Guia de conocimiento
Guía de conocimiento sobre deuda externa
Autores corporativos:
Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (canal)

Autores personales:
Serrano Olmedo, Rocío (Autor/a)
Valls San Antonio, Merche (Colaborador/a)

   Descripción    Clasificación    Documento   
 Índice:
     0. Introducción a la guía
     1. Glosario. Conceptos básicos que te ayudarán a entender la problemática de la Deuda
     2. La Deuda Externa en su contexto
          2.1. Posicionamiento oficial sobre la Deuda y sus recomendaciones
          2.2. ¿Quiénes son críticos con el planteamiento oficial?
               2.2.1. El Marxismo y el Movimiento Obrero
               2.2.2. Los Nuevos Movimientos Globales
               2.2.3. Alivistas y Abolicionistas
     3. Un poco de Historia
          3.01. El origen de la Deuda
          3.02. Estalla la Crisis de la Deuda
          3.03. Reprogramación de la Deuda
               3.03.1. La posición de EEUU frente al problema de la deuda
               3.03.2. Las tres primeras rondas: de 1982 a 1985
               3.03.3. Plan Baker: "Programa para el crecimiento duradero"
               3.03.4. Plan Brady o "Menú a la carta"
          3.04. Iniciativa para los Países Pobres Altamente Endeudados (PPAE) - HIPC
          3.05. Los Poverty Reduction Strategy Papers (PRSP)
          3.06. Consecuencias de los planes de ajuste estructural - PAEs-
          3.07. El Club de París y la renegociación de la Deuda Pública
               3.07.1. Origen y competencias del Club de París
               3.07.2. Tratamientos de Deuda en el Club de París
          3.08. Mercado secundario de la Deuda Externa
          3.09. Alivio para los países de renta media: Enfoque Evian
          3.10. A modo de resumen
     4. La Deuda Externa mundial en cifras
     5. La Deuda Externa en el Estado español
          5.1. Posición acreedora actual del Estado español
               5.1.1. Composición de la Deuda
               5.1.2. Deuda por países
          5.2. Estructura administrativa, principios gestores y evolución de la Deuda Externa española
               5.2.1. Generación de Deuda Externa (MAEC, MITYC, ICO, CESCE)
               5.2.2. Gestión de la Deuda Externa (MAEC, MEH)
               5.2.3. Principios rectores para la asignación de los créditos
     6. Los créditos FAD y CESCE: la Deuda Externa española como herramienta de apoyo a la internacionalización empresarial española
          6.1. Los FAD españoles
               6.1.1. Definición, objetivos, tipos y alcance de los FAD
               6.1.2. Análisis de la evolución de los FAD en el Estado español
               6.1.3. La Deuda FAD hoy
               6.1.4. La controvertida imputación de los FAD a la AOD
          6.2. Créditos Comerciales con cobertura de riesgo (CESCE)
               6.2.1. Sobre las Agencias de Credito a la Exportación
               6.2.2. CESCE
               6.2.3. Deuda Comercial del Estado español
          6.3. Principales herramientas de Gestión de la Deuda del Estado español
               6.3.1. El Estado español en el Club de París
               6.3.2. El Estado español frente a las diferenes iniciativas de alivio de deuda
               6.3.3. Gestión activa de la deuda: herramientas de conversión o canje
     7. Deuda Ecológica
          7.1. Crisis ambiental
          7.2. ¿Qué es la "Deuda Ecológica"?
          7.3. La Deuda del carbono
          7.4. Biopiratería
          7.5. El transporte de Residuos: Basura Tóxica
          7.6. Pasivos ambientales
          7.7. Bibliografía sobre Deuda Ecológica
     8. Instrumentos jurídicos para remover la deuda externa.
          8.1. El concepto de deuda ilegítima.
               8.1.1. Deuda ilegítima y deuda odiosa.
               8.1.2. Deuda odiosa.
               8.1.3. Deudas impagables.
          8.2. La deuda externa ante el Derecho Público: argumentos legales y casos.
               8.2.1. Ilicitud de los aumentos de tasas de interés.
               8.2.2. Preminencia de los derechos humanos.
               8.2.3. Casos que han pasado por los tribunales.
          8.3. Opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
          8.4. Auditoría.
               8.4.1. ¿Quiénes tienen la iniciativa de la auditoría?.
               8.4.2. Pasos a dar para llevar a cabo una auditoría.
               8.4.3. El caso de Ecuador.
          8.5. Bibliografía para profundizar.
     9. Guía de Alternativas Guía de Recursos para remover la deuda
          9.1 Bibliografía para profundizar
          9.2. Páginas web de consulta y profundización
          9.3 Materiales relacionados
0. Introducción a la guía
La Deuda Externa es el dinero que los países del Sur deben a los países del Norte, a los bancos y a las instituciones financieras internacionales, y que en la actualidad no pueden pagar. Es quizá la carga global más pesada que soporta hoy la humanidad. Sin embargo la mayoría de la población, tanto en los países donde se sufre como en los países responsables de su mantenimiento, se sabe bastante poco de ella. Esta guía es un intento de acercacamiento a esta realidad.


La deuda es un poderoso instrumento de dirección política a través del cual los países acreedores (Norte), bajo el liderazgo del Fondo Monetario Internacional (FMI), manejan a su criterio la política económica de los países endeudados, dejando a éstos sin capacidad de respuesta ante las crisis internas e invadiendo su soberanía nacional. El 50% del PIB de América Latina se dedica al pago de la deuda externa, en el continente africano este porcentaje de la ignominia llega a ser del 70%. Sin recursos, por tanto, para su desarrollo, pues éstos se trasvasan al Norte, se sigue financiando así hoy como hace 500 años el desarrollo de los países acreedores.

Esta es una forma de abordar la deuda externa. Así lo vemos desde Iepala, desde donde siempre hemos abogado por la abolición de este instrumento de la economía mundial que viene minando la soberanía y desarrollo de los pueblos ya de forma escandalosa. Muchas han sido las definiciones y reflexiones que se han hecho sobre la naturaleza y problemática actual que supone la Deuda Externa. A lo largo de esta introducción recogemos algunas de ellas. Nos servirán para dar comienzo a esta guía de conocimiento que pretende acercarnos al tema de la deuda externa de la forma más completa posible, sin pretender ser exhaustiva, eso sí, teniendo en cuenta que son múltiples los enfoques y posicionamientos sobre el tema y sin olvidar las limitaciones materiales y personales a la hora de abordar todo trabajo de documentación y presentación.

En los diferentes apartados del documento trataremos de ponernos al tanto del origen e historia del endeudamiento externo, conoceremos los conceptos básicos que giran en torno a esta realidad económica, social y política a nivel mundial, nos acercaremos a los actores implicados en el mantenimiento de la deuda externa como mecanismo de dominación Norte-Sur y a los movimientos sociales empeñados en acabar con la situación, y expondremos el caso particular del Estado español en relación a la deuda externa. Además de tocar el concepto de Deuda Ecológica y aportar una serie de recursos y materiales para remover la deuda, o profundizar en su conocimiento y cuestionamiento.

Decía Sennem Andriamirado (Instituto Africano Fuerza para el Desarrollo), en 1978 que no existen préstamos para los países en desarrollo puesto que ellos se transforman en subsidios a las exportaciones para los propios prestamistas. El hecho real es que los préstamos al Tercer Mundo están destinados exclusivamente a estimular las exportaciones de los países que los brindan. Esto significa que la ayuda al desarrollo es un buen negocio para los prestamistas, sean ellos gobiernos o banqueros extranjeros.

La Deuda Externa en América Latina es un drenaje de recursos -que lleva produciéndose 500 años-, un trágico fenómeno que ha quebrado el proceso histórico de desarrollo económico y social de América Latina. Felipe Fossatti, autor de La Deuda externa de Latinoamérica [1].

La deuda externa, señalaba el Prof. Pierángelo Catalano [2], es la esclavitud del tercer milenio, y responde a una clara ideología, con viejas raíces en el pensamiento occidental, que hoy pretende imponernos el capital globalizado.

La deuda externa excluye del desarrollo económico y social a cuatro quintas partes de la población mundial, este es un motivo más que suficiente para que este problema sea abordado desde un enfoque más humano, pues mantiene a más de la mitad de la población de los países endeudados en una lucha diaria por la sobrevivencia.

¿Cómo explicar que los países del Norte sigan prestando dinero y aumentando con ello la deuda de los países pobres? Es más fácil de entender cuando se observa que los créditos que se conceden -los famosos créditos de ayuda al desarrollo- llevan adjuntas una serie de ventajas para las empresas del país que presta. Se da por tanto la paradoja de que cuanto más se presta, más fácil es conseguir asentar empresas en un país y más fácil es impedir que un país pobre ponga trabas ambientales o sociales a las actuaciones de las empresas extranjeras, aumentando con ello la deuda ecológica. A su vez, cuanto más debe un país a los prestamistas internacionales, menos dinero puede dedicar a su propio desarrollo, por lo que necesita más pŕestamos. El círculo creciente de la deuda está cerrado.

Todo hace creer que la perpetuación de la Deuda de los PVD es el resultado de una voluntad política deliberada cuyo objetivo es destruir todo esfuerzo tendente al mejoramiento económico y social de estos últimos y de sus poblaciones. El Hadji Guissé, relator especial de Naciones Unidas, Comisión de Derechos Humanos.

La resolución del problema de la Deuda es una cuestión eminentemente política y no económica. Rudiger Dornbusch.


El documento que a continuación presentamos pretende servir de guía de conceptos y recursos para quien comience a investigar o escribir sobre la deuda externa, y -como no- pretende también remover a aquellas personas que todavía no eran conscientes de la importancia de la deuda externa en el devenir de los pueblos y en relación con la vulneración de todo tipo de derechos, con la esperanza de que se sumen al movimiento mundial contra la lacra de la deuda externa de los países empobrecidos.



NOTAS:

  1. ® Este libro se puede descargar gratuitamente en http://www.zonagratuita.com/a-cursos/libros/DeudaLatinoamerica.htm
  2. ® Autor de "USURA Y DEUDA EXTERNA", Pierangelo Catalano, CEISAL, 1997, y Deuda externa I. ¿Esclavitud del tercer milenio? en la revista Realidad económica. Buenos Aires, nº 149, jul-ago. 1997.

1. Glosario. Conceptos básicos que te ayudarán a entender la problemática de la Deuda
Los conceptos básicos que rodean al endeudamiento externo son múltiples, dependerán sobre todo del enfoque mediante el cual se aborde la problemática, que puede ser económico, político, ecológico y/o social.

Tal y como se ha expuesto en la introducción de esta Guía se intentará ofrecer una visión lo más completa posible del endeudamiento externo, y, por lo tanto, diferentes enfoques y posicionamientos se entrelazarán en el texto que sigue para arrojar cierta claridad sobre el tema principal de la Guía.

Las fuentes utilizadas para la elaboración de la siguiente relación de conceptos han sido:

  1. El observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) www.observatoriodeuda.org
  2. Estadísticas de la Deuda Externa. Guía para compiladores y usuarios del Fondo Monetario Internacional, Washington 2003.
  3. Ministerio de Economía y Hacienda Portal www.meh.es


AID: La "Asociación Internacional de Desarrollo" (AID o IDA) fue creada en 1960 y es una filial del BIRD. Suministra financiación para proyectos y programas de desarrollo bajo términos concesionales en los países más pobres, mayoritariamente en aquellos con ingresos per cápita netos de menos de 765 $US (en dólares de 1991). Los fondos de la AID se obtienen principalmente a través de contribuciones periódicas. Alrededor de 30 países han aportado los fondos más recientes. La mayor parte de estos fondos provienen de los países más ricos del AID, pero también han colaborado otros países desarrollados. Parte de los recursos de esta institución son transferidos desde el BIRD.

AMGI: La Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones es la 4ª filial del Banco Mundial. Fue fundada en la primavera de 1988. Su propósito es asegurar a los inversores extranjeros contra los riesgos no comerciales y proveer a los gobiernos de los países pobres de los servicios técnicos y del asesoramiento en cómo mejorar sus inversiones nacionales.

Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD): Es la asistencia financiera, en forma de donaciones o préstamos a bajo interés, proporcionada por organismos oficiales y públicos a países empobrecidos e instituciones multilaterales.

Alivio de la deuda: Es la disminución de cargos u obligaciones en el pago de la deuda externa. Existe alivio de la deuda cuando se produce:
a) una reducción del valor presente de las obligaciones del servicio de la deuda y/o b) una prórroga de los pagos adeudados.

Anulación de la deuda: El servicio de la deuda externa de los países del Sur es un factor predominante del crecimiento de las desigualdades a nivel mundial y se utiliza como un instrumento de control del Norte hacia el Sur. La solución propuesta por los movimientos ciudadanos es su anulación (deudas bilaterales y multilaterales) combinada con medidas en favor de las poblaciones víctimas del reembolso excesivo de la deuda, de la puesta en marcha de un sistema de regulación que incluye una legislación internacional que arbitre los intereses de los acreedores y de los deudores, el establecimiento de un lazo garantizado entre la anulación y la inversión en desarrollo sostenible y la revisión de las modalidades de la financiación del desarrollo.

Auditoría pública integral de la deuda: Auditoría que se pide desde los movimientos sociales contra la deuda externa que se realizaría, a cargo de los fondos públicos del Estado, analizaría el origen de una deuda externa, así como las consecuencias sociales, económicas, políticas y ecológicas que el pago de esa deuda provoca sobre el país deudor, dando como resultado la legitimidad o ilegitimidad de la misma.

Ayuda condicionada: Es la ayuda financiera que se aporta con la condición de realizar compras en el país donante.

Banco Mundial (BM): El BM es la institución multilateral más grande e influyente por lo que respecta a financiación para el desarrollo. Su actividad principal es otorgar préstamos a gobiernos de países empobrecidos siempre que éstos accedan a implementar los PAE sobre su población. El BM se creó en Bretton Woods (EUA) en 1944. En la actualidad está formado por 182 países, los cuales participan en la toma de decisiones del BM a través de los representantes de sus gobiernos. La toma de decisiones es profundamente antidemocrática, ya que los votos de un país están en relación directa con el dinero que aporta y no, por ejemplo, a la población a la que representan.

Biopiratería: Es la parte de la deuda ecológica que los países del Norte deben al Sur por la apropiación intelectual de los conocimientos ancestrales relacionados con las semillas, el uso de plantas medicinales y otros que han hecho la biotecnología y la agroindustria moderna y por la que además cobran regalías. Son todos aquellos procesos de extracción que se han llevado a cabo, y que todavía hoy se llevan a cabo, por parte de las empresas del Norte, de los conocimientos y las especies originarias de las zonas habitadas por los pobladores del Sur, sin la aprobación y negociación con las comunidades involucradas, propietarias legítimas de esta información y que conducen al monopolio sobre la propiedad intelectual.

Cambio climático: Fenómeno acelerado por la humanidad que se refleja en un aumento de la temperatura media de la Tierra, y que se debe al aumento del efecto invernadero, por el exceso de emisión de gases contaminantes derivados de la combustión de energía fósil o de procesos industriales. Las consecuencias humanas, ecológicas y sociales del cambio climático son mucho más agresivas en el Sur por la vulnerabilidad de sus poblaciones.

Centro: Término acuñado para referirse a los países occidentales en los que están los centros de poder y decisión de la actual economía capitalista; esto es, los Estados Unidos de América y Canadá, la Unión Europea, Japón y Oceanía.

Club de París: Se le llama así al conjunto de 19 estados acreedores -Europa occidental, Canadá, Estados Unidos, Australia y Rusia- que se reúnen una vez por mes en el Ministerio de Finanzas francés para obtener de los Estados deudores el reembolso regular de la parte bilateral de su deuda exterior pública. Es un grupo informal que no tiene existencia legal ni estatutos. Estas sesiones llamadas de "negociaciones" se acuerdan para cada uno de los países deudores, bajo la vigilancia atenta de las instituciones multilaterales. Oficialmente el Club de París negocia con los países con problemas la posible solución. Como observador en estas "negociaciones" confidenciales asiste el FMI. Su objetivo es claro: debe conseguir que los países deudores paguen el máximo a sus acreedores del norte. El FMI tiene un papel fundamental en la estrategia de la deuda que lleva a cabo el Club de París, pues recurre a sus informes y a sus juicios macroeconómicos para poner en práctica uno de los principios esenciales del Club de París: la condicionalidad. Recíprocamente, el Club de París protege el estatus de acreedor privilegiado del FMI y a sus planes de ajuste estructural. El Club de París se creó en 1956.

Club de Londres: Es un organismo constituído por bancos que son acreedores de deuda pública y privada de los países en desarrollo (PED). En la década de los setenta, los bancos de depósito eran la principal fuente de crédito de los países con dificultades económicas y financieras. A finales de los setenta estos bancos concedían más de la mitad de los créditos acordados por el conjunto de los prestamistas (Estados, IFIs). Actualmente estos grupos de bancos se reúnen para coordinar la refinanciación de la deuda de los PED. A estos grupos se les llaman comisiones consultivas. Las reuniones no tienen por qué ser en Londres, sino en cualquier capital del norte, Nueva York, París, Frankfurt, Londres, de acuerdo a la preferencia del país y de los bancos. Las comisiones consultivas formadas en los años ochenta siempre han aconsejado a los paísees deudores que adopten de inmediato una política de estabilización y que pidan el apoyo del Fondo Monetario internacional, antes de demandar una refinanciación de la deuda o más dinero a los bancos de depósito. Al igual que el Club de París carece de personalidad jurídica o reglas estrictas. Sin embargo, al contrario del Club de París, que existe físicamente y en el que se mantienen reuniones periódicas, el Club de Londres hace referencia a un convencionalismo entre entidades privadas para identificar todo el proceso de renegociación de la deuda de un país con la banca internacional.

Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE): Agencia de crédito oficial a la exportación que asegura el pago de las exportaciones realizadas a países en desarrollo, con dificultades económicas. En caso de problemas esta agencia asume la deuda del cliente y la empresa del Norte tiene la seguridad de cobrar lo que se le debe. También cubren los riesgos derivados del llamado riesgo país. Una de las principales críticas formuladas a estas agencias se refiere a lo poco cuidadosas que son respecto a la naturaleza de los contratos asegurados, por ejemplo la compra de armas o la ejecución de megaproyectos de infraestructuras que tienen consecuencias sociales y medioambientales nefastas con frecuencia; además, respaldando regímenes represivos y corruptos.

Condicionalidad: Son las obligaciones aceptadas por los países en desarrollo en relación a las condiciones o políticas de suministro de la ayuda.

Condonación de la deuda: La condonación de una deuda por parte del país acreedor supone la anulación voluntaria de la totalidad o parte de una deuda en el marco de un acuerdo contractual celebrado entre un acreedor situado en una economía y un deudor situado en otra. Reduce el saldo bruto de la deuda en un monto equivalente al valor del principal pendiente que ha sido condonado. ¿Cuál es la principal diferencia entre Condonación y Cancelación de la Deuda Externa? La diferencia fundamental con la cancelación o anulación es una cuestión de matiz, aunque importante, señala la diferencia entre suponer el pago de la deuda como exigible, y por tanto la deuda legítima, y considerar no exigible el pago de la deuda y como tal ilegítima.

Convenio de Basilea: Acuerdo multinacional por el que se intenta evitar el transporte de residuos peligrosos de los países del Norte al Sur. El anexo de este convenio los prohíbe totalmente. Estados Unidos no ha firmado el convenio ni su anexo.

Conversión de deuda externa: Proceso conocido también como canje de deuda. Se trata de un mecanismo de gestión de la deuda externa por el cual una parte o la totalidad de dicha deuda correpondiente a un país empobrecido deja de ser exigida por el acreedor con la condición de que una cantidad equivalente sea invertida en bienes o servicios determinados previamente entre el país acreedor y el país deudor. En el caso del Estado español, las conversiones de deuda se hacen, en muchas ocasiones, condicionadas a la compra de bienes o/e inversiones de empresas u ONGs españolas.

¿En qué consiste la Conversión de deuda privada española? Son los llamados Programas de conversión de deuda en inversiones privadas a disposición de las empresas españolas. Este tipo de programas supone la transformación de la obligación de pago por el país deudor en inversiones privadas realizadas, normalmente, por empresas del país acreedor. Se instrumenta mediante la venta de la deuda a un precio inferior a su valor nominal - lo que supone una condonación de parte de la misma a un inversor que opera en el país deudor y que, por tanto, va a necesitar disponer de moneda local para sus inversiones. Este inversor vende la deuda que ha comprado al Estado acreedor a las autoridades del país deudor a un precio ligeramente superior al que él ha pagado (el llamado tipo de redención o precio de recompra), que se hace efectivo en moneda local. Este monto en moneda local es utilizado por el inversor para financiar los gastos locales de su inversión en el país deudor.

¿En qué cosiste la Conversión de deuda privada española en inversiones públicas para empresas y ONGs? Son los programas de conversión de deuda en inversiones públicas a disposición de las empresas y ONGs españolas. La conversión de deuda en inversiones públicas es el mecanismo que tiene un mayor componente de concesionalidad, ya que el Estado acreedor no recibe ningún pago a cambio de la deuda. Se trata, en realidad, de una condonación que lleva aparejada la constitución, por parte del país deudor, de un fondo por el contravalor en moneda local de la deuda (o parte de la deuda) condonada cuyos recursos se dedicarán a proyectos de desarrollo, de interés social en el país deudor, que sus propias autoridades deciden. En este caso la condonación va unida a que los recursos que no se utilizan para pagar la deuda anulada se utilicen en favor del propio desarrollo del país, y no sean meros apuntes contables, es decir, obligan al país deudor a asumir un compromiso en sus objetivos de lucha contra la pobreza.

Coste de oportunidad: Es el beneficio que se deja de percibir procedente de un bien o servicio por el hecho de haber invertido en otro bien o servicio diferente.

Créditos del FAD: Los créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) son un instrumento de la política española de cooperación al desarrollo. El FAD es un fondo, sin personalidad jurídica propia, que permite otorgar créditos bilaterales de tipo concesional, en condiciones de ayuda a países de la periferia, ligados a la adquisición por el país beneficiario de bienes y servicios españoles.

Crisis de liquidez: Cuando un país deudor no es capaz de pagar sus obligaciones internacionales por falta de divisas en un momento dado.

Crisis de solvencia: Cuando el país deudor no es capaz de pagar sus obligaciones internacionales porque ni cuenta con las divisas necesarias ni su economía será capaz de obtenerlas a mediano y largo plazo.

Deuda a corto plazo: La deuda a corto plazo está asociada con préstamos que tienen un vencimiento original o prorrogado de menos de un año. Está compuesta por la deuda pública, la deuda garantizada públicamente y la deuda externa privada no garantizada.

Deuda a largo plazo: La deuda a largo plazo está asociada con préstamos que tienen un vencimiento original o prorrogado de más de un año. Está compuesta por la deuda pública, la deuda garantizada públicamente y la deuda externa privada no garantizada.

Deuda bilateral: Es la deuda contraída por los estados del Sur con los estados del Norte, que está compuesta por los créditos a la exportación en condiciones más favorables que las del mercado (créditos FAD -de ayuda al desarrollo-, en el caso español) y por las operaciones de exportación con cobertura por cuenta del Estado (CESCE, en el caso español). Esta deuda representa un 21,97% de la deuda a largo plazo. Cuando un país se ve en dificultades para poder afrontar el pago de la deuda bilateral, las posibles cancelaciones o reestructuraciones de deuda se realizan en el Club de París.

Deuda de Carbono: Es la parte de la Deuda Ecológica que el Norte debe al Sur debido al exceso de emisiones de gases que aumentan el efecto invernadero, provocando el cambio climático. En particular es debido al sobreuso que los países industrializados hacen de la capacidad natural que tienen la atmósfera y la biosfera para absorber estos gases.
Deuda ecológica: Es la deuda contraída por los países industrializados con los demás, a causa del expolio histórico y presente de los recursos naturales, los impactos ambientales exportados y la libre utilización del espacio ambiental global para depositar los residuos.

Deuda externa: Es el dinero que los países del Sur deben a los bancos (privada), a los países del Norte (bilateral) y a las Instituciones Financieras Multilaterales -FMI, BM y Bancos Regionales de Desarrollo- (multilateral) como consecuencia de los préstamos que sus gobiernos recibieron en el pasado y a los cuales no pueden hacer frente en la actualidad. La deuda del conjunto de los países empobrecidos, así como su pago (el servicio de la deuda), crece constantemente desde hace 25 años, pese a que estos países han ido haciendo efectivo su pago. La deuda del conjunto de los países empobrecidos, así como su pago (amortización del capital e intereses) se ha ido incrementando en las últimas décadas, a pesar de que estos países no han dejado de pagar. Así, por ejemplo, en 1999 el montante de la deuda era más de cuatro veces más alto que cuando estalló la crisis de la deuda en agosto de 1982, y en la actualidad se acerca a los 4.000 billones de dólares. El aumento de los intereses que los países deudores se ven obligados a pagar y la necesidad de solicitud, por parte de los países deudores, de nuevos créditos para devolver los anteriores, debido a los problemas de solvencia, explican esta situación.

Económicamente hablando, la deuda externa es:
Un conjunto de obligaciones vencidas y no pagadas. La deuda externa de los países en desarrollo puede ser de tres tipos:
a) la deuda que tiene contraída con las instituciones financieras internacionales, o deuda multilateral;
b) la deuda frente a entidades financieras privadas de otros países, o deuda privada;
c) y finalmente, la deuda frente a otros estados, o deuda bilateral.

Socialmente hablando:
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estima que en la década de los ochenta los tipos de interés para los países pobres fueron cuatro veces más altos que para los países ricos. Se calcula que los países del Sur han pagado entre tres y cuatro veces lo que hubieran pagado si no hubiesen cambiado las condiciones pactadas en un principio, y que por cada dólar que el Norte envía al Sur en concepto de ayuda recibe tres como cobros de intereses de la deuda externa del Tercer Mundo.

Así entramos en uno de los factores que explican por qué la brecha Norte-Sur no deja de agrandarse. La deuda externa, lejos de ser un problema puramente económico, es de tal dimensión que supone un impedimento para una convivencia pacífica entre pueblos y un impedimento para las mínimas consideraciones en justicia social.

