Ponencias
La Red Internacional de Mujeres Periodistas: Un sueño posible
Autores corporativos:
Comunicación e Información de la Mujer (canal)

Autores personales:
Calvo Ocampo, Fabiola (Autor/a)

   Descripción    Clasificación    Documento   
 Índice:
     Preámbulo.
     ¿Por qué una red de mujeres periodistas?.
     ¿Qué es la Red?. Por qué existe y su espíritu para convocar.
     Objetivos.
          Primer objetivo.
          Segundo objetivo.
     Cómo funcionaría la Red Internacional de Mujeres Periodistas.
     Actividades.
     Encuentro Internacional de la REDinter.mp.
Preámbulo.
Gracias a la vida que me ha dado tanto, me ha dado el sonido y el abecedario con él las palabras, que pienso y declaro…
Violeta Parra.


En un poema, Alfonsina Storni quiso alcanzar el oriente, quiso el sol tocar, pero "viendo inútil la marcha/cogí flores del suelo y me puse a jugar". En realidad era "La quimera", un imposible. La propuesta de avanzar en la construcción de una Red Internacional de Mujeres periodistas parece un sueño y quizá lo sea, pero es posible. El camino se empezó a andar.

Para iniciar el camino ha sido necesario tejer algunos elementos que nos permitieran comprender la conflictiva dinámica del mundo actual y que necesariamente afectan nuestra vida como personas, mujeres y profesionales del periodismo.

El fenómeno actual de la economía de globalización liberal, la concentración de las grandes empresas, el control por los sectores estratégicos y la lucha por los mercados conduce al enriquecimiento desmesurado de las multinacionales y al empobrecimiento de los más pobres.

Los atentados contra la Torres Gemelas, la invasión a Irak, el atentado en Madrid, no es más que el resultado de una política guerrerista por el petróleo y el control del mercado, una actitud de prepotencia de gobiernos con sus pueblos y los pueblos del mundo. El fundamentalismo en todas sus formas, actitudes y comportamientos no tiene matices, es el monopensamiento expresado en terrorismo de Estado o el terrorismo sin el poder político, unos y otros intentando mantener o encontrar el dominio del mundo económico, político, militar e ideológico. El mundo de buenos y malos, el mundo de la satanización en el que siempre hace falta un enemigo, el mundo del monoteísmo como convicción o pretexto.

Los medios de comunicación, hacen parte de los fenómenos mundiales y que al igual que las otras empresas, se funden, se relocalizan y buscan la optimización de las ganancias, apoyan campañas políticas y toman posturas frente a los acontecimientos nacionales o internacionales, y a ellos también llega, como tentación o salvación el pensamiento único. Quizá un buen ejemplo, es el cubrimiento de la invasión en Irak.

La internacionalización de la red audiovisual, un fenómeno que ya se había registrado en el cine, fortaleció el dominio de Estados Unidos, que controla el 40% del mercado. A Canadá y Australia le corresponde el 10%, a Europa el 30% y a Japón el 10%. Esos mercados donde convergen múltiples intereses geoestratégicos, son verdaderos campos de batalla.

Los grandes grupos multimedia, protagonistas de las fusiones trasnacionales, diversificaron sus estrategias para controlar todo el sector, desde la producción de imágenes y de información hasta su difusión en todo el mundo
[1].

Los cambios van deprisa. El otro pensamiento político, el de la democracia, los derechos humanos y la justicia social, intenta redefinir y reconducir su actuación, tiene en cuenta las experiencias de las luchas de los años sesenta y setenta, el estado de bienestar alcanzado en Europa occidental y las conquistas de la mujer producto del tesón del movimiento feminista y de mujeres comprometidas con un cambio.

Hoy no es el momento de revoluciones (aunque puede volver) pero sí el de transformaciones, del encuentro de equilibrios que permitan a la sociedad disfrutar de los grandes avances tecnológicos de ese estado de bienestar para las mayorías, ese por el cual ha luchado una parte de la humanidad.

