidad, la cultura y las preferencias alimentarias. También tiene en cuenta aspectos como la inocuidad, las condiciones higiénicas de los hogares y la distribución con equidad dentro del hogar. La inocuidad se refiere a todos aquellos riesgos asociados a la alimentación que pueden incidir en la salud de las personas, tanto riesgos naturales, como originados por contaminaciones, por incidencia de patógenos, o bien que puedan incrementar el riesgo de enfermedades crónicas como cáncer, enfermedades cardiovasculares y otras.

La utilización biológica está relacionada con el estado nutricional, como resultado del uso individual de los alimentos (ingestión, absorción y utilización) y el estado de salud. La inadecuada utilización biológica puede tener como consecuencia la desnutrición y/o la malnutrición.


NOTAS:
  1. ® Conferencia Mundial de la Alimentación, FAO 1974.

  2. ® Es evidente que la revolución verde incidió de manera decisiva en que la riqueza creciera más en las zonas más favorecidas, lo que contribuyó también a incrementar la desigualdad en los ingresos.

  3. ® Amartya Sen lo define como Entitlements, para definir el dominio sobre los recursos, los cuales, a su vez, dan control sobre los alimentos o los cuales pueden intercambiarse por alimento. Sen,1981
  4. ® FAO, 1983.

  5. ® FAO, 2002 El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, SOFI.


  4.3. El Derecho a la Alimentación
Como fue mencionado en el apartado de los compromisos internacionales, uno de los aspectos más repetidamente olvidado ha sido la consideración de la alimentación como un derecho, pues desde el punto de vista jurídico, forma parte de los derechos de segunda generación (sociales, económicos y culturales), donde se encuentran también el derecho a la educación, a la vivienda, a la salud y al trabajo.

Así, aunque el Pacto Internacional por los Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC) fue aprobado en 1966, no fue hasta mayo de 1999 cuando se define el derecho a la alimentación. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, responsable de la supervisión de la aplicación del PIDESC, lo hace a través de la aprobación de la Observación General 12 en la que se define en detalle el contenido de este derecho y establece la obligación de los estados a respetar, proteger, facilitar y hacer efectivo el derecho a la alimentación. Así mismo, se aprueba la Observación General número 15 sobre el derecho al agua en la que se plantea que el derecho a una alimentación adecuada incluye el derecho a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para uso personal y doméstico[14]

Dicho Comité de Naciones Unidas aprobó posteriormente en el 2000 la adopción de un enfoque integrado y coordinador para la promoción y protección de este derecho, y el nombramiento de un Relator Especial sobre el derecho a la alimentación.

El entonces Relator sintetizó el contenido de este Derecho y lo definió como el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, directamente o mediante compra con dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece el consumidor y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna (Ziegler, 2003).

En la Observación General 12 se establecen las cuatro obligaciones del Derecho a la Alimentación:

  • La obligación de respetar el acceso existente a una alimentación adecuada requiere que los Estados no adopten medidas que tengan por resultado impedir ese acceso.

  • La obligación de proteger requiere que los Estados adopten medidas para garantizar que las empresas o los particulares no priven a individuos o colectivos del acceso a los alimentos y recursos adecuados.

  • La obligación de promover incorpora tanto la obligación de facilitar como la de proporcionar este derecho. La obligación de promover (facilitar) significa que los Estados deben procurar acciones orientadas a fortalecer el acceso y la utilización, por parte de la población, de los recursos que aseguren sus medios de vida, incluida la seguridad alimentaria. Esta obligación solo se puede realizar de manera progresiva, pero con la disponibilidad máxima de los recursos existentes.

    La obligación de promover (proporcionar) el Derecho al alimento significa que, en los casos en los que individuos o grupos sean incapaces, por razones fuera de su control, de tener acceso a una alimentación adecuada por sus propios medios, el Estado tiene la obligación de proporcionar directamente los recursos necesarios para que los individuos consigan acceder a los alimentos directamente (o al dinero necesario para comprarlos). Esta obligación se aplica también en las situaciones de desastres naturales o conflictos.

  • La obligación de garantizar la no discriminación: el principio de la no discriminación es inherente a los derechos humanos. Este principio se debe aplicar inmediatamente y no depende de la disponibilidad de recursos ni del grado de desarrollo. El Estado, bajo ninguna condición, debe discriminar de iure o de facto a parte de la población cuando se trata de disfrutar de derechos humanos.


La responsabilidad de la aplicación del PIDESC es de cada uno de los Estados firmantes, y para ello es básico que lo incorporen en su legislación, de manera que los tribunales puedan juzgar las violaciones de dicho derecho[15].

Al tratarse de un derecho cuyo cumplimiento depende de los recursos disponibles por parte de los Estados para su aplicación, surge la pregunta de cuándo se produce realmente una violación de este Derecho. En este sentido, se entiende violado el derecho a la alimentación cuando un Estado, teniendo capacidad, no garantiza la satisfacción de, al menos, el nivel mínimo esencial necesario para que su población no sufra el hambre.

Se deben por tanto distinguir entre las situaciones en las que se produzca falta de capacidad y falta de voluntad de un Estado para cumplir con sus obligaciones. Si un Estado aduce que no cuenta con recursos para alimentar a aquellas personas que no pueden alimentarse por ellas mismas, debe de demostrar que ha hecho todos los esfuerzos posibles y puesto en marcha todos los medios de que dispone para cumplir, con carácter prioritario esas obligaciones mínimas.

Se entiende también violación del derecho a la alimentación toda discriminación en el acceso a los alimentos, así como a los medios y derechos para obtenerlos, por motivos de raza, color, sexo, idioma, edad, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social. (Párrafos 17 y 18 de la Observación General n°. 12).



Identificación de formas típicas de violaciones del Derecho a la Alimentación.


Entre 1995 y 2005, FIAN (Food First Information and Action Network) organización dedicada a la implementación y realización del derecho a una alimentación documentó numerosos casos de violaciones del derecho a la alimentación en 5 países: Brasil, Ghana, Honduras, India, y Filipinas. Después de analizar los casos estudiados, se identificaron patrones semejantes de violaciones que fueron estructurados de acuerdo a las obligaciones del Estado de respetar, proteger y promover, así como la obligación de garantizar la no-discriminación. Este constituye un buen ejemplo de formas típicas de violaciones:

Obligación de respetar.

La forma más típica de violación, documentada por FIAN, relacionada con la obligación de respetar se refiere a desalojos forzosos o amenazas de desalojo forzoso de tierras cultivables llevadas a cabo por el estado sin la compensación, reasentamiento y rehabilitación apropiada. Los desalojos forzosos suelen ser consecuencia de grandes proyectos de desarrollo o de infraestructuras como son la construcción de presas, el apoyo del estado a las actividades mineras, a reservas naturales, conflicto de tierras entre campesinos y compañías privadas, etc.

Obligación de proteger.

Con relación a la obligación del estado de proteger, las formas más frecuentes de violación identificadas fueron las siguientes:
  • Protección insuficiente contra actividades negativas de corporaciones e industrias (i.e agro- negocios y monocultivos utilizando pesticidas que contaminaron los medios de vida de los campesinos, actividades mineras que contaminaron el agua y la tierra, disminución de la capa freática por actividades de multinacionales ocasionando escasez de agua a la población local)
  • Protección inapropiada de la tenencia de la tierra y falta de respeto a los derechos tradicionales de tenencia o uso de la tierra que suelen estar estrechamente relacionados con problemas de desplazamientos y migraciones forzosas
  • Falta de protección de las condiciones laborales: despidos ilegales, denegación del salario.


Obligación de promover.

Algunas de las violaciones identificadas están relacionadas con:
  • Irregularidades en la implementación, no implementación, discriminación o falta de reforma agraria
  • Mal funcionamiento o no implementación de programas sociales de transferencia condicionada (mala gestión, dudosa identificación de los beneficiarios, etc)
  • Inapropiado reasentamiento en situaciones de post-desastres (o falta de provisión de reasentamiento a las victimas de desastres naturales).


Obligación de garantizar la no-discriminación.

Las mujeres, los niños y niñas, y las minorías (grupos étnicos) suelen padecer situaciones de hambre más graves que otros grupos como resultado de la discriminación que sufren en el acceso a los alimentos o recursos productivos, desalojos, o falta de implementación de programas sociales. Es importante señalar que las mujeres que pertenecen a grupos minoritarios sufren todavía más discriminación debido al impacto adicional de la discriminación de género.

Fuente: Elaboración IEH a partir de estudios de caso de FIAN.






En 2004, la aprobación de las Directrices en "apoyo a la realización progresiva del derecho a la alimentación en el ámbito de la seguridad alimentaria nacional", se realiza con el fin de "ofrecer orientación práctica" a los países para que cumplan con sus obligaciones relacionadas con el derecho a la alimentación.

Estas Directrices Voluntarias tienen las siguientes características:

  • Establecen el camino para la consecución del derecho a una alimentación adecuada en todos sus aspectos
  • Constituyen una herramienta para apoyar al poder judicial en la definición de este derecho
  • Pueden apoyar o mejorar la formulación de políticas y leyes relativas al derecho a la alimentación en aquellos países en los que no existen o son precarias
  • Conforman una importante herramienta de las organizaciones de la sociedad civil para exigir responsabilidades a los gobiernos.


Las Directrices implican la capacitación a las personas pobres y que pasan hambre, para que exijan el cumplimiento de sus derechos. Estas directrices constituyen un nuevo instrumento para atender mejor las necesidades de las personas con hambre y de las que padecen de malnutrición.


NOTAS:
  1. ® Se consideran también los usos vinculados con la producción de alimentos en la medida en que la producción agrícola esté destinada a evitar el hambre, a garantizar una alimentación adecuada, pero no cuando se trate de desarrollar explotaciones agrícolas como negocio.

  2. ® No todos los gobiernos aceptan la naturaleza obligatoria de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que en algunos casos son considerados meras aspiraciones y no derechos humanos, de responsabilidad individual y en los que el Estado tan solo tiene un papel filantrópico o moral.


  4.4. Comparación entre los enfoques de Soberanía Alimentaria, Seguridad Alimentaria y Derecho a la Alimentación
Los tres conceptos mencionados son muy diferentes, tanto en su definición como en su ámbito de actuación.

La seguridad alimentaria es el término más ampliamente utilizado a nivel internacional. Se trata de un concepto técnico y de carácter académico que define una situación, y por lo tanto constituye una meta a alcanzar a través de una serie de indicadores. Es un concepto muy amplio, que abarca desde la producción al consumo y la nutrición, tanto en el medio urbano y el medio rural.

La definición de seguridad alimentaria tal y como está planteada se centra fundamentalmente en lograr desde el acceso físico, económico y nutricional que la población cuente con alimento en condiciones adecuadas, por lo que se puede alcanzar por muy diversas vías (por ejemplo importación de alimentos de bajo costo o de ayuda alimentaria). Lo que indudablemente puede tener consecuencias muy diferentes en la generación de dependencia o logro de autonomía[16] de las poblaciones afectadas por la inseguridad alimentaria.