Políticamente hablando:
Esta cita lo resume muy bien: Había dos objetivos básicos en mi trabajo. Primero, yo debía justificar los enormes préstamos internacionales que canalizarían ríos de dinero de vuelta a la MAIN y a otras compañías americanas (como la Bechtel, la Halliburton, la Stone&Webster y la Brown&Root), por medio de gigantescos proyectos de ingeniería y construcción. Segundo, yo trabajaría para la falencia de países que recibían esos préstamos (después de haber pagado a MAIN y a las otras contratas americanas, por supuesto) para que ellos se volvieran dependientes para siempre de sus acreedores y, así, se presentaran como blancos fáciles cuando precisáramos de favores, incluyendo bases militares, votos en la ONU, o acceso a petróleo y otros recursos naturales Perkins, John, 2005, Confissões de um Assassino Econômico, Cultrix, SP.

Deuda histórica: Es aquella que deben los países del Norte a los del Sur por siglos de apropiación de sus recursos (incluyendo los humanos). Ya que a lo largo de siglos, el desarrollo y las riquezas acumuladas por el Norte se han financiado a través del expolio de los recursos naturales y de la explotación de los seres humanos del Sur. Durante el colonialismo esta apropiación de los recursos de las colonias, por parte de las metrópolis, llegó a niveles extraordinarios.

Deuda ilegítima: Es aquella o aquellas derivadas de préstamos que financian o dan como resultado conductas, mecanismos o fenómenos que atentan contra el desarrollo de la vida digna de las personas y/o ponen en peligro la convivencia pacífica entre los pueblos. En la mayoría de los casos son aquellos préstamos que (en su contratación o renegociación, en aquello que financian o en sus efectos) generan mecanismos o comportamientos que violan los derechos humanos -individuales o colectivos- económicos, sociales o culturales. Entre estos comportamientos encontramos la opresión de los pueblos, el genocidio, las guerras imperialistas, la corrupción, la distribución desigual de la riqueza, la generación de pobreza, la arbitrariedad (acto o conducta contraria a la razón, dictado sólo por la voluntad o el capricho), la intervención de las soberanías, o los desastres ecológicos.
Si exploramos y analizamos los motivos y las circunstancias que dieron como resultado el actual sobreendeudamiento financiero de los países del Sur -esas grandes sumas de dinero que representan los montos de sus deudas externas- encontraremos que esa deuda es ilegítima y que los supuestos acreedores carecen de fundamentos legales para exigir su pago. Descubriremos también que los impostores no esperan que la deuda sea reembolsada. Por el contrario, les interesa que la dependencia periférica de dinero fresco para enfrentar los vencimientos -en nuevos préstamos o en inversión extranjera directa- se mantenga, aunque presentan ese interés del Norte como una necesidad inevitable del Sur. Los grandes capitales utilizan la falsa amenaza del aislacionismo y la desestabilización económico-financiera que el destino irremediablemente les depara a los países que se nieguen a honrar la deuda externa, como una verdadera herramienta extorsiva que condiciona las políticas y comportamientos de los pueblos del Sur. (www.observatoriodeuda.org)

Deuda multilateral: Es aquella deuda concedida por las Instituciones Financieras Internacionales a los estados del Sur. En la actualidad existe una progresiva traslación de la deuda privada de la banca a los mercados financieros, mediante la venta de deuda externa en el mercado bursátil. Los problemas de pago de Deuda privada se negocian en el marco del Club de Londres.

Deuda odiosa: En el marco de la deuda ilegítima podemos distinguir aquellas que la doctrina y la jurisprudencia internacional denominan deuda odiosa. Es el resultado de lo que han dicho los jueces y los árbitros internacionales en la resolución de litigios en los que se cuestionaba la obligación de pagar una deuda pública cuando un Estado o gobierno que sucedía a otro la heredaba. En ellos se resolvió, con fundamento en principios de derecho y justicia, que tales deudas son repudiables y por lo tanto nulas o inexistentes. El término fue acuñado en 1898 al celebrarse el Tratado de Paz de París entre Estados Unidos y la Corona Española, en el que se discutió la responsabilidad por el pago de la deuda cubana contraída bajo el régimen colonial español.
Una deuda es considerada Odiosa cuando el préstamo se toma sin el consentimiento de la población (por un régimen despótico), se utiliza en contra de los intereses o el bienestar de la población, y todo esto se realiza con el consentimiento de los creditores. Cuando una deuda es considerada odiosa, es repudiable, y por tanto, nula o inexistente. En este momento, se considera que la deuda es una deuda personal del régimen anterior; y por tanto, caído el déspota, caída la deuda.

Deuda privada: Es la que procede de los mercados financieros, sobre todo de la banca internacional. En la actualidad existe una progresiva traslación de la deuda privada de la banca a los mercados financieros, mediante la venta de deuda externa en el mercado bursátil. Después de la crisis desatada en la década de los 80, ésta es la única fuente de financiamiento a la que pueden acceder muchos países deudores. Ciertamente, muchos países y bancos acreedores tienen como política no conceder más créditos a países llamados mal pagadores, los cuales sólo pueden acudir a las IFIs para obtener más financiamiento.

Deuda privada con garantía pública: La constituída por los pasivos de deuda externa del sector privado, cuyo servicio está garantizado mediante contrato por una entidad pública que reside en la misma economía que el deudor.

Deuda pública: La Deuda externa pública es la deuda constituída por los pasivos de deuda externa del gobierno general de un país, las autoridades monetarias y las entidades del sector bancario y de otros sectores que son sociedades públicas. Una sociedad pública es una sociedad financiera o no financiera sujeta al control de unidades gubernamentales.

Deuda social: Aquella que los países del Norte deben a los del Sur por los impactos sociales que las actuaciones de sus gobiernos, empresas y ciudadanos han tenido y tienen en los países del Sur. Las violaciones de derechos humanos, las guerras declaradas o inducidas, la explotación laboral, los movimientos forzosos de población, y un largo etcétera de impactos y males que tienen su origen en los actores del Norte (o dominados por los países del Norte, como las Instituciones Financieras Internacionales).

Deudas de corrupción: Cuando los fondos solicitados por los Estados son desviados directamente a las cuentas personales de gobernantes o destinados a "caprichos públicos". Existen múltiples casos: dictadores como Pinochet en Chile, Marcos en Filipinas, Mobutu en Zaire, Duvalier en Haití o Sadam Hussein en Iraq; monarcas como Hassan II en Marruecos; o gobiernos democráticos como el de Menem en Argentina. La lista de gobernantes corruptos que han engordado sus cuentas privadas a la vez que incrementaban la deuda externa de sus países es enorme.

Deudas de desarrollo: Son las deudas resultantes de préstamos para realizar proyectos de "desarrollo" que fracasaron, con consecuencias humanas o ambientales que resultaron nefastas o innecesarias, pero muy rentables para los bancos y los proveedores extranjeros.

Deudas de élites: Son resultado de préstamos solicitados por el Estado para beneficiar exclusivamente a una minoría de la población que disfruta de una posición beneficiosa política o económicamente. También incluye aquellos créditos que se piden para cubrir gastos que se podrían cubrir con políticas o medidas que garantizasen una redistribución equitativa de las rentas de los grupos privilegiados (por ejemplo, una política fiscal progresiva o ciertas medidas financieras como el control de la salida de capitales, o la prohibición de las leyes de secreto bancario). Un ejemplo claro son las deudas que adquiere el Estado para construir infraestructuras que sólo benefician a una industria o empresa (transnacional) determinada. También sería el caso de la estatalización de deudas privadas.

Deudas de guerra: Son aquellas derivadas de préstamos que financiaron planes bélicos con fines imperialistas o anexionistas. Un caso es el de las deudas del régimen de Suharto en Indonesia para invadir Timor Oriental.

Deudas de opresión: Son aquellas resultado de préstamos concretos para financiar actividades humillantes, agresivas o criminales contra la población, por ejemplo, para mantener o fortalecer un régimen dictatorial o represor, para comprar armas con las que reprimir levantamientos populares, etc. Un ejemplo muy claro es el de las deudas del régimen del Apartheid en Sudáfrica.

Deudas de salvamento: Son aquellas generadas por reestructuraciones económicas, financieras o institucionales que prometían el crecimiento económico del país de localización o su estabilidad y, consecuentemente, la reducción de la pobreza. Planes impuestos por los expertos de los organismos multilaterales de crédito que van a tener como resultado efectos "no previstos" dejando al país, la región, o un sector de la población en una situación de mayor pobreza e inestabilidad económica. De esta clase de deudas destacan las generadas por proyectos de privatización de empresas o servicios públicos, los proyectos de reestructuración de economía doméstica hacia agricultura de monocultivos, de exportación y aquellos que van a generar la desindustrialización.

Documento estratégico de Reducción de la Pobreza (DEPR) o PSRP, por sus siglas en inglés: Nueva herramienta para la aplicación de los planes de alivio de la deuda del BM y del FMI consistente en que los propios países empobrecidos, especialmente aquellos que se acogen a la Iniciativa HIPC, diseñan sus estrategias para reducir la pobreza, de forma participativa (con la sociedad civil), transparente y vinculándose con claridad a los objetivos internacionales de desarrollo propuestos para 2015. En la Iniciativa HIPC reforzada, la elaboración de los DERP es una condición indispensable para superar satisfactoriamente el Punto de Decisión, en que se decide si el país cumple los criterios de elegibilidad para seguir en la iniciativa.

Externalidades: Las actividades económicas tienen consecuencias que no sólo afectan a aquellos que deciden realizarlas sino también a terceros. Estas consecuencias reciben el nombre de externalidades.

Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD): Este fondo está dotado por el Estado español para otorgar ayudas financieras de carácter concesional (créditos blandos) a países en vías de desarrollo, a sus instituciones públicas o empresas residentes. En realidad, son créditos a la exportación financiados por el gobierno español que tienen como objetivo la exportación de bienes producidos en el Estado español a los países del Sur, con condiciones financieras inferiores a las reguladas por el mercado, o sea los llamados préstamos concesionales. Estos créditos pueden ser computables como Ayuda Oficial al Desarrollo. Estas condiciones de "concesionalidad" se concretan en un período de amortización prolongado (hasta treinta años), un período de carencia o gracia de entre 3 y 10 años, y un tipo de interés real por debajo del de mercado. Su objetivo debería ser el de contribuir al desarrollo del país que lo recibe.

Fondo Monetario Internacional (FMI): El FMI se creó para fomentar la cooperación monetaria internacional; facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional; fomentar la estabilidad cambiaria y equilibrar les balanzas de pagos de los países miembros. Al igual que el BM, el FMI se creó en Bretton Woods (EUA) en 1944. En la actualidad lo forman 183 países. Su base de operaciones está en la ciudad de Washington DC. Carece, como sucede con el BM, de un proceso de toma de decisiones democrático y también es responsable de la imposición de los PAE en los países empobrecidos.

Garantía soberna: Es la garantía que debe ofrecer el Estado receptor de un crédito FAD, que lo compromete a la devolución del préstamo. El prestatario, o garante, del crédito con cargo al FAD, por exigencia de la normativa reguladora española, ha de ser el propio Estado del país destinatario del préstamo, o empresas o instituciones que tengan naturaleza pública ya que la concesión del crédito FAD depende de la obtención de la oportuna garantía soberana por parte del país deudor. Es decir, compromiso por el cual un país garantiza que si un negocio dirigido por una empresa de otro país fracasa, el Estado se hará cargo de la deuda contraída con la empresa del país inversor.

G-7/G-8 (Grupo de los siete; ahora de los ocho): Grupo de países más industrializados del mundo, del que forman parte Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Japón, Italia, Canadá y Rusia. En este grupo informal de países ricos sin ningún tipo de control democrático se toman decisiones trascendentes sobre la política económica mundial, entre ellas las relacionadas con la deuda externa.

Índice de Desarrollo Humano (IDH): El IDH mide el logro general de un país respecto de tres dimensiones básicas del desarrollo humano: la longevidad, los conocimientos y un nivel digno de vida. Se mide por la esperanza de vida, el logro educacional (alfabetización de adultos y matriculación primaria, secundaria y terciaria combinadas) y el ingreso.

Iniciativa HIPC: Iniciativa para la reducción de la deuda de los Países Empobrecidos Altamente Endeudados (PEAE). En octubre de 1996, el BM y el FMI llegaron a un acuerdo sobre el primer plan global para reducir la deuda que permitiera al país deudor cancelar sus préstamos sin poner en peligro su crecimiento económico y sin volver a acumular atrasos en el futuro. La iniciativa tiene por objeto reducir la deuda multilateral, bilateral y comercial de los PEAE, a lo largo de un período de seis años hasta un nivel "sostenible", un nivel en el que se considera que el país es capaz de pagar sus deudas. No resuelve nada, concierne solamente a un pequeño grupo de países muy pobres (42) y se aprovecha esta iniciativa para imponer un refuerzo de ajuste estructural.

Instituciones Financieras Internacionales (IFIs): Cuando se habla de IFIs se hace en particular refiriéndose a las instituciones especializadas en finanzas de las Naciones Unidas, y que debido a su carácter e influencias, han cobrado una gran independencia. Incluyen el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los Bancos Regionales de Desarrollo (Bancos Interamericano, Africano, Asiático de Desarrollo, y Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo).

Instituto Crédito Oficial (ICO): Es un organismo financiero público encargado de la gestión de la salida y entrada de dinero por cuenta del estado español. Es quién hace efectivo el dinero de los créditos FAD aprobados por el Ministerio de Economía y Hacienda. El ICO actúa como caja pagadera y cobradora. Es el agente financiero y, por tanto, no tiene autonomía para la definición de políticas económicas y financieras.

Justicia ambiental: Acceso igualitario a los recursos y servicios ambientales, así como la oposición a que nadie asuma un riesgo ambiental excesivo por razón de su raza o situación económica. En los países del Norte va ligada a movimientos contra el racismo ambiental. En el Sur iría relacionada con las ideas del ambientalismo de los pobres.

Mercado Secundario de la Deuda o Instrumentos de Deuda alternativos: En los últimos años, los mercados de los países con díficil acceso al crédito vienen utilizando lo que se llama instrumentos de deuda alternativos. Mediante ellos se considera que se facilita el acceso a los mercados financieros (por países nada atractivos para el capital) y de este forma se mejora la gestión de la deuda diversificando el riesgo. Se les denomina alternativos porque tienen unas características diferentes a los bonos y activos de deuda que tradicionalmente se han utilizado por este tipo de gobiernos.
Los Bonos Brady fueron los más utilizados, se lanzan en 1989 y surgen con la reestruccturación de la deuda llevada a cabo por el Plan Brady tras la crisis de México en 1982. Aunque su origen es muy específico, lo cierto es que con el tiempo muchos países lo utilizaron para gestionar su deuda, principalmente en Latinoamérica. En términos financieros estos bonos suponen un swap de deuda nueva por antigua (la antigua estaba impagada, la deuda nueva estaba respaldada por bonos del tesoro de EEUU o ligada al precio del crudo, se intercambiaba por deuda antigua depreciada que estaba en posesión de los bancos comerciales). De forma general, el mercado secundario de la deuda se llena de instrumentos financieros muy vendibles y respaldados por la comunidad internacional. Aunque se utilizan en momentos tranquilos, es cuando surgen turbulencias en el mercado cuando más se utilizan o son más útiles.
Además de los Brady se han venido utilizando diferentes instrumentos: aumentos, instrumentos con cupones variables escalonados en el tiempo, notas estructuradas, bonos con garantías, conos con opciones y bonos con warrants.
a) Aumentos. Se trata de reabrir o expandir grandes emisiones de deuda existentes, lo que se hace normalmente es emitir pequeñas cantidades de varios bonos que están en vigor. Se trata, según los expertos, de no asustar al inversor, que preferirá comprar pequeñas cantidades de Bonos ya conocidos, siempre y cuando, claro está, que los bonos no provengan del Estado en crisis, sino de Estados que tengan crisis de liquidez por contagio;
b) Instrumentos con cupones variables escalonados en el tiempo. Los bonos se pagan mediante cupones. Estos cupones, si utilizamos este instrumento, aumentarán y se mantendrán por un determinado periodo de tiempo y luego decrecerá. También puede suceder al contrario, primero decrece y aumenta al final. Este instrumento se suele aconsejar con periodos de intereses altos o bajos, adoptando el tipo hacia abajo (steps-down) con mayor tipo de interés en el mercado y los hacia arriba (steps-up) en situaciones contrarias.
En definitiva, que la deuda externa de los países empobrecidos juega en bolsa en un mercado fuera del oficial (secundario).

Moratoria al pago de la deuda: Plazo concedido al deudor, por una institución de crédito, durante el cual no se realiza el pago del servicio de la deuda.

Países empobrecidos: Grupos de países reconocidos por las Naciones Unidas como países de bajos y medianos ingresos que tropiezan con obstáculos a largo plazo para su crecimiento económico, en particular, bajos niveles de desarrollo humano y graves deficiencias estructurales. También suelen denominarse países del Tercer Mundo o en Vías de Desarrollo.

Países empobrecidos altamente endeudados (PEAE): Países con un servicio de la deuda superior en un 80% a su PNB y/o que su servicio de deuda es superior en un 220% a sus exportaciones.

Países empobrecidos moderadamente endeudados: Países con un servicio de la deuda superior en un 60% a su PNB y/o que su servicio de deuda es superior en un 60% a sus exportaciones, pero que no llega a los niveles de los países severamente endeudados.

Países empobrecidos menos endeudados: Países con ingresos bajos o medios con unos ratios de servicio de deuda inferiores al 60% de su PNB y de sus exportaciones.

Países de ingresos bajos: Grupo de países con una renta por cápita media inferior a 755 dólares estadounidenses.

Países de ingresos medio bajos: Grupo de países con una renta por cápita media entre 756 y 2.995 dólares estadounidenses.

Países de ingresos medio altos: Grupo de países con una renta por cápita media entre 2.996 y 9.265 dólares estadounidenses.

Países de ingresos altos: Grupo de países con una renta por cápita media superior a 9.266 dólares estadounidenses.

Pasivo ambiental: Es la parte de la deuda ecológica que los países del Norte deben al Sur por la extracción de recursos naturales, como ahora petróleo, minerales, recursos forestales, marinos y genéticos para una exportación mal pagada que no considera los impactos ambientales y sociales que causa su explotación, y que además deteriora la base para el desarrollo de los pueblos afectados. Y que incluye la exportación de residuos tóxicos de los países industrializados y depositados en países en desarrollo, así como el uso y la degradación de las mejores tierras, del agua y del aire para establecer cultivos de exportación, poniendo en peligro la soberanía alimentaria y cultural de numerosas comunidades. En general, es el conjunto de daños al medio ambiente provocados por una empresa a lo largo su historia.

Periferia: Término económico que aglutina al conjunto de países que se han visto empobrecidos o discriminados del desarrollo en el proceso de expansión del sistema capitalista. Acoge a todos aquellos países que no se encuentran dentro del centro económico de poder y decisión (los países no occidentales).

Producto Nacional Bruto: Este indicador económico intenta reflejar la riqueza que es capaz de generar en un año la economía de un país. Durante muchos años éste había sido el único indicador utilizado para saber el grado de desarrollo de un país. Sin embargo, hoy día se utilizan indicadores de desarrollo en los que el PNB se combina con otros indicadores sociales (ver IDH).

Programas de Ajuste Estructural (PAE): Los PAE son el conjunto de políticas socioeconómicas que imponen el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales a los países de la periferia, como condición para negociar reestructuraciones del pago de la deuda. Los PAE pretenden estabilizar y reestructurar las economías en dificultad con recetas de corte neoliberal. Así pues, las medidas de estabilización incluyen tanto políticas monetarias (devaluación de la moneda, aumento de los tipos de interés, restricción del suministro de crédito), como presupuestarias (reducción de los servicios públicos, recorte de la administración civil y privatización de empresas estatales). Las medidas de reestructuración comprenden políticas de mercado (supresión de controles sobre salarios y precios, retirada de subvenciones) y comerciales (supresión de obstáculos al comercio, promoción del crecimiento de las exportaciones y fomento de las inversiones extranjeras) que, como es de imaginar, suponen unos costos sociales altamente perjudiciales para el conjunto de la población, especialmente para las capas más empobrecidas.

Reembolso de la deuda: Es el pago a plazos sobre el capital de la deuda externa de un país.

Refinanciación de la deuda: Modificación de los plazos de reembolso de la deuda, alterando los vencimientos o aplazando el pago de los servicios, capital más intereses. El objetivo es dar un respiro a un país con dificultades para honorar sus deudas, alargando el período de reembolsos para disminuir el monto puntual o acordando un período de gracia en el cual se suspenden los pagos.

Riesgo moral: Es un argumento utilizado con frecuencia por los adversarios de la anulación de la deuda. Según la teoría liberal, la situación de un prestatario frente a un prestamista es un caso de asimetría de información. Sólo el prestatario sabe si realmente tiene intenciones de saldar su deuda. Si se sigue este razonamiento, anular la deuda en este momento produciría el riesgo de que se extienda en el futuro esta facilidad concedida a los deudores y en consecuencia provocar la reticencia del capital. Los prestamistas estarían obligados a exigir el pago de un tipo de interés aumentado en una prima de riesgo creciente.

Servicio de la deuda: Importe hecho efectivo por los deudores por los conceptos de amortización de capital e intereses de los créditos, es decir, la cantidad de dinero que realmente desembolsa cada año un país en concepto de amortización e intereses del capital prestado. Aproximadamente la mitad de lo que se paga en concepto de servicio de la deuda son intereses.
Los pagos deben abonarse en la moneda en la que se contrató el préstamo, normalmente en dólares estadounidenses. Sin embargo el país pobre recauda los impuestos en moneda local, constantemente devaluada con relación a otras monedas, especialmente al dólar norteamericano, por lo que se deben comprar divisas, provenientes de las exportaciones, para cumplir con los pagos. Por esta desvalorización de las monedas locales del Sur, cada año se tiene que destinar mayor cantidad de dinero del país en cuestión para pagar la misma cantidad de dólares a los acreedores; por otra parte, el monto a pagar aumenta por el alza de intereses.

Servicios ambientales: procesos naturales como el ciclo del agua, del carbono o de los nutrientes, que garantizan el funcionamiento de la naturaleza, y de los cuales los humanos nos beneficiamos, pues son servicios necesarios para la vida. En nuestro caso, la absorción de CO2 por parte de la atmósfera, la nueva vegetación, los suelos y los océanos.

Soberanía alimentaria: Es el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sostenibles de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación de toda la población, a partir de la pequeña y mediana producción, respetando las identidades culturales, y con una orientación que tenga como prioridad satisfacer las necesidades de los mercados locales y nacionales.

Transferencia neta de la deuda: Se denomina así a la diferencia entre el servicio de la deuda, es decir los reembolsos anuales -amortización del capital más los intereses- pagados a los países del Norte y las sumas recibidas como donaciones o nuevos préstamos durante el mismo período. Esta transferencia neta es positiva cuando el país o el continente en cuestión recibe más de lo que paga en concepto de deuda y es negativa cuando las sumas desembolsadas son mayores que las que ingresan al país.

Valuación o Valoración monetaria: asignación de un valor monetario a todos los costes y beneficios de una actividad.


2. La Deuda Externa en su contexto
 
  2.1. Posicionamiento oficial sobre la Deuda y sus recomendaciones
La visión neoliberal que se tiene del endeudamiento externo viene de la mano de las instituciones financieras internacionales con competencias en esta materia y que elaboran en sus discursos lo que en esta Guía hemos llamado el posicionamiento oficial.

Nos referimos principalmente a las creadas en la década de los 40 en Bretton Woods. Estas instituciones, Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM), representan los intereses de la parte acreedora de la deuda, pero también son acreedores oficiales multilaterales, por lo tanto, podemos decir, que aportan las soluciones para gestionar un problema del que forman parte.

En relación a su naturaleza Los organismos multilaterales se establecen mediante acuerdos políticos con categoría de tratados internacionales suscritos entre los países miembros. Los organismos multilaterales reciben los privilegios e inmunidades correspondientes y no están sujetos a las leyes y regulaciones de las economías en que tienen su sede. En general, estos organismos proveen servicios no comerciales de carácter colectivo a sus miembros y/o servicios de intermediación financiera, o movilizan fondos entre prestamistas y prestatarios en diferentes economías. En su calidad de acreedores, los organismos multilaterales se denominan acreedores oficiales multilaterales [] y son acreedores del sector público[3].

Estas instituciones, desprovistas de leyes y regulaciones nacionales han ido tomando parte activa en la gestión de la deuda de las economías más débiles de forma creciente desde la primera alerta de no-reembolso de la década de los 80 a través de la aplicación de medidas y planes de marcado acento neoliberal.

El endeudamiento externo no es considerado como un problema, sino como una oportunidad de crecimiento lógica dentro del funcionamiento del sistema: La creación de la deuda es una consecuencia natural de la actividad económica. Siempre existen algunas entidades económicas cuyo ingreso supera su consumo corriente y sus necesidades de inversión, mientras que otros presentan deficiencias a este respecto. Mediante la creación de deuda, ambos grupos pueden satisfacer mejor sus preferencias en materia de consumo y producción, estimulando con ello el crecimiento económico[4]. Pero las crisis financieras internacionales que se desataron a finales de los noventa resaltaron su importancia y la necesidad de contar con datos exactos y estandarizados de la situación por países para su correcta gestión. Tal y como explica el propio FMI si existe el riesgo de que el sector público deje de cumplir con sus obligaciones externas, este sólo factor podría provocar una fuerte reducción de los flujos financieros hacia la economía en general [] Por consiguiente, es importante contar con información sobre la deuda externa total y a corto plazo del sector público[5]. La definición de Deuda Externa que nos encontramos en la mayoría de documentos que parten de estos organismos reza: Por deuda externa bruta se entiende el monto en un determinado momento, de los pasivos contractuales desembolsados y pendientes de pago que asumen los residentes de un país frente a no residentes, con el compromiso de reembolsar el capital, con o sin intereses, o de pagar los intereses, con o sin reembolso de capital[6].

Desde este punto de vista la deuda externa queda traducida a un apunte contable que deberá tratarse mediante la correcta gestión de la cuenta de resultados y planteada como una oportunidad de crecimiento si se mantiene fuera de los límites del sobreendeudamiento[7]; desde aquí se aportarán las diferentes recomendaciones y soluciones de estas instituciones.

