Informes y estudios
Asia: La crisis económica agrava la pobreza
Autores corporativos:
Instituto del Tercer Mundo (canal)

Autores personales:
Yoke Heong, Chee (Autor/a)

   Descripción    Clasificación   
Lugar:
Montevideo (Uruguay)
Fecha:
30 de Julio de 2009
Entradilla:
Mientras Asia se ve arrastrada hacia la crisis por la recesión económica mundial, aumenta la pobreza en este continente, donde casi mil millones de personas viven en las condiciones más abyectas.
Introducción/Descripción:
La pobreza tiende a arraigarse cada vez más en Asia a medida que se agrava la recesión económica mundial. Hoy en día, cerca de mil millones de personas viven en la pobreza más abyecta en este continente, y estos números aumentan como resultado de la reducción de los ingresos y la pérdida de empleos, en medio de un colapso del crecimiento liderado por las exportaciones, que son el camino de Asia a la prosperidad.

Las señales ya son visibles. Numerosos informes dejan en claro que la actual crisis financiera y económica mundial tendrá un impacto importante en el sector más vulnerable de la población asiática, donde vive la mayor cantidad de pobres del mundo. Esto no era tan evidente hace un año, cuando todavía se discutía sobre la posibilidad de que Asia se desconectara de la recesión en los países ricos. Sin embargo, ahora está claro que la región no es inmune al impacto de la crisis mundial.

Se prevé que la tasa de crecimiento de la parte del continente en vías de desarrollo caiga tres puntos porcentuales a 3,4 por ciento, lo que sería el crecimiento más lento desde la crisis financiera de 1997 y 1998, según el Banco Asiático de Desarrollo. Su recuperación dependerá de la profundidad y la duración de la recesión en Estados Unidos, Europa y Japón, los mercados de cerca del sesenta por ciento de las exportaciones de Asia.

Un crecimiento más lento significa que más de sesenta millones de personas (incluso catorce millones en China y veinticuatro millones más en 2010) continuarán atrapadas en la pobreza en Asia. Estas son las que habrían sido liberadas de las cadenas de la pobreza si el crecimiento económico hubiera continuado al ritmo anterior a la crisis, afirmó el Banco Asiático de Desarrollo. La Organización de las Naciones Unidas proyectó que, en Asia meridional, tanto la cantidad de pobres como la tasa de pobreza aumentarán en algunas de las economías más vulnerables y de menor crecimiento. Ya es algo ampliamente aceptado que la crisis mundial con toda probabilidad contrarrestará todos los avances realizados en la última década en cuanto al alivio de la pobreza.

Sobre el terreno, la depresión económica mundial ha golpeado a los pobres con particular dureza. Los precios de los combustibles y alimentos ya no están en su pico, pero no han bajado lo suficiente para que la gente pueda recuperar el nivel de vida de 2007.

Los resultados de investigaciones de campo del Institute of Development Studies del Reino Unido en comunidades rurales y urbanas de cinco países, incluidos Bangladesh e Indonesia, demuestran que en las comunidades pobres se come cada vez con menos frecuencia y los alimentos son menos diversos y más escasos en nutrientes. En algunos casos, la gente recurre a la automedicación y evita los procedimientos costosos. La educación de los niños también está en riesgo. En muchos casos son retirados de la escuela y puestos en madrazas, que son más baratas.

A medida que evoluciona la recesión en los países ricos, las empresas locales que dependen del sector exportador se ven afectadas por la disminución de la manufactura de exportación, lo que provoca cierres de fábricas, despidos e interrupciones en la cadena de distribución. La reducción del precio de los productos básicos como el caucho hizo caer la producción, que a su vez hizo caer los ingresos de los trabajadores migrantes.