La Soberanía Alimentaria es un concepto político, que plantea una agenda política internacional, alternativa a la visión predominante (liberalización y agricultura industrial) que se ha comprobado que no ha dado resultado en mejorar la situación alimentaria en el mundo. Es un término planteado desde la perspectiva rural, precisamente donde se concentra la pobreza, y por lo tanto, donde las acciones deben de ser priorizadas.

El enfoque de soberanía alimentaria responde al entendimiento de la vulnerabilidad no sólo en términos de la exposición a los riesgos y la fragilidad de los medios de vida ante los mismos, también en términos de la limitación en el acceso a recursos y derechos para enfrentar y adaptarse a los riesgos. La vulnerabilidad se entiende por lo tanto también desde la exclusión de los derechos y las oportunidades que otros tienen, a menudo relacionados con el género, la clase social o la etnicidad. Por lo tanto, asociado a las inequidades en el acceso al poder.

La soberanía alimentaria no sólo incide en las necesidades alimentarias de las poblaciones, sino también en sus intereses estratégicos, lo que se traduce en un enfoque hacia la transformación de la distribución desigual de los recursos, de los derechos y oportunidades de acceso a los mismos y de las relaciones de poder, que se consideran son la causa fundamental del hambre. Por esta razón, hace un énfasis tan pronunciado en los derechos, y en la autoestima y empoderamiento individual y colectivo, para lograr cambios mediante la incidencia y participación de los más pobres en las instancias de decisión.

Se trata por lo tanto de dos términos difícilmente comparables, pues son muy diferentes en su enfoque y abarcan aspectos distintos y de diferente naturaleza. Podrían tratarse incluso de complementarios cuando se trata de alcanzar la seguridad alimentaria a través de estrategias marcadas por la soberanía alimentaria.

El derecho a la alimentación posee dos elementos diferenciadores básicos con relación a los anteriores. En primer lugar, establece que reducir el hambre no es una opción en función de la preferencia o prioridad de los países sino una obligación legal, por lo tanto es una responsabilidad jurídica de los Estados que firmaron el PIDESC. En segundo lugar, se trata de un término de naturaleza muy distinta a los dos anteriores, pues es un instrumento de referencia legal, que provee los estándares jurídicos en las que han de enmarcarse todas las políticas y medidas tomadas por los Estados para asegurar el acceso de toda la población al alimento.

La soberanía alimentaria hace explícita en su definición el derecho a la alimentación y es un componente prioritario de su estrategia. La soberanía alimentaria pone de manifiesto los retos políticos existentes para que los Estados puedan cumplir con sus obligaciones con sus ciudadanos y asegurar su derecho a la alimentación, para que puedan crear políticas nacionales dirigidas a reducir la pobreza rural y eliminar el hambre.

El instrumento de referencia legal tanto de la Soberanía Alimentaria como de la Seguridad Alimentaria es el derecho a la alimentación, mediante el cual los gobiernos nacionales deben responder ante las personas que enfrentan el hambre y la desnutrición.






Lecturas recomendadas y referencias web:


Campaña del Derecho a la Alimentación: Varios documentos: Directrices voluntarias para el derecho a la alimentación, El derecho Humano a la alimentación. La Alimentación, un derecho vulnerado. www.derechoalimentacion.org/

Declaración Final del Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria. La Habana 2001.
www.ukabc.org/havanadeclaration.pdf

Declaración política del Foro de las ONG/OSC para la Soberanía Alimentaria. Soberanía alimentaria: un derecho para todos. Roma, 2002. http://www.foodsovereignty.org/public/documenti/political%20statement_spanish.doc

FAO (2002), El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo.

IEH y ActionAid (2007) El Derecho a una alimentación adecuada: Guía de diagnósticos rápidos. http://www.ieham.org/html/docsCursos/R2F_Assessment_Guidelines_ESPANOL.pdf

MAEC (2007) Estrategia de Lucha contra el Hambre
http://www.maec.es/SiteCollectionDocuments/Cooperaci%C3%B3n%20espa%C3%B1ola/Public aciones/DES%20Lucha%20contra%20el%20Hambre.pdf

Pimbert M. (2008) Towards Food Sovereignty Reclaiming autonomous food systems.
International Institute for Environment and Development IIED, London.
http://www.iied.org/pubs/pdfs/G02268.pdf

Sen, A. (1981) Poverty and Famines. An essay on entitlement and deprivation, Oxford, Clarendon Press.

Via Campesina (1996) Food Sovereignty: A Future without Hunger, Rome.
http://www.voiceoftheturtle.org/library/1996%20Declaration%20of%20Food%20Sovereignty.pdf

Vía Campesina, 2002 Propuestas de la Vía Campesina para una agricultura campesina sostenible http://www.viacampesina.org/main_sp/index.php?option=com_content&task=view&id=356&Itemi d=42

ZIEGLER, Jean (2000), El hambre en el mundo explicada a mi hijo, El Aleph Editores, Barcelona, 2000.

Ziegler, J. (2003), Informe del Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos de NNUU para el derecho a la alimentación, agosto 2003.
http://www.elizagipuzkoa.org/caritas/derechoAl/artikuluak/Informe_relator_febrero_2004.pdf

Ziegler, J. (2004), Informe del Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos de NNUU para el derecho a la alimentación, marzo 2004.
http://www.derechoalimentacion.org/gestioncontenidosKWDERECHO/imgsvr/publicaciones/doc/
Informe%20septiembre%202004.pdf




NOTAS:
  1. ® En los últimos 30 años los 49 países menos adelantados han pasado de ser exportadores a importadores netos de alimentos. Informe del Relator Especial para el Derecho a la Alimentación a la Comisión de Derechos Humanos de NN.UU. 9 Febrero 2004. Pág 8.


5. Los Principales Componentes de la Soberanía Alimentaria
Dado que se trata de un concepto en desarrollo en el que interviene la visión de numerosos actores de la sociedad civil, existen muy variadas maneras de percibir los elementos fundamentales para llevar a la práctica la Soberanía Alimentaria. El Comité Internacional de Planificación CIP de las ONG/OSC lo resume en cuatro prioridades fundamentales de acción:

  • El derecho a la alimentación. Un enfoque basado en el derecho de cada persona a una alimentación sana, nutricional y culturalmente aceptable.
  • El acceso a recursos productivos: Tierra, Agua, Recursos naturales y Biodiversidad. La defensa de políticas de reforma agraria que permitan el acceso a los sin tierra y la propiedad y control de la tierra a los campesinos (especialmente a las mujeres) y a los pueblos indígenas. El acceso irrestricto a los recursos genéticos de variedades vegetales y razas animales, y no comprometer la biodiversidad mediante la diseminación de organismos genéticamente modificados.
  • La producción de alimentos mediante sistemas agroecológicos y sostenibles
  • La promoción de políticas agroalimentarias y comerciales equitativas que aseguren la disponibilidad alimentaría nivel local.


Dado que la primera componente de Derecho a la Alimentación ha sido analizada en apartados anteriores, a continuación analizaremos los restantes componentes: el acceso a recursos productivos, la biodiversidad y las políticas agroalimentarias y comerciales.


  5.1. El Acceso a los recursos
Los problemas de acceso a los recursos se refieren fundamentalmente a la tenencia de la tierra, la disponibilidad de agua, a los recursos del bosque, pesqueros, la protección de la biodiversidad y de los conocimientos tradicionales y tecnológicos locales. Los gobiernos deberían de respetar y proteger los derechos individuales y colectivos relativos al acceso a estos recursos y conocimientos locales, emprendiendo las reformas necesarias para garantizar el acceso eficaz y equitativo de las poblaciones más pobres a estos recursos, con especial atención a los derechos de las mujeres y de grupos vulnerables, marginados y tradicionalmente desfavorecidos.

Además, cualquier proceso dirigido a promover y mejorar el acceso a los recursos productivos y alimentarios debe de estar acompañado de iniciativas que permitan contar con los servicios necesarios para lograr una explotación adecuada, equitativa y sostenible de dichos recursos. Para ello, se requiere contar con una serie de servicios básicos orientados a que la población más vulnerable cuente con el conocimiento y los medios para salir de su situación de marginalidad.


  5.1.1. El Acceso a la Tierra y la Reforma Agraria.
Uno de los pilares fundamentales de la Soberanía Alimentaria es el acceso a la tenencia de la tierra como recurso fundamental para facilitar la salida de la pobreza de los grupos más vulnerables.

Históricamente, los derechos de acceso a la tierra de las poblaciones más pobres se han adquirido mediante vías informales, basadas en la ocupación ancestral, la asignación de derechos por parte de los líderes tradicionales y las costumbres (en numerosos casos el derecho lo da el desbroce original de la tierra y la colonización por parte de los antepasados). A los derechos basados en las tradiciones se unen los de acceso a través de la compra, prescripción[17], arrendamiento, aparcería[18], herencia, o incluso la invasión ilegal.

A estas estrategias individuales de acceso a la tierra se deben añadir las iniciativas gubernamentales de reforma agraria que fundamentalmente podrían resumirse en dos: Las iniciativas dirigidas a superar las restricciones de los derechos de uso consuetudinarios de la tierra mediante el fomento de la propiedad individual y comunal; y las iniciativas dirigidas a la redistribución equitativa de las tierras para reducir disparidades y garantizar los recursos productivos a los que no tienen tierra y a los pequeños productores en tierras marginales.

La Soberanía Alimentaria apuesta por la puesta en marcha de procesos de reforma agraria de carácter redistributivo que garanticen los recursos productivos a los que no los tengan. A este respecto, la Declaración Final del Foro Mundial de Soberanía Alimentaria de 2002 plantea:

  1. Soberanía alimentaria implica la implementación de procesos radicales de reforma agraria adaptadas a las condiciones de cada país y región, que provean a los campesinos de igualdad de oportunidades para las mujeres, con acceso equitativo a recursos productivos, fundamentalmente tierra, agua y bosques, así como medios de producción, financiamiento, y generación de capacidades para la gestión y la interlocución.
  2. La reforma agraria debe de ser reconocida por encima de todo como una obligación de los Gobiernos enmarcada en los derechos humanos y como una política pública eficaz para combatir la pobreza. Los procesos de reforma agraria deben de estar controlados por las organizaciones campesinas y deben de garantizar los derechos individuales y colectivos de los productores sobre las tierras compartidas, y estar articulados con políticas agrícolas y comerciales coherentes. Nos oponemos a las políticas y programas para la comercialización de tierras promovidas por el Banco Mundial, en lugar de genuinas reformas agrarias de los gobiernos. (Declaración Foro Mundial de ONG/OSC para la Soberanía Alimentaria, 2002)


Efectivamente, muchos procesos de reforma que se han puesto en marcha en el mundo han ido dirigidos a la generalización de la titulación de las tierras y de los mecanismos de mercado, sin considerar las capacidades de los hogares pobres y los requerimientos legales y administrativos que deben de tener los gobiernos para que las reformas agrarias no generen mayor desigualdad. En Botswana, Swazilandia y Zambia, los programas de titulación de tierra beneficiaron fundamentalmente a los agricultores con ventajas comparativas para acceder a mercados emergentes de tierra. En Namibia, Zimbawe o SudAfrica las reformas basadas en el mercado llevaron a que la población de mayores ingresos adquirieran más tierra entre 1996 y 2001 que la población con mayores desventajas.