La gestión de la deuda se ha hecho durante varias décadas a través de los denominados Planes de Ajuste Estructural (PPAE), aplicados en todos los países periféricos. Estos PPAE están elaborados a partir de los principios neoliberales marcados por el Consenso de Washington y guiados principalmente por los de austeridad financiera y la apertura y desregularización de los mercados. Pero también han ido aconsejando la búsqueda de nuevos créditos como solución para el pago de los anteriores (refinanciamiento), coherentemente con su forma de entender el endeudamiento y la financiación. Así ofrecen como medidas de fortalecimiento el aumento de reservas internacionales y /o la apertura de líneas de crédito contingente con prestamistas externos[8].

Otras recomendaciones han sido y son evitar la concentración de los pagos de la deuda, la diversificación de productos y mercados para aumentar los ingresos por exportación y la venta de los activos[9] de un país para satisfacer necesidades de liquidez en un determinado momento.

En caso de considerar que un país ha entrado en un proceso de endeudamiento excesivo, sobreendeudamiento, y por lo tanto ya se asume su situación como un problema, los diferentes enfoques e iniciativas de solución son ampliados mediante procesos encaminados a refinanciar y/o aliviar el peso de la deuda acompañando a los PPAE. Dichos procesos, sus aportes y sus limitaciones se describirán más adelante.


NOTAS:

  1. ®(Estadísticas de la Deuda Externa. Guía para compiladores y usuarios Fondo Monetario Internacional, Washington 2003: 47) Las cursivas son de las autoras.
  2. ® (Estadísticas de la Deuda Externa. Guía para compiladores y usuarios Fondo Monetario Internacional, Washington 2003., 2003: 193)
  3. ® (Íbid: 201)
  4. ® (Íbid: 87)
  5. ®Los beneficios derivados de los flujos financieros internacionales tanto para los acreedores como para los deudores- podrían no percibirse plenamente. Por ello es necesario contar con procedimientos adecuados de gestión del riesgo en el país y mantener la deuda externa en niveles sostenibles.
  6. ®(Íbid: 193)
  7. ® Los activos deben ser capaces de generar una renta o deben ser líquidos (o ambos), a fin de poder venderse en caso necesario (Íbid: 205)



  2.2. ¿Quiénes son críticos con el planteamiento oficial?
 
  2.2.1. El Marxismo y el Movimiento Obrero
La concepción fondo-monetarista lleva a tomar medidas de aplicación muy concreta. Las políticas fiscales, monetarias y sociales, atendiendo a sus principales premisas, hacen retroceder la frontera del Estado para dejar en manos del mercado decisiones trascendentales que afectan a la mayor parte de la población mundial.

Existen diferentes visiones (facciones) de esta concepción, que se tienen en función de distintos parámetros, como por ejemplo, dónde situar la frontera estatal, es decir cuánto se ceda al mercado en detrimento de lo estatal. Estamos hablando de aquellos Organismos Económicos Internacionales (OEI), que aportan matices al modelo impuesto cuestionando, en alguna medida, la capacidad del mercado para resolverlo todo, como por ejemplo el Banco Mundial recientemente.

Pero también nos referimos aquí a una parte de las organizaciones no gubernamentales (ONGD) que entran, por ejemplo, en la discusión de determinar cual es el grado de liberalización comercial que los países desarrollados deben asumir en sus fronteras para acabar con la desigualdad en el comercio mundial. Algunos movimientos sociales junto a estas ONGD demandan la condonación de la Deuda Externa de algunos de los países deudores, dando por sentado que su cobro es legítimo, sin cuestionar el proceso de endeudamiento y la raíz económica del proceso[10].

Por otro lado, a lo largo de la historia del capitalismo, los defensores y representantes de los intereses del capital, en sus diferentes facciones, han sido objeto de críticas muy duras por parte de diferentes corrientes económicas y en el último siglo de diferentes movimientos sociales de carácter muy diverso.

En el inicio del capitalismo económico el movimiento obrero lo va a percibir como fuente de privaciones materiales que aleja al trabajador de los medios de producción y mercantiliza su fuerza de trabajo, debilitando así sus posibilidades reales de (re)producción. Este movimiento, concibe el Estado como contenedor máximo de poder, ve el capitalismo como el enemigo principal de un modelo económico que pueda garantizar el bienestar, la seguridad y en definitiva un orden mundial más justo. Guiados por un discurso universal que concibe el cambio social de forma revolucionaria, se organiza en partidos y sindicatos liderados por una ideología marcada por la interpretación marxista del sistema capitalista.

La marxista es la corriente de pensamiento económico que con más fuerza se ha opuesto al capitalismo cuestionando sus principios más elementales. Karl Marx (1818-1833) formuló ciertos principios que han llegado a conocerse con el nombre de Leyes marxistas, de la misma importancia para los economistas afines a esta corriente, como lo son las leyes de la oferta y la demanda para los ortodoxos del capitalismo. Se trata de leyes que explican y cuestionan los principios básicos de funcionamiento del capitalismo, como son el ejército de reserva de los desempleados, el descenso de la tasa de beneficios, las crisis económicas, la creciente concentración industrial en un número cada vez menos de empresas y la creciente miseria del proletariado. Para Marx la búsqueda del beneficio del capitalista y su reacción a los cambios de las tasas de beneficios explican en gran parte la dinámica del sistema económico capitalista.

En resumen, mediante una visión materialista histórica, Marx afirma que cualquiera que sean las ventajas materiales que el capitalismo pueda reportar a una sociedad, las aportará con grandes costes para la clase proletaria, que constituye la gran masa. La búsqueda del beneficio y la desenfrenada carrera por el crecimiento, conduce a que el capital se concentre en pocas manos fluyendo hacia los polos ya más ricos.

Esta teoría alimenta las movilizaciones obreras, así como supone y asienta las bases económicas de muchos de los movimientos sociales críticos al capitalismo hoy en día, entre los que se incluyen los movimientos sociales que trabajan por acabar con la deuda externa.

NOTAS:
  1. ®(CALLE COLLADO, Ángel (2005) Nuevos Movimientos Globales. Hacia la radicalidad democrática. Editorial Popular, Madrid, 2005: 19) [..] La coalición Jubileo Sur ligada a la Iglesia católica, junto con ONGs de Desarrollo internacionales como Oxfam, organizaba el día 24 de septiembre de 2000 [en Praga] una manifestación para exigir la condonación de la Deuda externa. No pedían la disolución del FMI y del BM sino su democratización y que sus política sirviesen realmente para reducir la pobreza y las desigualdades que se agravaban como consecuencia de la llamada globalización [...]


  2.2.2. Los Nuevos Movimientos Globales
En lo que se refiere a la movilización social del último siglo puede ampliarse a la actual lucha del movimiento obrero presente en nuestros días, la iniciada en los años 60. Testigo de un nuevo ciclo de movilizaciones, en los 60 comienzan las primeras revueltas y protestas estudiantiles en Pekín y Berkeley, París o Praga. El Mayo del 68 percibe como deshumanizante y autoritaria la sociedad de consumo dando lugar a lo que algunos autores denominan Nuevos Movimientos Sociales.

En concreto, y alrededor de la problemática de la deuda externa, surgen a mediados de los 80, como precursores de las revueltas y protestas surgidas con posterioridad, las llamadas revueltas del pan, que constituyeron movilizaciones populares frente a los ajustes estructurales marcados por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional a raíz de procesos de renegociación de sus deudas. Sacudieron países como Turquía (1980), Ecuador y Madagascar (1981), Brasil (1983), Haití (1985), Bolivia (1986), Argelia (1988), Jordania (1996), entre otros[11].

Estas reacciones tuvieron su correlato en las protestas que desde inicios de los 90 se hicieron patentes en los países del Norte. Se trata de una nueva movilización social acuciada por la búsqueda de sinergias, la llamada globalización y las nuevas tecnologías de comunicación[12]. Denuncian la falta de transparencia y la democratización de ciertas instituciones y, en lo esencial, cuestionan los principios básicos del modelo económico liberal y fondomonetarista.

Los Nuevos Movimientos Globales (NMG), descendientes de los movimientos sociales de los años 60, tal y como explica Ángel Calle[13], se diferencian del movimiento obrero, al considerar frente a ellos una multiplicidad de conflictos y de formas de intervenir en ellos. Se alejan de la unidimensionalidad que caracteriza el movimiento obrero (un discurso, una organización, una forma de acción) y añade a la multidimensionalidad en la que ya se movían los movimientos sociales un nuevo punto que los diferencia, la democracia radical, horizontal y participativa.

Los NMG conciben el problema mundial como una interdependencia entre esferas subjetivas que cuentan con cierta interdependencia en su reproducción, [] militarismo, patriarcado, explotación laboral, degradación del medioambiente, desigualdades norte-sur, etc.[14]



NOTAS:

  1. ®(CALLE COLLADO, Ángel (2005) Nuevos Movimientos Globales. Hacia la radicalidad democrática. Editorial Popular, Madrid, 2005: 01)
  2. ®(Íbid: 23)
  3. ®(Íbid: 95)
  4. ®(Íbid: 26)



  2.2.3. Alivistas y Abolicionistas
En concreto, en relación al problema de la deuda externa, puede identificarse la existencia de dos polos[15] dentro de los movimientos sociales[16] y las ONGD que trabajan este tema. Ángel Calle[17] los divide en alivistas y abolicionistas. Esta división atiende principalmente a sus demandas, alrededor de la cancelación parcial o total de la deuda y el cuestionamiento en cuanto a la legitimidad de exigir su pago de la siguiente forma.


Tabla 1. Resumen posturas Alivistas y Abolicionistas frente a la Deuda Externa. Fuente CALLE Collado, Ángel (2007-01) Redes frente a la deuda (En redacción).

En recientes encuentros en junio 2005 (Resistencias y Alternativas a la Deuda, La Habana) y febrero 2007 (Foro Social Mundial, Nairobi) se han puesto de manifiesto acercamientos entre estas perspectivas en temas como el rechazo de las condicionalidades a la hora de renegociar estas deudas, la dimensión política del problema de la deuda o el inicio de una cancelación inmediata de las deudas ilegítimas[18].

Este conglomerado de actores que trabajan desde lo puramente social al ámbito más estrictamente económico, presenta ante la ciudadanía un panorama sobre la deuda en ocasiones difuso. En frente actúa, sin embargo, un fuerte poder financiero y multinacional que viene lanzando iniciativas de cancelación parciales de deudas que pretenden asegurar la legitimidad de los ajustes estructurales en el contexto mundial. Y como veremos en los siguientes apartados estas actuaciones han servido para asegurar que el sistema de endeudamiento es sostenible y beneficioso, y para sostener que contribuyen al desarrollo o a la lucha contra la pobreza.

En el Estado español se reproduce el esquema internacional de movilizaciones frente a la deuda. En 1998, las organizaciones católicas Cáritas, CONFER, Justicia y Paz y Manos Unidas constituirán la campaña Deuda Eterna, ¿Deuda Externa? en el marco de Jubileo 2000. Sus propuestas de condonación de la deuda de los países más empobrecidos, o de renegociación a cambio de inversión en desarrollo, se vehicularon principalmente a través de una campaña de firmas que sirvió para realizar presión política sobre los diputados[19].

Por otra parte, la Red Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa (RCADE), más próxima a los sectores abolicionistas antes mencionados, surgiría a raíz de la propuesta de realización de una consulta social coincidiendo con las elecciones generales de marzo de 2000. La RCADE se constituye como una red de grupos diversos[20] que tienen su asiento más firme en la Plataforma 0,7% y en ADEU (Abolició del Deute Extern Usurer en Cataluña). Cerca de 23.000 personas de 458 municipios diferentes participaron como voluntarias en la consulta. La Junta Electoral Central decretó su prohibición lo que llevó a las organizaciones inmersas en otras campañas a desentenderse de la participación en la misma, a excepción de organizaciones como Justicia y Paz. A pesar de esto votaron 1.087.792 personas, de ellas 15.000 inmigrantes. Se plantearon tres preguntas:

1. ¿Está usted a favor de que el gobierno del Estado Español cancele totalmente la deuda externa que mantienen con él los países empobrecidos?
2. ¿Está usted a favor de que el importe del pago anual de la deuda cancelada se destine por la población de los países empobrecidos a su propio desarrollo?
3. ¿Está usted a favor de que los tribunales investiguen el enriquecimiento ilícito que los poderosos del Norte y del Sur vienen realizando con los fondos prestados, y que esas cantidades sean devueltas a sus pueblos?

Más de un 97% contestó afirmativamente a las 3 preguntas[21].



NOTAS:

  1. ®Situar dos polos de cuestionamiento de la deuda externa no supone la no existencia de puntos comunes. El hecho de considerar la deuda como un mecanismo de subordinación económica de los países empobrecidos con las consiguientes lacras sociales y una crítica de la escasa participación de comunidades y sociedad civil en las propuestas en torno a la deuda son puntos que unen los dos enfoques.
  2. ®Tanto los Movimientos Sociales como los Nuevos Movimientos Globales, tal y como los define el autor.
  3. ®(Íbid)
  4. ®www.wsf2007.org
  5. ®Intermón Oxfam (ONGD) se adhirió a esta iniciativa, aunque posteriormente, cuando en 2005 el gobierno comenzó a tejer la Ley de Deuda Externa lanzó una campaña propia, frente a la montada por las organizaciones católicas antes reseñadas.
  6. ®Ecologistas, Zapatistas, Cristianos de base y ONGD críticas principalmente
  7. ®URL con los datos de RCADE: www.quiendebeaquien.org



3. Un poco de Historia
La deuda externa constituye uno de los principales obstáculos que limitan el crecimiento económico de los países de la periferia económica. Desde su origen y tras la primera crisis de insolvencia (1982), países acreedores y deudores, bancos y organizaciones multilaterales (principalmente financieras, IFIs) han trabajado por mejorar su gestión desde sus diferentes puntos de vista y a través de diferentes iniciativas.

Desde los organismos oficiales y desde el principio, se abordó como un problema de liquidez a corto plazo y se pusieron en marcha diferentes mecanismos de renegociación y refinanciación desarrollándose en dos ámbitos, el Club de París donde se renegocia la deuda oficial y el de Londres, para la deuda comercial privada.

El fracaso de estas iniciativas llevó a la comunidad internacional al planteamiento de otras nuevas iniciativas (reestructuración), hasta llegar a los tratamientos vigentes en la actualidad dentro del Club de París y la nueva y última iniciativa para los Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC).

En este apartado realizaremos un estudio de la evolución de la deuda con un breve recorrido histórico para después detallar los diferentes planes e iniciativas llevadas a cabo destacando sus principales aportes y limitaciones.


  3.01. El origen de la Deuda
EEUU se consolida tras la II Guerra Mundial como potencia hegemónica única en los planos económicos, político y militar de envergadura mundial. Cuando la guerra terminó, en 1945, el PIB americano representaba la mitad de toda la producción mundial.

En las conferencias celebradas en Bretton Woods a mediados de 1944[22], las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial redefinieron el sistema monetario internacional aplicando el Plan White[23]. En lo monetario todas las divisas serían convertibles en dólares y sólo el dólar sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 dólares por onzas para los gobiernos extranjeros.

La Reserva Federal reinicia[24] entonces su política de emitir dólares por encima de sus reservas reales. Durante las dos décadas y media siguientes la economía mundial experimenta un elevado crecimiento; este período es denominado como la edad de oro del capitalismo. Pero parece no sustentarse en cimientos estables, empezando a mostrar su falta de realismo en los primeros años setenta.

Europa y Japón, aplicando políticas más sensatas, se recuperaron tras algunos años y la balanza comercial comenzó a inclinarse en contra de los EEUU. Esos países estaban inundados de dólares sobrevaluados de sus exportaciones a EEUU, así que comenzó la venta de dólares a la Reserva Federal a cambio de lingotes de oro. Las reservas de oro no podía mantener la convertibilidad[25].

Por otro lado, en los mercados internacionales de oro, principalmente Londres y Zurich, el precio del metal precioso iba subiendo. A la Reserva Federal le resultaba cada vez más difícil mantener el cambio de 35 dólares por una onza de oro.

En marzo de 1968, Estados Unidos intentó remediar la pérdida de oro de su Reserva. Se adquirió el compromiso por parte de todos los bancos centrales de no comprar ni vender oro en los mercados libres. Esto es, las reservas de oro de los bancos centrales y todo el oro del mundo funcionarían en compartimentos estancos. Pero a principios de 1973, una onza de oro ya se cambiaba en los mercados internacionales por 125 dólares.

Los bancos centrales europeos amenazaron con vender gran parte de los ya baldíos dólares que tenían en sus reservas a cambio de oro, contraviniendo el acuerdo. Así que, el 15 de agosto de 1971, por orden del presidente Richard M. Nixon, de forma unilateral y sin contemplar las consecuencias para la economía mundial el dólar dejó de ser convertible en lingotes de oro, incluso para gobiernos y bancos centrales extranjeros. Así se da fin a la etapa del patrón oro, la paridad establecida se suprimió.

En el mercado predominaron los que quisieron deshacerse a toda prisa de sus dólares para poder comprar activos cuyo valor no se degradase tan rápidamente. El oro, el petróleo y otros activos vieron como su precio se disparaba en dólares. La inflación del dólar llegó a los dos dígitos.

Dos factores se unen en este momento para dar como resultado una situación internacional complicada en la que el sistema bancario se encuentra con enormes excedentes de capital:
- por un lado existe una gran liquidez de dólares en el Mercado y además esta liquidez se une a los formidables beneficios obtenidos en las décadas anteriores: a este Mercado se le bautiza como Mercado de Eurodólares.
- Al mismo tiempo los Países Productores de Petróleo (OPEP), especialmente los árabes, deciden aumentar, desde la seguridad otorgada por la rigidez de los precios del petróleo, el precio del barril en 1973 a cuatro veces su precio. Este hecho hace que de nuevo el sistema financiero vea desbordar sus arcas, esta vez con Petrodólares, por los depósitos que los países petroleros hacen a los bancos de EEUU y Europa.
Este hecho tiene fuertes repercusiones en los costes de producción a escala mundial, lo que hace que las economías occidentales reduzcan su actividad debido al aumento del precio de las materias primas y se aplican políticas de ajuste que reducen el gasto público[26]. Los países periféricos no exportadores de petróleo son los más duramente afectados por este hecho y, como más tarde veremos, ven además deteriorarse la Relación Real de Intercambio de sus productos y disminuir el precio de los productos primarios ya desde los años 60.

En este contexto, durante los 70, la banca internacional busca rentabilizar el excedente de eurodólares y de petrodólares mediante la concesión de créditos a costa de cualquier condición. La presión de los bancos sobre los gobiernos y el sector privado de muchos países creció en esta década. Se endeudaron diferentes estados y sus sectores privados, y posteriormente se dio la Nacionalización de la Deuda. Los bancos llamaron a las puertas de los países menos desarrollados económicamente para evitar la crisis del sistema financiero. La voraz necesidad de crecimiento del dinero que exige el sistema económico capitalista hace que el incremento de líquido no sirva de nada a los bancos si no pueden mover el dinero.

La recesión económica en Europa y EEUU hacía difícil invertir en los países del Norte. Son los países del Sur los que absorberán estos petrodólares en forma de préstamos que los bancos del Norte les ofrecerán en condiciones bastante atractivas. Algunos de estos países habían puesto en marcha ambiciosos procesos de industrialización, y otros estaban gobernados por dictadores que necesitaban recursos para reforzar su situación de poder. Los préstamos supondrán dinero fácil y abundante, a tipos de interés relativamente bajos, pero variables, lo que quiere decir que en su fijación no funciona la lógica del mercado, sino que en la práctica son los grupos financieros más poderosos los que imponen sus condiciones y fijan la tasa de interés en condiciones oligopólicas[27]. Era el inicio del proceso de sobre-endeudamiento.

Es necesario completar esta perspectiva con dos aspectos del proceso -puramente económicos- que explican cómo se endeudan los países:
- Tasa de Interés Real. La excesiva liquidez y la elevada inflación del momento harán que las tasas de interés real (nominal menos inflación) con las que se ofrecen los préstamos sean extremadamente bajas. Aunque se firmaron los contratos con tasas de interés variable, una visión corto-placista unida a la presión por obtener rédito de las operaciones hicieron que se firmaran gran número de créditos con la banca privada y también créditos sindicados de grandes sumas.
- Lógica especulativa. Debido a la realidad social de los países de la periferia, nos encontramos con la inexistencia de una burguesía capitalista fuerte y nacional preocupada por el desarrollo productivo de sus regiones y que canalice el ahorro hacia el sector productivo, por lo tanto, existirá un elevado déficit del sector productivo en estos países que los hará más dependientes del financiamiento exterior.

El para qué se endeudan o cuáles son los destinos de los créditos se puede resumir en:
- La vinculación que existe de los diferentes Gobiernos con los sectores dominantes del capital (tanto nacional como transnacional) hará que se supediten los intereses nacionales a los privados.
- Destacarán desgraciadamente algunos gobiernos dictatoriales[28] que destinarán el crédito a gastos militares y métodos represivos para salvaguardar sus regímenes políticos.
- Habrá una fuga importante de capitales, de forma que fondos que proceden del endeudamiento se destinarán a comprar activos en el extranjero o se ingresarán directamente en cuentas bancarias en EEUU y Europa. [ la magnitud del capital fugado respecto al incremento de la deuda equivalía al 96% en Venezuela, al 61% en Argentina, al 43% en México y al 12% en Brasil. Es decir, que de regresar todos los capitales venezolanos en el exterior, se podría pagar al contado toda la deuda excepto un 4% o que incluso en el caso comparativamente menos escandaloso, el brasileño, el equivalente a uno de cada ocho dólares desembolsados no llegaba al país o se iba directamente al exterior...][29].
- También existe otro gasto igualmente improductivo, como es el mantenimiento de los tipos de cambio en diferentes países, lo que supone una transferencia directa a los especuladores.
- Y por último las importaciones de lujo. Al mismo tiempo, la elevada concentración del ingreso en unos pocos, hará de las importaciones verdaderos alardes de clase social, que primarán las importaciones de lujo frente a las destinadas directamente al sector productivo.

Lo que completa el círculo del endeudamiento a principios de la década de los 80s es:
- Que los gobiernos de Reagan en los E.E.U.U., y Tatcher en el Reino Unido deciden aumentar los tipos de interés, de forma unilateral y sin tener en cuenta las posibles consecuencias con el objetivo de frenar la inflación.
- Este incremento tendrá un efecto directo sobre el endeudamiento de los países del Sur, que habían tomado los préstamos con interés variable, y que vieron como cada vez les resultaba más difícil hacer frente al pago de la deuda. Los tipos de interés pasaron del 4-5 % a mediados de los 70, al 16 18 % a principios de los 80, e incluso superiores en los años siguientes.
- A esta situación hay que añadir el importante descenso que padecieron desde aquel momento los precios de las materias primas y productos agrícolas de los países del Sur, principal fuente de exportación y fuente de divisas con las que hacer frente al pago de la deuda.
- En este contexto jugaron un papel importante los organismos de crédito y aquellas empresas especializadas en determinar el riesgo-país, a través del cual se discrimina a los países y a las empresas en función de los intereses de los acreedores y, también, de los principales grupos transnacionales. Por ejemplo, por qué una empresa petrolera estatal financieramente consolidada como Petrobrás, debe asumir créditos con tasas de interés más altas que las que paga otra empresa petrolera internacional, seguramente no tan vigorosa. Esta elevación repentina y arbitraria de las tasas de interés fue la que provocó la vuelta masiva de capitales a los países acreedores del Norte.

Al analizar la cuestión a fondo, bastan tres datos para definir la verdadera dimensión del problema. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estima que en la década de los ochenta los tipos de interés para los países pobres fueron cuatro veces más altos que para los países ricos. Se calcula que los países del Sur han pagado entre tres y cuatro veces lo que hubieran pagado si no hubiesen cambiado las condiciones pactadas en un principio, y que por cada dólar que el Norte envía al Sur en concepto de ayuda recibe tres como cobros de intereses de la deuda externa del Tercer Mundo[30].



NOTAS:

  1. ®Tras Teherán (1943) y posteriormente Yalta (1945), y Postdam (1945)
  2. ®El plan inglés era obra del economista Lord John M. Keynes, el plan americano fue obra de un alto funcionario del Tesoro llamado Harry D. White, al que debe su nombre.
  3. ®Durante el siglo XX, una tras otra, las principales potencias económicas del mundo habían ido creando sus bancos centrales. La última en hacerlo fue Estados Unidos, en noviembre de 1910 un grupo de banqueros crearon el Sistema de la Reserva Federal, esto es, el banco central americano que entró en funcionamiento en diciembre de 1913. En aquellos momentos la Reserva Federal consistía en la coordinación de doce bancos que emitía billetes respaldándolos con sus reservas de oro. Se emitían más billetes que oro tenía la Reserva, es decir, muchos billetes que se sostenían sobre una cantidad de oro inferior. Los bancos nacionales podían entonces ofrecer depósitos a sus clientes respaldándolos con los billetes de la Reserva y todos los bancos estatales podían ofrecer crédito respaldado por los depósitos de los bancos nacionales. Acabada la Gran Guerra, se celebra la Conferencia de Génova (1922) donde se acuerda (con gran influencia y persistencia inglesa y norteamericana) un nuevo patrón monetario el patrón de cambio oro. Se propone que las reservas se constituyan a partir de ahora no sólo de oro, sino también en dos divisas convertibles en oro: las monedas de reserva, que son la libra esterlina y el dólar. Inglaterra ha perdido, tras la Guerra, su posición hegemónica única. No todos los países adoptan el nuevo patrón (25 lo hicieron, pero otros 11, encabezados por Francia se mantuvieron con el patrón oro). En este contexto de economía mixta y debido fundamentalmente a un exceso de emisión de moneda norteamericana, según explica J. Atienza se desencadena en EEUU la llamada crisis del 29.
  4. ®Las reservas de oro de la Reserva Federal, que tras la Segunda Guerra Mundial estaban valoradas en 20 mil millones de dólares, se vaciaron hasta los 9 mil millones.
  5. ®Ideasque proceden fundamentalmente de la escuela económica neoliberal.
  6. ® (Alberto Acosta, 2005)
  7. ®Argentina durante el periodo de dictadura gastó el 11% de su PIB, 13.900 millones de $ a importar armamento y financió la Guerra de las Malvinas con deuda exterior. Perú gastó el 20% de su deuda Externa en armamento.
  8. ®(ARRIZABALO, Xavier. (1997) Crisis y Ajuste en la Economía Mundial Editorial Síntesis, Serie Actualidad. Madrid 1997: 207)
  9. ®Así entramos en uno de los factores que explican por qué la brecha Norte-Sur no deja de agrandarse. La deuda externa, lejos de ser un problema puramente económico, es de tal dimensión que supone un impedimento para una convivencia pacífica y un impedimento para las mínimas consideraciones en justicia social.