Y dentro del contexto actual (posterior a la caída del muro de Berlín, el avance del pensamiento único, los acelerados cambios de la economía que ha traído el mayor empobrecimiento de los más pobres junto al enriquecimiento de los más ricos), surge el movimiento antiglobalización, las redes y las convocatorias de protestas por internet y móvil [2]. Son formas de movilización desconocidas en décadas anteriores y nuevas dinámicas que aún se encuentran en proceso de madurez.

El final de la guerra fría, obligó a los Estados Unidos de América a encontrar un nuevo enemigo que justificase sus intervenciones. En algunos sitios específicos lo denominó narcotráfico y, en el mundo, terrorismo. Y aunque ambos existan y deban desaparecer, para la administración de los Estados Unidos es una justificación que ha convertido al mundo en un escenario de combate o de terror, el silencio y la impunidad en constantes y en silencio; el cuerpo de las mujeres en campo de batalla.

Estamos en el momento de la creación de redes, fenómeno posibilitado por la aparición de internet, sin embargo la diferencia entre países industrializados y del tercer mundo dificulta la conexión con los lugares más inaccesibles.

El contacto internacional para una articulación de los movimientos sociales fue una apuesta de las organizaciones y movimientos de izquierda pero que logró iniciar su andadura en firme, con el avance de las comunicaciones. Este proceso ha permitido que las mujeres continúen su lucha y aunque hemos logrado grandes conquistas, aún quedan muchos puntos en la agenda que se acentúan con gravedad en países africanos, asiáticos, de la antigua Europa del Este y de América Latina.

En este proceso de asumirnos del en sí por el para sí, de pasar de ser objetos para convertirnos en sujetos históricos, salir del anonimato y la invisibilidad es preciso, necesario y urgente contar con las periodistas, también con los periodistas, tener un papel protagónico, decisorio y ejecutivo en los medios de comunicación.
NOTAS:
  1. ® Los medios de comunicación y el cine bajo control. Tomado del Atlas de Le Monde Diplomatique, edición española, Pág. 17. Ediciones Cybermonde S.L, Valencia, 2003.

  2. ® Ejemplo reciente en Madrid, la noche del 13 de marzo, mediante convocatoria por internet y móvil, decenas de personas se reunieron frente a la sede del Partido Popular para exigir transparencia en la información sobre los atentados del 11 de marzo y expresar el rechazo a la participación de España en la invasión a Irak.


¿Por qué una red de mujeres periodistas?.
Parece un sueño pero ha “corrido mucha agua debajo del puente”, es decir, el sueño tiene cimientos puesto que existen redes y organizaciones en las cuales están las periodistas en diferentes países, pueblos, regiones al igual que portales, agencias o proyectos que apuntan a la información sobre las mujeres y que son reales mecanismos de comunicación.

Cimac es un ejemplo de agencia de comunicación e información de la mujer, consolidada y con proyección internacional; portales como Servicio Especial para la Mujer (SEM) y Cerigua de Guatemala, Les Penèlopes de Francia y Regimprensa de Portugal, Isis Internacional – entre otras- constituyen experiencias acumuladas pero dispersa que tendrían una mayor contundencia con una coordinación o la existencia de una Red Internacional de Mujeres Periodistas Redinter.mp. Tal dispersión nos lleva a preguntarnos: Las periodistas informamos, comunicamos. ¿Lo hacemos entre nosotras?. ¿Nos interesa conocer que hacen y cómo lo hacen nuestras colegas en Irán?. ¿Qué piensan ellas en esta profesión acerca del mundo occidental?. ¿Cómo es un día en su vida?. ¿Estamos permitiendo las fronteras o las estamos creando?. Y así, un sin fin de inquietudes y preocupaciones.

Para empezar necesitamos comunicarnos en nuestra localidad, en nuestro país y podemos hacerlo al mismo tiempo con las que viven en lugares lejanos con el sentido de una Red que crea lazos de amistad, de solidaridad, respeto, apoyo profesional, complicidad. Es una construcción del día a día.

