Entrevistas
Construyendo diálogos
Autores corporativos:
Comité de Servicios de los Amigos Americanos (autoría; canal)
Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (colaboradora)
Foro de Diplomacia Ciudadana (responsable)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
2003
Entradilla:
Entrevista a Anders Kompass Delegado en México de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos.

Las ONGs y no solo las de derechos humanos- juegan un papel fundamental para invitar, presionar y también proponer a los organismos internacionales. Esa combinación de tener un trabajo de base y trabajar a una escala nacional, regional o mundial es muy importante para influir en las agendas de cada país y las internacionales.
Introducción/Descripción:
Entrevista realizada por Revista Futuros, agosto del 2003.

Revista Futuros (RF): Quisiera que se presentara a nuestros lectores.

Anders Kompass (AK): Vengo de una familia sueca. Tengo varias maestrías en economía, historia y relaciones internacionales. Comencé a trabajar cuando estaba todavía en la universidad, en los años 80, para una ONG de las iglesias suecas que trabajaba en Centroamérica, pero ya había trabajado antes, en los 70, como voluntario en Guatemala.

Después que terminé la universidad, mi primer trabajo fue en Salvador y Guatemala apoyando a los refugiados de la guerra. Del 83 al 92 trabaje en el Ministerio del Exterior Sueco primero como primer secretario en la Embajada de Suecia en México y luego como responsable de América Latina en la cancillería sueca. .

En el año 92 después de la firma de los Acuerdos de Paz en Salvador fui consultor del PNUD para el proceso de reconstrucción. Más tarde, de 93 al 95, como representante del PNUD y coordinador de la ONU en El Salvador.

Del 96 al 99 trabajé otra vez para el gobierno sueco, fundamentalmente en el papel de los derechos humanos en la política exterior sueca y el factor que juega la democracia en las políticas de desarrollo.

Estuve en Colombia desde el 99 hasta el 2002 como Director de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ahora estoy como Delegado en México de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos desde septiembre del 2002.

RF: Tiene una rica y diversa experiencia

AK : Me siento muy afortunado porque he tenido la posibilidad de trabajar y conocer América Latina desde diversas perspectivas: como voluntario, trabajando para una ONG, como diplomático y también como funcionario de Naciones Unidas. He conocido profundamente varios países con graves conflictos, guerras y procesos de cambios políticos, como Colombia, Salvador y ahora México.

Sin embargo mis primeras experiencias, como voluntario en Guatemala y trabajando para una ONG en Salvador son inolvidables. Me ayudaron mucho en mi formación porque me permitieron conocer más de cerca los procesos que estaba viviendo y tener puntos de vistas de muchas personas que no hubiera podido conocer como diplomático o funcionario internacional. Me agradó mucho esa etapa de mi vida.

RF A partir de su experiencia, ¿que recomendaciones harías a las ONGs de cómo trabajar el tema de derechos humanos con los organismos internacionales como Naciones Unidas, la OEA o dentro de sus propios países?

AK: Las ONGs y no solo las de derechos humanos- juegan un papel fundamental para invitar, presionar y también proponer a los organismos internacionales. Esa combinación de tener un trabajo de base y trabajar a una escala nacional, regional o mundial es muy importante para influir en las agendas de cada país y las internacionales. Las ONGs tuvieron un primordial rol en la negociación de los acuerdos de paz de Guatemala. En Colombia, si no hubiera sido por la presión de las ONGs de derechos humanos no se hubiera abierto la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos.

Es importante mantener una continuidad y una capacidad de monitoreo. Se necesitan instituciones de derechos humanos autónomas, independientes y plurales, porque la democracia por sí misma no garantiza la protección de los derechos y libertades fundamentales reconocidos universalmente. Diversos hechos históricos demuestran que un gobierno legítimamente electo puede seguir cometiendo las violaciones a derechos humanos más atroces y denigrantes, además de que no se garantiza automáticamente el cumplimiento y justiciabilidad de los derechos económicos, sociales y culturales.

RF Siempre has estado promoviendo procesos de diálogos, sin embargo Futuros es una revista de desarrollo sustentable. ¿Qué relación ves entre estos conceptos?

AK: Promover una cultura de diálogos tiene una influencia directa en cualquier modelo de desarrollo. La comunidad internacional no ha comprendido del todo esta relación y la necesidad de promover una cultura de diálogos. Muchas organizaciones que se dedican al desarrollo social priorizan otros temas más tangibles y necesarios pero si se quiere alcanzar un modelo más duradero es muy importante incluir una cultura democrática de diálogo y solución de conflictos. Es importante que Futuros promueva esta relación entre diálogo y desarrollo.

Hay gobiernos democráticos con diversas dificultades en su gestión que provocan crisis de cierta gravedad, para resolver estos conflictos es necesario promover un proceso de diálogo y concertación interna con la sociedad civil.

RF ¿Algo más que quiera decir?

AK: Hoy América Latina tiene enormes problemas relacionados con la pobreza y la gran desigualdad social. Si no hay capacidad de desarrollar políticas de diálogos corremos grandes riesgos de que se generen más problemas de conflictividad, como de hecho ya están ocurriendo en varios países.
URL:
http://www.revistafuturos.info/futuros_4/entrevista_kompass.htm
Publicado en:
FDC 2002 - 2004 ; Gloobalhoy nº21 ; Revista Futuros
Secciones GloobalHoy:
070- Acercando-pueblos
Notas:
Publicado en Revista Futuros No 4. 2003 Vol. I http://www.revistafuturos.info
[email protected]