Existen distintas maneras de llevar a cabo una reforma agraria, con implicaciones muy diferentes en uno u otro caso. En la última conferencia internacional de reforma agraria y desarrollo rural (ICARRD) en 2006, se planteó la existencia de tres tipos de reformas agrarias, las reformas oficiales (Banco Mundial), las dirigidas desde los gobiernos (ejemplo Cuba) y las reformas agrarias lideradas desde abajo (ejemplo Movimiento Sin Tierra de Brasil).

No todas las reformas agrarias son pues de naturaleza redistributiva, es decir que alteran las estructuras de tenencia de la tierra existentes e inciden en la desigualdad en el acceso a la tierra. Según Rosset la soberanía alimentaria y el derecho a la alimentación solo se pueden lograr a través de reformas agrarias de naturaleza redistributiva y basadas en la protección o restitución de territorios de indígenas, pastores, campesinos y pescadores artesanales (Rosset, 1999).

Cuando una proporción importante de la tierra de buena aptitud para el cultivo es realmente distribuida a la mayor parte de los pobres rurales, junto a políticas agrícolas, macroeconómicas y comerciales favorables a la producción familiar, y cuando se rompe la distorsión y captura de las políticas por el poder de las elites rurales, los resultados de las reformas agrarias son reales, con cambios sustanciales en la pobreza rural y en el bienestar general (Sobhan, 1993). Los éxitos logrados por países como Japón, Corea del Sur, Taiwán, Cuba y China así lo avalan (Boyce et Al, 2005).

Uno de los aspectos en los que se deberá poner especial atención en los próximos años es en el proceso de apropiación de tierras por parte de algunos países desarrollados en los países africanos, fundamentalmente por parte de países árabes, China, India y Corea del Sur, con fines alimentarios y energéticos, y por las implicaciones que puede tener ese proceso de apropiación de tierras en las poblaciones más vulnerables (IFPRI, 2009)



Lecturas recomendadas y referencias web:


Boyce, James K., Peter Rosset, and Elizabeth A. Stanton (2005). Land Reform and sustainable development. Political Economy Research Institute, University of Massachusetts at Amherst, Working Paper No. 98, 22 pp.

Declaración Final del Foro Mundial sobre la Reforma Agraria: La Reforma Agraria y los Recursos Naturales: Una Exigencia de los Pueblos Valencia 2004 y Portoalegre 2005 http://www.fmra.org/declaracion_final.doc

FAO (2003). Tenencia de la Tierra y Desarrollo Rural. Estudios sobre Tenencia de la Tierra ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/005/y4307S/y4307S00.pdf

ICARRD (2006a) Land, Territory and Dignity Agrarian Reform in the Context of Food Sovereignty, the Right to Food and Cultural Diversity: Issue Paper No. 5. International Conference on Agrarian Reform and Rural Development (ICARRD). http://www.icarrd.org/icard_doc_down/Issue_Paper5sum.pdf

ICARRD (2006b) States and civil society: access to land and rural development and capacity building for new forms of governance. ICARRD : Issue Paper No. 5. International Conference on Agrarian Reform and Rural Development (ICARRD).
http://www.icarrd.org/icard_doc_down/Issue_Paper2.pdf

ICARRD (2006c) Report of the International Conference On Agrarian Reform And Rural Development (ICARRD) Porto Alegre, 7-10 de marzo de 2006 http://www.icarrd.org/news_down/ICARRD_final_report_En.doc

IFPRI (2009) Land Grabbing by Foreign Investors in Developing Countries: Risks and Opportunities Joachim von Braun and Ruth Meinzen-Dick. Washington. http://www.landcoalition.org/pdf/ifpri_land_grabbing_apr_09.pdf

IFPRI (2005) Reforming Land Rights in Africa. Tidiane Ngaido..
http://www.ieham.org/html/docs/Reforming_land_rights_Africa_IFPRI_2006.pdf

Rosset, Peter. 1999. The Multiple Functions and Benefits of Small Farm Agriculture in the Context of Global Trade Negotiations, Institute for Food and Development Policy, Food First Policy Brief No. 4. http://www.foodfirst.org/media/press/1999/smfarmsp.html

Sobhan, Rehman. 1993. Agrarian Reform and Social Transformation: Preconditions for Development. London: Zed Books.




NOTAS:
  1. ® Prescripción. Adquisición de derechos mediante la posesión durante un periodo de tiempo determinado.

  2. ® Acceso a la tierra a cambio del pago de un porcentaje de la producción al propietario


  5.1.2. El Acceso a los recursos genéticos y protección de la biodiversidad para su utilización en la agricultura y la alimentación.
Otro de los pilares básicos de la Soberanía Alimentaria, planteado en el Foro Internacional de la Sociedad Civil celebrado en Roma en 2002 es el derecho al acceso a recursos productivos tales como,[...] semillas y biodiversidad para su uso sostenible. En lo referente a las semillas, la soberanía alimentaria requiere la Protección de las semillas base de la alimentación y de la vida misma para el libre intercambio y uso de los campesinos, lo que significa no patentar la vida y una moratoria sobre los cultivos genéticamente modificadas que llevan a una contaminación de la diversidad genética esencial de plantas y animales.

La biodiversidad es una de las bases fundamentales de la alimentación humana. Los recursos genéticos de animales y plantas constituyen la base para el desarrollo y mejora de las plantas cultivadas y las razas de animales, para hacer frente a nuevas plagas y enfermedades, y para salvaguardar su potencial de adaptación a los cambios en el ambiente y en los ecosistemas. La biodiversidad de variedades de plantas nativas y razas animales adaptadas a las condiciones locales asegura los medios de vida de las poblaciones en condiciones ambientales y de suelo desfavorables.

Según la FAO, la erosión de la biodiversidad genética de plantas y animales proveedoras de alimentación en el último siglo es preocupante. En la actualidad, tan solo se utilizan para estos fines 150/200[19] especies vegetales[20] (que en algunos países se reducen a doce) y 40 especies domesticadas de mamíferos y aves. Se estima que un 30% de las razas domesticadas de animales registradas en los bancos genéticos en el mundo se encuentran en peligro de extinción. La pérdida de información y conocimiento tradicional asociada a esta erosión genética es también alarmante.

De las especies cultivadas extensivamente, muchas variedades tradicionales con características únicas están siendo desplazadas por otras variedades mejoradas destinadas a otros usos o por otros cultivos más productivos perdiéndose no sólo la variedad sino el conocimiento tradicional asociado.

Además, existen numerosas especies olvidadas, desplazadas y subutilizadas tanto animales como vegetales y plantas silvestres y semisilvestres particularmente adecuadas a determinados lugares, sistemas de cultivo y culturas, cuyas ventajas agronómicas y nutricionales se desconocen, no existe interés en su investigación, y no cuentan con opciones de comercialización y difusión.



Las especies olvidadas y desplazadas.


  • Especies olvidadas: Las producidas principalmente en sus centros de origen donde aún son importantes para la subsistencia de las comunidades rurales
  • Especies subutilizadas: Las que alguna vez se emplearon en muchas regiones pero han caído en desuso por diversas razones ya sea agronómicas, económicas o culturales
  • Especies promisorias: Las que no han sido cultivadas pero tienen características que las hacen aptas para el cultivo y adecuadas para la alimentación.


Características de las especies olvidadas y subutilizadas.


  • Tienen importancia local en los sistemas de consumo y de producción
  • Muy adaptados a los nichos agroecológicos/las áreas marginales  Reciben muy poca atención de los sectores nacionales de la política, la investigación y el desarrollo relacionados con la agricultura y la conservación de la biodiversidad
  • Su cultivo y su utilización dependen del conocimiento autóctono.


Fuente IPGRI y GTZ.





En el Plan de Acción Global para la Conservación y Utilización Sostenible de Recursos Fitogenéticos de 1996 recomienda expresamente fomentar estas especies y su uso comercial. También la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de Roma 1996 se adhirió a esos objetivos, ya que las especies mencionadas pueden realizar un aporte esencial a la alimentación.

Desde el punto de vista de la protección de los recursos genéticos, es fundamental contar con una base segura de recursos para las especies desplazadas, olvidadas y subutilizadas, en especial en los países en desarrollo, pues constituyen una red de seguridad, para la diversificación de los productos alimenticios y naturales[21].

Los diferentes foros realizados desde 1992[22] para promover la conservación y utilización de la biodiversidad, se han enfrentado también a intentar resolver el conflicto entre los intereses de la protección de los derechos de propiedad intelectual y patentes de organismos vivos, y el respeto los derechos de los campesinos y pescadores. Este derecho implica la protección del conocimiento tradicional, la participación en la toma de decisiones de política y la participación justa y equitativa en la distribución de los beneficios que se deriven de la utilización de recursos genéticos para agricultura y alimentación. Desde el punto de vista de la Soberanía Alimentaria, uno de los tratados recientemente acordados internacionalmente de mayor importancia es el Tratado Internacional sobre Recursos Filogenéticos.



El Tratado Internacional sobre Recursos Fitogenéticos.


Este tratado entró en vigor en junio del 2004 con la aprobación de más de 160 países, tras 23 años de debate y 7 años de negociación. Tiene como objetivo la conservación y uso sostenible de los recursos genéticos de las plantas para la agricultura y la alimentación, la protección de los derechos del agricultor, el establecimiento de un Sistema Multilateral y el seguimiento en la implementación del Plan de Acción para la conservación y utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación.

Entre los aspectos más llamativos de este Tratado figura el establecimiento de un Sistema Multilateral para el acceso y reparto de beneficios que afectan a 64 géneros botánicos, incluidos los cultivos y forrajes más extendidos (proveen el 80% de los alimentos que se derivan de las plantas en el mundo). Este Sistema permite que los recursos genéticos estén disponibles para investigación, mejora y capacitación, y que las entidades receptoras de estos recursos genéticos no reclamen la propiedad intelectual u otros derechos que limiten el acceso a estos recursos. Los beneficios que se obtengan de su utilización serán regulados para su distribución equitativa. Otros aspectos a los que se hace referencia en este Tratado es el de la responsabilidad de los gobiernos para la consecución de los derechos de los agricultores y la estrategia financiera para su implementación.

Fuente: Esquinas-Alcázar, 2005.





Las conclusiones obtenidas en los tratados estrategias y planes de acción mencionados dejan aún abiertos a interpretación muchos de los temas claves, y pendientes de su implementación en los niveles nacionales. El desafío actual es el de lograr que los acuerdos relativos a la conservación de manejo de recursos genéticos puedan convertirse en una herramienta que promueva la soberanía alimentaria, y que de esta manera se pueda contribuir en que las comunidades locales puedan tener el control de su diversidad biológica.

En lo referente a la utilización de organismos genéticamente modificados, los defensores de la soberanía alimentaria plantean la oposición hacia los cultivos transgénicos y el fin de la utilización de estos alimentos como ayuda alimentaria (Foro Soberanía Alimentaria, 2002).