La Red Internacional no puede interpretarse como una nueva estructura sino como una conexión de puntos y núcleos, se trata de contar con las formas que ya existen y contribuir con la creación de redes donde sea posible, de proponer jornadas que no tendrían la misma contundencia si actuásemos en solitario.

Una Red Internacional de Mujeres Periodistas es una necesidad que hoy se posibilita por los avances de las formas de comunicación pero que el individualismo que nos exigen en la profesión y que interiorizamos, la falta de tiempo, la doble o triple jornada, la falta de interés social o de trabajo obstaculizan la proyección de la Red. No obstante, los obstáculos son para superarlos.

Otra dificultad es el enfrentamiento entre algunas viejas dirigentes del feminismo y/o del periodismo que han ideo logizado antiguas batallas personales. Urge avanzar en el acercamiento, la negociación, la pluralidad en todas sus acepciones y aplicaciones. La señalización, la dog matización, los epítetos tan repetidos por los partidos tanto de derecha como de izquierda, no son válidos para la construcción sana de una Red en la que debemos dejar semillas para otra manera de ser, hacer y relacionarse.

La Red necesita de la experiencia de las veteranas y del entusiasmo de las nuevas periodistas que apuntan a los dos objetivos de La Red con una visión plural. ¿Debate?. El que haga falta porque la Red la construimos todas las periodistas interesadas en aportar por esta vía a un cambio.

Es urgente enlazar nuestros saberes y experiencias con un nuevo sentido de ética, compromiso, respeto, afecto y/o cariño, solidaridad y mucha dosis de complicidad.

Las participantes de la Segunda Conferencia Latinoamericana de Mujeres Periodistas de Argentina, Brasil, Costa Rica, El Salvador, España, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, estamos convocadas para darle la vitalidad que necesita La Red que nació e intenta gatear. Bienvenidas otras que se sumen o empiezan a tejer sus redes.

No son necesarias grandes pretensiones ni mucho menos que unifiquemos nuestro pensamiento. Las necesidades y urgencias pueden ser similares o no en los distintos países, pueblos y ciudades.

Conocerlas nos hará saber cuales tenemos en común. No todo será virtual, correos o reuniones ínter náuticas para las que nos intentamos coordinar desde diferentes sitios, conocernos, mirarnos a los ojos, saber cómo somos, qué pensamos o cómo deseamos seguir construyendo la Red internacional de Mujeres periodistas. La Red que nos convoca en algún lugar del planeta.


¿Qué es la Red?. Por qué existe y su espíritu para convocar.
Es y debe ser la creación colectiva de un espacio de contacto, de conocimiento, de difusión, una plataforma para visibilizar a las mujeres periodistas y su trabajo, para que asimismo ellas evidencien en los medios de comunicación la situación de las mujeres, para contribuir en la promoción del cambio de su condición actual en la sociedad.

No estamos inventando nada nuevo. La propuesta es continuar con la construcción de la Red, paso a paso, pisando firme pero sin espera, estando conscientes que establecer lazos de manera consciente es una necesidad del ahora, mas no siempre sentida por cada periodista, dado que aunque parezca conectada con el mundo, actúa en un entorno y dinámica que limita su Ver y Sentir para construir más allá del día a día.

Considerar la necesidad es un punto de arranque. Contar con las limitaciones es un aterrizaje en la realidad. Colocar ante los ojos de todas y todos las redes que existen en movimiento o estáticas, es un haber válido para el acometido de una Red Internacional de Mujeres periodistas.

Es pues una ardua tarea que iremos construyendo periodista por periodista -una por una-, una asociación o un colectivo tras otro, país de aquí y de allá, centro o periferia, es decir, donde quiera que se encuentre una periodista (y ellos, los muchos o pocos que acepten los objetivos para remar), ahí tendremos un ancla para generar una dinámica que viene dando buenos frutos en el movimiento social y en el que se incluye el trabajo de los y las profesionales del periodismo en diferentes países: La creación de una RED.

