Noticias
Bolivia: Denuncian incremento de trata y tráfico de menores de edad
Autores corporativos:
Alianza por tus Derechos (canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
28 de Julio de 2008
Entradilla:
Aumenta la trata y tráfico de menores en locales de la ciudad de El Alto. Las víctimas trabajan obligadas sin que las autoridades hagan nada para detener esta actividad ilegal.
Introducción/Descripción:
En la pasada semana, cinco casos de trata y tráfico de menores de edad, fueron registrados por parte de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, mismos que fueron remitidos al Ministerio Público para su correspondiente investigación.

En alguno de los casos registrados por la Defensoría 24 horas de la ciudad de El Alto, se establece la existencia de rapto y abuso sexual y en alguno de los casos, los mismos adolescentes, supuestamente llegan a consentir el engaño y la explotación sexual.

Es alarmante evidenciar que en la ciudad de El Alto, existen algunos lugares, donde admiten menores de edad, entre éstos se encuentran las discotecas y alojamientos, aseguró la psicóloga de la Defensoría, Luz Jimena Blanco.

Las menores de edad, que son encontradas trabajando en discotecas, bares y cantinas, antes conocidas como damas de compañía, de acuerdo a la psicóloga, ahora son conocidas por otro nombre.

En la actualidad las que antes eran conocidas, como damas de compañía reciben el nombre de fichas, quedando reducida su persona a un detalle de trabajo, por la cantidad de fichas que acumulan, según la cantidad de clientes atendidos, manifestó.

Los que más llama la atención, es que no existe un control específico sobre el trabajo que cumplen las menores de edad en estos centros. Si bien se presenta Sanidad para inspeccionar estos lugares sólo verifican las condiciones de trabajo en los ambientes, aseguró la psicóloga de la defensoría.

Los centros de salud generalmente atienden a las mujeres, que se dedican al trabajo sexual, en algunos de los casos no se registra la identidad de las mismas, por lo que se presume que en los controles puede haber varias jóvenes menores de edad que realizan sus controles periódicos.

En los centros de salud realizan pruebas de VIH y de enfermedades de transmisión sexual. Las mujeres que asisten a sus controles no son obligadas a identificarse y en muchos casos éllas usan otro nombre para proteger su identidad, por lo que no se puede conocer quiénes trabajan en estos centros y menos saber quiénes son menores de edad, dijo.

Otro de los problemas que la Defensoría registra, es que las señoritas que trabajan en este oficio, no portan su identificación y no se puede registrar específicamente si son o no menores de edad. En los centros de salud deberían pedirles alguna identificación para saber si existe menores de edad en estos grupos de alto riesgo, sostuvo la licenciada Blanco.

Casos registrados.

En la última semana que efectuaron los trabajos correspondientes en la Defensoría 24 horas, se registro cerca de cinco casos en una semana, de los cuales dos casos son con rapto de menores de edad, de los cuales los involucrados serían de nacionalidad peruana.

El modo de operar en los casos registrados, cuyos responsables, por lo general son presumiblemente de nacionalidad peruana, se caracteriza por el abordaje a las jóvenes que se encuentran solas en la calle, la amenazan y la introducen a una movilidad, que es parte de esta operación, explicó al señalar que una vez raptada la menor de edad, la llevan a algún alojamiento o casa, donde la hacen trabajar contra su voluntad.

Otros casos de explotación sexual a menores de edad, sostuvo, se presentan cuando jóvenes menores de edad son traídas del interior y no cuentan con familiares en esta ciudad, quienes son engañadas y obligadas a trabajar como damas de compañía.

Problemas.

La psicóloga de la Defensoría de la Niñez, informó que los casos, donde las menores de edad fueron expuestas a una explotación sexual, tienen secuelas psicológicas, mismas que de acuerdo al abuso pueden registrarse en diferentes niveles.

En los casos de rapto con abuso sexual, queda en la víctima, el síndrome postsexual, que si no son atendidas por un profesional psicólogo llega generar sentimientos de inseguridad y temor en las víctimas.

El tratamiento psicológico, debiera ser permanente a las víctimas menores de edad, primero de manera frecuente y luego sólo cuando existe alguna afección en la persona.

Lastimosamente la población no pone atención al estado emocional de las personas y por ello se cometen muchos delitos; la familia está descuidando a los niños y adolescentes, quienes quedan abandonados ante los conflictos intrafamiliares, dejando a la suerte su futuro y estabilidad emocional, concluyó la profesional.
URL:
http://www.alianzaportusderechos.org/boletin/leer.php/4471
Publicado en:
Alianza por tus derechos ; Gloobalhoy nº14 - 15
webmaster@gloobal.net