Según Altieri y Rosset, el rechazo hacia los cultivos transgénicos reside en un doble riesgo: ecológico-ambiental y de reducción de base genética de la agricultura indígena y de las variedades adaptadas a las condiciones climáticas y de suelo en las que se desarrolla la vida de las poblaciones más pobres; y económico, pues puede llevar a los campesinos a la quiebra y a la incapacidad de responder al pago de las deudas.

La expansión de semillas transgénicas en el Sur en general, es manejada por las poderosas corporaciones transnacionales ante el creciente rechazo público a los productos transgénicos en el mundo industrializado- que desesperadamente tratan de extender su mercado en el Sur global. Su utilización es planteada como solución clave en la guerra contra el hambre. Sin embargo, desde la Soberanía Alimentaria se advierte que los productos transgénicos van a empobrecer más a los campesinos, haciéndolos dependientes de caros insumos externos: los productos de la ingeniería genética crean la oportunidad para las corporaciones transnacionales de controlar y beneficiarse en cada paso del proceso productivo campesino.



Riesgos ambientales de la utilización de semillas transgénicas.

Existen muchos riesgos ambientales, ampliamente aceptados, asociados al rápido despliegue y diseminación de la comercialización de semillas producidas por ingeniería genética:
  1. la diseminación de transgenes desde plantas transgénicas vía hibridación de malezas botánicamente emparentadas, provoca la aparición de malezas resistentes a herbicidas;
  2. la reducción de la adaptabilidad de organismos no objetivo (especialmente variedades locales) a través de adquisición de características transgénicas por medio de hibridación;
  3. la rápida evolución de la resistencia de insectos plaga tales como la plaga del maíz taladrador del tallo- al Bt (Bacillus thuringiensis);
  4. la acumulación de la toxina del Bt, que permanece con actividad insecticida en el suelo después de ser arado y se adhiere fuertemente a la arcilla y los ácidos húmicos, con efectos desconocidos acerca cómo esta acumulación afectará la biología del suelo;
  5. interrupción del control natural de insectos plaga a través de los efectos inter-tróficos de la toxina Bt en los enemigos naturales.
  6. Los cultivos resistentes a herbicidas pueden indirectamente matar la biota del suelo a través de los efectos del herbicida glifosato que aparentemente actúa como un antibiótico en el suelo inhibiendo micorrizas, antagonistas y bacterias fijadoras de Nitrógeno. Científicos han demostrado que el desarrollo radicular, nodulación y fijación de N es limitado en algunas variedades de soya transgénica que exhiben menores rendimientos, y estos efectos parecen ser más severos en suelos infértiles y bajo condiciones de sequía.
  7. los efectos no-anticipados sobre otros insectos herbívoros (por ejemplo, mariposa monarca) a través de la deposición de polen transgénico sobre la vegetación silvestre.
  8. la transferencia horizontal y la recombinación de genes creando nuevos patogénos y;
  9. la contaminación de variedades no transgénicas con el riesgo adicional que ésta contaminación contribuya al deterioro de variedades locales críticas para la seguridad alimentaria. Cuando las variedades transgénicas se introducen en los sistemas complejos y biodiversos manejados por campesinos, los riesgos son mayores que en los sistemas de monocultivo de larga escala manejados por agricultores ricos.


Holt-Gimenez et Al, 2006.





La adopción internacional del Protocolo de Cartagena en el año 2000 supone un avance importante en la posibilidad de aplicación del \principio de precaución\ para que los países puedan decidir sobre la entrada o no en su territorio de un producto transgénico.



El Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología del Convenio sobre la Diversidad Biológica.


El objetivo de este Protocolo, adoptado en Montreal en el año 2000, es contribuir a garantizar un nivel adecuado de protección en la esfera de la transferencia, manipulación y utilización seguras de los organismos vivos modificados resultantes de la biotecnología moderna que puedan tener efectos adversos para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica, teniendo también en cuenta los riesgos para la salud humana, y centrándose concretamente en los movimientos transfronterizos.

El Principio de Precaución es el eje rector del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología. Este Principio evita que la falta de certeza científica sobre los Organismos Vivos Modificados (OVM) se convierta en un obstáculo para que cada país tome las decisiones adecuadas sobre su importación. Respalda por lo tanto la adopción de medidas protectoras antes de contar con una prueba científica completa de un riesgo. Junto al Principio de Precaución, el Protocolo cuenta con el mecanismo de Acuerdo Fundamentado Previo (AIA, por sus siglas en inglés). Este procedimiento implica que, con anterioridad a la importación de un OVM con fines de utilización y/o comercialización, la parte exportadora deberá proporcionar toda la información necesaria para que se evalúen sus riesgos potenciales y así se tomen las decisiones pertinentes. Sin el consentimiento expreso y por escrito del país importador, el movimiento transfronterizo no deberá hacerse efectivo. El sistema de reglamentación internacional entró en vigor en 2003.

Fuente: http://www.biodiv.org/doc/legal/cartagena-protocol-es.pdf.





Ahora es fundamental el apoyo a los países empobrecidos para la puesta en marcha de marcos reguladores y fortalecimiento de capacidades dirigidas a respetar y proteger sus derechos a aprobar o rechazar tecnologías apropiadas o que puedan considerarse inapropiadas (OGM, hormonas, productos zoo y fito sanitarios peligrosos,..), y los derechos de los consumidores a decidir lo qué consumen, cómo lo consumen y quiénes producen lo que consumen.



Lecturas recomendadas y referencias web:.


Altieri, M.A. (2004). Genetic Engineering in Agriculture: The Myths, Environmental Risks, and Alternatives. Oakland: Food First Books.

Altieri, M.A., et al. (2005). Biotechnology in Agriculture. Special Issue- Bulletin of Science, Technology and Society: 25 (4): 287-374.

Campaña de Derecho a la Alimentación. 2007. Biodiversidad y derecho a la alimentación.
www.derechoalimentacion.org/

Esquinas-Alcázar, J. (2005), Protecting crop genetic diversity for food security: political, ethical and technical challenges , Nature reviews, December, vol 6 nº 12, disponible en http://www.nature.com/reviews

FAO (2004). What is happening to agrobiodiversity?
http://www.fao.org/documents/show_cdr.asp?url_file=/docrep/007/y5609e/y5609e00.htm

GTZ (2005), Especies subexplotadas. Un rico potencial poco aprovechado, Proyecto sectorial People and biodiversity in rural areas, Hojas temáticas, accesible en http://www2.gtz.de/agrobiodiv/download/Themenblaetter/Vernachlaessigte_Arten_span_05.pdf

Holt-Gimenez, E., Altieri, M. y Rosset, P.(2006) Posición Política de Food First No. 12: Diez razones por qué una nueva Revolución Verde promovida por la Alianza de Rockefeller y la Fundación de Bill y Melinda Gates NO resolverá los problemas de Pobreza y Hambre en África Sub-Saharariana http://lahaine.org/b2-img/foodfirst.pdf

IPGRI (2004), Especies vegetales descuidadas y subutilizadas: Plan de acción estratégico del Instituto Internacional de Recursos Fitogenéticos, Instituto Internacional de Recursos Fitogenéticos, Roma.
http://www.bioversityinternational.org/fileadmin/bioversity/documents/themes/neglected_and_underutilized_species/NUS_Spanish.pdf

Protocolo de Cartagena: http://www.biodiv.org/doc/legal/cartagena-protocol-es.pdf

Riechmann, J. (2000), Cultivos y alimentos transgénicos: una guía crítica, Los Libros de la Catarata, Madrid.





NOTAS:
  1. ® Tan solo tres de ellas arroz, maíz y trigo contribuyen con el 60% de las calorías y proteínas obtenidas por los humanos de las plantas. FAO. What is happening to agrobiodiversity?.

  2. ® 35 cultivos alimentarios y 29 forrajes garantizan el 80% del abastecimiento de calorías de la población mundial. GTZ, hojas temáticas People and biodiversity.

  3. ® Actualmente, en los 1500 bancos de germoplasma del mundo un 80% de la referencias son cultivos principales y sus parientes silvestres más afines y tan solo un 20% son especies olvidadas y subutilizadas.

  4. ® Convención sobre biodiversidad biológica (1992), Tratado Internacional sobre Recursos fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación, Estrategia Global para la Gestión de Recursos Zoogenéticos y Plan de Acción de Kyoto sobre la contribución sostenible de la pesca a la seguridad alimentaria


  5.2. La producción de alimentos mediante sistemas agroecológicos y sostenibles
La Soberanía Alimentaria requiere Dar prioridad a la producción de alimentos para mercados domésticos y locales, basados en explotaciones campesinas y familiares diversificadas y en sistemas de producción agroecológicos. (Foro ONG/OSC Soberanía Alimentaria 2002).

La mayor parte de la población de los países y regiones más pobres depende del sector rural y de la explotación de recursos naturales como motor del desarrollo. Considerando el crecimiento de población en estos países, la presión sobre el medio ambiente y la paulatina destrucción de la biodiversidad, la agricultura y la pesca deben afrontar el desafío de incrementar la disponibilidad y el acceso a los alimentos a partir de los medios de vida existentes sin destruir los recursos naturales (agua, suelo, aire, diversidad,...)[23].

En la soberanía alimentaria las prácticas agroecológicas, son definidas como aquellas actividades productivas o de explotación que, basadas en los principios de la ecología, conservan los recursos naturales, son culturalmente aceptadas, socialmente justas y viables económicamente[24]

El enfoque agroecológico se promueve actualmente desde las ONG/OSC como respuesta a situaciones de inseguridad alimentaria en áreas/poblaciones de escasos recursos. Algunas organizaciones internacionales han comenzado también a hacer referencia a la importancia del uso de las prácticas basadas en este tipo de enfoques como estrategias en el marco de los ODM[25]

Numerosos estudios realizados han demostrado que los rendimientos de las familias campesinas, incluso en áreas marginales, pueden multiplicarse por tres y por cuatro utilizando técnicas adaptadas localmente. Mucho del alimento necesario a nivel local puede ser producido por los pequeños agricultores utilizando tecnologías agroecológicas (Uphoff y Altieri, 1999). Se han alcanzado aumentos de rendimiento al utilizar aproximaciones tecnológicas, basadas en principios agroecológicos que enfatizan la diversidad, sinergismo, reciclaje e integración; y los procesos sociales que destacan la participación y autorización de la comunidad (Rosset, 1999).

Altieri, Rosset y Thrupp, tres investigadores en el campo de la agroecología, plantean que los datos obtenidos de diversas experiencias en países en desarrollo indican que con el tiempo los sistemas agroecológicos muestran niveles de producción total por unidad de superficie más estables que los de los sistemas de alto coeficiente de insumos; producen tasas de rendimiento económicamente favorables; ofrecen un rendimiento de la mano de obra y de otros insumos suficiente para que los pequeños agricultores y sus familias puedan lograr un nivel de vida aceptable; garantizan la protección y conservación del suelo e intensifican la diversidad agrobiológica (Altieri et Al, 1998).