  3.02. Estalla la Crisis de la Deuda
Las características de la deuda externa analizadas hasta el momento constituyen lo que puede denominarse el proceso de incubación de una crisis que definitivamente estalla en México en agosto de 1982. Esto provoca de alguna forma la toma de conciencia de la comunidad internacional de la gravedad de los problemas que podían derivarse del endeudamiento externo de los países del Sur.

La principal preocupación supone que dicha crisis deja al descubierto el grado de dependencia entre las diferentes economías nacionales y, además, la fragilidad en un momento dado, del sistema bancario internacional (y nacional) ante el posible impago de las cantidades adeudadas por los diferentes estados.

Rafael Zafra[31] resume en diez las causas principales que llevaron al endeudamiento a convertirse en una crisis y en el problema más grave del sistema económico y financiero internacional:

  1. la fuerte caída del precio de los productos de base;
  2. disminución del volumen de las exportaciones;
  3. la degradación de los términos de intercambio comercial de los países periféricos no petroleros;
  4. las subidas del interés real que pagan los países periféricos;
  5. la subida del dólar estadounidense;
  6. el excesivo aumento del precio del petróleo ocasionado por las crisis de 1973 y 1979;
  7. las políticas proteccionistas puestas en marcha por los países centrales;
  8. las fugas masivas de capitales privados de los países periféricos;
  9. la utilización de una parte de los préstamos para la financiación de inversiones no rentables.
  10. el descenso de ritmo de nuevos préstamos;


A partir de entonces, dos temas serán centrales en las múltiples reuniones de acreedores y organismos multilaterales, que se llevan a cabo tras el anuncio mexicano:
- la reprogramación del pago de la Deuda Externa;
- el diseño de políticas económicas de ajuste que posibiliten ese pago;

La realidad en aquel momento era que el cumplimiento de los plazos acordados en 1983 tras el estallido exigía una disposición de recursos para toda la región latinoamericana considerablemente superior al valor total de las exportaciones anuales. Además el servicio de la deuda sobrepasaba la capacidad real de llegar a alcanzar balance comercial positivo. Todo esto llevó a la mayoría de los países endeudados a renegociar la deuda con la banca transnacional, la cual impone al FMI como institución auditora y asesora de los programas de ajuste necesarios para satisfacer la deuda contraída.

Los aspectos estructurales, sociales y políticos que podrían haberse tenido en cuenta fueron relegados a un segundo plano y la discusión se elevó a términos técnicos y financieros, respondiendo a los intereses de las instituciones y gobiernos (del Norte) que lideraron dichas reuniones y reprogramaciones.


NOTAS:

  1. ®(ZAFRA Espinosa, Rafael (2001) La Deuda Externa. Aspectos jurídicos del endeudamiento internacional. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2001: 162-163)

  3.03. Reprogramación de la Deuda
Ningún planteamiento sobre la forma de afrontar la crisis de la deuda en América Latina estaría completo sin una llamada a los deudores para que satisfagan su parte de la negociación expresada en los términos «poner su casa en orden», «emprender reformas políticas» o «someterse a estrictas condiciones»[32]



NOTAS:

  1. ® (El Consenso de Washington J. Williamson, 1990)

  3.03.1. La posición de EEUU frente al problema de la deuda
La circunstancia de que los bancos americanos sean inicialmente los mayores acreedores de deuda y el peso que los EEUU tienen en la toma de decisiones de las organizaciones internacionales que tienen competencias en esta materia, ha hecho que las iniciativas lanzadas por su gobierno tengan una influencia directa en las estrategias tomadas para hacer frente al problema de la deuda, tanto en el ámbito privado (Club de Londres) como en el público (Club de París).
En un principio el gobierno norteamericano se mantuvo al margen, pero la insuficiencia de resultados y estrategias les animó a iniciar una nueva etapa en la gestión de la crisis con una implicación mucho mayor de su gobierno, aunque con los mismos resultados como veremos.
En 1985 se presentó en Seúl (40ª Asamblea Anual del FMI y del BM) el Plan Baker, a éste le seguiría el Plan Brady y tras éstos se tomaron iniciativas a nivel multilateral donde el papel de EEUU sigue siendo decisivo.


  3.03.2. Las tres primeras rondas: de 1982 a 1985
La mayoría de los países latinoamericanos con problemas de endeudamiento mantuvieron tres rondas de negociación con la banca transnacional, 1982-83, 1983-84 y 1984-85. Según José Ramón García[33] aparentemente las rondas de negociación desde 1982 parecían demostrar que los acuerdos eran continuos y sin ningún tipo de enfrentamiento. Pero él destaca cuatro ángulos de aproximación a estas negociaciones más allá de las cuestiones técnicas, las consecuencias para las partes implicadas, que resume en:
  1. efecto positivo para el sistema financiero internacional. Estas rondas evitaron que la deuda externa se transformase en una permanente amenaza para convertirse en un problema en vías de solución que calma las posibles alarmas en torno a un riesgo sistémico;
  2. efecto positivo para los acreedores, ya que viabiliza el sistema financiero internacional y evita la crisis provocada por el endeudamiento. Además con estas renegociaciones se consigue no cuestionar la posición ventajosa del acreedor en ningún momento, lo cual es muy importante para no entrar a valorar qué o quienes fueron responsables del endeudamiento;
  3. para los deudores los resultados fueron netamente negativos, supuso la implementación de programas de ajuste precipitados, sin gradación en su aplicación y dolorosos socialmente. Se intentó dividir a los países según su endeudamiento para la reprogramación, lo que benefició a algunos y a otros no (según como resultasen en la clasificación) pero en general se da una explicación global del problema sin atender a su verdadera raíz;
  4. para el FMI las rondas supusieron algo muy positivo ya que esta institución se reafirmó en su doble papel de diseñar y aprobar los planes que harán posible el pago de la deuda y negociar junto a la banca las re-programaciones.

Con la primera ronda de negociaciones se sientan pues las bases sobre la legitimidad de las instituciones financieras en la gestión de la deuda, el crédito como fuente de captación de recursos y los deudores como responsables de la crisis abierta.


NOTAS:

  1. ®(GARCÍA Menéndez, J. Ramón (1989) Política económica y Deuda externa en América latina Edi. Iepala. Madrid, 1989)

  3.03.3. Plan Baker: "Programa para el crecimiento duradero"
Ante la falta de éxito de las anteriores rondas, el 8 de octubre de 1985[34] el gobierno de los EEUU por medio del Secretario del Tesoro James Baker, presentó una iniciativa de resolución del problema que definirá la estrategia básica a seguir durante el período 1985-1988. Este plan no se destinará a todos los países, se hará una distinción por vez primera y se destinará a los 15 Estados considerados como fuertemente endeudados: 10 países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Uruguay; 3 países africanos: Costa de Marfil, Marruecos y Nigeria; 1 país asiático: Filipinas y 1 país europeo: Yugoslavia (república ex soviética).

Sin pretender en su formulación teórica dar la espalda a la realidad de cada uno de los casos citados, el Plan Baker se concretaba en:

  1. adopción por parte de los países deudores de políticas macroeconómicas y estructurales que promovieran el crecimiento, el equilibrio de la balanza de pagos y la disminución de la inflación en los diferentes países;
  2. se mantuvo la continuación del FMI con un papel central. Estaría apoyado por préstamos de ajuste sectorial y estructural más importantes provenientes de los Bancos Regionales de Desarrollo;
  3. se acordó un aumento del volumen de los préstamos acordados por los bancos comerciales.


En resumen, se trataba de volver a escalonar la deuda durante varios años y al mismo tiempo favorecer un flujo de nuevos préstamos a estos países. En concreto, en los tres años de vigencia del plan, los países deberían recibir 29 mil millones de $ en préstamos (20.000 de bancos comerciales y 9.000 de las instituciones financieras internacionales)[35].

A pesar de recibir el apoyo del G-7[36] los resultados fueron calificados como insatisfactorios, cuando no, de un auténtico fracaso. Es obvio que manejando los mismos términos que las anteriores rondas, demostradas insuficientes, era muy difícil mejorar la situación.

El número de re-escalonamientos descendió y los préstamos supuestamente de 29 mil millones de $ no superaron los 10 mil millones de $. Debido a esto James Baker propone una ampliación de su plan en 1987 que incorpora las opciones del menú de mercado que tiende a posibilitar las conversiones y reducciones voluntarias de deuda. Aunque la conversión presentaba una utilidad no muy alta supuso el reconocimiento oficial de la depreciación de los créditos concedidos a los Estados subdesarrollados, así como la legitimación del mercado secundario de deuda.


NOTAS:

  1. ®En la apertura formal de la 40ª Asamblea Anual del FMI y BM en Seúl. (Zafra 2001)
  2. ®(ZAFRA Espinosa, Rafael (2001) La Deuda Externa. Aspectos jurídicos del endeudamiento internacional. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2001)
  3. ®Creado en 1975 por iniciativa del presidente francés Valéry Giscard dEstaing, el "G7" agrupa a los representantes de los siete países más industrializados del mundo, Francia, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón y Reino Unido.

  3.03.4. Plan Brady o "Menú a la carta"
El fracaso del Plan Baker, el agravamiento de la situación económica, los movimientos políticos y sociales en los países deudores, especialmente latinoamericanos, y la fuerte voluntad de los bancos norteamericanos de desembarazarse de créditos dudosos provocan un giro definitivo en la estrategia de reducción de la deuda externa.

Con el Plan Brady[37] se abandona el reescalonamiento por ajuste y se intenta una nueva estrategia bautizada como menú a la carta que pretende reducir el monto total de la deuda de un país mediante las técnicas de conversión de deuda, que han proliferado desde entonces apoyadas en el mercado secundario de la deuda creado a partir de los 80.
Dirigido a 39 Estados fuertemente endeudados[38] el Plan se compone de cinco puntos:

  1. en primer lugar se insta a los países deudores a seguir manteniendo los planes de ajuste;
  2. se sugiere a los bancos comerciales que suspendan por un plazo de 3 años las cláusulas relativas a la igualdad del tratamiento entre los acreedores contenidas en los contratos de re-escalonamiento y originales. Se propone a los bancos un programa de ayuda financiera que consiste en 3 posibles opciones:
    1. conversión de la deuda, con un descuento, en obligaciones a largo plazo y al tipo de interés del Mercado;
    2. conversión de la deuda en obligaciones a largo plazo y al tipo de interés inferior al del Mercado;
    3. concesión de nuevos créditos y mantenimiento de los existentes;

  3. se hace un llamamiento a los Estados acreedores para que eliminen las disposiciones contables y fiscales que impiden aumentar la participación de los bancos en las operaciones de reducción de deuda;
  4. se propone la intervención de fondos públicos en las operaciones de reducción de deuda, ya que se requiere que el Estado deudor cuente con divisas para realizar el pago. Se hace un llamamiento al aporte de fondos necesarios, especialmente a las Organizaciones Internacionales;
  5. se prevé la posibilidad de que el FMI pueda utilizar sus propios recursos para financiar los programas de ajuste, independientemente de la conclusión de un acuerdo entre el deudor y el acreedor.


El Plan recibe el apoyo del G-7 en la cumbre de 1989 en París. El FMI y el BM aprueban en abril de 1989 unas Nuevas directivas de orientación como base de su apoyo a favor de una reducción de la deuda bancaria y están de acuerdo en abrirla a todos los estados muy endeudados con los Bancos, a condición de concluir un acuerdo de confirmación con el FMI y adoptar medidas que favorezcan la inversión y el retorno de los capitales privados.

La implementación de esta estrategia arrojó resultados no del todo satisfactorios y despertó no pocas críticas. El monto total de las contrataciones del BM y del FMI con países altamente endeudados se incrementó en los años subsiguientes. Además, el nuevo financiamiento resultó muy caro y, por lo tanto, restrictivo para los deudores, de modo que no colaboró con los objetivos de "ajuste con crecimiento" propuestos por los planes.


NOTAS:

  1. ®El Secretario norteamericano Nicholas Brady en su discurso el 10 de marzo de 1989 anuncia que EEUU considera la reducción de la deuda y de su servicio como parte integrante de la estrategia frente a la crisis de endeudamiento internacional.
  2. ®Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa de Marfil, Ecuador, Marruecos, México, Nigeria, Perú, Filipinas, Uruguay, Venezuela, Yugoslavia, Costa Rica, Guayana, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Santo Domingo, Trinidad y Tobago, Congo, Gabón, Guinea, Madagascar, Malawi, Mozambique, Níger, Senegal, Togo, Zaire, Sierra Leona, Sudán, Zambia, República Sudafricana, Polonia y Rumania.

  3.04. Iniciativa para los Países Pobres Altamente Endeudados (PPAE) - HIPC
Damos un salto en el tiempo para llegar a la reunión del G-7 de 1999 en Colonia, donde los Ministros de Hacienda de los siete países más ricos del mundo decidieron responder a una petición avalada por la firma de 17 millones de personas que demandaban en aquel momento una solución urgente, la anulación de la Deuda Externa de aquellos países con una grave situación económica y social provocada por su pago.

Se comprometieron a anular el 90% de la Deuda de los países empobrecidos durante el año 2000 con la iniciativa PEAE[39] (HIPC) ahora reforzada[40]. Esto, calcularon, supondría un esfuerzo económico de 100.000 millones de dólares.

Tras estas declaraciones se esconde una compleja iniciativa. Tratamos aquí de explicarla. Para aliviar su deuda un país PEAE debe poner en marcha una doble etapa de reformas de ajuste estructural que puede durar entre 3 y 6 años. Al finalizar la primera etapa, bautizada como punto de decisión (en la que el FMI y el Banco Mundial estudian si el país cumple los requisitos de pobreza y endeudamiento suficientes para beneficiarse de la iniciativa), los acreedores aportan una primera ayuda provisional[41] y el Club de París aplica ya un tratamiento interino, tipo Colonia flujo: se fija un programa de acciones de desarrollo y reducción de la pobreza.

El país pasará entonces a la segunda etapa que, al culminar (punto final), recibe -si fuera necesario- un aligeramiento de la deuda que se destina a restablecer la sostenibilidad de su endeudamiento; es decir, tendrá la capacidad de amortizar los vencimientos.

La iniciativa HIPC se completa con la iniciativa de condonación del 100% de la deuda multilateral a los países que hayan alcanzado el punto de culminación.
Las instituciones que participan en esta iniciativa son el FMI, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y, a día de hoy, se espera que el Banco Interamericano de Desarrollo se sume a la misma.

En su versión de 1996 los criterios de elegibilidad eran más restrictivos que los actuales. En el Club de París la aplicación de la HIPC entonces se realizaba a través del llamado tratamiento Lyon (predecesor del tratamiento Colonia). En virtud de ese tratamiento, cuando un país llegaba al punto de decisión, la condonación de los vencimientos de deuda comercial anteriores a la fecha de corte era del 80% (en vez del 90% de Colonia). Asimismo, en el punto de culminación la reducción de deuda era la necesaria para restaurar la sostenibilidad y, puesto que ésta se definía a un nivel más elevado, la condonación realizada era menor que en la actualidad.

Pero, según Toussaint y Zacharie[42], diez son las trampas de la iniciativa PEAE. Entre ellas destacamos el hecho de que la iniciativa esté encaminada a que la deuda sea sostenible (lo que significa que sólo los países que tienen una deuda insostenible serán objeto de la iniciativa), que sólo un limitado número de países sean elegibles de un total de 41, cuya deuda acumulada representa solamente el 10% de la deuda total (con lo que menos del 2% del total de la deuda es susceptible de paliarse durante los próximos decenios), y que las reformas económicas propuestas sigan siendo las mismas que las aplicadas hasta ahora en los programas de ajuste estructural.

En mayo del 2006, un Grupo Independiente de Evaluación del Banco Mundial, publicó una segunda evaluación acerca de los avances de la iniciativa HIPC. El informe revelaba que el proceso se encuentra en un punto en el que su interrupción es un hecho, de forma temporal y/o completa. Esta evaluación recoge información estadística que confirma la decepción que experimentan los países endeudados ante los escasos y dilatados resultados del proceso en cuestión[43]. Entre otros destacan el hecho de que la iniciativa supone un esfuerzo mínimo de los acreedores y una financiación aleatoria. Se limita a reducciones de intereses y a ayudas destinadas a financiar una parte del servicio de deuda, todo ello extendido en un período de varios decenios. Los criterios aplicados para su funcionamiento resultan arbitrarios en tanto que su objetivo esencial no es el de resolver el problema de la deuda sino el de cumplir con el servicio de la misma.

Aún así, y a juzgar por las cifras de los últimos años, el pago del servicio pasa a ser una prioridad secundaria, y el control de los recursos naturales de los países endeudados podría ser otro gran objetivo hacia el que dirigir los nuevos flujos de deuda. En los últimos cinco años los destinos responden a este patrón, Angola, Guinea Ecuatorial, Nigeria, Sudán (todos ellos con abundantes recursos naturales) y Egipto fueron los principales receptores de Inversión Extranjera Directa (IED) durante el 2004, y entre los cinco sumaron algo menos de la mitad de todas las entradas en África. Como es de suponer, los países menos adelantados (PMA) africanos recibieron pequeñas cantidades de inversión: alrededor de 9 mil millones de dólares en total en 2004. La mayor parte de las inversiones que llegaron a África en el 2004 procedieron de Europa, ocupando los primeros lugares los inversores de Francia, Países Bajos y Reino Unido, así como de Sudáfrica y Estados Unidos. Entre todos esos países suministraron más de la mitad de las entradas de IED en la región[44]. Durante el 2005, la IED en África, continuó creciendo en todos los países productores de petróleo, así como en Egipto y Sudáfrica. El flujo total a la región en el 2005 alcanzó los 29 mil millones de dólares y estuvieron dirigidos principalmente al sector petrolero y de otros recursos naturales.


NOTAS:

  1. ®Países empobrecidos altamente endeudados (PEAE). En inglés HIPC (High Indebt Poor Countries), aprobada conjuntamente por el FMI y el BM
  2. ®La iniciativa original fue dada a conocer en la reunión del G-7 en Lyon en 1996
  3. ®Sobre una base de cálculo realizada por el FMI que hace referencia a la sostenibilidad macroeconómica de la deuda del país en cuestión.
  4. ®(TOUISSANT Eric y ZACHARIE Arnaud, (2002) Salir de la Crisis. Deuda y Ajuste. Paz con Dignidad, AHIMSA y CADTM. España diciembre 2002)
  5. ®(HERNÁNDEZ Pedraza, GLADYS Cecilia (2006) Evolución y geopolítica de la deuda externa del Tercer Mundo: Posibles alternativas para América Latina. Observatorio Internacional de la Deuda (canal) [www.gloobal.net])
  6. ®(Íbid)

  3.05. Los Poverty Reduction Strategy Papers (PRSP)
Tal y como se ha apuntado, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional aprueban conjuntamente a finales de 1999 la iniciativa HIPC, por la cual los países pobres altamente endeudados recibirían alivio financiero hasta alcanzar niveles de deuda considerados sostenibles. Este alivio adicional queda condicionado a dos grandes acciones: (1) destinar al objetivo de reducción de pobreza aquellos fondos que de otra forma irían destinados al pago de la deuda; y (2) elaborar un plan estratégico de reducción de la pobreza llamado Poverty Reduction Strategy Papers, (PRSP)[45].

La financiación de los PRSP proviene de los fondos de alivio a la deuda (fondos HIPC), así como de financiación internacional adicional. Se crea en el FMI una nueva modalidad crediticia los Poverty Reduction and Growth Facility, PRGF, que amplían el horizonte de su predecesor y la facilidad financiera del ajuste estructural, llamada Enhanced Structural Adjustment Facility, (ESAF). El objetivo original de los PRSP es la confección de estrategias nacionales ampliamente participativas, consensuadas, claramente priorizadas y sostenibles en el tiempo para reducir la pobreza[46].

José Cuesta[47] analiza la experiencia de los PRSP de los países latinoamericanos que han puesto en marcha estos procesos, Bolivia, Honduras y Nicaragua[48]. Las experiencias observadas en estos tres países sugieren como resumen las siguientes conclusiones según el mismo autor:

  • La elaboración de las estrategias fue considerablemente participativa en cuanto a su discusión, aunque las sociedades civiles de estos países denuncian sistemáticamente la falta de inclusión de sus propuestas concretas. Diferentes estamentos de gobierno, sociedad civil y comunidad internacional en estos países reconocen que sus PRSP constituyen listas de la compra donde grandes y convenientemente vagos acuerdos son incluidos sin articularse en demandas concretas ni incluir propuestas específicas de la sociedad civil (otras críticas se centran en la omisión de otros temas clave como lucha decidida a la corrupción o reformas agrarias)[49].

  • La sostenibilidad de estas estrategias queda asimismo en entredicho por su sustancial dependencia financiera en torno a una senda de crecimiento económico rápido y sostenido que no tiene precedentes en la historia de estos tres países concretamente.

  • Los PRSP no han supuesto en la práctica cambios drásticos de política en la lucha contra la pobreza, por lo tanto no deberían esperarse avances sustantivos en este campo con respecto a la década anterior.

  • Respecto a los procesos que se espera inducir con las estrategias de reducción de la pobreza, es evidente que éstas han servido para consolidar prácticas no traumáticas de diálogo nacional entre gobierno y sociedad civil, además de con la comunidad internacional presente en esos países. No obstante, este avance se ha beneficiado de procesos anteriores de diálogo como los auspiciados por los Acuerdos de Estocolmo tras el Huracán Mitch en el caso de Honduras o la Ley de Diálogo Nacional en el caso de Bolivia[50].


El mismo autor señala contradicciones estructurales o congénitas de los actuales PRSP en torno a la deuda externa:
  • El problema de la condicionalidad. Independientemente de que existan condicionalidades adicionales que los propios países consideran positivas (como atar el alivio de la deuda condicionado a mayor gasto social), la aprobación por parte del Banco Mundial y del Fondo Monetario de los PRSP nacionales condiciona no sólo la llegada de los fondos de alivio HIPC sino también de los fondos de los instrumentos crediticios PRGF. Como resultado, los PRSP, PRGF y ODG quedan ligados íntimamente. Esperar la apropiación de estrategias de pobreza con una vinculación tan explícita a la visión liberalizadora del desarrollo por parte de sectores nacionales críticos e influyentes es simplemente incongruente[51].

  • Una segunda contradicción es la necesidad de alcanzar amplios consensos a la vez que éstos sean articulados en prioridades concretas y específicas incluyendo en el proceso de diálogo un grupo enormemente heterogéneo de contrapartes en cuanto a intereses y capacidades los consensos en estas situaciones, de producirse, tienden a ser necesariamente tan inclusivos como vagos (más y mejor educación o crecimiento pro-pobre, por ejemplo), lo que dificulta la priorización de áreas concretas de acción. Ninguna agencia de cooperación internacional está dispuesta a ver sus proyectos excluidos de las prioridades consensuadas para reducir la pobreza de los países en que están presentes.
  • La mayor parte de los países considerados HIPC no han llegado al final de la iniciativa por la imposibilidad para éstos de cumplir con los estrictos Programas de Crecimiento y Reducción de la Pobreza. Pese al nombre, estos programas no son más que ajustes estructurales puestos al día.

  • Organizaciones internacionales como Jubilee South o Intermón Oxfam que han seguido el desarrollo de estos PRSP en todos los países acogidos a la iniciativa denuncian también que la participación ha sido coartada pues tienen los planes estratégicos que adaptarse a las exigencias finales del BM y el FMI para ser aprobados y muchas de las propuestas de la sociedad civil han quedado fuera de estos programas; el acceso a la información con la que se elaboran los PRSP también ha sido muy difícil, con lo que realmente la participación que parecía prometer esta nueva herramienta de los planes de alivio se quedó en buenas palabras (o en intenciones de legitimar el paradigma neoliberal) pues no conduce a un cambio.
  • Hay una serie de elementos que no están incluidos en los PRSP porque no encajan dentro de los parámetros neoliberales obligatorios. Políticas indispensables en muchos casos para una efectiva reducción de la pobreza y la inequidad: la reforma de la tenencia de la tierra y la reforma agraria, la tributación progresiva, el apoyo a los mercados domésticos y su protección, la soberanía alimentaria, la protección del medio ambiente y de la mano de obra frente a los inversionistas, garantías de derechos y prestaciones sociales y otras formas de protección gubernamental frente al libre mercado. Todas ellas ni siquiera estaban presentes en el diagnóstico de los PRSP, y si el diagnóstico de la pobreza está incorrecto, así también lo estará la estrategia que de éste surja.


Es decir, los PRSP no han supuesto ese giro deseado por los países receptores hacia una mayor responsabilidad nacional en las decisiones que atañen a sus políticas de combate a la pobreza ni de reducción de deuda.