En el diario acontecer conocemos la realidad del medio de comunicación para el cual trabajamos pero tenemos un escaso contacto y conocimiento de la realidad que viven nuestras colegas en la misma ciudad, el mismo país. Sus dificultades nos son ajenas. Las condiciones de trabajo son diferentes para una periodista que trabaja en Tokio, New York, Madrid en relación con la que se encuentra en El Amazonas, en Kiev, Ciudad Juárez, Urabá o algún país africano. ¿Conocemos en detalle tales condiciones?.

Todas necesitamos acompañamiento: las que están en una redacción, las independientes, las corresponsales, las que están en cargos directivos, las que trabajan en grandes o pequeños medios, las que sienten la soledad ante la crisis del movimiento sindical y otras estructuras; mas no pretendemos reemplazar ninguna forma organizativa, por el contrario, la Red contribuye a reforzar las existentes.

La Red no sería una organización sino, exactamente una RED que funciona alrededor de unos objetivos, cruza información, conocimientos y contactos. ¿Estructura?. Lo ideal es que una Red fuese lo que literalmente significa, pensando en el trabajo de la araña.

No obstante, es preciso pensar en la mejor forma para funcionar. Una red, no debe tener estatutos, pero si dotarse de una estructura simple, flexible y funcional que permita una coordinación. Ni piramidal ni anárquica. ¿Qué hacer para lograr apoyos?. Será tarea del Primer Encuentro Internacional debatirlo y encontrar salidas.

La pertenencia puede ser individual, de una organización, colectivo, sección sindical. Si cada país crea su propia red y cada continente tiene su propia coordinación, la necesidad inmediata sería encontrar la coordinación internacional.

La Conferencia Mundial de Mujeres de Beijing, dejó en la agenda la necesidad de la organización para las mujeres tanto en su condición de ciudadanas como de trabajadoras. Las mismas cifras ratifican esa urgencia. En África, apenas una media del 20 % de mujeres periodistas se encuentran vinculadas a los sindicatos o en otras formas de representación profesional [3]. Es por lo tanto una urgencia promover nuevos mecanismos que permitan a la mujer el conocimiento y participación en la búsqueda y conquista de sus derechos.
NOTAS:
  1. ® Federación Internacional de Prensa. Conferencia Mundial de Mujeres Periodistas. Corea, junio de 2001.


Objetivos.
 
  Primer objetivo.
Conocimiento y difusión de la situación de las mujeres periodistas en el mundo y visibilización de su trabajo.

Pretendemos, aunque parezca utópico, un contacto con cada una de las mujeres periodistas en el mundo [4], para tener un conocimiento directo y un diagnóstico de la situación, pero lo más importante será apoyar a quienes en un momento determinado así lo requieran, que no sientan la soledad ni la impotencia. Para ello debemos dirigir una actividad de sensibilización con los gremios periodísticos y las empresas de la comunicación.

Queremos trabajar por la democratización de los medios. Hacerlo implica participación, formación y promoción de la mujer periodista (con otra forma de hacer). Y decir promoción significa cargos de decisión que no es lo mismo que cargos de dirección o ejecutivos que desde luego, también podemos asumir.

“Existe un gran avance, pero se trata de una característica mundial. Y ese avance está un poco enmascarado. Por ejemplo, la Asociación americana Catalyst dice que 12,5 % de los directores de empresa en los EEUU son mujeres. Pero enseguida, empieza a filtrar un poco y de esos 12,5%, sólo 6,2 tienen cargos con real poder[5].

Para la UNESCO, es preciso que se haga realidad la igualdad de oportunidades para acceder a los cargos de dirección y responsabilidad editorial para lograr una libre circulación de la información plural e independiente.

En junio de 2000, en Quito surgió la iniciativa de crear la Red Andina de Periodistas, mientras que ya existían en México, Centroamérica, el Caribe y España. Estas y las que luego se han ido creando –con alguna excepción-, han compartido estrategias y acciones, han sabido promover a las mujeres que trabajan en periodismo, en política, en el movimiento social y académico. Es de señalar que existe gran diferencia en sus líneas de actuación lo que se expresa en los resultados y número de periodistas vinculadas con las propuestas de redes.