Estos resultados son un punto de partida para lograr la seguridad alimentaria y la preservación ambiental en el mundo, pero su potencial y futura extensión depende de inversiones, políticas, apoyo institucional y cambios de actitud por parte de los que hacen la política y la comunidad científica. En este sentido, cualquier estrategia futura que pretenda incrementar la disponibilidad alimentaria, incluso a nivel global, deberá enfocar su atención hacia la mejora de los sistemas de producción de las familias campesinas y los sistemas de explotación de la pesca artesanal.

Para ello, una de las prioridades será la de contribuir en la mejora, valorización y difusión de una amplia variedad de sistemas de producción y técnicas adaptadas localmente dirigidas a mejorar la producción y la diversificación para incrementar la disponibilidad de alimentos a nivel local mediante la explotación sostenible de los recursos[26].

A continuación se resumen algunas prácticas agroecológicas:

Producción de semillas y material vegetativo adaptadas localmente , y el establecimiento de bancos de germoplasma a nivel local y nacional que permitan a las poblaciones más pobres con tierra disponer de simiente para la siembra y la plantación de productos alimentarios para autoconsumo y mercados locales (parcelas de multiplicación de semilla, viveros, bancos comunales de semilla, organización de productores de semilla, promoción de mercados locales de semillas y material vegetativo) .

Manejo Sostenible de Suelos dirigido a priorizar las prácticas basadas en el conocimiento del suelo como sistema (fertilidad, estructura, humedad,...) y que permitan a los campesinos emplear sus escasos recursos (mano de obra, capital,...) para invertirlos con la mayor eficiencia conforme a multitud de factores que inciden en la vida de un suelo y en la relación suelo-planta[27].

El Manejo Integrado de Plagas (MIP) permite a los agricultores vigilar y controlar las plagas en sus campos, reduciendo al mínimo la utilización de plaguicidas químicos costosos y potencialmente dañinos y peligrosos, ofreciendo a los agricultores los medios para tomar decisiones informadas, para que no desperdicien sus recursos ni pongan en peligro su salud, ni dañen sus cultivos o el medio ambiente.

La difusión de las tecnologías de protección fitosanitaria obedecen fundamentalmente a prácticas comerciales de mercadeo de las empresas, existiendo en contados casos sistemas públicos de extensión que orienten sobre los riesgos existentes, los cuidados necesarios para el manejo y generen conocimiento a nivel local sobre las soluciones diferenciadas y sostenibles de manejo de enfermedades y control de plagas. El enfoque MIP responde a las demandas de la opinión pública de reducir el uso de plaguicidas y abastecimiento de los mercados crecientes para productos agrícolas orgánicos o libres de plaguicidas.

Sistemas agroforestales y silvopastoriles en las áreas marginales , en las que normalmente la producción de alimentos depende exclusivamente del agua de lluvia. Estos sistemas mejoran la eficiencia productiva y son claves para lograr la estabilidad en el acceso a alimentos a lo largo del año (situaciones de inseguridad alimentaria estacional). También son fundamentales para el manejo de áreas marginales de baja resiliencia[28] para evitar que los procesos de degradación lleven a situaciones irreversibles, pues contribuyen en la prevención de la erosión de los suelos y en la creación de biomasa. Incluso pueden apoyar el fortalecimiento de los derechos individuales y colectivos a la tenencia de la tierra.



Lecturas recomendadas y referencias web:


Altieri, M.A., P. Rosset y L.A. Thrupp. (1998) . El Potencial de la Agroecología para Combatir el Hambre en el Mundo en Desarrollo. 2020 Brief 55. International Food policy research Institute. Washington DC. http://www.edualter.org/material/sobirania/potencial%20agroecologia.pdf

Pretty, J. (1995). Regenerating agriculture: Policies and practices for sustainability and self- relieance. Earthscan., London Uphoff, N and Altieri, M.A. (1999) Alternatives to conventional modern agriculture for meeting world food needs in the next century. Report of a Bellagio Conference. Cornell International Institute for Food, Agriculture and Development. Ithaca, NY.




NOTAS:
  1. ® Se trata de dar respuestas posibles y equilibradas ante el sobreuso de agua, la pérdida de suelo y biodiversidad por la destrucción de ecosistemas y simplificación a monocultivos, producción animal intensiva y sobreexplotación del mar.

  2. ® Adaptado de la definición de agroecología de Altieri 1995.

  3. ® Por ejemplo, el Grupo de Trabajo del Hambre del Proyecto del Milenio de Naciones Unidas, comienza a plantearse la importancia de enfocar las estrategias futuras de lucha contra el hambre en tecnologías adaptadas localmente.

  4. ® La diversidad de usos sostenibles de los recursos (tierra, agua, bosques, semillas y animales) son el resultado del conocimiento y trabajo de muchas generaciones de población rural e indígena.

  5. ® Los pequeños agricultores aplican frecuentemente los fertilizantes según recomendaciones generales y con base a su propia experiencia empírica, sin basarse en el análisis de suelo y las decisiones de manejo de cultivo (variedad, densidad de siembra, tipo de fertilizante). Existen además multitud de experiencias de prácticas físicas (laboreo convencional, barreras muertas, terrazas,..), con uso (y abuso) de incentivos directos que responden más a objetivos formales de las entidades oferentes que a los requerimientos para lograr mejorar las producciones.

  6. ® Resiliencia. Capacidad de los sistemas de absorber los cambios y persistir en el tiempo. Holling 1973 http://www.scielo.org.ve/


  5.3. La promoción de políticas agroalimentarias y comerciales equitativas
Tal y como se comentó en capítulos anteriores, el apoyo del sector público a la agricultura y la alimentación en los países empobrecidos ha disminuido considerablemente en los últimos 30 años, y este abandono ha tenido importantes implicaciones en la situación alimentaria en las regiones y países más pobres.

Adicionalmente, los programas de ajuste estructural y de reforma institucional para mejorar la eficiencia del sector público de mediados de los 80s dieron como resultado la desaparición o transformación de los servicios de investigación, extensión agraria, y financiación agrícola, que se consideraba serían sustituidas por el sector privado en la prestación de estos servicios. Sin embargo, y como era de esperar, el sector privado no asumió las demandas de una población que no cuenta con los medios económicos para compensar el servicio, lo que acentuó la brecha de desigualdad en el acceso al conocimiento de los más pobres. Estas políticas fueron diseñadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional considerando la seguridad alimentaria basada en el mercado, promoviendo la apertura comercial para la entrada de productos agrícolas baratos del mercado internacional y apostando por una agricultura de exportación que responda a las ventajas comparativas de cada país.

La aprobación de los Acuerdos sobre Agricultura en el marco de la Organización Mundial de Comercio en los 90s viene a secundar las recomendaciones del Banco Mundial y a establecer reglas internacionales de obligado cumplimiento en el acceso a mercados, subsidio a las exportaciones, ayudas internas que distorsionen los mercados, así como tres acuerdos que inciden en la regulación del comercio agroalimentario y en los derechos del productor y del consumidor: El Acuerdo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, el Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio y el Acuerdo sobre Derechos de Propiedad Intelectual en el Comercio.

El problema en el establecimiento de estos acuerdos reside en el desbalance existente entre el nivel de liberalización que se exige a los países empobrecidos, que deben de abrir sus fronteras sin posibilidad de subsidiar o apoyar su agricultura, y los países desarrollados que pueden invertir grandes cantidades de dinero en apoyar sus agricultores (fundamentalmente los grandes productores). Esta situación se agrava más aún cuando los programas de ayuda alimentaria han sido empleados hasta prácticamente el final de los años 90s fundamentalmente con fines comerciales[29]

Las ayudas han permitido a los países desarrollados vender por debajo del coste de producción, y la agricultura familiar de los países empobrecidos no ha podido superar la competencia de precios. El resultado es la desaparición de la agricultura familiar por no poder ser competitivos a nivel global ni local.

La desregulación total del comercio agrícola que algunos consideran que es el camino para resolver el problema del hambre podría ser una solución interesante para los grandes productores de los países pobres (muchos de ellos ya filiales de las grandes multinacionales del norte), pero no es solución válida para la pequeña agricultura y la pesca artesanal, ya marginada y expuesta a la pobreza y el hambre.

La experiencia de México con el Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos (NAFTA) implicó que los pequeños productores de maiz mejicanos no pudieron competir con el maiz subsidiado procedente de las grandes corporaciones de EE.UU. El Acuerdo resultó en un incremento de la pobreza rural del 54% en 1989 al 64% en 1998. Durante los cinco años siguientes al NAFTA, el precio de las tortillas de maíz (alimento básico de la dieta mejicana) se incrementó un 279% (FoodFirst, 2002)

En todo este proceso, las empresas transnacionales han adquirido una posición de dominio total sobre los mercados internacionales, controlando los diferentes eslabones de la cadena alimentaria a través de procesos de absorción de los más pequeños y acuerdos de negocio entre grandes empresas. Así, las empresas productoras de semillas son ahora también agroquímicas, farmacéuticas e incluso petroleras. Estas compañías se han apropiado ya de secuencias genéticas completas de productos alimentarios, que les permiten controlar también todo el proceso productivo. La falta de recursos y capacidad de los países empobrecidos para poner en marcha sistemas de patentes se refleja en que el 98% de las patentes de organismos vivos sean propiedad de las corporaciones de los países desarrollados, cuando sobre el total de biotipos patentados, el 90% proceden de los países empobrecidos (FIAN, 2005).

Uno de los mayores problemas que enfrentan los pequeños productores agrícolas de países empobrecidos es la reducción de los precios locales por la importación de productos agrícolas baratos subsidiados. Los precios que los agricultores reciben de sus cosechas han caído en los últimos 25 años, mientras que los precios al consumidor se han incrementado, así como los costes de producción. Las grandes corporaciones han sido las beneficiadas, pues a través de un sus procesos de concentración y monopolio establecen precios bajos a los productores y altos a los consumidores, obteniendo importantes márgenes de beneficio La Soberanía Alimentaria propone la puesta en marcha de nuevas estrategias para enfrentar el dominio existente de las grandes transnacionales.

Según el Comité ONG/OSC la soberanía alimentaria busca promover un comercio justo dirigido a garantizar el acceso a los alimentos de toda la población mediante:

  • La prioridad a la producción y el comercio local y regional antes que la exportación
  • La posibilidad de que los productores puedan protegerse de las importaciones a bajo precio
  • Los apoyos públicos a los agricultores siempre que no están dirigidos a promover la exportación a bajo precio
  • La estabilidad de los precios agrícolas.


En 2005, Vía Campesina realizó algunas propuestas concretas con este objetivo que se detallan en el cuadro siguiente:



Propuesta de Vía Campesina por una Soberanía Alimentaria y un comercio internacional en beneficio de los pueblos.