NOTAS:

  1. ®Novedosamente, estas estrategias han de ser el resultado de procesos de consulta amplios, participativos y consensuados entre el gobierno y la sociedad civil nacional, amparados por la comunidad internacional presente en cada país.
  2. ®En el año 2000, los países miembros de Naciones Unidas definen un conjunto de objetivos, metas e indicadores universales para la reducción de la pobreza hasta 2015, conocidos como los Objetivos del Milenio, ODM. En 2002 el Consenso de Monterrey vinculó el cumplimiento de estos objetivos con el desarrollo de las estrategias nacionales de reducción de pobreza aunque la sintonía entre los ODG y las metas de los PRSP no es completamente coincidente.
  3. ®(CUESTA, José (2006) PRSP, ¿nuevas siglas o nuevas ideas en la lucha contra la pobreza? [http://www.realinstitutoelcano.org])
  4. ®Los tres se encuentran entre los diez destinos prioritarios de la ayuda bilateral de España (Nicaragua encabeza la lista) y la proporción de la ayuda oficial al desarrollo que reciben de España se ha venido incrementando sustancialmente desde los años noventa hasta alcanzar en 2002 el 24% de la ayuda oficial al desarrollo (la mitad de la ayuda total en los diez destinos prioritarios).
  5. ®(CUESTA, José (2006) PRSP, ¿nuevas siglas o nuevas ideas en la lucha contra la pobreza? [http://www.realinstitutoelcano.org])
  6. ®(Íbid)
  7. ®(Íbid)

  3.06. Consecuencias de los planes de ajuste estructural - PAEs-
La aplicación de estos planes de ajuste estructural a las economías de los países endeudados ha tenido muchas consecuencias y pocas hablan de superación de la crisis. A lo largo de sus más de 10 años de vida la Iniciativa HIPC se ha mostrado terriblemente ineficaz y está claro que no ha contribuido a solucionar el problema de la deuda (cuando en su día se presentó como la solución definitiva). Los últimos datos disponibles[52] muestran que:
  • De los 42 países considerados en un principio, sólo 38 han entrado finalmente en la lista de los países escogidos para beneficiarse de la Iniciativa HIPC[53].
  • De éstos, tan sólo 18 han logrado llegar hasta el final de la Iniciativa -con los respectivos ajustes estructurales de su economía y los altos costes sociales y ambientales que éstos han supuesto y, por lo tanto, han podido recibir parte de las cancelaciones prometidas.
  • De estos 18 que han llegado a lo que se conoce como Punto de Culminación, tan sólo 4 han logrado niveles de deuda que el BM y el FMI consideran sostenibles, otros 4 están a la espera de calificación, y 10 países de los 18 mantienen niveles insostenibles de deuda pese a los alivios recibidos.
  • De los 10 países que se encuentran actualmente en el período intermedio de la Iniciativa HIPC (entre el Punto de Decisión y el Punto de Culminación), hasta 7 están fuera de programa con el FMI (es decir, no cumplen las expectativas o algunas de las condiciones del Fondo en el marco de los Programas de Crecimiento y Reducción de la Pobreza), y por lo tanto no recibirán reducciones de deuda, al menos hasta que no cumplan con las condicionalidades del Fondo.
  • De los 10 países que aún no han llegado a superar la primera fase de la Iniciativa HIPC (Punto de Decisión) 7 no parece que vayan a recibir ningún tipo de cancelación, bien porque se encuentran inmersos en un conflicto o su situación política es inestable, bien porque han rechazado los planes del FMI, como es el caso de Laos, Myanmar y Togo.


Cuando el G7 anunció el lanzamiento de la Iniciativa HIPC reforzada en 1999, los líderes de estos 7 países prometieron, como decíamos, hasta 100.000 millones de dólares en cancelaciones. Hasta la fecha las cancelaciones en el marco de la Iniciativa HIPC han sido de 25.145 millones de dólares, y las promesas contraídas llegan a 43.142 millones más. ¿Dónde están los otros más de 30 mil millones?[54].

Además, como término medio, en los países que integran la iniciativa PEAE, más de la mitad de la población vive bajo el umbral de pobreza establecido para los que ganan menos de un dólar por día. Uno de cada seis niños muere antes de cumplir cinco años. Casi 50 millones de niños no van a la escuela. Si el propósito de la iniciativa PEAE, como James D. Wolfensohn, entonces presidente del Banco Mundial, afirmó en diciembre de 2000 es ... eliminar la deuda como un obstáculo para la reducción de la pobreza, algo está fallando claramente cuando comprobamos que los países más pobres del mundo están gastando más en deuda que en atención sanitaria o educación elemental.

De los veintidós países que en 2006 estaban recibiendo un alivio de la deuda dentro del marco de la iniciativa:
  • Tres cuartas partes destinaron insostenibles niveles de financiación para pagar el servicio de la deuda entre un 10 y un 27% de los ingresos del gobierno al año- restando recursos vitales de los esfuerzos para reducir la pobreza.
  • Dieciséis países gastaron más en el pago de la deuda que en atención sanitaria.
  • Diez países gastaron más en el pago de la deuda que lo que gastan conjuntamente en educación primaria y salud.
  • Níger destinó más de una cuarta parte de sus ingresos al pago de la deuda. Se trata de un país considerado como el segundo más pobre del mundo por el Índice de Desarrollo Humano del PNUD, con un 86 % de su población incapacitada para leer o escribir y donde una cuarta parte de los niños no vive para celebrar su quinto cumpleaños.
  • Zambia gastó una cuarta parte de su presupuesto nacional de este año en el pago de la deuda, más del gasto total del país en salud. Éste es un país donde uno de cada cinco niños muere antes de los cinco años y donde el impacto de la crisis del SIDA ha reducido la expectativa de vida a 40 años.


Son sólo algunos ejemplos. Como hemos visto las crisis de la deuda externa no se originan simplemente en los países que contratan la deuda. Se explican mucho más desde las políticas y las instituciones de los grandes países acreedores. Son sus intereses los que condicionan los procesos de endeudamiento y de ajuste. Por eso las acciones adoptadas en momentos críticos por los organismos multilaterales de crédito han estado destinadas a proteger los intereses de los acreedores antes que las necesidades de los países empobrecidos.

En definitiva, se ponen en marcha todas aquellas políticas englobadas dentro de lo que se conoce como Consenso de Washington, el objetivo de las cuales es situar a los países del Sur en el proceso de Globalización como productores de materias primas y fuentes de mano de obra barata[55]. Las principales beneficiarias de los Planes de Ajuste Estructural son las Empresas Transnacionales, que ven así como el Banco Mundial y el FMI preparan el terreno para sus inversiones en los países del Sur.

A pesar de seguir disciplinadamente las prescripciones del Banco Mundial y el FMI (o a causa de ello):

  • El crecimiento en los países de la periferia se estancó y el nivel de deuda se dobló hasta llegar a 1,3 billones de dólares al final de la década de los 80, y creciendo aún más hasta 3 billones en la actualidad.
  • El 77% de los países que aplicaron Programas de Ajuste Estructural vieron caer significativamente su renta per cápita durante un período de 20 años.
  • La orientación a la exportación ha traído una importante aceleración de las extracciones de recursos naturales de estos países, que como resultado dan deforestación, degradación y erosión del suelo, desertización, pérdida de diversidad ecológica y emisión creciente de gases que incrementan el efecto invernadero.
  • Los PAEs han afectado de forma desproporcionada a los y las más pobres del planeta, sobre todo a través de fuertes recortes en los programas sociales, y han tenido impactos muy negativos en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, en pro de la "flexibilidad laboral".
  • Además, los PAEs han afectado sobre todo a las mujeres, principales responsables, por ejemplo, del cuidado de los niños y niñas, de las personas enfermas de la familia y de las personas mayores. Esto las hace enormemente dependientes de los servicios sociales, recortados por los PAEs. A esto se añade que son el primer grupo afectado por los recortes salariales, la vulneración de derechos laborales y el paro.



NOTAS:

  1. ®Estadísticas elaboradas por Jubilee Research (New Economics Foundation) a partir de los datos del Banco Mundial de febrero de 2005. http://www.jubileeresearch.org/database/index.htm
  2. ®Angola, Kenia, Vietnam y Yemen estaban en la lista inicial de países HIPC pero se han quedado finalmente fuera de la Iniciativa, ya que según el BM estos países tienen niveles sostenibles de deuda.
  3. ®Datos de Jubilee Research (http://www.jubileeresearch.org/database/Questions.pdf).
  4. ®(Fernández Duran, Ramón, Capitalismo (financiero) global y guerra permanente. Barcelona. Virus, 2003)

  3.07. El Club de París y la renegociación de la Deuda Pública
 
  3.07.1. Origen y competencias del Club de París
El Club de París no nace con la crisis de la deuda, lo hace en el año 1956, cuando un determinado número de acreedores se reúnen en la capital francesa para el reescalonamiento de la deuda que Argentina tenía contraída con ellos[56]. La culminación con éxito de esta operación en un momento en el que la parte fundamental de los créditos era de origen estatal, provoca que se le acuñe el término de Club de París. Entre 1956 y 1982 se llevaron a cabo 26[57] operaciones de renegociación de deuda, para estados principalmente latinoamericanos por un total de 12.000 millones de dólares. Desde 1983 su actividad creció a una media anual de 15 operaciones.
La competencia del Club de París está limitada al examen de la deuda externa pública bilateral, que se aprecia en función del acreedor, no del deudor, que puede ser un Estado o una empresa privada. Así el ámbito material de su actuación lo componen los préstamos bilaterales acordados por un Estado o una de sus entidades y todos los créditos comerciales garantizados o asegurados por un Estado.
La práctica demuestra que no todas las deudas tienen la misma consideración dentro del Club de París y que no todas son objeto de renegociación. Las deudas contraídas con las Organizaciones Internacionales, la deuda a corto plazo, la comercial, la obligatoria y la que haya sido objeto de una renegociación anterior deberán ser reembolsadas según los acuerdos de préstamos originarios. Resulta difícil afirmar que alguna de estas exclusiones tenga su fundamento en alguna forma jurídica internacional. La justificación de la renegociación reposa en consideraciones prácticas de conveniencia para las partes lo cual implica que, en caso de necesidad, pueden perfectamente incluirse en el proceso1.
Aunque el Club nace como un grupo informal de Estados acreedores que se reúne a solicitud de un Estado deudor para renegociar su deuda, adoptando siempre posturas muy pragmáticas, la elaboración de normas de funcionamiento, cláusulas y condiciones se han ido elaborando desde los años 50. Estas normas regulan la composición del Club, la deuda objeto de renegociación, el monto, el funcionamiento y el desarrollo de sus trabajos. A pesar de la pérdida de informalidad con el tiempo, los resultados de todos estos acuerdos y trabajos llevados a cabo sólo se hacen públicos a través de escuetas notas de prensa, haciendo alarde de una manifiesta falta de transparencia desde su creación.
Los participantes en el Club de París son los siguientes, regidos por los siguientes principios:


Tabla 2. Cuadro resumen de los principales participantes y principios establecidos en el Club de París. Elaboración propia

NOTAS:

  1. ®www.clubdeparis.org
  2. ®(ZAFRA Espinosa, Rafael (2001) La Deuda Externa. Aspectos jurídicos del endeudamiento internacional. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2001: 180)

  3.07.2. Tratamientos de Deuda en el Club de París
Los tratamientos que concede el Club de París en la actualidad pueden dividirse en dos categorías[60]:
  • Tratamientos de flujo. Son los que afectan a los vencimientos de deuda debidos en un determinado periodo de tiempo[61]. El período durante el cual los vencimientos de deuda son reestructurados se denomina período de consolidación.
  • Tratamientos stock. Afectan a la totalidad de la deuda.


Por otro lado pueden distinguirse diferentes tipos en cada uno de los anteriores:
  • Tratamientos sin quita. Que consisten en una reprogramación de los pagos sin afectar al valor de la deuda.
  • Tratamientos con quita. En este tipo de tratamientos se produce una condonación, normalmente parcial, de la deuda tratada.


En la actualidad existen cuatro tratamientos estándar en el Club de París. La elegibilidad para estos tratamientos depende, fundamentalmente, del nivel de renta del deudor y de su volumen de endeudamiento. En sus tratamientos de deuda, el Club de París se sirve del concepto de fecha de corte, que se fija en la primera reestructuración de un país en el Club de París y suele ser la de unos meses antes de ésta. La importancia de este concepto radica en que el Club de París sólo aplica sus tratamientos sobre la deuda contraída con anterioridad a la fecha de corte.

El siguiente cuadro resume los diferentes tratamientos que están vigentes en el Club de París.

recopiar tabla....

Tabla 3. Cuadro Resumen de los principales Tratamientos de Deuda en del Club de París. Fuente (Comisión Cooperación Internacional para el Desarrollo. Comparecencia David Vegara Secretario de Estado de Economía (2007). Diario de Sesiones del Congreso (12 de marzo de 2007).


Los términos Nápoles[62] han tenido varios antecedentes. En octubre de 1988, el Club de París acordó la creación del llamado tratamiento Toronto, dirigido a los países más pobres y que implicaba un 33% de condonación (de los vencimientos de deuda comercial anterior a la fecha de corte). En diciembre de 1991 el tratamiento Toronto fue sustituido por el tratamiento Londres también conocido como tratamiento Trinidad. El nivel de condonación se aumentó del 33% al 50%. Posteriormente, en 1994 se crean los términos Nápoles que sustituyen al tratamiento Londres.


NOTAS:

  1. ®(Comisión Cooperación Internacional para el Desarrollo. Comparecencia David Vegara Secretario de Estado de Economía (2007). Diario de Sesiones del Congreso (12 de marzo de 2007)).
  2. ®Por ejemplo, una reestructuración a 15 años de los vencimientos de deuda debidos en 2007.
  3. ®En su primera versión los términos Nápoles podían implicar una quita del 50% o del 67% en función del endeudamiento del deudor por eso la referencia a un tratamiento denominado como Nápoles 50%-. Posteriormente los términos fueron revisados y, en la actualidad, siempre implican una condonación del 67% de los vencimientos de deuda comercial anterior a la fecha de corte debidos durante el periodo de consolidación.

  3.08. Mercado secundario de la Deuda Externa
El mercado secundario de la Deuda Externa ya existía desde 1980 y ha ido adquiriendo una importancia cada vez mayor frente a la deuda externa privada, así, el volumen de transacciones realizadas en este mercado, que fue de 6 mil millones de dólares en 1985, pasó a 12 mil millones en 1987, alcanzó los 60 mil millones en 1989 y pasó de los 100.000 millones en 19901.

Las principales técnicas en el marco de la estrategia de reducción por conversión son la capitalización de deuda, la titularización de deuda, la recompra de deuda y la conversión de deuda en activos capitales o por obligaciones en materia de protección del Medio Ambiente o de desarrollo.
Ver más en la definición del glosario.


  3.09. Alivio para los países de renta media: Enfoque Evian
El año 2003 el Club de París abordó la cuestión de cómo mejorar la eficiencia de su forma de gestionar y ayudar a resolver las crisis en los países de renta media, ante la constatación de que existen numerosos casos de países de renta media que acuden casi de manera periódica a este foro para recibir alivios de deuda. Por ello, se planteó la necesidad de diseñar un tratamiento de salida para estos países.

El fruto de ese estudio fue el lanzamiento en octubre del 2003 por el Club de París del llamado enfoque Evian dirigido a los países de renta media. Este enfoque pretende dar a cada deudor un tratamiento hecho a su medida y dirigido a garantizar la sostenibilidad de su deuda de modo que no tenga que acudir recurrentemente a tratamientos en el seno del Club de París. Se trata por tanto de un enfoque y no de un tratamiento concreto distinto de los listados antes.
En aplicación de este enfoque se concedió el tratamiento de deuda que supuso un 80% de condonación para Irak (Noviembre 2004), el que implicó una quita de en torno a un 60% para Nigeria (octubre 2005), o la oferta de una moratoria de pagos a los países afectados por el Tsunami de fines de 2004 en ausencia de programas con el FMI (a la que finalmente solo se acogieron Indonesia y Sri Lanka).

Finalmente, cabe señalar que en ocasiones el Club de París no se ha ceñido al menú de tratamientos vigente o lo ha aplicado con mucha flexibilidad. En esos casos el tratamiento aplicado aparece descrito como ad-hoc.


  3.10. A modo de resumen
Como resumen de todo lo visto anteriormente, podemos afirmar que el estallido de la crisis mundial a partir de la década de los setenta tiene un fuerte impacto financiero internacional. El exceso de liquidez de los mercados de petrodólares y eurodólares genera grandes flujos de capital hacia los circuitos especulativos buscando maximizar su tasa de ganancia a través de la banca privada, respondiendo ante la crisis según la propia naturaleza del sistema económico capitalista.

La lógica especulativa y el consumo de bienes de lujo de los diferentes actores privados y gobiernos de los países periféricos, así como y principalmente la búsqueda de recursos para la inversión productiva del sector público hacen que el endeudamiento de los países periféricos se dispare de una forma muy acelerada durante esta década.

Teniendo como causa las fluctuaciones económicas provocadas por la crisis financiera de los 70, el endeudamiento externo se presenta como una vía de solución, que muy a corto plazo se revolverá como válida para declararse un problema de difícil solución, tanto para las economías endeudadas como para los mercados financieros.

Así, ante el estallido de la crisis de impagos de los 80, la banca privada recurre a las instituciones financieras internacionales buscando la solución ante un posible colapso financiero internacional. La orientación de éstas en el planteamiento de soluciones se centra desde el comienzo en la búsqueda de una salida a la inminente crisis ajustando las economías de los países afectados para posibilitar el pago de la deuda, dejando los importantes aspectos sociales de estos países fuera de su marco de actuación.

Pero además, estos planes obvian cualquier posibilidad de ajuste de la parte acreedora, co-responsable del proceso de endeudamiento y de ninguna forma se cuestionan las causas mirando hacia la esencia del sistema económico que lo provoca. No se contempla el principio de corresponsabilidad entre acreedores y deudores como punto de partida desde el cual entender el tratamiento de la deuda externa. Por lo contrario, se deduce de la naturaleza de sus medidas adoptadas, que consideran la responsabilidad de la situación de sobreendeudamiento fruto de malas políticas llevadas a cabo por los países deudores.

No se establece ningún tipo de mecanismo de corresponsabilidad por parte de los agentes privados en su origen, ni por lo tanto, de los Estados generadores de nueva deuda. Tampoco hoy se establece ningún tipo de evaluación y/o auditoría de la generación de la deuda, ni la generada en el pasado, ni para prevenir la repetición de casos de endeudamiento ilegítimos en el futuro. Por tanto, tampoco se reconoce la existencia de deuda ilegítima.

Todo lo contrario, los principios neoliberales, a través de los planes de ajuste estructural, intentarán una vez tras otra fijar políticas de austeridad para conseguir reembolsar la deuda y a través de las diferentes orientaciones que van proponiendo los planes de alivio conseguir legitimar el pago de la deuda en el ámbito internacional.

El endeudamiento externo supone pues una transferencia neta de capital de las economías periféricas a las centrales, en forma de pago del servicio e intereses que comienza cuatro décadas atrás. La realidad muestra que este flujo de capitales no ha dejado de crecer desde su origen, debido entre otros motivos a la utilización que se hace de la deuda por parte de los países ricos, ya señalados en el epígrafe anterior, lo cual se contrasta ahora empíricamente con la evolución de la deuda y su crecimiento.

Los aportes o soluciones de este planteamiento económico en relación al endeudamiento externo pueden medirse con los exiguos resultados económicos logrados[63] y la falta de voluntad política a escala internacional (multilateral) y nacional (bilateral) para renunciar al cobro y a la nueva generación de deuda externa.


NOTAS:

  1. ® Esto ha suscitado críticas desde los ámbitos más ortodoxos como desde los que lo son menos, tal y como hemos descrito en el apartado sobre los movimientos sociales. El Real Instituto El Cano afirma que En los últimos cinco años la lucha contra la pobreza ha experimentado el surgimiento de iniciativas internacionales que ligan el alivio de la deuda de los países pobres altamente endeudados, estrategias participativas nacionales de reducción de la pobreza, y metas universales de desarrollo en el largo plazo. No obstante, existen contradicciones intrínsecas en las estrategias de reducción de la pobreza que limitan su efectividad. Asimismo, resultan preocupantes las dificultades observadas hasta la fecha en la implementación de las estrategias latinoamericanas en áreas clave como la definición de prioridades de política, fuentes de financiación y sistemas de monitorización (Cuesta, 2006).

4. La Deuda Externa mundial en cifras
Según las estadísticas del FMI[64] la deuda externa no ha dejado de crecer desde 1980, al menos en los 143 países catalogados en sus informes como Países Emergentes y en Desarrollo.

En 1980 la deuda de este grupo de países era de 617,6 billones de $, en el año 2006 ésta ha crecido un 525,08% pasando a ser de 3.242,9 billones de $. Las perspectivas para los años siguientes no son halagüeñas según esta fuente se estima que en 2008 alcanzará la cifra de 3.715,1 billones de $.

En 1993 la deuda externa representaba ya el 38,6% del PIB en el grupo de países emergentes y en desarrollo, el 66% en África y el 36,7% en América Latina.

Para el 2005, las regiones participaban en el monto de la deuda total de la siguiente forma: África con 8,7%; Asia el 25,7%, Medio Oriente el 11,5%, Europa del Este 18,8%, la Comunidad de Estados Independientes 10,3% y América Latina con el 25,1%. Los siguientes gráficos muestran la evolución de los indicadores comentados por zonas desde 1980 hasta la actualidad.


Gráfico 1. Evolución del porcentaje de la Deuda Externa sobre el PIB (1980-2006); Fuente datos. World Economic and Financial Surveys. World Economic Outlook Database (Edición Abril 2007). Elaboración Propia.


Gráfico 2. Evolución de la deuda externa por áreas geográficas (1980-2006)[65] Fuente datos. World Economic and Financial Surveys. World Economic Outlook Database (Edición Abril 2007)Elaboración Propia La deuda externa no sólo ha aumentado, sino que su distribución por regiones ha variado. Varios factores han influido en las tendencias de crecimiento y decrecimiento. Observando los datos del gráfico anterior (gráfico 3) podemos ver que la inestabilidad financiera de los mercados emergentes, la deteriorada situación socioeconómica en África, y el atractivo que presentan para las inversiones extranjeras nuevas regiones como algunos de los países en desarrollo de Asia, que incluye a China, pueden ser determinantes.

El conjunto de países en desarrollo de Asia ha pasado de 110 millones de $ de deuda en 1980 a contar con 1.030,9 millones de $, es decir, un crecimiento de 937,18%, que ha sido, según el gráfico anterior mucho más acentuado en los últimos 15 años.

Por otro lado, la deuda externa ha tenido como resultado una transferencia neta de recursos desde los países de la periferia hacia los centrales de forma continua. En 1999 los 41 países pobres más endeudados (PEAE) transfirieron al norte 1.680 millones de dólares más de los que recibieron y en el mismo año el conjunto de los países del Tercer Mundo realizaron una transferencia neta de recursos al norte de 114.600 millones de dólares[66].

Es interesante destacar la percepción que puede derivarse de acontecimientos que han tenido lugar en los últimos años. El inicio se encuentra en la confrontación entre Argentina y el FMI tras el colapso del denominado "Plan de Convertibilidad", apoyado por el FMI. Argentina decidió suspender el pago de su deuda externa, y comenzó a aplicar políticas para salir de la crisis, oponiéndose desde entonces a las recomendaciones de este organismo.

A mediados de diciembre de 2005, Brasil anunció que repagaría su deuda con el Fondo Monetario Internacional antes de lo previsto. Dos días más tarde, Argentina anunció que seguiría el mismo curso. Les seguirían Serbia, Indonesia, Uruguay, y Filipinas. Posteriormente Bolivia hizo lo mismo, en marzo del 2006, después de veinte años consecutivos de estar operando bajo las reglas del Fondo. Ecuador acaba de anunciar recientemente que repagará su reducida deuda con el FMI y no volverá a requerir de su asistencia. Por su parte Ucrania y Paquistán han reducido sus deudas con el FMI a la mitad, mediante pagos anticipados.

Otros países que ya no tienen deudas con el FMI son Rusia, Georgia, Uzbekistán, Tailandia, Sud Corea, Serbia, Bulgaria, Argelia, Zimbabwe y Armenia.

Este cambio fundamental en la dinámica de los países deudores parece estar dándose, al menos políticamente y podría mermar de forma definitiva el poder que el FMI tiene como acreedor multilateral a nivel internacional.


NOTAS:

  1. ® (FMI (2007) Informe de Perspectivas de la Economía Mundial Informe semestral FMI, (abril 2007))
  2. ®Países emergentes y en desarrollo (143 países) Albania, Algeria, Angola, Antigua and Barbuda, Argentina, Armenia, Azerbaijan, Bahamas, The, Bahrain, Bangladesh, Barbados, Belarus, Belize, Benin, Bhutan, Bolivia, Botswana, Brazil, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Cambodia, Cameroon, Cape Verde, Central African Republic, Chad, Chile, China, Colombia, Comoros, Congo, Democratic Republic of, Congo, Republic of, Costa Rica, Côte dIvoire, Croatia, Czech Republic, Djibouti, Dominica, Dominican Republic, Ecuador, Egypt, El Salvador, Equatorial Guinea, Estonia, Ethiopia, Fiji, Gabon, Gambia, The, Georgia, Ghana, Grenada, Guatemala, Guinea, Guinea-Bissau, Guyana, Haiti, Honduras, Hungary, India, Indonesia, Iran, Islamic Republic of, Jamaica, Jordan, Kazakhstan, Kenya, Kiribati, Kuwait, Kyrgyz Republic, Lao Peoples Democratic Republic, Latvia, Lebanon, Lesotho, Libya, Lithuania, Macedonia, Former Yugoslav Republic of, Madagascar, Malawi, Malaysia, Maldives, Mali, Malta, Mauritania, Mauritius, Mexico, Moldova, Mongolia, Morocco, Mozambique, Myanmar, Namibia, Nepal, Nicaragua, Niger, Nigeria, Oman, Pakistan, Panama, Papua New Guinea, Paraguay, Peru, Philippines, Poland, Qatar, Romania, Russia, Rwanda, Samoa, São Tomé and Príncipe, Saudi Arabia, Senegal, Seychelles, Sierra Leone, Slovak Republic, Solomon Islands, South Africa, Sri Lanka, St. Kitts and Nevis, St. Lucia, St. Vincent and the Grenadines, Sudan, Suriname, Swaziland, Syrian Arab Republic, Tajikistan, Tanzania, Thailand, Togo, Tonga, Trinidad and Tobago, Tunisia, Turkey, Turkmenistan, Uganda, Ukraine, United Arab Emirates, Uruguay, Uzbekistan, Vanuatu, Venezuela, Vietnam, Yemen, Republic of, Zambia, Zimbabwe. Africa (48 países) Algeria, Angola, Benin, Botswana, Burkina Faso, Burundi, Cameroon, Cape Verde, Central African Republic, Chad, Comoros, Congo, Democratic Republic of, Congo, Republic of, Côte dIvoire, Djibouti, Equatorial Guinea, Ethiopia, Gabon, Gambia, The, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Lesotho, Madagascar, Malawi, Mali, Mauritania, Mauritius, Morocco, Mozambique, Namibia, Niger, Nigeria, Rwanda, São Tomé and Príncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leone, South Africa, Sudan, Swaziland, Tanzania, Togo, Tunisia, Uganda, Zambia, Zimbabwe; Africa Sub-Sahara (45 países) Angola, Benin, Botswana, Burkina Faso, Burundi, Cameroon, Cape Verde, Central African Republic, Chad, Comoros, Congo, Democratic Republic of, Congo, Republic of, Côte dIvoire, Djibouti, Equatorial Guinea, Ethiopia, Gabon, Gambia, The, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Lesotho, Madagascar, Malawi, Mali, Mauritania, Mauritius, Mozambique, Namibia, Niger, Nigeria, Rwanda, São Tomé and Príncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leone, South Africa, Sudan, Swaziland, Tanzania, Togo, Uganda, Zambia, Zimbabwe; Europa Central y Oriental (14 países): Albania, Bulgaria, Croatia, Czech Republic, Estonia, Hungary, Latvia, Lithuania, Macedonia, Former Yugoslav Republic of, Malta, Poland, Romania, Slovak Republic, Turkey; Comunidad de Estados Independientes y Mongolia (13 países): Armenia, Azerbaijan, Belarus, Georgia, Kazakhstan, Kyrgyz Republic, Moldova, Mongolia, Russia, Tajikistan, Turkmenistan, Ukraine, Uzbekistan. Mongolia, which is not a member of the Commonwealth of Independent States, is included in this group for reasons of geography and similarities in economic structure; Países de Asia en desarrollo (23 países): Bangladesh, Bhutan, Cambodia, China, Fiji, India, Indonesia, Kiribati, Lao Peoples Democratic Republic, Malaysia, Maldives, Myanmar, Nepal, Pakistan, Papua New Guinea, Philippines, Samoa, Solomon Islands, Sri Lanka, Thailand, Tonga, Vanuatu, Vietnam; ASEAN-4 (4 países): Indonesia, Malaysia, Philippines, Thailand; Oriente Medio (13 países): Bahrain, Egypt, Iran, Islamic Republic of, Jordan, Kuwait, Lebanon, Libya, Oman, Qatar, Saudi Arabia, Syrian Arab Republic, United Arab Emirates, Yemen, Republic of; Latinoamerica (32 países): Antigua and Barbuda, Argentina, Bahamas, The, Barbados, Belize, Bolivia, Brazil, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Dominican Republic, Ecuador, El Salvador, Grenada, Guatemala, Guyana, Haiti, Honduras, Jamaica, Mexico, Nicaragua, Panama, Paraguay, Peru, St. Kitts and Nevis, St. Lucia, St. Vincent and the Grenadines, Suriname, Trinidad and Tobago, Uruguay, Venezuela
  3. ® (TEITELBAUM, Alejandro (2001) ¿Qué es la deuda externa?
    [http://www.usuarios.lycos.es/politicasnet/articulos/deudaexterna.htm])

5. La Deuda Externa en el Estado español
La participación de los estados en el problema del endeudamiento externo de los países empobrecidos se da a través de la deuda bilateral. Los estados del Norte se convierten en prestamistas principalmente para facilitar operaciones comerciales de las empresas del país exportador, bien mediante seguros de crédito a la exportación, bien mediante créditos de ayuda al desarrollo reembolsable en condiciones concesionales, como explicaremos con amplitud en los siguientes apartados.