Así que podemos seguir insistiendo que nada nuevo bajo el cielo, sólo queremos insistir, subrayar y decir en voz alta que nuestra intención es trabajar para que esas redes las podamos promover en el espacio local, regional, nacional continental e internacional. Que en Río de Janeiro sepamos que pasa y cómo trabajan las mujeres periodistas en Egipto o en el pueblo más lejano; conocer sus preocupaciones, sus inquietudes y reivindicaciones.
NOTAS:
  1. ® En el mundo existen 600 mil periodistas de los cuales cerca de la mitad son mujeres. La distribución por país es asimétrica. Mientras que en México, Bulgaria y Estados Unidos el 70% de los profesionales en periodismo son mujeres, en Bélgica e Indonesia, apenas tres de cada diez son del sexo femenino. Federación Internacional de Periodistas. I Conferencia Asiática de Mujeres Periodistas. Tokio, 2000.

  2. ® David Cohen, Editor da revista Exame-Brasil. Obstáculos para llegar a los puestos de jefes. Ponencia presentada en la I Conferencia Latino-americana de Mujeres Periodistas. Brasilia, mayo, 2001.


  Segundo objetivo.
La Red Internacional evidenciará en los medios de comunicación la situación de las mujeres para contribuir en la promoción del cambio de su condición actual en la sociedad [6].

Las mujeres periodistas necesitamos asumir una actitud frente a la problemática y violación de derechos de la mujer. Debemos promover el respeto a los derechos humanos y ejercicio de ciudadanía. Dar a conocer los logros en los distintos campos de acción de la mujer, más no se trata de difundir únicamente por ser mujer sino por su capacidad de conquista de espacios con otra manera de hacer, otra actitud que desde luego tiene que ver con sus intereses y o concepción de vida.

Son pues dos las visibilizaciones que proponemos y muchas las necesidades por las que llamamos a una toma de conciencia de género que nos permita incluir estas apuestas, como una continuación de la lucha por los derechos de la mujer, lo que se traduce en defensa de los derechos humanos, consolidación de la sociedad civil y promoción de los valores democráticos.

Las periodistas debemos ser conocedoras de nuestra realidad profesional y de nuestros derechos como ciudadanas, trabajadoras y como mujeres y desde ese ángulo tomar conciencia de nuestra función social en la lucha por un periodismo que no sea excluyente ni discriminatorio.

No es suficiente informar, es preciso saber cómo hacerlo, cómo llegar pedagógicamente a los amplios sectores de mujeres con sus diferencias sociales, culturales o académicas. No es suficiente decir que se tiene el derecho a informar y estar informado, es necesario saber cómo se lleva a la práctica, como se hace para que de verdad sea una base de la democracia y aunque "la noticia no tiene sexo, su tratamiento sí tiene género". Es preciso trabajar sin descanso para el ejercicio de un periodismo democrático.

La formación y profundización de cada uno de los asuntos planteados y propuestos se convierte en responsabilidad tanto de cada profesional como de quienes controlan los medios, de las políticas de Estado, los diferentes gobiernos, organismos internacionales y la sociedad. Es responsabilidad de todos, de todas.
NOTAS:
  1. ® Tomado de los objetivos de la Red Nacional de México, Centroamérica y del Caribe.


Cómo funcionaría la Red Internacional de Mujeres Periodistas.
No existen fórmulas, únicamente propuestas hasta la realización de la primera reunión real de la coordinadora y del primer Encuentro Internacional en 2005 en México. Muchas dudas quedaron pendientes de respuesta después de la creación de la Red en Río de Janeiro.

Es una necesidad la creación de redes en los diferentes espacios geográficos con independencia las unas de las otras pero a la vez interdependientes, conectadas, coordinadas. Asimismo podremos aportar en la consolidación de las agencias y portales de género que ya existen. Puede ser una contribución en doble vía.

Es elemental decir que para que exista una Red internacional, es preciso que nos conectemos periodistas de diferentes lugares del mundo, que se creen redes locales…y exista coordinación por cercanía y cuando no sean posibles los lazos presenciales promover reuniones virtuales.