Las instituciones internacionales deberán desarrollar mecanismos que ayuden a apoyar y proteger los sistemas alimentarios locales y domésticos y a respetar las políticas locales y nacionales que han sido definidas para organizar estos sistemas. Esto debe ser ejecutado de la siguiente manera:
  • Es necesaria una fuerte legislación contra el dumping que sea capaz de detener a los exportadores en la destrucción de los mercados locales.
  • A los gobiernos debe garantizárseles el derecho a controlar y detener las importaciones de alimentos para poder estabilizar sus mercados internos. Los recursos esenciales (tierra, semillas, agua) tienen que ser protegidos contra la privatización y el control corporativo. Este y otros principios pueden ser establecidos dentro de una Convención Internacional sobre Soberanía Alimentaria bajo el auspicio de un cuerpo internacional apropiado que sustituirá el Acuerdo sobre la Agricultura (AoA) y las cláusulas más relevantes de otros acuerdos de la OMC.
  • Una Declaración Internacional sobre los Derechos Campesinos que definirá y defenderá los derechos del campesinado y de la pequeña producción sobre los bienes y los recursos, y que proporcionará la protección legal necesaria para ejercer el derecho a producir. Este tratado deberá ser integrado dentro del sistema de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos
  • Tratados internacionales sobre los productos que controlen la oferta a un nivel internacional y que garanticen precios justos a los productores campesinos para sus principales exportaciones como el cacao, el café, el algodón, el maíz, el trigo, el arroz, etc.
  • Un cuerpo internacional de monitoreo para analizar y evaluar de manera exhaustiva los efectos de la liberalización del comercio sobre la soberanía alimentaria.


Fuente: Vía Campesina, 2005.





La soberanía alimentaria no es contraria al comercio de los alimentos, sino que busca promover un comercio justo dirigido a garantizar el mantenimiento de los productores el acceso a los alimentos de toda la población.

Sin embargo, si que es contraria a que los alimentos sean considerados una mercancía y que por lo tanto pueda ser regulada por los mismos mecanismos del comercio internacional que cualquier otro producto. Los alimentos implican la administración de los recursos naturales productivos: son cultura, agricultura, y salud los alimentos son la vida misma (Rosset, 2004).

La Soberanía Alimentaria no es contraria a los subsidios agrícolas, su posición frente a las ayudas a la agricultura depende de quienes lo reciban para que van a ser utilizados y cual es sea su valor. Los subsidios dirigidos a la agricultura familiar para dinamizar la economía rural, promover prácticas sostenibles, el manejo adecuado de los suelos y cultivos, y los mercados locales, deben de ser mantenidos y promovidos. Sin embargo, aquellos subsidios que van dirigidos a grandes cultivadores y corporaciones, que conllevan el dumping (venta a precios por debajo de los costes de producción) y la destrucción de los medios de vida en los países empobrecidos deben de ser rechazados y eliminados.




Lecturas recomendadas específicas y referencias web:


Food First/Institute for Food and Development Policy. 2002. Policy think tank reports find agricultural trade agreements hurt family farmers and the poor. http://www.foodfirst.org/en/media/press/2003/policybriefsftaa.html

SHIVA, Vandana (2003), Cosecha robada. El secuestro del suministro mundial de alimentos , Paidós, Barcelona.

Vía Campesina, 2005 Por una soberanía alimentaria para una producción de base campesina y un comercio internacional en beneficio de los pueblos.
http://edualter.pangea.org/material/sobirania/por%20una%20soberania%20alimentaria.pdf

Windfuhr, M. y Jonson, J. (2005). Soberanía Alimentaria: Hacia la democracia en los sistemas alimentarios locales FIAN Internacional. http://www.nodo50.org/plataformarural/soberaniaalimentaria.pdf




NOTAS:
  1. ® Los usos y objetivos de la ayuda alimentaria han ido evolucionando a lo largo del tiempo en función de las circunstancias históricas y de otros factores, que han impulsado la transición de un uso geopolítico y comercial de la ayuda a una ayuda alimentaria en forma de donación y orientada a los países pobres para su desarrollo (Perez de Armiño, K.). Las nuevas tendencias se han plasmado también en la firma por los principales donantes el 13 de abril de 1999 del Convenio de Londres sobre ayuda alimentaria.


6. Reconocimiento e importancia actual de la Soberanía Alimentaria
Independientemente de los aspectos contemplados en los apartados anteriores, y del proceso de construcción del concepto de Soberanía Alimentaria, lo cierto es que frente al incremento de las cifras del hambre y al empeoramiento de la situación alimentaria en el mundo, las soluciones aportadas por las organizaciones internacionales y los países desarrollados y muchos en desarrollo en los foros internacionales continúan respondiendo a un modelo neoliberal en los que las soluciones aportadas son poco creativas.

Están fundamentalmente enfocadas desde una visión global de la inseguridad alimentaria que fundamentalmente plantean debe resolverse desde el aumento de la productividad, con una visión neomalthusiana basada en el argumento de la incapacidad del mundo de dar de comer a los más de 9000 millones de habitantes que el mundo albergará en el año 2050. Las propuestas concretas continúan estando basadas en mejoras tecnológicas de corto plazo: subsidios para la compra de insumos, semillas mejoradas para cultivos alimentarios. Todo ello viene reflejado en una de las iniciativas que impulsan la Fundación Bill y Melinda Gates y la Fundación Rockefeller, denominada la Asociación para una Revolución Verde en África -AGRA-.

A través de la Soberanía Alimentaria se pone de manifiesto que la solución a los problemas actuales no se logrará por el incremento del rendimiento a través de la tecnología; sino que viene por el desarrollo endógeno, sostenible, que respete la diversidad productiva y cultural alimentaria, por el acceso equitativo al recurso tierra y al agua, por el respeto a la biodiversidad y por la valoración de las tecnologías locales. Se ha comprobado que la productividad de la pequeña agricultura diversificada desde el punto de vista alimentario y nutricional tiene mayores beneficios económicos y sociales que la apuesta por el monocultivo tecnificado.

Es evidente que el concepto de Soberanía Alimentaria cada vez representa en mayor medida a un mayor número de ONGs y organizaciones de la sociedad civil. Para muchas de estas organizaciones, fundamentalmente vinculadas al movimiento vinculado a la Vía Campesina, la soberanía alimentaria es el marco central de política desde el cual movilizan sus propuestas. Otras organizaciones campesinas, sociales, ONGs de Desarrollo y organizaciones de derechos humanos no necesariamente apoyan este concepto en toda su dimensión, pues pueden no estar de acuerdo con algunos elementos que postula el mismo, pero apoyan parcialmente algunas de las propuestas.

El concepto la Soberanía Alimentaria también es considerado ya por algunos países en sus políticas alimentarias, este es el caso por ejemplo de Ecuador, Nicaragua, Méjico, Costa Rica y Malí, en los que sus leyes o propuestas de Ley ya contemplan este término.

Por otro lado, coincidiendo con el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el pasado 10 de diciembre de 2008 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Protocolo Adicional para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, mediante el cual cualquier individuo puede presentar denuncia ante cualquier corte judicial de orden internacional sobre violaciones realizadas al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Por lo tanto, pueden ser denunciados en el sistema judicial internacionales las violaciones al derecho a la alimentación. Este es un avance muy importante en uno de los principios básicos de la Soberanía Alimentaria y que se pondrá de manifiesto a medida que los países ratifiquen este Protocolo.

Finalmente, el proceso de reforma del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) actualmente en curso[30], empieza a considerar una mayor participación de la sociedad civil organizada en esta instancia de decisión de la gobernanza del sistema agroalimentario a nivel mundial. La conformación de un Grupo de Contacto con una amplia participación de la sociedad civil en el diseño de lo que será el nuevo CSA (Action Aid, Oxfam, Via Campesina, IPC...) y la apertura de este Comité a otras organizaciones de Naciones Unidas relacionadas con la agricultura y la alimentación, auguran un proceso participativo e inclusivo en la elaboración del Documento de Reforma del CSA que se presentará para aprobación en la sesión 35 del CSA a celebrarse en Octubre de 2009.

Todos estos procesos ocurren en un momento en el que el mundo se enfrenta a una situación de crisis financiera, en el que se ponen en duda los cimientos de una economía globalizada, y en la que se buscan opciones basadas en una economía más social, que ponga limites a la usura y que respete a las personas y al medio ambiente.

La Soberanía Alimentaria como alternativa al modelo prevaleciente es cada vez más reconocida por países y organizaciones a nivel local e internacional que empiezan a considerar muy seriamente muchos de sus postulados.



Lecturas recomendadas específicas y referencias web:


Algunas Leyes aprobadas o en proceso de aprobación sobre Soberanía Alimentaria:
Costa Rica: propuesta de ley marco de seguridad y soberania alimentaria y nutricional www.fao.or.cr/docs/propuesta_ley_marco_sam.pdf

Ecuador: Ley de Soberanía Alimentaria aprobada el 17 de febrero de 2009 http://www.agroecuador.com/html/RegOficiales/2009/may15/LEY%20SOBERANIA%20ALIMENTARIA%20RO%20583%20MYO052009.pdf

Méjico: Ley de Planeación para la Soberanía y Seguridad Agroalimentaria y Nutricional http://desarrollo.diputados.gob.mx/camara/content/view/full/7575

Nicaragua: Ley de Soberanía Alimentaria y Sguridad Alimentaria y Nutricional.
http://legislacion.asamblea.gob.ni/sileg/iniciativas.nsf/01c00d5076037b5b062572d00072bee8/caf29f2bb00d13dd06256886005796dc?opendocument&tablerow=3.1#3

Relator Especial del Derecho a la Alimentación. http://www2.ohchr.org/english/issues/food/index.htm




NOTAS:
  1. ® En la sesión 34 del CSA (14-17 Octubre 2008) y en respuesta a la evaluación de la FAO, los Estados Miembros de la FAO decidieron que se debía iniciar un proceso de reforma y fortalecimiento del Comité con el fin de renovar y reforzar la gobernanza del sistema alimentario global. Este proceso de reforma debía contar con la participación de todos los actores involucrados en la seguridad alimentaria a nivel global, regional y nacional.


Recursos principales
 
  Documentos y Declaraciones Claves de Soberanía Alimentaria.
1996.

  • Food Sovereignty: A Future Without Hunger. La Vía Campesinas 1996 Statement by the NGO Forum to the World Food Summit, NGO Forum to the World Summit http://www.voiceoftheturtle.org/library/1996%20Declaration%20of%20Food%20Sovereignty.pdf


2001.



2002.



2003.



2005.



2006.



2007.

  • Final Statement of the Nyéléni Forum on Food Sovereignty. Sélingué, Mali. Segundo Foro Mundial de Soberanía Alimentaria, http://www.nyeleni.org


  Páginas Web de ámbito internacional en el tema de Soberanía Alimentaria
 
  Páginas de Naciones Unidas y organismos internacionales
NACIONES UNIDAS.

FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación)

http://www.fao.org/index_es.htm

La FAO lidera las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre. Ayuda a los países en desarrollo y a los países en transición a modernizar y mejorar sus actividades agrícolas, forestales y pesqueras, con el fin de asegurar una buena nutrición para todos. Sus principales áreas de intervención son: a) ofrecer información, b) compartir conocimientos especializados en materia de políticas, c) ofrecer un lugar de encuentro para los países, y d) llevar el conocimiento al campo. Su web proporciona información muy completa sobre todas las áreas relacionadas con la seguridad alimentaria y la nutrición.