Es el caso del Estado español, que sin haber tenido un papel relevante en la historia del endeudamiento de los países empobrecidos hasta los años 90 (pues hasta los 80 era internacionalmente potencial receptor de ayuda), en la actualidad mantiene unas políticas de generación de deuda externa que siguen ligadas a los intereses de sus empresas transnacionales por delante de las necesidades de desarrollo de las poblaciones más necesitadas.

Los dos mecanismos fundamentales que originan deuda bilateral con el Estado español son los seguros de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) y los créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), que a día de hoy se continúan usando con fuerza. Los primeros han crecido un 33%; los segundos un 105%.

Es cierto que el Estado español ha llevado a cabo políticas de condonación total y parcial de su deuda, así como canjes de deuda tanto por inversión privada como pública, desde el comienzo de su posición acreedora. Concretamente en los últimos años se ha potenciado el canje de deuda por educación, siendo el Estado español un agente proactivo de la misma en foros internacionales y también, con su 2º Plan Director de Cooperación. Sin embargo, diferentes movimientos sociales denuncian la falta de coherencia entre las políticas de cooperación entre ellas las cancelaciones y canjes de deuda- y las políticas que siguen generando deuda externa a través de mecanismos engañosos como el FAD. Veremos a continuación todo esto con más detalle.

La evolución de la deuda bilateral española ha sido creciente en el tiempo desde la década de los 80. Aunque, como muestra el siguiente gráfico y su cuadro correspondiente, desde 1996 hasta el año 2005 se ha producido un punto de inflexión en la trayectoria de este crecimiento. La explicación a este fenómeno podemos encontrarla en que como quiera que una parte importante de la deuda está denominada en dólares, este movimiento tiene que ver, en buena parte, con los cambios de cotización del euro, que marcó su mínimo en 2001 y volvió a apreciarse desde entonces[67].


Tabla 4. Evolución de la Deuda Externa a favor del Estado español (1996-2005). Fuente. ODG a partir de los datos CESCE, ICO y MEH.


Gráfico 3. Evolución de la deuda externa a favor del Estado español (1996-2005)
Fuente. ODG a partir de los datos CESCE, ICO y MEH.


NOTAS:

  1. ® (Cabrera 2006: 253)

  5.1. Posición acreedora actual del Estado español
 
  5.1.1. Composición de la Deuda
Los últimos datos ofrecidos por David Vegara en el Congreso de los Diputados[68] señalan que el volumen de deuda FAD a 31 de diciembre de 2006 asciende a 4.786 millones de euros (49,9% del total de la deuda externa de titularidad del Estado español) y la deuda comercial asciende, a 31 de diciembre de 2006, a casi 4.008 millones de euros (41,8% del total).

En total el Estado español cuenta con una deuda total de 9.583,66 millones de euros, lo que supone un descenso del 5,7% al 2005. Esta situación se resume en el siguiente cuadro y su gráfico correspondiente.


Tabla 5. Composición de la Deuda española a 31/12/2006 (mill. )
Fuente. (MEH, 2006)



Gráfico 4. Composición de la Deuda española a 31/12/2006 (%)
Fuente. (MEH 2006). Elaboración propia El análisis en detalle de la clasificación correspondiente a Otros tipos de Deuda refleja que prácticamente la totalidad de este apartado se debe a la Línea de Crédito abierta con Argentina, lo que supone un 94,14% del total.

Por orden de importancia, tras este país, un crédito para la construcción de un puerto en Marruecos (3,80%) y una línea de financiación abierta a través del Banco de España con la República Dominicana (9,43%) completan los principales deudores clasificados de esta forma en la actualidad.



Podemos concluir que el peso principal de la deuda actual española es de tipo FAD y comercial (CESCE). El resto es fruto de operaciones extraordinarias y puntuales, o restos de antiguas figuras de crédito pendientes de cierre, suponiendo valores marginales.


NOTAS:

  1. ® (MEH 2006: 9) Los datos de este apartado se obtienen del Ministerio de Economía y Hacienda en su documento La Deuda Externa de España, facilitado, con datos actualizados a 31/12/2006, por el Secretario de Estado de Economía David Vegara Figueras en su comparecencia ante la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo el 12 de marzo de 2007. Se trata de un documento para uso interno de los Diputados de dicha Comisión en el Congreso de los Diputados, facilitado posteriormente a la Coordinadora de ONG de Madrid (CONGDE), de donde se ha obtenido una copia para la elaboración de esta Guía.

  5.1.2. Deuda por países
El siguiente cuadro detalla el monto total adeudado al Estado español por cada uno de los países que tienen pagos todavía pendientes[69].

La cantidad total se divide a su vez en los tres tipos que se han manejado hasta el momento (Deuda FAD, Comercial y Otros Tipos). En la última columna se indica el porcentaje de deuda en relación al total. El orden se establece de mayor a menor importancia en la cantidad total de deuda viva a 31 de diciembre de 2006.



Tabla 7. Deuda total del Estado español viva por países a 31/12/2006 (Mill. )
Fuente. (MEH 2006)

Es interesante tener en cuenta que en muchos de los casos estamos hablando de deudas sospechosamente ilegítimas, cuando no odiosas[70]. A pesar de esto, el Estado español sigue exigiendo el cobro de la deuda sin haber hecho ninguna auditoría previa sobre la legitimidad o no de esta deuda, tal y como viene reclamando la sociedad civil principalmente de los países deudores.

En total suman 81 países distribuidos por áreas geográficas según el siguiente cuadro que resume los montos totales y el porcentaje que supone:


Tabla 8. Deuda del Estado español por áreas geográficas a 31/12/2006 Fuente. (MEH 2006)

Las dos áreas geográficas con las que el Estado español tiene contraída mayor cantidad de deuda son Latinoamérica (49,33%) y África Subsahariana (14,97), aunque la deuda contraída con la región asiática es en porcentaje total muy cercana a la cantidad africana (14,19%) y en concreto, la asignación FAD regida en la teoría por criterios ajenos a los intereses comerciales españoles y orientada a los países PEAE- supone en Asia aproximadamente el doble (45,6%) que en África subsahariana.

Dentro de la región asiática, China destaca por ser el país con la mayor asignación de fondos FAD sobre el total. La deuda viva con este país asciende a un total de 677,7 millones de , el 14,16% del total vivo.

China ofrece grandes oportunidades a empresas que quieran reducir sus costes productivos y así incrementar su competitividad. Las empresas que se instalan en este país están consiguiendo importantes reducciones de costes, no sólo por la mano de obra, sino de media un 50% de reducción de costes. Estas reducciones vienen no solo dadas por la mano de obra sino también por la diferente y menor inversión en activos fijos (economías de escala e impuestos, coste verde, etc.). Otra gran razón para ir a China es que hoy por hoy supone el mercado con mayores crecimientos del mundo en productos de lujo[71] y supera el crecimiento anual medio de los últimos 20 años, el 9%. China no es definitivamente uno de los países prioritarios de recepción de fondos FAD según las políticas de cooperación española y su asignación es totalmente contradictoria con ellos y con el hecho de que esta cantidad pueda imputarse como Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD).

Por otro lado, si comparamos el stock de deuda española exclusivamente con los países altamente endeudados (PEAE) con la correspondiente a la de los 15 países con mayor deuda externa a su favor del mundo, nos encontramos con que en el año 2001 la española era la séptima nación en el ranking de acreedores mundiales en el total de deuda y la quinta en porcentaje de utilización del instrumento FAD.

En este ranking se encuentran Suiza y Noruega con un 0% de deuda generada a través ayuda ligada, países que en este último año han dado grandes pasos hacia la cancelación de la deuda externa de la que son acreedores, es decir, que han mostrado verdadera intencionalidad política de acabar con ella: El 6 de octubre de 2006 Noruega tomó una decisión sin precedentes con relación a la deuda externa de la que es país acreedor. Anunció anular la deuda de Ecuador, Perú, Jamaica, Egipto, y Sierra Leona que tuvo su origen en la campaña de créditos para la exportación, un fallido esquema de crédito a la exportación de fines de los años 70. SLUG (Campaña Noruega para la Cancelación de la Deuda del Tercer Mundo), la Campaña Noruega de la Deuda, y la Ayuda de la Iglesia de Noruega, han argumentado durante muchos años que esta deuda es ilegítima.[72]

El siguiente cuadro muestra las cifras correspondientes al grupo de países con mayor deuda externa contraída con los PEAE del mundo por importancia de menor a mayor en el monto total.


Tabla 9. Deuda bilateral contraída con los PEAE Fuente. ODG, Observatorio de la Deuda en la Globalización [www.debtwatch.org]



NOTAS:

  1. ® Incluye deuda no vencida y vencida y no pagada.
  2. ® Ver concepto de Deuda ilegítima y Deuda odiosa en el glosario de términos, apartado 2 de esta guía.
  3. ® coste de un trabajador de línea: 100 Euro al mes. Coste de un ingeniero medio de planta: 300- 700 Euro mes. Coste de un directivo: 800- 1500 Euro al mes http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2005/11/1782/
  4. ® www.eurodad.org

  5.2. Estructura administrativa, principios gestores y evolución de la Deuda Externa española
 
  5.2.1. Generación de Deuda Externa (MAEC, MITYC, ICO, CESCE)
La deuda en poder del Gobierno español proviene principalmente de tres fuentes:

  • Créditos comerciales con garantía soberana. Se trata de las operaciones aseguradas para riesgos políticos y económicos por Agencias de Crédito a la Exportación (ECA)[73] y que, tras el impago, ha pasado al patrimonio del Estado.
  • Créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD). Es decir, créditos concesionales con tipos de interés por debajo de los del mercado que son gestionados por el Instituto del Crédito Oficial (ICO)[74].
  • Otros tipos de deuda, que son los créditos Gobierno a Gobierno, líneas de crédito de especial naturaleza y avales[75].


Las operaciones de seguro de crédito a la exportación son aseguradas principalmente por la ECA española Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación, S.A. (CESCE). Se trata, como se ha indicado anteriormente, de la deuda comercial procedente del riesgo que CESCE asume por cuenta del Estado. CESCE cubre por cuenta del Estado los riesgos políticos cualquiera que sea el plazo- y los riesgos comerciales de operaciones con plazo superior a dos años. Cuando este riesgo resulta impagado y, una vez que el asegurado es indemnizado por CESCE, se convierte en deuda de titularidad estatal denominada deuda comercial. El acreedor pasa a ser entonces el Estado español.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITYC), a través de la Subdirección General de Fomento Financiero de la Internacionalización (Dirección General de Comercio e Inversiones), se encarga de la gestión del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), siendo el agente financiero del Estado el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En relación al MITYC, el Plan Director de Cooperación señala: [] su importancia [la de los instrumentos gestionados por MITYC] para la AOD española justifica la necesidad de que los créditos concedidos con cargo al FAD se ajusten a las líneas generales de la política de cooperación internacional al desarrollo, contenidas en el Plan Director que elabora el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación[76], reflejando la importancia que para el MAEC tiene la asignación de Créditos FAD y por otro lado la necesidad de que los créditos derivados a este fondo sean coherentes con las políticas de cooperación establecidas por él mismo. Se hace pues imprescindible una constante coordinación entre ambos ministerios sobre esta materia.

De esta forma se completa la totalidad de la estructura interna de los organismos con responsabilidad en materia de generación de deuda externa de la que el Estado español es acreedor.



NOTAS:

  1. ®En inglés Export Credit Agencies (ECA). En el caso español la principal agencia es CESCE con más del 50% de acciones estatales.
  2. ®Dentro de esta deuda se incluyen los deudores que no son países sino Instituciones Financieras Internacionales (IFI) cuya deuda se deriva en créditos concesionales con cargo al FAD. En la actualidad el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Centro americanos de Integración Económica (BCIE) se encuentran con deuda viva en este tipo.
  3. ®El grueso de Deuda que el Estado español ostenta en la actualidad como acreedor se encuentra principalmente en los dos primeros tipos, siendo este marginal.
  4. ®(MAEC, 2005: 106) las cursivas son de las autoras.

  5.2.2. Gestión de la Deuda Externa (MAEC, MEH)
La Dirección General de Financiación Internacional del Ministerio de Economía y Hacienda (MEH) es el órgano de la administración que se encarga de la gestión de la deuda externa de la que el Estado español es acreedor.

La Dirección General de Financiación Internacional se encuentra bajo la supervisión directa de la Secretaría de Estado de Economía, que a su vez depende directamente del Ministerio de Economía y Hacienda[77] (MEH).

A este órgano le compete principalmente la refinanciación y la reestructuración en el nivel bilateral y multilateral de la deuda oficial y comercial con garantía del Estado, representa los intereses del Estado español en el Club de París, se ocupa de las relaciones permanentes con las Instituciones Financieras Internacionales (que como ya se ha visto en apartados anteriores, tienen un papel muy importante en las negociaciones internacionales sobre deuda) y se ocupa a su vez de la gestión de las aportaciones a fondos de asistencia técnica en instituciones financieras multilaterales para la promoción de la participación de profesionales españoles en las actividades de dichas instituciones.

El último Plan Director de Cooperación señala que El Ministerio de Economía y Hacienda gestiona un importante volumen de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) española, tanto por sus competencias como representante permanente de España y coordinador en materia de política económica y financiera en las Instituciones Financieras multilaterales, como por su competencia sobre la refinanciación y reestructuración bilateral y multilateral de la deuda soberana externa, y sobre las contribuciones a los fondos de la UE destinados a la cooperación exterior[78], lo que requiere una estrecha colaboración entre el MEH y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) responsable de la redacción del citado Plan. Su relación se basará principalmente en coordinar posturas ante los Organismos Internacionales y foros de reestructuración y refinanciación de deuda de aquellos países que sean de interés geográfico para la Cooperación española.

Dada la importancia de estos instrumentos [instrumentos gestionados por MEH] en el total de la Ayuda Oficial al Desarrollo española, se fomentará la máxima coordinación en el diseño y gestión de las políticas relativas a estos instrumentos, entre el Ministerio de Economía y las instancias de la Administración directamente responsables de la cooperación, muy especialmente en lo relativo a la política con los OOII [Organismos Internacionales] y la política de reorganización de deuda entre los Ministerios de Economía y Hacienda y el MAEC. Al tiempo, se propiciarán mecanismos de intercambio de experiencias y de dirección unificada de los representantes españoles en los OOII -sean financieros o no financieros-, al objeto de integrar en una estrategia global la acción multilateral de España.[79]




NOTAS:

  1. ®Hasta el año 2004 la Dirección General de Financiación Internacional dependía de la Secretaría General de Comercio Exterior, que a su vez era observada por la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo.
  2. ®(MAEC, 2005: 106)
  3. ®(MAEC, 2005: 106) las cursivas son de las autoras.

  5.2.3. Principios rectores para la asignación de los créditos
Luego, los criterios y principios a tener en cuenta por cualquiera de las agencias gubernamentales que participe como órgano de decisión en materia de deuda externa (tanto en la creación de deuda comercial y a través de FAD, como en su posterior gestión) son formalmente los establecidos por el MAEC cada 5 años en el Plan Director de Cooperación. Estos criterios serán las pautas y el Plan Director la principal herramienta de coordinación entre ellos.

En el siguiente esquema hemos resumido los órganos, funciones y pautas de coordinación de lo expuesto en los dos apartados anteriores.



Gráfico 5. Estructura Organizativa y órganos de decisión en materia de deuda externa Elaboración Propia Hasta 1984, ocho años después de la creación del Fondo, no se fijaron los criterios de asignación. Estos intereses se centraban principalmente en intereses comerciales exteriores que atendían a la solvencia del país receptor, a exportaciones con un importante valor añadido y que contribuyera al desarrollo productivo del país. Se tendrían en cuenta la situación económica-financiera de la empresa exportadora, la competencia internacional y razones de política exterior principalmente.

Hoy, tal y como hemos destacado en el apartado anterior, los principios rectores para la asignación de los Créditos FAD deben ser coherentes y estar coordinados con los establecidos en los Planes de Cooperación española, que se establecen en forma de Criterios para la asignación geográfica[80] en el último Plan Director de Cooperación de la siguiente forma:

a) Orientación hacia los países más pobres: utilizando, no sólo indicadores de renta per cápita, servicio de deuda externa o capacidad de acceso a la financiación de los mercados, sino indicadores como el Índice de Desarrollo Humano u otros adecuados para medir la composición multidimensional de la pobreza, o que permitan establecer discriminaciones territoriales o por sectores en un país o región.
b) Mayor compromiso de los países destinatarios con los objetivos de desarrollo, y en particular, la adopción de políticas apropiadas para alcanzar los objetivos y metas de la Declaración del Milenio u otros acuerdos internacionales suscritos por el país destinatario.
c) La mayor ventaja comparativa de España para garantizar una mayor eficacia de la ayuda. Esto es, el mayor grado de conocimiento y experiencia sobre un área o país que permita una mejor adecuación entre las necesidades del receptor y las posibilidades de oferta del donante.
d) La existencia de acuerdos y tratados de cooperación entre España y los países destinatarios, en cuanto a la incorporación de objetivos y prioridades sectoriales previstos en la Ley de Cooperación y en este Plan Director.[81]

Por lo tanto, dado que la historia de la cooperación española es reciente, debería observarse un cambio desde la entrada en vigor del primer Plan de Cooperación española[82], que junto a los criterios marcados por la OCDE, que tras los acuerdos de Helsinki restringen la ayuda concesional a países que tengan como única posibilidad de financiación esta vía y PEAE, en la orientación de los destinos de este tipo de créditos. Debiendo abandonarse las primeras orientaciones con motivos expansionistas y comerciales hacia las marcadas por la cooperación al desarrollo.

Sin embargo, ningún gobierno hasta ahora está decidido a ser coherente con estas directrices y dejar de ligar los créditos a sus intereses económicos en estos países empobrecidos. Y el hecho que se condicione su otorgamiento a la compra de bienes y servicios españoles, imposibilita al país que recibe los créditos FAD de disponer de libertad de contratación para la ejecución de los proyectos, inhabilitando a las empresas locales a llevar a término estos contratos. Además, está comprobado que la utilización de ayuda atada acaba incrementando los costes comerciales de estas operaciones, sin ningún tipo de garantía sobre los impactos sociales, económicos y ambientales de las mismas. Según el último informe del Programa de Naciones Unidas al Desarrollo la ayuda ligada reduce el valor de la asistencia entre un 11 y un 30% y las operaciones que comportan alimentación ligada son, en términos medios, un 40% más caras que las no ligadas.


NOTAS:

  1. ®En la ejecución de las políticas de cooperación.
  2. ®(MAEC, 2005; 72)
  3. ®El primer Plan de Cooperación española entró en Vigo en el 2001 para el periodo 2001-2004.

6. Los créditos FAD y CESCE: la Deuda Externa española como herramienta de apoyo a la internacionalización empresarial española
 
  6.1. Los FAD españoles
Los Créditos FAD se crearon a partir del Real Decreto-Ley 16/1976, de 24 de agosto, núm. 16/1976, (Jefatura del Estado). «Ordenación Económica. De medida fiscales, de fomento de la exportación y del comercio interior», que en su artículo 7º establece[83]:

Artículo 7. Fondo de ayuda al desarrollo
1. Se crea un fondo de Ayuda Oficial al desarrollo destinado a la concesión de créditos y otras ayudas en términos concesionarios por el Estado Español a otros Estados e Instituciones públicas extranjeras, así como a Instituciones financieras intergubernamentales. Dichos créditos y ayudas están ligados a la adquisición por el beneficiario de bienes y servicios españoles. Excepcionalmente podrán considerarse créditos y ayudas de carácter financiero no ligado.
2. El fondo, que podrá alcanzar en 1977 una cuantía de hasta 12.000 millones de pesetas, se nutrirá de las dotaciones anuales que se le asignen a partir de dicho año en los Presupuestos Generales del Estado.
3. De la Administración del Fondo y de examinar las propuestas concretas del Ministerio de Comercio, se encargará una Comisión Interministerial integrada por los Ministerios afectados.
4. Se autoriza al Gobierno, a propuesta conjunta de los Ministerios de Hacienda y de Comercio, para establecer las normas que han de regir la actividad de la Comisión Interministerial que se crea y de los criterios generales para la Administración y aplicación del Fondo.
5. En todo caso, cada operación de crédito u otra ayuda habrá de ser aprobada por el Gobierno.


Los créditos FAD surgen como créditos bilaterales de tipo concesional y de carácter ligado, dirigidos a financiar bienes y servicios españoles. Desde sus inicios se conciben como un poderoso mecanismo comercial con la finalidad de abrir mercados en los países del Tercer Mundo, potenciando con ello la venta de bienes estratégicos producidos por las grandes empresas españolas, promocionando así las relaciones económicas, políticas y estratégicas con los Gobiernos del Sur.

Desde su nacimiento estos fondos han sido denominados de ayuda al desarrollo, pero en los primeros años de utilización el Estado español carecía de una línea política oficial de ayuda al desarrollo, hasta el punto de ser considerado hasta casi una década después de su creación, como país potencial receptor de ayuda oficial al desarrollo. Sin ir más lejos, la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional se crea nueve años después de la aparición del FAD, en 1985, mientras que nuestra entrada en el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE no se produce hasta diciembre de 1991, es decir, quince años después de la creación de este instrumento crediticio.

Pero, con el paso del tiempo este fondo ha ido ampliando sus finalidades financiando ayuda humanitaria y de emergencia, pago de cuotas, suscripciones, aportaciones a IFIS, realización de estudios de viabilidad y seguimiento y evaluación de operaciones empresariales.

Hoy el FAD, tras sucesivas modificaciones que se han venido haciendo a través de las Leyes de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social que acompañan a los Presupuestos Generales del Estado, se ha acabado convirtiendo en una especie de cajón desastre de la cooperación española, con la ambigüedad de saberse una herramienta de fomento a la internacionalización de las empresas y justificar, por otro lado, su imputación como Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) española.

Esta situación no ha conseguido evitar que en sus 30 años de vigencia sea el principal instrumento utilizado por la política de cooperación española y la lucha contra la pobreza. Pero tampoco podemos olvidar que es responsable de casi el 50% de la deuda externa que los países de la periferia mantienen con el Estado español y sus lamentables consecuencias. Un instrumento que supone un arma de doble filo para los países receptores de la ayuda.


NOTAS:

  1. ®www.iigov.org

  6.1.1. Definición, objetivos, tipos y alcance de los FAD
Para tener una buena definición de los FAD podemos sumar varias perspectivas. Según el Instituto de Crédito Oficial (ICO) hoy, el FAD es un fondo, dotado por el Estado español, para otorgar ayudas financieras de carácter concesional a países en vías de desarrollo, a sus instituciones públicas o a sus empresas residentes, así como a instituciones financieras multilaterales.[84]

Según Carlos Gómez Gil, el FAD es un Fondo sin personalidad jurídica propia, que permite otorgar créditos bilaterales del tipo concesional, o en condiciones de ayuda a PVD, ligados a la adquisición por el país beneficiario de bienes y servicios españoles[85] y tal como puntualiza Jaime Atienza son, más en concreto, créditos a la exportación financiados por la Administración española que tienen por objeto la exportación de bienes producidos en España a PVD con unas condiciones por debajo de las del mercado y computables como AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo)[86].

El FAD se nutre de las dotaciones que se le asignan anualmente en las sucesivas Leyes de Presupuestos Generales del Estado. Otra fuente de financiación son los ingresos provenientes de los reembolsos del principal de los préstamos, así como de los intereses y comisiones generados por créditos anteriores[87].