El punto de encuentro será primero internet donde podremos entrar en contacto, conocer la información, las denuncias, promover campañas, discutir líneas de acción, preparar agendas, exigir a los gobiernos, o instancias que corresponda.

  • Creación de una página web central con la participación de todas las motivada con la iniciativa y que será coordinada por la coordinadora general (integrada por una coordinadora de cada país y quienes a su vez, ésta designe). En caso necesario crear una por lugar con diferentes link para llegar a las otras. Colgar las direcciones de cada una con un sintético currículo.


Actividades.
  • Impulso de una página web y apoyo de las agencias y portales existentes.

  • Formación de liderazgo de las mujeres periodistas promoviendo actividad externa o interna en la Red (cursos, seminarios o sencillamente informando sobre ellos para su participación).

  • Promoción en la formación de nuevas tecnologías, aprovechando inicialmente los recursos humanos cercanos o propios de la Red.

  • Trabajar por un diagnóstico acerca de la situación de las periodistas en cada lugar y/o conocer los estudios existentes.

  • Construir (dentro de las posibilidades, dada la movilidad laboral) un listado de las periodistas de los diferentes medios, gabinetes, etc.

  • Promoción de encuentros locales, regionales, nacionales o continentales -permitirán una construcción real de la Red-.

  • Preparar el Primer Encuentro Internacional.

  • Crear las condiciones para promover intercambios por cortas temporadas entre periodistas de diferentes países para conocer el trabajo profesional y la situación del movimiento de mujeres.

  • Denunciar sin tregua la violación de los derechos humanos cometidos contra las periodistas. Llegar hasta el último rincón.

  • Promover las historias de vida de las periodistas, será una manera de fortalecernos y decir, aquí estamos, será una manera de ir escribiendo nuestra historia colectiva como mujeres y como mujeres periodistas.

  • La Red debe estar atenta en el seguimiento sobre la situación de la mujer no sólo en los temas que se convierten del día sino en la investigación de problemas ocultos para la sociedad.


Encuentro Internacional de la REDinter.mp.
Un encuentro hará posible intercambiar opiniones, darle rostro a la virtualidad de la Redinter.mp, La propuesta es para realizarlo a finales del 2005 en Ciudad Juárez, escenario en el que podemos dar voz a las miles de mujeres que dejaron sin voz.

Un encuentro hará posible un intercambio de opiniones, conocimiento de realidades humanas y periodísticas que fortalecerán lazos y promoverá una estrategia clara y una agenda a seguir.

Será grande porque seremos muchas, nos escucharemos nuestras pequeñas batallas.

Pondremos nuestro empeño para evitar un periodismo sin visiones excluyentes y en cambio genere actitudes participativas y plurales, condición sine cuan non para construir o profundizar una sociedad democrática. Para finalizar retomo las palabras de la periodista de Oaxaca, Soledad Jarquín Edgar[7]:
La virtud de escribir y transmitir la palabra.
Dar voz, crear ideas y pensamientos, traducir hechos para el presente y el futuro. Escribir para la memoria. Contribuir a la democracia.
Escribir con ejercicio pleno de conciencia, de imaginación, de creación.
Escribir, compromiso social ante una realidad que no refleja nuestra imagen de mujeres, la mitad de la nación. Escribir para enderezar lo maltrecho, la imagen del estereotipo que no somos, para romper el esquema ideológico establecido. Para mirarnos en el espejo de los medios, para hacer de los medios realidades completas y de esa realidad sociedades de iguales, sociedades equitativas...

Somos Lo que hacemos.
Pero sobre todo somos.
Que hacemos para cambiar.
Lo que somos.

Eduardo Galeano.

Castellón, 30 -09-2004.
Congreso “XXV de Estudios de Género”.
Mujeres Sabias: entre la teoría y la práctica.
NOTAS:
  1. ® V aniversario de la Red Nacional de Periodistas de México. Foro: “Nuestras fortalezas, nuestras debilidades”. Para contar nuestra propia historia. Una visión personal. 22 de septiembre de 2000.


[email protected]