En la zona urbana de los alrededores de Yakarta, muchos trabajadores migrantes del sector exportador comenzaron a regresar a sus hogares a fines de 2008 debido a que sus contratos no fueron renovados, mientras que a otros se les redujo el horario de trabajo. Aunque los empleados de fábricas de vestimenta de Dacca declararon que había más empleos, éstos eran en talleres de subcontratistas, donde se trabaja en pésimas condiciones, y no en fábricas que cumplieran con las normas laborales.

Algunos han procurado otras formas de ganarse la vida, con frecuencia en actividades de muy bajo rendimiento o peligrosas. Por ejemplo, trabajadores de Kalimantan, Indonesia, viajaron a otras islas para extraer oro de las minas. Asimismo, aumentó el contrabando transfronterizo en zonas rurales de Bangladesh. Ambas son actividades ilegales y de alto riesgo.

En China, se informó que decenas de miles de fábricas orientadas a la exportación en ciudades como Shangai y Guangzhou cerraron en los últimos meses, mientras que veinte millones de trabajadores nacionales migrantes perdieron su empleo debido a la caída de los pedidos de exportaciones.

Según el Banco Asiático de Desarrollo, desde el cuarto trimestre de 2008, la caída del crecimiento de las exportaciones representó en promedio casi treinta por ciento en los países en desarrollo de Asia oriental y sudoriental, y se estaba acercando a los dos dígitos en Asia meridional. Esto se traduce en masivas pérdidas de empleo.

A medida que la recesión penetre en Europa, Estados Unidos y Medio Oriente, las remesas de los trabajadores migrantes a los países en desarrollo caerán de unos 305.000 millones de dólares en 2008 a cerca de 290.000 millones en 2009, estimó el Banco Mundial. Esto amenazará la supervivencia de las familias dependientes de las remesas que les envían los trabajadores migrantes. Para algunos países, como Filipinas, las remesas de sus trabajadores expatriados son la principal fuente de ingresos por exportaciones, y esta fuente ya está disminuyendo. La Fundación IBON de Filipinas informó que las remesas del exterior en el primer trimestre de 2009 cayeron en once de los veinte países que representan noventa y seis por ciento de las remesas mundiales. Mientras, en otros cuatro países, el crecimiento de las remesas se está enlenteciendo y podría hacerse negativo en poco tiempo.

En Asia meridional (India, Bangladesh y Pakistán), por ejemplo, se prevé que el crecimiento de la afluencia de remesas caiga abruptamente de dieciséis por ciento en 2008 a cero en 2009. Las crecientes presiones sobre los mercados internacionales de trabajo también se sienten en Indonesia. Hasta 200.000 obreros indonesios -de un total de más de cuatro millones de trabajadores indonesios expatriados- pueden verse obligados a volver a su país si la crisis económica internacional no cede, advirtió en un informe el Lowy Institute de Australia.

La gravedad de la recesión económica no se mide sólo por la cantidad de empleos perdidos, sino también por su impacto sobre los trabajadores pobres. Estos son personas que tienen empleo pero no ganan lo suficiente para vivir por encima de la línea de pobreza junto a sus familias. La Organización Internacional del Trabajo prevé que el incremento del número de trabajadores pobres en Asia oscile entre cincuenta millones y ciento veinte millones en el período 2007-2009.

El impacto de la crisis ha sido particularmente adverso para las mujeres de la región. Un funcionario del Banco Asiático de Desarrollo destacó en un discurso que la mayoría de los trabajadores del segmento inferior de la cadena mundial de distribución de mercancías exportadas son mujeres, y que ellas son las más afectadas por las recientes pérdidas de empleos, dado que ocupan la gran mayoría de los puestos de trabajo de las industrias de la vestimenta, textil y electrónica. Estas industrias, duramente golpeadas por la crisis actual, emplean a cinco mujeres cada dos hombres. A medida que se recortan empleos a causa de la recesión, más y más mujeres pierden su sustento.