ÁREAS TEMÁTICAS DE FAO:

  • FAO Semillas, Diversidad y Desarrollo.

    http://www.fao.org/economic/esa/seed2d/sedidehome/es/

    Página temática sobre los temas de Semillas, Diversidad y Desarrollo desarrollada por la FAO y varias contrapartes internacionales que presenta resultados de proyectos e investigación de diversos países así como documentación relacionada con esos temas.

  • FAO Recursos Genéticos y Biodiversidad.

    http://www.fao.org/nr/biodiv/biodiv-home/es/

    Página temática sobre Recursos Genéticos y Biodiversidad desarrollada por la FAO y por el Ministerio de Agricultura de Italia que presenta resultados y información relacionada con esos temas.

  • FAO Tenencia de la Tierra.

    http://www.fao.org/nr/tenure/lt-home/es/

    Página temática sobre Tenencia de la Tierra desarrollada por la FAO que presenta resultados, información y documentación relacionada con ese tema.

  • FAO Recursos de la Tierra.

    http://www.fao.org/nr/land/land-resources-home/es/

    Página temática sobre Recursos de la Tierra desarrollada por la FAO que presenta resultados y documentación relevante relacionada con esos temas.

  • FAO Nutrición y Protección del Consumidor.

    http://www.fao.org/ag/agn/index_es.stm

    Página temática desarrollada por la FAO que presenta información importante relacionada con la nutrición y protección del consumidor.

  • FAO Departamento de Pescas y Acuicultura.

    http://www.fao.org/fishery/es

    Página temática desarrollada por la FAO que presenta información, documentación, estadísticas, glosario y hojas técnicas relacionadas con el tema de la pesca y acuicultura.


DOCUMENTOS DE REFERENCIA DE ACTUALIZACIÓN PERMANENTE FAO.

  • El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (SOFI).

    http://www.fao.org/publications/sofi/index_es.htm

    El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo informa sobre los esfuerzos realizados en el mundo y en los países para alcanzar el objetivo establecido por la Cumbre Mundial sobre la Alimentación en 1996: reducir a la mitad el número de personas subnutridas en el mundo para el año 2015.

  • El estado mundial de la agricultura y la alimentación (SOFA).

    http://www.fao.org/publications/sofa/index_es.html

    El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación (SOFA) es una publicación anual de FAO que presenta los resultados y las perspectivas sobre la situación de la agricultura y la alimentación a nivel mundial. informes disponibles desde 1993.

  • El estado mundial de la pesca y la acuicultura (SOFIA).

    http://www.fao.org/fishery/sofia/es

    El estado mundial de la pesca y la acuicultura (SOFIA) es un informe que se publica cada dos años para proporcionar a los responsables de las políticas, a la sociedad civil y a aquellos cuyos medios de subsistencia dependen de este sector un panorama general, objetivo y completo de la pesca de captura y la acuicultura, así como de las correspondientes cuestiones normativas. Informes disponibles desde 1995.


DERECHOS HUMANOS (NACIONES UNIDAS).

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos.

http://www.ohchr.org

Sitio web que contiene numerosa información desde los tratados internacionales centrales de derechos humanos, hasta materiales educativos sobre DDHH. Tiene un buscador para encontrar el contenido de Acuerdos y Tratados internacionales sobre DDHH, en varios idiomas. Se pueden encontrar los informes por país del relator de NU para el Derecho a la Alimentación.

Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación.

http://www.righttofood.org

Página web de la Unidad de Investigación sobre el Derecho a la Alimentación. Esta Unidad fue creada en 2001 para apoyar al Relator Especial de las NNUU sobre el Derecho a la Alimentación (actualmente el Sr. Olivié de Schutter) en colaboración con del Alto Comisionado de las NNUU para los Derechos Humanos. En esta web, se pueden encontrar los informes del Relator Especial a la Comisión de NNUU sobre los Derechos Humanos, a la Asamblea General de las NNUU, e informes de misiones para examinar el derecho a la alimentación en el mundo.

Unidad de Derecho a la Alimentación de la FAO.

http://www.fao.org/righttofood/index_es.htm

Este Portal tiene por objetivo mejorar el acceso a la información, el conocimiento y el material de capacitación relativos a la aplicación del derecho a la alimentación con el fin de fomentar la adopción de las Directrices Voluntarias, contribuyendo de este modo a la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza. Tiene recursos educativos, un curso de aprendizaje electrónico sobre el derecho a la alimentación, y una biblioteca virtual muy completa sobre el tema.

OTROS NACIONES UNIDAS.

Proyecto Milenio de Naciones Unidas.

http://www.unmillenniumproject.org

Portal del Proyecto del Milenio en el que se accede al informe final completo Invirtiendo en desarrollo presentado en el año 2005 con recomendaciones para cumplir con los ODM, en varios idiomas . Cuenta además con la acceso a los informes específicos de los grupos de trabajo de los ODM, entre ellos el Grupo de Trabajo del Hambre. Se relacionan los ODM y los indicadores para su seguimiento.

REDES DE INVESTIGACIÓN Y CONOCIMIENTO.

Food Security Information for Action Network (EC/FAO)

http://www.foodsec.org/index.htm

La Red de Seguridad Alimentaria e Información para la Acción es un programa de la Comisión Europea y FAO dirigido a reforzar las capacidades nacionales para producir, gestionar y utilizar la información sobre seguridad alimentaria de diferentes sectores para lograr políticas y programas más efectivas.

LandTenure.Info Elementos Básicos sobre Sistemas de Tenencia de la Tierra.

http://www.landtenure.info/sito.html

Landtenure.Info es una base de conocimiento que presenta la evolución de la situación de las estructuras agrarias y de la tierra de países seleccionados. El proyecto viene siendo desarrollado por la FAO en contraparte con varias organizaciones internacionales, y pretende recopilar y diseminar información pública que se encuentra dispersa sobre sistemas de tenencia de la tierra en un formato integrado y accesible.

Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR).

www.cgiar.org

Página con enlaces a los 15 Centros Internacionales de Investigación Agrícola y con una librería virtual http://vlibrary.cgiar.org con un motor de búsqueda que accede a los documentos de dichos centros.

  • Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI)

    www.ifpri.org

    Es uno de los centros del CGIAR con amplia información de estudios e investigaciones por tema y por país, relacionados con las políticas de seguridad alimentaria y nutricional. Contiene información sobre temas emergentes que inciden en la alimentación a nivel mundial y cuenta con un activo blog del hambre en el mundo con diversas categorías para incorporar comentarios.


Fundación Development Gateway.

www.developmentgateway.org

Development Gateway es un portal de recursos en línea para compartir información y conocimientos sobre temas de desarrollo a nivel mundial. Posee un directorio online que nos permite saber quien hace que, donde y con que fondos en la cooperación internacional, además de foros temáticos específicos (existe un foro sobre seguridad alimentaria)

Eldis.

http://www.eldis.org/

Eldis es un recurso en línea del Instituto de Estudios de Desarrollo (IDS Sussex) que tiene el objetivo de compartir las mejores políticas, practicas e investigaciones relacionadas con temas de desarrollo. Eldis ofrece mas de 22.000 documentos resumidos de mas de 4.500 organizaciones ligadas al desarrollo todos disponibles para poder descargarlos gratuitamente. A través de esta web, también se pueden compartir experiencias con mas de 80.000 personas que trabajan en temas de desarrollo.

Foro de Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSN Forum).

http://km.fao.org/fsn/fsn_home.html

El Foro de SAN es una comunidad en línea, creada en octubre de 2007 por la FAO, cuyos miembros comparten experiencias, identifican recursos, se ayudan mutuamente y encuentran soluciones a cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria y nutriciónal (SAN), concentrándose en políticas y estrategias de SAN.

Instituto de Estudios del Hambre-IEH.

http://www.ieham.org

El Instituto de Estudios del Hambre es una organización dirigida a investigar y formar capacidades en los países en desarrollo para la lucha contra el hambre. Cuenta con una biblioteca on line totalmente accesible y un foro de discusión sobre temas de actualidad relacionado con la alimentación en los países en desarrollo. Cuenta con una biblioteca y un Foro de discusión de la sociedad civil sobre Tecnologías Sociales .que ha desarrollado junto a la Red Internacional de Seguridad Alimentaria IFSN de ActionAid.

Red de Investigación Acción sobre la Tierra.

http://www.acciontierra.org/

La Red de Investigación Acción Sobre la Tierra (LRAN) es una red de investigadores y colectivos comprometida en la defensa de la soberanía alimentaria. Esta coordinado por los siguientes organismos: FoodFirst/The Institute for Food and Development Policy (Estados Unidos), Focus on the Global South (Tailandia), la Rede Social de Justica e Direitos Humanos (Brasil) y el National Land Committee (África del Sur). Su Página Web dispone de artículos de noticias actualizados, llamados a acción urgentes, comunicados de prensa, y temas especiales (Banco Mundial, Violencia y Represión, Reforma de la Tierra, Sudamérica, Mujeres y Género, Movimientos Populares, Agricultura Campesina, Agroindustria y Biotecnología).

IAASTD-International Assessment of Agricultural Knowledge, Science and Technology for Development.

http://www.agassessment.org/

Este Informe, preparado por un panel de 700 científicos de todo el mundo durante un periodo de cinco años es actualmente el informe de referencia a nivel global sobre la utilización del conocimiento científico y tecnológico de la agricultura para el Desarrollo. En su origen se plantea como un informe de las características del Informe del Panel de Cambio Climático IPCC. Actualmente esta aprobado por 58 países.


  Sociedad civil
Via Campesina.

www.viacampesina.org

La Vía Campesina es un movimiento internacional campesino, de pequeños y medianos productores, mujeres rurales, indígenas, personas sin tierra, jóvenes rurales y trabajadores agrícolas. Este movimiento defiende los valores e intereses básicos de sus miembros. Es un movimiento autónomo, plural, multicultural, independiente, sin afiliación política, económica o de otro tipo. Las organizaciones que forman Vía Campesina vienen de 56 países de Asia, África, Europa y el continente Americano.

Action Aid IFSN.

http://www.ifsn-actionaid.net/c/aa/index.php

IFSN (Red Internacional de Seguridad Alimentaria) es un proyecto financiado por la CE cuyo objetivo es fortalecer las capacidades de la sociedad civil del Sur, para el diálogo e influencia en la seguridad alimentaria en el nivel local, nacional e internacional. IFSN es una red de actores de la sociedad civil incluyendo ONG, academia, organizaciones de consumidores, movimientos de productores y asociaciones de mujeres, teniendo como población objetivo a mujeres y hombres que están viviendo con o amenazados por el hambre.

FIAN (Food International Action Network).

http://www.fian.org

Constituida en 1986 como primera organización internacional de derechos humanos que lucha por la realización del derecho a una alimentación adecuada, FIAN tiene unos 45 grupos locales activos alrededor del mundo y actualmente un total de 3.600 miembros en más de 50 países. En el sitio web se encuentran informaciones de actualidad relacionadas con el derecho a la alimentación; campañas de envío de cartas de protesta; documentos en investigaciones recientes e información diferenciada por regiones del mundo.