La solicitud de este tipo de créditos puede realizarla cualquier empresa española con un proyecto de exportación de bienes de equipo destinado a un país en vías de desarrollo, siempre y cuando dicho proyecto cumpla con las normas Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)[88].

Desde nuestro punto de vista, el objetivo de estos créditos, tal y como se ha venido indicando en anteriores apartados, es contribuir al desarrollo del país que lo recibe, puesto que no sólo computa como AOD sino que se otorga por debajo de las condiciones del mercado para facilitar el pago del mismo. Por lo tanto y por su naturaleza, esta concesionalidad no debería plantearse con la idea de aumentar, lógicamente, la competitividad de las empresas que finalmente llevan a cabo los proyectos financiados con este fondo. De esta forma los FAD deberían solicitarse por parte de las economías receptoras en función de sus necesidades, que no serán incompatibles con los planes de desarrollo y fomento empresarial internos, y no las empresas de los países acreedores quienes lo solicitan.

Sólo podrán ser receptores de estos créditos aquellos países clasificados como Países en Vías de Desarrollo (PVD), según la relación elaborada por el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE.

El control y la regulación de las actividades de crédito a la exportación (en particular aquellas computan como AOD y se otorgan en condiciones concesionales) corresponden a la OCDE y se rigen por las normas vigentes tras la reforma de Helsinki aprobada en 1991 y que entra en vigor el siguiente año. Dichas normas restringen cada vez más este tipo de financiación pues entran en conflicto con las reglas de la libre competencia, lo que debería suponer la práctica extinción de dicho tipo de créditos en cualquier país desarrollado con el paso del tiempo.

Las ayudas financieras que se conceden habitualmente con cargo al FAD son de cuatro tipos:
A) Créditos o donaciones habitualmente ligadas a la adquisición por el país receptor, de bienes y servicios españoles;
B) Contribuciones a organismos multilaterales de desarrollo;
C) Donaciones para la realización de estudios de viabilidad y D) Contratación de servicios de consultoría para la identificación, evaluación y seguimiento de proyectos financiados con cargo al FAD.

Sus principales diferencias se detallan en la siguiente tabla[89]:





Tabla 10. Cuadro comparativo de los tipos de ayuda con cargo a FAD Elaboración propia.

De los anteriores tipos, destacamos la Línea FEV. La Línea de Financiación de Estudios de Viabilidad (FEV), que fue creada por el Consejo de Ministros en diciembre de 1995, con una dotación de 5.000 millones de pesetas (30 millones de ) de los FAD debido a la necesidad de proporcionar a los países no susceptibles de recibir financiación concesional española, por haber superado el nivel de renta establecido por la OCDE, un instrumento financiero complementario, que permitiera reforzar las relaciones comerciales y financieras entre España y los posibles países receptores[90]. Las estimaciones hechas en un estudio realizado por el ICE[91] sitúan la tasa de retorno de este tipo de créditos en 1 x 14[92].

Por lo tanto, este tipo de créditos no deberían, según sus orígenes y objetivos, encontrarse dentro de la imputación a los FAD y mucho menos computar como AOD, ya que los países destino, según los criterios establecidos por la OCDE y los Planes Directores de Cooperación, son prioritarios para la asignación de proyectos a este fondo.

Para el desembolso de un crédito FAD es necesaria la puesta en vigor del Convenio de Crédito y que sea imputada la operación comercial. El desembolso es realizado de acuerdo con los hitos establecidos en el Contrato Comercial. Así pues, el exportador español cobra directamente del ICO, a medida que va justificando documentalmente el cumplimiento del Contrato Comercial. La constatación ante el ICO de dicho cumplimiento corresponde a una entidad financiera (denominada banco pagador) que previamente ha sido seleccionada por el prestatario y que cuenta con el visto bueno del ICO.


NOTAS:

  1. ®www.ico.es
  2. ®(Gómez, 1997)
  3. ® (Atienza 2000: 137)
  4. ® www.ico.es
  5. ®En el ICO no se destaca la importancia de coordinarse y ser coherente con las políticas de cooperación española, a pesar que en su definición los contempla como fondos destinados a la ayuda al desarrollo.
  6. ®www.ico.es
  7. ® (ICE, 2000: 2)
  8. ® (ICE, 2000)
  9. ® Es decir, por cada 6 millones de de pesetas invertidos y tras un perido de maduración de 5 años. Podría generarse una exportación española por valor comprendido entre 72 y 96 millones de . (ICE, 2000)

  6.1.2. Análisis de la evolución de los FAD en el Estado español
El primer crédito otorgado con cargo a los FAD se concede en 1977 a la empresa Entrecanales para la construcción de un puente, con cargo a las cuentas de la República Paraguaya. La cantidad concedida ascendió a 473 millones de pesetas (78.700,578 ) con un interés de 7,5%, aprobada en acuerdo ministerial el 5 de julio de 1977. Siete días más tarde, el 2 de junio de 1977, se concedería por valor de 3.800 millones de pesetas (22.838.459,967 ) un crédito FAD a la empresa Astilleros españoles con un interés para las cuentas argentinas del 5,5%. Con estos dos créditos da comienzo la etapa FAD para la apertura exterior de la economía española.

En total hasta el día de hoy[93], se han realizado 1163 operaciones con cargo a FAD, con un total de 11.553 millones de derivados a este fondo, distribuidos de la siguiente forma por años:


Tabla 11. Evolución FAD (1976-2006)
Fuente datos. Apéndice 1. Elaboración propia.


Gráfico 6. Evolución FAD (1977-2006). Fuente datos. Apéndice 1. Elaboración propia Destaca el pico ascendente del último año, 2006. Se debe principalmente a la decisión del gobierno español de destinar aproximadamente la mitad de los FAD de ese año (712,25 mill. de euros) a diferentes programas de Naciones Unidas. El Programa más beneficiado de este tipo ha sido el Fondo España-PNUD para la consecución de los Objetivos del Milenio, al que se le asignó el 15 de diciembre de 2006 la cantidad de 528,00 millones de euros (el 36% de la asignación FAD total de 2006). En el siguiente gráfico se muestra la distribución por sectores específica para el año 2006, de ellas el denominado Instituciones Multilaterales OINF es la de mayor peso.



NOTAS:
  1. ® Se realizan dos consideraciones: a) Se trata de un listado de 1163 operaciones realizadas con cargo a los FAD desde 1977 al año 2006 con la siguiente información por operación: año, país destino de la operación, descripción de la operación, empresa solicitante, importe (en milones de pts hasta el año 2000 y en euros hasta la actualidad), plazo de amortización del crédito, carencia, tipo de interés aplicado, fecha en el que se toma el acuerdo ministerial para su concesión, moneda, tipo de cambio, fecha de aprobación de la Comisión Interministerial, fecha del Convenio bajo el que se firma el crédito y la fecha de la devolución del crédito y cantidad (indicando TOTAL o la cantidad si no ha sido devuelta en su totalidad) y b) la conversión de las cifras en pesetas hasta el año 2000 se ha realizado según 1 euro = 166,386 pts.

  6.1.3. La Deuda FAD hoy
Extrayendo información relativa a los datos referidos exclusivamente a la Deuda FAD del informe proporcionado por el Secretario de Estado de Economía[94], obtenemos la siguiente distribución por regiones de la deuda FAD viva a 31 de diciembre de 2006:


Gráfico 8. Deuda por áreas geográficas a 31/12/2006 Fuente. (MEH 2006-02) Elaboración propia Según esto, como destinatarios de FAD se encuentran por orden de importancia actualmente la región latinoamericana, la asiática y el norte de África, sumando entre las tres el 78,71% del total de deuda derivada a este fondo.

Los 10 países con mayor número de deuda pendiente de vencimiento a través de Créditos FAD son los siguientes:


Tabla 12. Primeros 10 países con mayor deuda FAD del Estado español 31/12/2006 (Mill. ) Fuente. (MEH 2006; 9) Elaboración propia.

La especial naturaleza de los FAD y su gestión, hacen necesaria la coordinación entre diferentes ministerios de forma que se sigan los criterios establecidos por las políticas de cooperación en el momento de asignar créditos a este fondo.

Según el 2º Plan Director de Cooperación 2005-2008 La Ley 23/98 de cooperación internacional para el desarrollo establece en sus artículos 5 y 6 las prioridades geográficas en la ejecución de esta política. Establece que la ayuda responderá a los objetivos de la política exterior del Estado y que se dirigirá con especial atención a los países menos desarrollados económica y socialmente, y, dentro de éstos, a los sectores más desfavorecidos, detallando que serán áreas geográficas de actuación preferente los países de Iberoamérica, los países árabes del Norte de África y de Oriente Medio, y aquellos otros de menor desarrollo con los que España mantenga especiales vínculos de carácter histórico y cultural.

En la realidad vemos la falta de coherencia con este planteamiento en el hecho de que sólo China, fuera del área geográfica de preferencia, tal y como ya se ha indicado en el epígrafe referente al total de deuda, cuente con el 14,16% de la deuda FAD total y junto con Indonesia (ambos países asiáticos) sumen el 21,19% del total pendiente de pago de este tipo de Créditos.

Por otro lado, en cuanto a áreas geográficas, Iberoamérica y Asia se encuentran en los dos primeros lugares, mientras que Oriente Medio, región de preferencia según el Plan de Cooperación, se encuentra en el penúltimo lugar justo antes de Europa.

Para ofrecer los datos sectoriales de la deuda FAD viva, es decir, la pendiente de vencimiento hoy, el gobierno ha tenido en cuenta las dos siguientes consideraciones que desde nuestro punto de vista son lógicas pero pueden afectar considerablemente al resultado:

  • ha excluido del total de la deuda, los intereses de demora devengados por los impagos, por no tener relación con el objeto de la financiación;

  • ha realizado un análisis sectorial únicamente de la deuda no reestructurada[95], ya que la reestructurada incluiría nuevos importes (impagos, intereses de demora) que tampoco tienen que ver con el objeto de financiación.

  • Además, una deuda asociada a un crédito en concreto (y por ende a un proyecto u operación concreta) puede reestructurarse con otros créditos de operaciones que pertenecen a otros sectores disociándose del sector inicial.



Tabla 13. Distribución sectorial de la Deuda FAD Fuente. (MEH 2006; 9) Elaboración propia.



NOTAS:

  1. ®(MEH 2006-02)
  2. ®La deuda -en cualquiera de sus categorías- puede dividirse en deuda reestructurada y deuda no reestructurada, en función de si ha sido objeto de algún tratamiento de deuda o no. En general, la presencia de deuda reestructurada indica que el deudor ha pasado por dificultades financieras en el pasado y se ha visto necesitado de un tratamiento de deuda.

  6.1.4. La controvertida imputación de los FAD a la AOD
El Estado español es uno de los países que computa el FAD como AOD. Diferentes organizaciones sociales y ONGD se han pronunciado en contra de esta postura que además promueve en foros internacionales el Estado español. Junto al uso de este tipo de créditos para la internacionalización de las empresas, el hecho de promoverlo en foros internacionales y de computarlo como AOD hace que el interés por su no disminución sea doble.

Por otro lado, diferentes partidos políticos[96] se han pronunciado en varias ocasiones sobre este asunto solicitando una adecuada regulación legal de los créditos FAD a través de una reforma en profundidad del instrumento, solicitando entre otras medidas suprimir el conjunto de la AOD financiada desde el FAD. Desde su punto de vista el motivo principal radica en que por su naturaleza, origen y uso (con objetivos y prioridades tan distintas como dispares, tales como donaciones, ayudas humanitarias, cuotas a Instituciones Financieras Internacionales, aportaciones voluntarias a Instituciones Financieras y no Financieras de carácter multilateral y ayudas de emergencia) el FAD ha contribuido principalmente desde su inicio a la internacionalización empresarial y al endeudamiento de los PVD, teniendo poco que ver con las políticas de cooperación que puedan ejercerse desde cualquier país desarrollado.

En concreto, el 2º Plan Director de la Cooperación Española, 2005-2008, aprobado por Consejo de Ministros el 28 de enero de 2005, define e identifica nuevos compromisos para el Estado español como país donante en la lucha contra la pobreza en el mundo y la asignación de la ayuda para un desarrollo social y humano sostenible. Declara que son demasiadas las operaciones económicas y comerciales que vienen financiando este Fondo concesional de ayuda ligada y que por lo tanto los sitúan fuera de estas directrices.

Al mismo tiempo, diferentes instituciones internacionales, como Naciones Unidas y el PNUD, han solicitado la progresiva eliminación de la ayuda ligada como los FAD españoles, en la medida en que supone una ayuda encubierta a la industria de los países donantes mientras que resta valor a la lucha contra la pobreza, significando así un uso ineficaz de los recursos de los contribuyentes.


NOTAS:

  1. ®Proposición de Ley 122/000183 para La Modficación del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) presentado por el grupo parlamentario de Izquierda verde- Izquierda Unida- Iniciativa per Catalunya, 23/12/2005

  6.2. Créditos Comerciales con cobertura de riesgo (CESCE)
 
  6.2.1. Sobre las Agencias de Credito a la Exportación
El sector público podría actuar como garante de las deudas frente al sector privado externo. Ello ocurre frecuentemente en el caso de los créditos de exportación, en virtud de los cuales el organismo de crédito le paga a las entidades extranjeras participantes si el deudor no paga, asumiendo así el papel acreedor. Estos mecanismos tienen como finalidad estimular la actividad comercial[97].

Las Agencias de Crédito a la Exportación y de Seguro para la Inversión[98] son agencias públicas que proveen préstamos y seguros respaldados por un gobierno a empresas privadas de su país, con el objeto de facilitar las actividades comerciales en países donde existen altos riesgos financieros y políticos[99].

La mayor parte de los países industrializados tiene por lo menos una ECA, aunque también existen en varios países latinoamericanos, tales como Brasil y México. Las ECAs constituyen en su conjunto un recurso muy importante de apoyo financiero público para la inversión extranjera en proyectos industriales en los países del Sur. Se estima que las ECAs en su conjunto apoyan el doble de la cantidad de extracción de petróleo y minerales que todos los Bancos Multilaterales de Desarrollo como el Banco Mundial.[100]

La importancia de la deuda externa adquirida a través de proyectos promovidos por las ECAs no es marginal respecto al total de la deuda externa en los países más empobrecidos. En el año 2002 la deuda adquirida con las ECAs constituía un 30-40% del total de deuda externa pública de los países empobrecidos.


Tabla 14. Distribución Deuda a través de las ECAs Fuente datos ODG. Elaboración propia.


NOTAS:

  1. ® (FMI-01, 2003: 208)
  2. ®ACE o ECA por sus siglas en inglés (Exportation Credit Agencies)
  3. ®Las ECAs frecuentemente respaldan proyectos a pesar de que el Grupo del Banco Mundial y otros bancos multilaterales los encuentran demasiados riesgosos y potencialmente dañinos por sus impactos ambientales y sociales. Representan una de las fuentes más importante de financiaciamiento público de este tipo de proyectos en paises empobrecidos: contribuyen entre $50 y $70 mil millones anuales a proyectos industriales o de infrastructura. [www.eca-iberia.org]
  4. ® [www.eca-iberia.org]

  6.2.2. CESCE
La Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, S.A. (CESCE) se funda en 1970, por iniciativa conjunta del sector público y privado, como un sistema de cobertura de los riesgos políticos y comerciales derivados del comercio exterior. A partir de 1991 CESCE amplía su actividad aseguradora a los ramos de Seguro de Crédito para el mercado nacional y el Seguro de Caución.
Hoy se configura como una Sociedad Anónima de carácter público y su composición accionarial es la siguiente[101]:

  • Patrimonio del Estado: 50,25%
  • Bancos[102]: 45,20%
  • Compañías de Seguros: 4,55%


La dirección actual de CESCE fue nombrada a mitad del año 2004, por el actual gobierno español (PSOE). Este nombramiento suele ser importante pues marca las principales directrices y prioridades futuras de la organización.

A través del currículum del actual Director[103] y del Consejero Delegado[104] podemos ver la influencia en la organización de las empresas petroleras y de gas españolas, y en especial Repsol YPF[105] y la importancia creciente de la exportación de servicios españoles.

La Orden ECO/180/2003, de 22 de enero, es la Orden que rige el funcionamiento de CESCE en la actualidad y fue aprobada en el último tramo del gobierno del Partido Popular. Queremos destacar como especialmente negativo el Punto 2, en el cual se establece como norma general la falta de transparencia respecto a las operaciones que realiza[106].

Segundo. Reglas de la contratación del Seguro de Crédito a la Exportación por Cuenta del Estado.
En su actuación como gestora del Seguro de Crédito a la Exportación por Cuenta del Estado, la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, Sociedad Anónima, Cía, de Seguros y Reaseguros, incorporará a su documentación contractual las previsiones necesarias para reflejar el tratamiento normativo y los principios inspiradores de la lucha contra la corrupción y ajustará su contratación a las regulaciones relativas a la protección medioambiental, todo ello dentro del marco jurídico vigente en España en ambas materias.
Igualmente, la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, Sociedad Anónima, Cía, de Seguros y Reaseguros, continuará manteniendo la más estricta confidencialidad sobre la información y datos proporcionados por sus asegurados en relación con las operaciones objeto de cobertura, salvo que razones de interés público exijan levantar dicha confidencialidad, siempre y cuando así lo disponga el Ministerio de Economía.


Las operaciones de seguro de crédito a la exportación aseguradas por CESCE por cuenta del Estado cubren:

a) los riesgos políticos cualquiera que sea el plazo-, b) y los riesgos comerciales de operaciones con plazo superior a dos años[107].

Cuando este riesgo resulta impagado y, una vez que el asegurado es indemnizado por CESCE, se convierte en deuda de titularidad estatal denominada deuda comercial. El acreedor pasa a ser entonces el Estado español.



NOTAS:

  1. ® www.eca-iberia.org
  2. ® Los Bancos que cuentan con consejero en CESCE son: Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Banco Santander Central Hispano (BSCH), Banco Español de Crédito, Banco de Sabadell y Banco Popular.
  3. ® uan Bados Pagés ha ocupado cargos en el sector público, (Director General de Política Comercial del MEH, miembro del equipo negociador del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas) y en el privado, (Presidente de ENAGAS, Consejero Delegado del Grupo GAS NATURAL, Presidente de REPSOL BUTANO, S.A. y Director General de GLP del Grupo REPSOL YPF , más recientemente fue Vicepresidente Ejecutivo de REPSOL YPF (Química) y Presidente de REPSOL QUÍMICA, S.A., miembro del Comité Ejecutivo de REPSOL YPF) Actualmente es Vicepresidente de la Fundación PEPSOL YPF, Presidente de EUROGAS (Asociación europea de empresas de gas), Vicepresidente de la World LPG Association (Asociación mundial de empresas de gas licuado del Petróleo) y miembro de diversas asociaciones internacionales de las industrias gasistas y químicas. [www.eca-iberia.org]
  4. ® Joaquín de la Herrán. Joaquín de la Herrán (San Sebastián, 1953) es un abogado y economista. Durante su trayectoria profesional ha ocupado diversos cargos en el sector público, como el asistente técnico en el Fondo Monetario Internacional y el de consejero económico y comercial en la Representación Permanente de España ante la CEE. En el último periodo previo a su incoporación a CESCE ha trabajando para Telefónica y la firma de consultoría SYNI Consulting. [www.eca-iberia.org]
  5. ® Estas organizaciones se encuentran involucradas en multitud de conflictos ambientales y sociales en el exterior
  6. ® Esta orden se encuentra entre las más restrictivas en cuanto a nivel de información de todos los marcos legales de las ECAs mundiales.
  7. ® Este plazo era de 3 años, se redujo a dos en el 2003.

  6.2.3. Deuda Comercial del Estado español
En el siguiente gráfico, mostrado anteriormente, vemos la evolución de la deuda externa de terceros países frente al Estado español hasta el año 2005. El máximo histórico se alcanza en el año 2001, cuando la deuda se situó en casi 12.500 millones de euros. De esta cantidad, el 52%, es decir, 6.013 millones de euros, corresponden a deuda CESCE, mientras que el 48% restante, 5.525 millones de euros, era Deuda FAD.



Hoy esta situación se ha invertido, tomando los FAD mayor protagonismo. La deuda comercial asciende, a 31 de diciembre de 2006[108], a casi 4.008 millones de euros (41,8% del total).

Son dos los tipos de agentes que pueden resultar deudores del Estado español. Por un lado, deudores públicos, por la cobertura de operaciones en las que el deudor es una entidad pública de otro país y, por otro lado, deudores privados[109], cuando las operaciones se realizan con agentes privados de terceros países, tal y como refleja el cuadro siguiente:

Desglose de la Deuda Comercial por tipos[110]



Tabla 15. Distribución sectorial de la Deuda CESCE Fuente. (MEH 2006)

Existe una peculiaridad fundamental de la deuda comercial respecto al FAD, derivada de que su origen no es un crédito sino un seguro sobre una operación que ha resultado impagada. Los seguros de CESCE por cuenta del Estado tienen un porcentaje de cobertura muy alto (en torno al 95% de media) pero no total. Es decir, después del fallido, CESCE indemniza por la parte asegurada (95%) pero la parte no asegurada sigue siendo titularidad del operador privado (la empresa). Esto lleva a distinguir entre tres conceptos:

  • Deuda frente al Estado español. La deuda comercial que España ostenta como acreedor es, exclusivamente, la parte asegurada ya que ésa es la parte que CESCE ha indemnizado por cuenta del Estado. En este documento se trata sólo la deuda del Estado español y por ello, al hablar de la deuda comercial del Estado Español siempre se refiere a la parte asegurada.
  • Parte no asegurada de la deuda. Es la parte no cubierta en las operaciones de seguro por cuenta del Estado. Incluso después del fallido y de la indemnización de CESCE, esa parte sigue siendo titularidad del asegurado.

    Una vez que la operación ha sido indemnizada, lo más frecuente es que el Estado español negocie con CESCE el tratamiento del 100% de la deuda (parte asegurada y no asegurada)[111]. En caso de recobro, CESCE, que es quien gestiona el recobro en su totalidad, reembolsa al asegurado la parte no asegurada en la mayor parte de los casos.

  • Importe debido por el país deudor. Por parte del deudor, el importe debido es del 100% del importe de la operación, es decir, la suma de la parte asegurada y la parte no asegurada.


Por lo tanto, en cifras, el total de las obligaciones de los deudores por seguro de crédito a la exportación por cuenta del Estado asciende a 4.202 millones de euros. De éstos, la deuda comercial titularidad del Estado español es de 4.007,95 millones de euros y la parte del asegurado (empresa privada) supone los 194 millones restantes.

La deuda comercial (no reestructurada) es el resultado de los impagos en vigor a 31 de diciembre de 2006 en 1.061 operaciones aseguradas por CESCE.

El siguiente cuadro recoge la distribución sectorial de esas 1.061 operaciones con impago en vigor a esa fecha, según los importes correspondientes a impagos de principal (como ya se ha explicado no se incluyen los intereses de demora). Se incluye asimismo el número de operaciones por sector.



Tabla 16. Distribución sectorial de la Deuda CESCE Fuente. (MEH 2006-02)

Esta clasificación, ofrecida por el MEH refleja que el sector de Equipos; Bienes de Equipo supone la máxima asignación de este tipo de operaciones de crédito, suponiendo un 27,25%.


NOTAS:

  1. ®(MEH, 2006-02)
  2. ® Esta categoría es marginal comparada con la primera.
  3. ®Según el MEH: datos a 31/12/2006 en millones de euros. Tipo de cambio utilizado 1Euro = 1,317$; 1,528 CAD; 0,875 DEG; 156,93 Yen
  4. ®Los contratos de seguro de CESCE facultan al asegurado a que ceda sus derechos de negociación al Estado. De modo que, en la práctica, lo habitual es que el tratamiento que reciba la deuda del Estado sea el mismo que reciba la parte privada.

  6.3. Principales herramientas de Gestión de la Deuda del Estado español
En este apartado centramos nuestra atención en los mecanismos de gestión de la deuda por parte del Estado español. Principalmente en aquellas herramientas que promueven una gestión activa de la deuda, es decir, las que vinculan la reducción y conversión de la deuda con iniciativas que den prioridad al desarrollo económico y sostenido de los países deudores y que, por otra parte, se trata de políticas que implican en la solución del problema, además del acreedor, a otro tipo de agentes como: empresas, ONGs y administraciones locales del país deudor[112].

De forma general, las operaciones más importantes utilizadas hasta el momento que suponen una gestión activa de la deuda bilateral entre el estado deudor y el español, son las operaciones de conversión o canje, tanto puras como mixtas, y que trataremos en el último de los sub-apartados.

Entre las herramientas no activas nos encontramos con las operaciones de reestructuración y refinanciación de deuda bilateral, que son los acuerdos tomados dentro del Club de París, al que dedicaremos el apartado primero, y la condonación de deuda, que en el caso español se centra alrededor de los países PEAE, y que trataremos en segundo lugar. Ambas son interesantes para este trabajo en cuanto en tanto nos dan una idea de la voluntad política de terminar con la deuda que tiene el Estado y Gobierno español.

Una tercera herramienta de gestión no activa es la venta de deuda, que puede ser directa o a través del mercado secundario, a terceros o al propio país deudor (recompra), que no se aborda en este trabajo, ya que por su propia naturaleza se encuentra desvinculada de las políticas de cooperación y, en muchos casos, del ámbito de decisión gubernamental.


NOTAS:

  1. ® (ICE, 2000-02 : 27)

  6.3.1. El Estado español en el Club de París
El Estado español ha firmado un total de 234[113] acuerdos en el Club de París, con un total de 56 países. En relación a la calidad de los acuerdos, el siguiente gráfico muestra como el tratamiento más empleado desde 1965, fecha en la que se firma el primer acuerdo, es el Clásico, (en un 45% sobre el total de los acuerdos firmados), tratamiento que no incluye la cancelación de deuda en ningun porcentaje o cantidad.

Esto tiene su importancia en que si sumamos la totalidad de acuerdos sin quita (vigentes en la actualidad en el Club de París, tratamientos Clásico y Houston) firmados por el estado español hasta la fecha, nos encontramos con que suponen el 57,26% del total de tratamientos. De un total de 234 acuerdos, únicamente 25 (un 10,6%) han sido firmados bajo tratamientos que suponen una reducción efectiva de la deuda comercial y/o FAD (Nápoles) y que se encuentran fuera del programa de alivio HIPC, de los cuales 5, se han aplicado con la modalidad de Nápoles 50%.