El impacto de los acontecimientos en los mercados internacionales de capital también presenta graves peligros para los países de Asia. En los últimos meses, todas las grandes instituciones financieras mundiales se han vuelto, comprensiblemente, más reacias a asumir riesgos. Los organismos financieros internacionales son mucho más cautelosos a la hora de dar crédito que antes del estallido de la crisis. El Banco Asiático de Desarrollo señaló que la región está experimentando una caída abrupta en la inversión extranjera directa y que los fondos para proyectos de infraestructura se agotan rápidamente. Como resultado, dice el Lowy Institute, muchos países en desarrollo se quedan sin acceso al capital internacional en el momento en que más lo necesitan para desarrollarse y superar la pobreza.

Aunque es cierto que algunas reformas propuestas a instituciones como el Fondo Monetario Internacional y a bancos internacionales de desarrollo podrían proporcionar algo de fondos adicionales a los países en desarrollo, la repercusión general de las propuestas en consideración sería, al parecer, pequeña.

También hay señales preocupantes de un creciente proteccionismo en los mercados de capital. En los últimos meses, muchos países ricos han establecido diversas formas de asistencia para sus sectores financieros nacionales. Aunque algunas de éstas han sido claramente medidas de emergencia para evitar el colapso sistémico, otras inclinan el campo de juego de los mercados internacionales de capital a favor de los países ricos, señala el Lowy Institute. El primer ministro británico Gordon Brown describió estos tipos de medidas como una nueva forma de mercantilismo y una forma de proteccionismo financiero.

Las economías abiertas de Asia también tendrán que luchar contra el creciente proteccionismo comercial de los países industrializados, que tratan de poner sus casas en orden. Por ejemplo, desde la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) el pasado noviembre en Washington, en que los líderes prometieron no poner nuevas barreras al comercio ni a la inversión, esa promesa no se ha cumplido. El Banco Mundial estimó recientemente que diecisiete de los países del G-20 han instigado cuarenta y siete políticas restrictivas del comercio desde la cumbre de noviembre.

Las dificultades que se enfrentan en los tiempos económicamente difíciles suelen ser agravadas por problemas sociales. Como observó el Institute of Development Studies, la tensión está subiendo en muchos hogares y hay señales de aumento de la violencia doméstica, así como signos incipientes de tensión entre distintos grupos. Algunos sectores minoritarios han sido acusados de aprovecharse de la crisis, pero en general están en desventaja frente a la mayoría en términos de acceso a los recursos gubernamentales. Los delitos menores y el consumo de drogas y alcohol también estarían en aumento, al igual que la delincuencia juvenil y el abandono de niños y ancianos.

La situación es grave, y no sólo para los pobres. Hay mucho por hacer para ayudar a la gente a protegerse contra lo peor de la crisis. Algunos programas gubernamentales están funcionando bien, pero otros abarcan a muy pocas personas y el apoyo que dan es insuficiente para marcar una diferencia. Otros no llegan a los más pobres. Las redes públicas de seguridad en Bangladesh, por ejemplo, fueron blanco de críticas por los reducidos montos que desembolsan. En Yakarta, trabajadores migrantes que habían perdido su empleo no pudieron obtener el arroz que distribuía el gobierno a los pobres, porque los beneficiarios suelen ser los residentes estables. Se teme que aun los limitados recursos públicos disponibles para ayudar a la población en esta crisis no lleguen necesariamente a quienes más los necesitan.

La naturaleza y el ritmo de expansión de la actual crisis mundial ponen de relieve la creciente interdependencia de un mundo globalizado y estimula el debate sobre los méritos y las condiciones de la integración mundial. Lo que resulta obvio es que hay una amenaza real de una crisis de pobreza, y como suele ocurrir, la mayoría de los países no están preparados para ella.
Publicado en:
Agenda Global ; Gloobalhoy nº19
Secciones GloobalHoy:
040- Global-economía
Notas:
Publicado en Agenda Global, nº 112. 30 de julio de 2009.
[email protected]