Artículos
Desregulación financiera e inicio de la crisis sistémica
Autores corporativos:
Instituto del Tercer Mundo (canal)

Autores personales:
Campodónico, Humberto (Autor/a)

   Descripción    Clasificación   
Lugar:
Montevideo (Uruguay)
Fecha:
30 de Octubre de 2008
Entradilla:
La desregulación económica, como una de las causas de la actual crisis económica mundial, tuvo como uno de sus núcleos la Ley Glass-Steagall de 1933 promulgada por el gobierno norteamericano de Bill Clinton.
Introducción/Descripción:
En 1999, el presidente Bill Clinton firmó la derogatoria de la Ley Glass-Steagall de 1933. La ley tenía como objetivo poner una muralla entre las actividades y operaciones que podían realizar los bancos normales, diferenciándolas claramente de aquellas que podían realizar los llamados bancos de inversión.

Después del crack de la Bolsa de 1929, en 1933 se produjo una enorme crisis bancaria, que llevó a la quiebra al sector. La mayoría de analistas dijo que ésta había sido causada porque los bancos habían sobrepasado su rol tradicional de intermediarios financieros: recibir depósitos para prestarlos a quien los necesite. En efecto, los bancos habían incursionado en los mercados de capitales estaban en la Bolsa, emitían bonos y financiaban fusiones y adquisiciones de empresas, entre otras actividades.

Por tanto, la Ley Glass-Steagall se dio para evitar que, en el futuro, los bancos realizaran actividades especulativas. Además, con esa ley se estableció el Seguro Federal de Depósitos para proteger los ahorros de los accionistas de los bancos normales. Se aprecia claramente que la ley quería regular el sector, para evitar los comportamientos irracionales que caracterizan a la banca de inversión.

La Ley Glass-Steagall -así como otras que regulaban el sector- tuvo cincuenta años de vida más o menos tranquila. Pero a mediados de los ochenta, el avance de la globalización hizo que la Inglaterra de Margaret Thatcher comenzara la desregulación financiera, el llamado big bang. En Estados Unidos, bajo el gobierno de Ronald Reagan, los nuevos directores de la Reserva Federal (banco central) comenzaron a reinterpretar la Ley Glass-Steagall.

En 1990, Alan Greenspan, jefe de la Reserva Federal que venía de J.P. Morgan, permitió que J.P. Morgan nada menos se convirtiera en el primer banco que, nuevamente, pudo emitir papeles financieros. En 1996, el mismo Greenspan emitió un dispositivo que permitía que empresas subsidiarias de los bancos pudieran participar en negocios de inversión hasta en un veinticinco por ciento.

La fresa de la torta fue la fusión en 1998, antes de que se derogara la Ley Glass-Steagall, entre una compañía de seguros (Travelers), uno de los más grandes bancos de inversión (Salomon Smith Barney) y el principal banco normal (Citibank). El lobby de las fusionadas fue tan grande que, un año después, el Congreso derogó la Ley Glass-Steagall, lo que fue firmado por el presidente Clinton.

Caída la muralla comenzó la consolidación, eufemismo para concentración oligopólica de enormes proporciones. Y volvieron al mercado de divisas y el de capitales, emitían bonos, invertían en el mercado de materias primas, en las bolsas de valores, financiaban fusiones y adquisiciones, etc, etc.

La fresa de esta nueva torta fue la creación de los vehículos de inversión estructurados que les permitió vender los préstamos basura como si fueran AAA, con la bendición de las calificadoras de riesgo como Moody´s y Fitch (que nos dan el grado de inversión). Desde la Reserva Federal, Greenspan alentó la burbuja especulativa, bajando la tasa de interés a uno por ciento.

El resto es conocido. La burbuja estalló a mediados del año pasado, dando inicio a una crisis financiera que se ha convertido en crisis sistémica. Ahora, Greenspan acaba de declarar que ha encontrado un error en la estructura funcional que hace que el mundo camine. Me equivoqué al presumir que el interés propio de las organizaciones, específicamente los bancos y otros, eran tan importantes que ellos eran los más capaces de proteger a sus accionistas, así como el valor de su patrimonio. ¡Qué tal cuajo!

Es el fin de la era de desregulación salvaje, lo que debe dar lugar a un nuevo orden económico mundial. ¿Será esto posible sólo con una mayor regulación? ¿O es que la desregulación agravó la crisis pero no la causó, porque el sistema capitalista tiene fallas intrínsecas? Somos partidarios de esta última tesis.
Publicado en:
Agenda Global ; Gloobalhoy nº16 ; Gloobalhoy nº22
Secciones GloobalHoy:
040- Global-economía
Notas:
Este artículo se publicó en el diario La República de Lima, el 25 de octubre de 2008.

Publicado en Agenda Global, nº75, 30 de octubre de 2008.
[email protected]