Artículos
Los colores del arco iris tiñen foros internacionales
Autores corporativos:
Comité de Servicios de los Amigos Americanos (colaboradora)
Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (colaboradora)
Foro de Diplomacia Ciudadana (canal; responsable)

Autores personales:
Sardá, Alejandra (Autor/a)

   Descripción    Clasificación   
Entradilla:
La participación LGBT en los foros internacionales no es fácil, considerando que ninguna organización LGBT tiene estatus consultivo con ECOSOC; que los recursos económicos para viajar a las conferencias son muy escasos; que nuestra presencia todavía despierta miradas de reprobación, comentarios agresivos o descalificadores -no sólo por parte de funcionarios/as sino, lo que es bien triste, por parte de otras/os activistas
Introducción/Descripción:
Cuando en 1995, durante la IV Conferencia de Naciones Unidas sobre la Mujer (realizada en Beijing, China), la activista lesbiana Paletsa Beverly Ditsie, de África del Sur, habló en plenaria oficial ante delegaciones gubernamentales del mundo entero, quienes estaban allí supieron que se estaba produciendo un hecho histórico. El trabajo de los movimientos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) en los foros internacionales alcanzó en aquel momento una alta visibilidad, que no ha hecho sino incrementarse con el paso de los años.

Dentro de pocos días comenzará en Durban, África del Sur, la Conferencia Mundial de Naciones Unidas contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y Formas Conexas de Intolerancia, en cuyos preparativos las/os activistas LGBT han tenido una participación destacadísima. Pese a la exclusión de la ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas y Gays) - tras una votación en la que 43 países votaron a favor de que se le permitiera acreditarse, 43 en contra y 27 se abstuvieron- hay por lo menos otras ocho organizaciones LGBT ya acreditadas. La integración de activistas LGBT a las delegaciones oficiales también sirve como indicador de la fuerza que han alcanzado los movimientos en algunos países de la región. En Durban estarán, por ejemplo, Claudio Nascimento (secretario de la Asociación Nacional de Gays, Lesbianas y Travestis de Brasil); la legisladora del Distrito Federal mexicano Enoé Uranga (que es abiertamente lesbiana) y Claudia Hinojosa, destacada activista lesbiana que es una de las cuatro candidatas con mayores posibilidades de convertirse en Ombudsman para el D.F. También marcará un hito la presencia de Lohana Berkins, activista Argentina travesti - ya que hasta el momento sólo gays y lesbianas habían participado de eventos de esta naturaleza.

América Latina -a través de Brasil, principalmente, pero con el apoyo de otros países como México, Chile y Argentina- está liderando la presentación de propuestas que incluyen en forma explícita a la discriminación basada en la orientación sexual como "forma conexa de intolerancia" en esta Conferencia. Las conclusiones de la Pre-Conferencia regional (Santiago de Chile, noviembre de 2000) recogen como ninguna otra (salvo la de la Unión Europea) las demandas históricas de los movimientos LGBT en términos del reconocimiento de la discriminación basada en la orientación sexual y el deber de los estados de tomar medidas para erradicarla.

Ahora bien, ¿qué utilidad tienen estos foros internacionales para los movimientos en el plano local?

  • Los compromisos que los gobiernos adoptan en estos foros son registrados minuciosamente por las/os activistas, que luego recurren a ellos en apoyo de sus demandas concretas. Por ejemplo, basándose en la posición "de vanguardia" que Brasil está asumiendo en la Conferencia contra el racismo, el movimiento LGBT de ese país-en alianza con los movimientos negro e indígena- le han presentado al presidente Cardoso una propuesta tendiente a lograr su participación efectiva en los órganos responsables de la formulación de políticas públicas sociales.

  • La visibilidad LGBT en estos foros -sumada al trabajo cotidiano de envío de denuncias sobre violaciones a los derechos humanos de personas LGBT al Comité de DDHH de Naciones Unidas y a los Relatores o Relatoras Especiales que corresponda- ha producido dictámenes de enorme importancia legal. El citado Comité se pronunció en 1994 (caso Toonen c/Australia) reconociendo que la discriminación por orientación sexual estaba contenida en la categoría "sexo", protegida contra la discriminación en los artículos 2 y 26 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos. Ese pacto tiene rango constitucional en muchos países de América Latina, por lo que ese reconocimiento ha posibilitado que se lo invoque de manera exitosa en muchas demandas por discriminación, así como para apoyar la sanción de leyes antidiscriminatorias que incluyan orientación sexual. Ejemplos: reforma de la Constitución ecuatoriana; estados de Sergipe y Mato Grosso (Brasil), Aguascalientes y Distrito Federal (México), Ciudad de Buenos Aires (Argentina), así como más de 80 ciudades en Brasil.

  • En un plano tal vez menos tangible, creemos que toda lucha contra la discriminación y el prejuicio requiere de una paciente tarea "educativa". En los foros internacionales, las y los activistas LGBT "enseñan" con su sola presencia, además de con sus intervenciones, nociones en apariencia básicas pero imprescindibles para lograr la igualdad de derechos: que las personas LGBT existen; que sus derechos humanos están siendo violados de manera sistemática en prácticamente todos los países del mundo; que la discriminación y la desigualdad son una forma omnipresente de esa clase de violaciones; que las comunidades LGBT no están formadas por meras víctimas sino por ciudadanas/os con propuestas de transformación para sus sociedades. Esta tarea "docente" que se realiza con funcionarias/os, activistas de otros movimientos sociales, prensa y público en general, es tal vez más invisible que los logros arriba mencionados pero es la que -a la larga- los posibilita.


La participación LGBT en los foros internacionales no es fácil, considerando que ninguna organización LGBT tiene estatus consultivo con ECOSOC; que los recursos económicos para viajar a las conferencias son muy escasos; que nuestra presencia todavía despierta miradas de reprobación, comentarios agresivos o descalificadores -no sólo por parte de funcionarios/as sino, lo que es bien triste, por parte de otras/os activistas. Pero allí estamos y seguiremos estando. Cada vez somos más, con mayor pluralidad de voces, con mayor riqueza de propuestas. Y con el convencimiento pleno, solidario, de que "todos los derechos para todas las personas" es una demanda indeclinable, sin exclusión alguna.
URL:
http://www.cries.org/FDC/Adjuntos/colores.rtf
Publicado en:
FDC 2002 - 2004 ; Foro Diplomacia Ciudadana ; Gloobalhoy nº21
Secciones GloobalHoy:
110- Sociedad-civil
[email protected]