Comité Internacional de Planificación NGO/CSO para la Soberanía Alimentaria.

http://www.foodsovereignty.org

Se trata de una red global de ONGs y Organizaciones de la Sociedad Civil relacionadas con temas de Soberanía Alimentaria. Incluye organiaciones sociales que representan a pequeños agricultores, pescadores artesanales, indígenas y sindicatos de trabajadores agrícolas. Muchos de sus miembros trabajan en red desde la celebración del Foro de Soberanía Alimentaria paralelo a la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996.

ETC Group. Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración.

http://www.etcgroup.org

El Grupo ETC se dedica a la conservación y promoción de la diversidad cultural y ecológica y los derechos humanos. Con este objetivo, ETC promueve el desarrollo de tecnologías socialmente responsables que sirvan a los pobres y marginados. También trabaja en cuestiones de gobernancia internacional y monitoreo del poder corporativo. La fuerza del Grupo ETC se encuentra en la investigación y análisis de la información tecnológica (particularmente, pero no exclusivamente, sobre recursos genéticos de las plantas, las biotecnologías y en general la diversidad biológica), y en el desarrollo de opciones estratégicas relacionadas con las ramificaciones socioeconómicas de las nuevas tecnologías.

ROPPA - Réseau des Organisations Paysannes et de Producteurs de lAfrique de lOuest.

http://www.roppa.info

Organización fundada en julio de 2000 que agrupa las organizaciones campesinas de 10 países del Africa del Oeste (Bénin, Burkina Faso, Côte dIvoire, Gambie, Guinée, Guinée- Bissau, Mali, Niger, Sénégal, Togo).

UK Food Group.

http://www.ukfg.org.uk/

UK Food Group (UKFG) es la red de ONGs de Reino Unido que agrupa a instituciones que trabajan en seguridad alimentaria.

FoodFirst-Instituto para la Alimentación y la Política de Desarrollo .

http://www.foodfirst.org

Instituto para el análisis de las causas fundamentales del hambre en el mundo, la pobreza y la degradación ecológica y el desarrollo de soluciones en colaboración con los movimientos que trabajan por el cambio social.

GRAIN.

http://www.grain.org/

ONG internacional que promueve el manejo y uso sustentable de la biodiversidad agrícola basada en el control de la población sobre los recursos genéticos y el conocimiento tradicional. Su URL contiene una sección de novedades sobre diversidad; la edición completa y su archivo de la revista Biodiversidad.

SIMAS.

http://www.simas.org.ni/

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible (SIMAS) es una ONG nicaragüense con sede en Managua especializada en agricultura y desarrollo rural. Dispone de dos boletines, especializados en información actualizada específica sobre su ámbito de trabajo; un directorio de instituciones de ámbito regional, un fondo documental, un calendario de eventos, descripción de experiencias.

Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI)

http://www.cerai.es/

CERAI es una ONG de Desarrollo con sede en Valencia y organizadora del Foro Mundial para la Reforma Agraria http://www.fmra.org, está especializada en el mundo rural, tanto español y europeo como a nivel internacional, con especial énfasis en los problemas de subdesarrollo. Entre otras cosas, incluye textos de publicaciones propias y dispone de un fondo documental especializado on-line.

PROSALUS.

http://www.prosalus.es/

PROSALUS es una ONG de Desarrollo con sede en Madrid, incluye documentación de una campaña de sensibilización e incidencia sobre el Derecho a la Alimentación llevada a cabo conjuntamente con Caritas, Ayuda en acción e Ingenieros sin Fronteras. Incluye documentación especifica de la campaña, artículos y documentos sobre el hambre y el derecho a la alimentación y enlaces especializados.

Campaña de Derecho a la Alimentación.

Sitio Web en el que se reflejan las campañas, documentos y un foro de debate en torno a la promoción del derecho a la alimentación. Está organizado por Prosalus, Caritas, Ayuda en acción e Ingenieros sin Fronteras.

Veterinarios sin Fronteras.

http://www.veterinariossinfronteras.org/


Página Web de Veterinarios sin Fronteras especializada en información sobre soberanía alimentaria y derecho a la alimentación, líneas de especialización de esta organización tanto en cooperación como en sensibilización. Incluye noticias de actividades y citas internacionales, artículos publicados en medios de comunicación de elaboración propias e investigaciones.

Acción por la Biodiversidad (América Latina).

http://www.biodiversidadla.org

Especializada en brindar materiales de interés en castellano sobre los temas claves relacionados con la biodiversidad OGM, biopiratería, defensa de los derechos de los pueblos, patentes y otras formas de propiedad intelectual, biodiversidad agrícola, opciones para el desarrollo local sostenible, entre otros. Pone a disposición un fondo documental muy amplio.


Glosario de Términos
Acuerdo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (AMSF). Acuerdo firmado en la Ronda de Uruguay en 1994 y establece que los miembros de la OMC tienen el derecho de adoptar las medidas sanitarias y fitosanitarias y aplicarlas en cuanto sea necesario para proteger la salud y la vida de las personas y los animales o para preservar los vegetales. Cada país podrá adoptar las Medidas Sanitarias y Fitosanitarias necesarias para proteger la salud humana, animal o vegetal, siempre que dichas medidas estén basadas en principios científicos Los estándares internacionales existentes son los planteados desde la Comisión del CODEX Alimentarius para la salud humana, la Oficina Internacional de Epizootias para la salud animal (OIE) y la Convención Internacional para la Protección de las Plantas (CIPP)

Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio (AOTC). Tiene como objeto asegurar que el uso de las normas, los reglamentos o los procedimientos de evaluación de la conformidad, no se conviertan en barreras, en restricciones encubiertas al comercio internacional o en un medio de discriminación.

Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual en el Comercio (ADPIC). El objetivo de este convenio es la protección de los derechos de propiedad intelectual para fomentar la innovación tecnológica y la transferencia y difusión de la tecnología. Este acuerdo es muy controvertido por enfrentar los intereses de los países desarrollados y compañías defensoras del establecimiento de derechos de propiedad intelectual sobre los organismos vivos, y muchos países en desarrollo partidarios de una distribución justa y equitativa de los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos para la agricultura y la alimentación.

Biodiversidad: Variedad de vida en todas sus formas, niveles y combinaciones, incluida la diversidad de ecosistemas, la diversidad de especies y la diversidad genética.

Biotecnología moderna: Se entiende la aplicación de: (a) técnicas in vitro de ácido nucleico, incluidos el ácido desoxirribonucleico (ADN) recombinante y la inyección directa de ácido nucleico en células u orgánulos, o (b) la fusión de células más allá de la familia taxonómica, que superan las barreras fisiológicas naturales de la reproducción o de la recombinación y que no son técnicas utilizadas en la reproducción y selección tradicionales. Definición de la Comisión del Codex Alimentarius.

Codex Alimentarius es una colección de Normas Alimentarias aceptadas internacionalmente (pero no vinculantes) y presentadas de modo uniforme para los principales alimentos elaborados, semielaborados y sin elaborar; incluye, entre otras, disposiciones referidas a la higiene, etiquetado, residuos, contaminantes y aditivos. Estas normas establecen los requisitos que deben cumplir los alimentos para garantizar al consumidor productos inocuos, nutritivos, genuinos, no adulterados y debidamente etiquetados.

Convenio de Londres fue aprobado en 1999 por Argentina, Australia, Canadá, la Unión Europea y sus Estados Miembros, Japón, Noruega, Suiza y los Estados Unidos que son los miembros del Comité de Ayuda Alimentaria (países donantes). Sus compromisos representan avances importantes en los objetivos y gestión de la Ayuda Alimentaria (AA): (a) la AA debe servir para reforzar estrategias de seguridad alimentaria en los países receptores y coherente con otras políticas de cooperación para el desarrollo, (b) permite a los donantes establecer sus compromisos en dinero además de en especie, (c) el compromiso puede establecerse en otros productos diferentes a los cereales; (d) debe priorizarse a los países menos desarrollados y a los importadores netos con bajos ingresos, en tanto que la ayuda a otros países deberá limitarse a emergencias, crisis financieras o grupos vulnerables; (e) la ayuda como ventas concesionales debe reducirse, y nunca exceder del 20% de la ayuda comprometida ante el Convenio por cada firmante; (f) se alienta la práctica de las compras locales (en el propio país receptor) y triangulares (realizadas en otros países), como medio de estimular la producción y el comercio; (g) la AA debe gestionarse de forma que no se desincentive la producción local, se respeten los hábitos alimentarios, se refuercen las capacidades locales, se posibilite la participación de las mujeres en su gestión y se mejore la coordinación de los donantes sobre el terreno.

Derecho a la alimentación: El derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, directamente o mediante compra con dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece el consumidor y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

Desarrollo rural: El proceso de revitalización equilibrado y autosostenible del mundo rural basado en su potencial económico, social y medioambiental mediante una política regional y una aplicación integrada de medidas con base territorial.

Desnutrición: Estado patológico resultante de una dieta deficiente en uno o varios nutrientes esenciales o de una mala asimilación de los alimentos.

Desnutrición aguda: Deficiencia de peso para altura. Delgadez extrema o emaciación.

Desnutrición crónica: Retardo de altura para la edad.

Desnutrición global: Deficiencia de peso para la edad. Insuficiencia ponderal.

Hambre: Escasez de alimentos básicos, que causa carestía y miseria generalizada.

Hambruna: El resultado de una secuencia de procesos y sucesos que reduce la disponibilidad de alimentos o el derecho al alimento, causando un aumento notable y propagado de la morbilidad y mortalidad.

Inseguridad alimentaria: Situación que se da cuando las personas carecen de un acceso seguro a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para un crecimiento y desarrollo normales y una vida activa y sana.

Inocuidad Alimentaria: Relacionada con los riesgos asociados a la alimentación que pueden incidir en la salud de las personas, tanto riesgos naturales, como originados por contaminaciones, por incidencia de patógenos, o bien que puedan incrementar el riesgo de enfermedades crónicas como cáncer, enfermedades cardiovasculares y otra.

Malnutrición: Estado patológico resultante, por lo general, de la insuficiencia o el exceso de uno o varios nutrientes o de una mala asimilación de los alimentos.

Medio de Vida Sostenible. Aquellos medios de vida medio de vida se puede considerar que es sostenible cuando puede resistir las presiones y crisis y recuperarse después de ellas y mantener o aumentar sus capacidades y activos (naturales, sociales, humanos, físicos y financieros) tanto en el presente como en el futuro sin poner en peligro la base de recursos naturales.

Seguridad alimentaria: A nivel de individuo, hogar, nación y global, cuando todas las personas en todo momento tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana.

Soberanía Alimentaria: El derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base en la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desempeña un papel fundamental.

Subnutrición: Situación en la cual la ingestión de alimentos no cubre las necesidades energéticas básicas de forma continua.

Vulnerabilidad: Grado de exposición de las personas a los riesgos, la susceptibilidad de sus sistemas de vida a dichos riesgos y la limitación en los recursos para enfrentarlos y adaptarse a ellos.


[email protected]