Gráfico 9. Total Tratamientos utilizados en el Club de París por el Estado español (1965-2006). Fuente. (MEH 2006-02) Elaboración propia.



Gráfico 10. Distribución Tratamientos en el Club de París del Estado español (1965-2006). Fuente. (MEH 2006-02) Elaboración propia Con países que han iniciado programas HIPC el Estado español ha firmado 28 acuerdos mediante algún tratamiento con cancelación del tipo Colonia (lo que supone un 11,9% sobre el total), de los cuales sólo 7 se han finalizado a fecha de hoy. Son los casos de Nicaragua, Ghana, Burkina y Uganda.

Pero resulta curioso como, sólo con Nicaragua, mientras la deuda pública cancelada ha supuesto desde 1996 un total de 589 millones de [114] se han abierto desde los 90 diversas operaciones con cargo a FAD por un valor total de 187,442 millones de [115], de los cuales, si restamos 10,19 mill. de en forma de donación (no ligada), el resto se divide en aperturas de líneas de crédito y el fomento de la actividad empresarial española de principalmente de Ibadesa, Exportaciones y Servicios S.A. (21,6 mill. de ), Indra Sistemas S.A (16,42 mill. de )[116], Emex S.A (14,4 mill. de ) y Elecnor (12,4 mill. de ).

En el caso de Ghana con 29,7 mill. cancelados desde el año 2003, se han abierto una totalidad de 77,14 mill. [117] en operaciones con cargo a FAD (de los cuales 37,2 mill. de se han firmado con posterioridad a 2002), beneficiando principalmente la actividad empresarial de Ibadesa, Exportaciones y Servicios S.A que desde hace 10 años ha recibido un total de 39,1 millones de (50,6% de la adjudicación total) para la realización de proyectos de infraestructura en trabajos de suministro y rehabilitación de aguas y sanidad con cargo a este fondo.

En los casos de Burkina Fasso, con la que se han cancelado 5,2 mill. de hasta el 2005, se han abierto 9 mill. de para la construcción de centros de energía solar a cargo de Atersa S.A. y con Uganda se han concedido 59,5 mill. de fundamentalmente a Dragados y Construcciones S.A. (con 41, 8 mill. de ) para proyectos de Infraestructura en aeropuertos y un centro hospitalario.

En total, a 31 de diciembre de 2006 se encuentran en estado activo 111 de los acuerdos emprendidos, según la siguiente distribución por países:




Tabla 17. Distribución Acuerdos en el Club de París en estado activo a 31/12/2006 Fuente. (MEH 2006-02). Elaboración propia.

Podemos concluir, tras el análisis de los principales datos que guardan relación con la cooperación y fondos destinados a la ayuda al desarrollo, que la línea conductora que ha guiado las políticas españolas en el ámbito del Club de París en cuanto a la elección de los diferentes tratamientos de deuda ha sido principalmente la de ayudar a los países deudores a pagar la deuda contraída y no tanto la de aliviar su deuda. Lo que se corresponde con las principales pautas internacionales de gestión y alivio de la deuda externa, ya que los acuerdos son tomados y firmados por varios de los países acreedores con la aprobación del FMI.

Cuando, en caso contrario, los tratamientos utilizados han supuesto una reducción efectiva de la deuda (tratamientos centrados como hemos visto en los países HIPC), nos encontramos con la contradicción de que el estado español ha empleado, al mismo tiempo, herramientas de generación de deuda FAD (en teoría guiadas por los criterios de cooperación marcados por el MAEC) en cantidades importantes o superiores a las canceladas, que parecen buscar más el reforzar la actividad empresarial española en estos países que la cooperación para su desarrollo.


NOTAS:

  1. ® (MEH, 2006-02)
  2. ®Según datos del ODG mediante el seguimiento de los PACI mostrados en el Apéndice 1.
  3. ®El Estado español cuenta a día de hoy con un total de deuda nicaragüense de 169,16 mill. , de la que 102 mill. son de deuda comercial, el resto FAD. Según datos del ODG mediante el seguimiento de los PACI mostrados en el Apéndice 1.
  4. ®Ibadesa S.A realizo proyectos relacionados con el sector de sanidad construyendo dos hospitales y suministrando bienes de equipo para los mismo; Indra Sistemas para la construcción y venta de rádares de control de tráfico aéreo; Emex para la construcción de 8 buques y una granja camaronera; Elecnor en el sector de las telecomunicaciones en la realización de diferentes redes de interconexión eléctrica.
  5. ®Principalmente para proyectos realizados por Eductrade Ibadesa.

  6.3.2. El Estado español frente a las diferenes iniciativas de alivio de deuda
Pasamos en este epígrafe a valorar cuáles han sido las iniciativas tomadas por el Estado español en relación a los países PEAE. Los datos sobre el coste de la iniciativa HIPC para el Estado español supusieron un total de 365 millones de hasta el 2003 (con una deuda en ese momento superior a los 10.000 millones de ), con la siguiente distribución por países y ordenadas por orden de importancia:



Tabla 18. Coste de la iniciativa HIPC para el Estado español (2003)
Fuente. ODG, www.debtwatch.org.

Sin embargo, el 13 de julio de 2007 el Consejo de Ministros anunció la cancelación de la deuda de los países HIPC con fecha de corte a 31 de diciembre de 2003, cumpliendo con la disposición transitoria de la última ley sobre deuda externa aprobada en el Parlamento[118], que establece la obligación por parte del Gobierno de presentar un plan para renegociar y, en su caso, cancelar la deuda soberana de los Países Altamente Endeudados (HIPC) con origen en los seguros de créditos a la exportación concedidos por CESCE, así como la deuda FAD de dichos países contraída con anterioridad al 31 de diciembre de 2003, dentro del marco de los acuerdos del Club de París[119].

Esta decisión podría suponer un cambio de rumbo muy importante para hacer que la deuda de los PEAE deje de ser un instrumento de canje para el crecimiento empresarial español (ya que tanto la ley mencionada como la decisión tomada posteriormente sobre ella excluye al resto de países), pero analizando con detenimiento la cancelación anunciada que se ha llevado a cabo y con la que el Estado español, según sus propias palabras, pasaría a ser el país que más lejos lleva sus condonaciones a los países HIPC, ya que es el primer país en fijar su fecha de corte para la condonación a los países HIPC en el 31 de diciembre de 2003, alineándose con las Instituciones Financieras Internacionales, que utilizan esa misma fecha límite, mientras que los demás acreedores bilaterales oficiales la fijan en el 20 de junio de 1999[120], nos damos cuenta de que este paso no es tan decisivo y que para nada varía la línea de las políticas seguidas hasta el momento.

Esta condonación adicional ha supuesto, según cifras del Gobierno, un total de 384,49 millones de euros (FAD y comercial) de la que se beneficiarán concretamente once países PEAE, ocho africanos (Ghana, Mauritania, Tanzania, Senegal, Mozambique, Uganda, República Democrática del Congo y Costa de Marfil) y tres latinoamericanos (Bolivia, Honduras y Nicaragua).

Tras estas condonaciones, y según la información dada por el MEH, la deuda restante de los países HIPC frente al Estado español sería exclusivamente la contraída con posterioridad al 1 de enero de 2004, que asciende, según sus cálculos a 55 millones de euros, y que está relacionada con proyectos actualmente en ejecución, sin aportar los detalles de las operaciones y países que avalan este dato. Sin embargo, según su propia información ofrecida unos meses antes y con información detallada, la deuda viva a 31 de diciembre de 2006 con estos once países ascendía a un total de 1239,83 millones de (624,99 millones de FAD y 614,84 millones de CESCE)[121].

Por lo tanto, según lo anterior, tras la cancelación de 384,49 millones de , la deuda contraída con posterioridad al 1 de enero de 2004 debería ascender a 855,34 millones de , (deuda FAD y CESCE).

Si a esto le sumamos el hecho de que esta condonación se articulará de forma que el 40% de la condonación se realizará a través de programas de conversión de deuda y el 60% restante será a través de condonaciones directas, estos países verán que sus deudas pendientes con el Estado español seguirán ascendiendo a un valor de 1009,13 mill. de .

En definitiva, la reducción ha sido de menos de un 19% del total de deuda y el Estado español sigue contando con un 81% de la totalidad de la deuda de estos países para fomentar el emprendimiento empresarial y la apertura de líneas de crédito que generan finalmente un aumento de la deuda.

Destacamos el hecho de que con esta medida el Estado español se sitúa a la cabeza de las concesiones otorgadas a países HIPC en el contexto internacional de países acreedores.


NOTAS:

  1. ®Ley Reguladora de la Gestión de la Deuda Externa aprobada definitivamente por el Congreso el 30 de noviembre de 2006.
  2. ® (Comisión Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2007)
  3. ® (Comisión Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2007)
  4. ® (MEH, 2006-02)

  6.3.3. Gestión activa de la deuda: herramientas de conversión o canje
La gran mayoría de conversiones o canjes de deuda externa por inversiones se realizan entre dos estados. Se trata de acuerdos bilaterales donde las conversiones son cancelaciones de deuda condicionadas al hecho de que el Estado deudor reinvierta los recursos liberados dentro de su propio país. Lo que hace de esta herramienta una nueva oportunidad en una economía como la española para favorecer su crecimiento empresarial, es que la cancelación impone en la mayor parte de los casos que sean las empresas españolas quienes desarrollen esas inversiones.

Las conversiones pueden ser puras (el total del monto se convierte, cancelación nula sin acuerdos con empresas/ONG españolas) o mixtas (existe una cancelación parcial, el resto se convierte con acuerdos con empresas/ONG españolas).

Cuando la conversión se realiza por activos de carácter económico o productivo se le suele denominar swaps deuda-capital, que pueden ser de carácter bilateral, trilateral, público o privado. Este tipo de canjes ha tenido internacionalmente un gran desarrollo, generalmente o de forma más extendida en el ámbito privado, en ellos, una entidad privada suele negociar con el país deudor la conversión de deuda externa en su poder por activos locales, con el objetivo de realizar inversiones en ese país.

Cuando la conversión tiene por objetivo la permuta de deuda por inversiones relacionadas con el desarrollo se denominan swap deuda-desarrollo. La mayoría llevan una parte de condonación y la creación de un fondo contravalor encargado de la administración de los recursos en moneda local.

Las operaciones de conversión de deuda puestas en marcha por el Gobierno español han sido establecidas con un carácter ligado a la financiación de proyectos presentados por ONG o empresas españolas. Esta práctica, ha sido cuestionada por organismos como el propio CAD de la OCDE, ya que como principales obstáculos podemos destacar el hecho de que pone en peligro la apropiación de los proyectos por parte del país beneficiario, que genera importantes sobreprecios y por último desaprovecha la oportunidad de reforzar las capacidades locales del país beneficiario.

Los montos totales de deuda canjeada han sido hasta el momento muy bajos. Según un estudio realizado por varias ONG españolas[122] el total y porcentaje de deuda canjeada asciende a las siguientes cantidades por países:



Tabla 19. Deuda bilateral española canjeada a 31 de marzo de 2006.
Fuente. (CME, 2006) con datos facilitados por el MEH a 31 marzo de 2006[123].

La XIII Conferencia Iberoamericana de Educación, reunida en Tarija (Bolivia) en septiembre de 2003, acordó promover un movimiento latinoamericano a favor de la educación, que tenga como eje la movilización de actores y la participación social y reconoció la necesidad de aumentar y mejorar la eficiencia de la inversión en educación. Tras un largo proceso que culmina en la reunión de 2004 de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anuncia la intención de España de poner en marcha una serie de operaciones de conversión de deuda por educación en los países afectados.

Como desarrollo de su propuesta, el Presidente Zapatero hizo pública en el mes de enero de 2005 una primera propuesta de conversión por desarrollo social de la Comisión Mixta de cooperación entre el Estado español y Ecuador por valor de 50 millones de dólares, en el que se priorizará la educación[124].

Ecuador es uno de los pocos casos en los que siendo un país fuera de la iniciativa HIPC[125] ha sido propuesto internacionalmente para la utilización del canje como mecanismo de alivio, aunque en realidad esto se traduce en montos totales muy marginales[126], dejando finalmente en evidencia la falta de voluntad de acabar con la deuda ecuatoriana o hacerla sostenible.

El Estado español, siguiendo esta política anuncia como primeras medidas en torno a las nuevas políticas de canje la medida tomada con Ecuador. A través de un canje de 50 millones de dólares durante 4 años (12,5 millones por año), con origen en los FAD, los gobiernos acordaron la transferencia de los derechos de la deuda al Fondo Ecuatoriano-Español al que el gobierno ecuatoriano pagará el 100% de los vencimientos del servicio de la deuda. Finalmente y a pesar de que se pensaba priorizar el sector educativo en las inversiones financiadas por este fondo contravalor, en las negociaciones del Comité Bilateral[127] se llegó al acuerdo de destinar el 60% del canje (30 millones de $) a microgeneración eléctrica y el resto a educación.

Frente a los puntos positivos de esta iniciativa que pueden ser el cierto alivio fiscal que supone un canje por realizarse normalmente en moneda local (que acompañado de una buena gestión puede mejorar mucho los servicios sociales en los países deudores), el hecho de que hasta el momento los acuerdos estén dotando a ambos países (deudor y acreedor) del mismo peso en las decisiones, el avance en la participación civil y que supone un nuevo instrumento de cooperación con posibles potencialidades futuras, nos encontramos con puntos muy negativos que ensombrecen de alguna forma los anteriores.

En primer lugar sólo los países PEAE obtienen claros efectos positivos de la utilización de este tipo de operaciones, aunque se constata que los 27 países que han accedido a la iniciativa HIPC desde el año 2000, han aumentado el gasto social en cobertura de necesidades sociales básicas (incluyendo la educación básica) únicamente de un 6.4% del PNB en 1999 al 7.9% en 2003[128], siendo estos los mayores avances conseguidos en el conjunto de países del mundo. Por otro lado estas operaciones están lejos de exprimir toda la potencialidad que ofrecen los acuerdos del Club de París, puesto que en ningún caso se llega a canjear ni siquiera el 100% de la deuda FAD[129]. Además en la firma de los acuerdos aparece siempre la vinculación de las operaciones de canje a la participación de las empresas y ONG españolas[130] y en algunos casos estas operaciones contrastan, como hemos visto en el anterior apartado, con la concesión de nuevos FAD a estos mismos países.

Las ONGs que realizan el seguimiento de estas políticas denuncian además la falta de coordinación entre acreedores haciendo de la financiación de proyectos una realidad atomizada que no tiene en cuenta la estrategia global educativa del país deudor, el hecho de que la participación de la sociedad civil se limite a la gestión, excluyéndola de la negociación o de la toma de decisión, la falta de transparencia (en ocasiones se solicitan cláusulas de confidencialidad a las ONG cuando se trata de conversión por desarrollo), la evaluación la realiza una institución financiera que no garantiza el aprovechamiento para la mejora social del país.

Este tipo de herramientas, gestionadas por el sector público siguen estando vinculadas a la participación obligatoria de empresas u organizaciones españolas. Además ha demostrado ser marginal e insuficiente a la hora de conseguir los objetivos teóricamente propuestos por una herramienta de esta naturaleza.


NOTAS:

  1. ®(CME, 2006: 13)
  2. ®Los datos presentados el 31/03/2006 por el MEH representan una variación frente a los datos presentados en 2007 por el mismo ministerio con fecha 31/12/2006. En concreto para el total de deuda de deuda de esta tabla se tiene que añadir la siguiente diferencia en millones de por cada uno de los países para igualarlos a los datos de diciembre: Ecuador (-22,28), Honduras (-34,19), Nicaragua (23,29), El Salvador (-2), Perú (14,93), Bolivia (-11,2) y Guatemala (-33,98)
  3. ®(CEM, 2007)
  4. ®A pesar de que la situación ha mejorado en los últimos años, el nivel de endeudamiento [de Ecuador] representa un 55% del PIB y el BM considera a Ecuador un país severamente endeudado (CME, 2006: 21)
  5. ® (CME, 2006: 22)
  6. ®Integrado por el Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, el MEH y la Oficina Comercial de la Embajada como contraparte española. Este Comité se apoya en un Comité Técnico formado por 3 representantes del gobierno español y 4 ecuatorianos, así como la Oficina Técnica de Cooperación española (OTC), la ONG Ayuda en Acción y otras ONG ecuatorianas.
  7. ® (CME, 2007)
  8. ® (CME, 2006)
  9. ®(CME, 2006: 19)

7. Deuda Ecológica
La lógica de acumulación del sistema económico capitalista en la figura de las empresas transnacionales de los países desarrollados económicamente, en su camino hacia la búsqueda de rentabilidad y ganancia, considera el impacto ecológico derivado de su actividad productiva una externalidad. Dicho impacto se intenta minimizar por la repercusión negativa que pueda tener el coste técnico de su tratamiento y el eco social en su cuenta de resultados, sin preocuparse por el verdadero coste ambiental de su actividad irresponsable en el Planeta a medio-largo plazo[131].

Para minimizar los costes adicionales que los impactos medioambientales pudieran ocasionar las empresas transnacionales se valen de los países con menor nivel económico para:
  • Verter residuos.
  • Emitir los gases contaminantes que debido a los diferentes acuerdos y
  • Tratados firmados internacionalmente le son prohibidos.
  • Explotar los recursos intelectuales, energéticos y materiales en el extranjero debido normalmente a la carencia de los mismos en sus países de origen.
  • Ocasionar daños irreparables en las personas y el ecosistema derivados de su actividad productiva irresponsable que en sus países supondría el fin inmediato de su actividad empresarial.
  • Robar y expoliar para no dejar de aumentar su tasa de ganancia.


De forma que, la Deuda Externa, que muchos de los países empobrecidos tienen contraída con los países ricos, quedaría completamente anulada como consecuencia de la contraprestación a la misma (no sólo con la expoliación y el enorme deterioro de sus ecosistemas, sino también con sus vidas) en forma de Deuda Ecológica.


NOTAS:

  1. ® Antoni Brufau, actual Presidente de Repsol YPF, declaraba, el 16 de junio de 2006 en la Junta de Accionistas celebrada en Madrid, ante las insistentes preguntas de uno de los accionistas sobre las diversas actuaciones con impactos medioambientales y sociales en Bolivia y otros países del Sur de la empresa, que el principal objetivo de Repsol es, lógicamente, ganar dinero y éstos no eran más que efectos colaterales que es imposible evitar.

  7.1. Crisis ambiental
La Deuda ecológica del Norte hacia el Sur es mucho mayor que la Deuda Externa financiera del Sur hacia el Norte[132].

La crisis ecológica ambiental tiene su causa fundamental en la acumulación de factores asociados en su gran mayoría con la historia de los países industrializados (revolución industrial, agroindustria, deslocalización, globalización, etc.) y en la exportación de los patrones de consumo no responsable desde dichos países al resto del mundo. Aunque esta crisis afecte a toda la humanidad, no todos somos responsables por igual, los países industrializados, el 20% de la población mundial, son los responsables del 80% del cambio climático del Planeta.

La velocidad de explotación de los recursos, tanto en el Norte como en el Sur, es muy superior a la de regeneración. Diferentes teorías hablan de este hecho, como son las referidas al cambio entrópico del Planeta.

En concreto, James Lovelock denunciaba el pasado 7 de mayo de 2006 en una entrevista para la Revista El Semanal, cómo la Tierra (Gaia) muestra signos de inevitable fin y así lo explica en su último libro de reciente publicación La venganza de Gaia, que expone como causas fundamentales de este deterioro, nuestros hábitos de consumo y el ritmo de explotación de los recursos, al que nos somete el actual sistema económico.

El sistema económico vigente hasta el momento externaliza los impactos sociales y ambientales que provoca, no los hace suyos, no los considera como inherentes al modelo. La Deuda Ecológica pretende colaborar en el desarrollo de las nuevas teorías económicas que abogan por interiorizar estos impactos, haciendo de ellos uno de los ejes fundamentales sobre el que gire una nueva teoría política, un nuevo paradigma, que consiga acabar con el deterioro de Gaia.

Por este motivo y por el ya comentado efecto de exportación del modelo económico, son los países industrializados los que causan los mayores daños al medio ambiente y al planeta en el que todos y todas vivimos. En un mundo ya insostenible, los países con menores índices de desarrollo económico continúan pagando (ambiental y económicamente) las tasas impuestas desde el Norte, cuando en realidad no son acreedores. La pregunta es: ¿Quién debe a Quién?



NOTAS:

  1. ®Deuda ecológica. ¿Quién debe a Quién? Colectivo de Difusión de la deuda Ecológica, CDEs. ODG.

  7.2. ¿Qué es la "Deuda Ecológica"?
La discusión sobre la reclamación y cuantificación de la Deuda Ecológica es muy nueva, comenzó hace aproximadamente unos 10 años. Los movimientos sociales del Sur[133], junto con muy pocos todavía movimientos del Norte, empezaron trabajando el concepto de Deuda ecológica como contrapartida fundamentalmente al pago de la Deuda Externa, ya que la Deuda Ecológica permite analizar las relaciones económicas internacionales desde una perspectiva ambiental y reclamar la supresión en muchos casos de la deuda externa no sólo por razones de equidad, sino también por justicia ambiental.

Tras siglos de colonialismo, se hace prácticamente imposible poder dar un valor monetario a la explotación de los recursos, a los daños materiales no reparados, a la ocupación gratuíta de espacios físicos utilizados como depósitos de residuos o sumideros de contaminación desde el llamado primer mundo a los países de América Latina y Oceanía[134], sistemáticamente expoliados y despojados de sus tierras sin su consentimiento y en la mayoría de los casos sin su conocimiento. ¿Cuánto cuesta que desaparezca una especia animal o vegetal? ¿Podemos valorar la pérdida de diversidad cultural?.

Ciertamente puede resultar reduccionista simplificar la relación de las complejas relaciones internacionales y la economía, la política y la sociedad actual, con el medio natural a dinero. No sólo por su dificultad, sino porque todo se podría ver reducido al pago de una determinada tasa por, por ejemplo, acabar con las funciones ecológicas de un río.

Por ello el concepto de Deuda Ecológica tiene como uno de sus primeros objetivos denunciar estas prácticas, este genocidio de culturas, pueblos y tierras, al mismo tiempo que hacer visible cuánto valen estas actuaciones, cuánto nos están costando, cuánto debemos y en cuánto aumenta nuestra Deuda con el Sur, cada día que pasa, para acercar mediante la valoración monetaria, el problema hacia sectores habitualmente menos sensibles a estos temas: No se trata de mercantilizar la Naturaleza, sino de usar el lenguaje y las ideas del pensamiento único[135]

La Deuda ecológica sería la contraída por los países industrializados con los demás países a causa del expolio histórico y presente de los recursos naturales, los impactos ambientales exportados y la libre utilización del espacio ambiental global para depositar los residuos[136].

Básicamente se distinguen cuatro componentes sectoriales que conforman la llamada Deuda Ecológica:

  • La Deuda del Carbono.
  • La biopiratería.
  • Los pasivos ambientales.
  • La exportación de residuos tóxicos.




NOTAS:

  1. ®Acción Ecológica de Ecuador, abandera desde el Sur el estudio de este concepto desde hace aproximadamente 10 años.
  2. ®En general, a los llamados pueblos del Sur que cuentan con un nivel de desarrollo económico menor.
  3. ®Quién debe a quién? Deuda ecológica y Deuda Externa J. Martínez Alier, A. Oliveras. Icaria. 2003.
  4. ®La Deuda ecológica de Euskadi. Nuestro modelo energético y la Amazonía Ecuatoriana Ecologistak Martxan.

  7.3. La Deuda del carbono
Las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) o el óxido nitroso (N2O) inducen a un aumento en la temperatura media del Planeta. Se encuentra aquí un elemento susceptible de ser contabilizado por el concepto de Deuda Ecológica explicado anteriormente.

Una comisión de 39 gobiernos elaboró y firmó en diciembre de 1997, en Kioto, Japón, un Protocolo por el que se comprometían a llegar entre el año 2008 y el 2012 a una reducción total en sus emisiones de CO2 de un 5% con respecto a los niveles emitidos en 1990, establecido como año de referencia. El Tratado fue ratificado por la Unión Europea pero no por Estados Unidos, y no pudo firmarse hasta febrero de 2005 con la firma de Rusia, puesto que uno de los condicionantes era que se alcanzara entre todos los países firmantes un 55% como mínimo del total de emisiones globales.

Los objetivos marcados establecidos son diferentes para cada país, por ejemplo, en el caso de la UE, se permite repartir las cuotas de reducción entre sus países miembros, y así, por ejemplo España podría aumentarlas sin problemas en un 15%, aunque al acabar 2005 ya eran un 50% superiores a los niveles de 1990.

El actual sistema de lucha contra el cambio climático a nivel mundial (gubernamental) se basa en el Protocolo de Kyoto, que no es más que un intento de regular de forma muy holgada el nivel de emisiones mundiales de CO2, que puede ser considerado simplemente como un pequeño paso en materia ambiental y que no aborda aspectos tales como la equidad y la justicia ambiental[137], estableciendo además derechos de propiedad sobre las reducciones de emisiones intercambiables entre los países, lo que ha originado un Comercio Internacional de Emisiones y su consiguiente Mercado.

Durante los años noventa las emisiones de CO2 emitidas desde los países industrializados fue 8 veces mayor que en el resto. En concreto en 1990, las emisiones per cápita de EEUU fueron de 5,38 toneladas de carbono (tC), las del resto de países industrializados fue de 2,45 tC, India 0,22 tC, China 0,55 tC y el resto del mundo en desarrollo fue de 0,56 tC.

El siguiente gráfico muestra que para el año 2000 la situación no había cambiado sustancialmente.



Gráfico 11. Emisiones de CO2 en diversas naciones y regiones del mundo en el año 2000. El área de los rectángulos es proporcional a las emisiones de cada una de ellas. En vertical se representan las emisiones per cápita. En horizontal se indica la población. La media per cápita global es algo superior a 1 tonelada de C (contenido en el CO2) al año.[138]

Según el último Informe[139] de El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de NNUU La captación y el almacenamiento del dióxido de carbono, los datos más recientes arrojan la siguiente distribución por países de emisones en Mega toneladas MtCO2[140] (millones de toneladas), con un total de emisiones mundiales para sólo el año 2000 de 22.5961300.000 toneladas de CO2, es decir, más de 22 mil millones de toneladas de CO2.



Una propuesta de cuantificación de emisiones

Hasta el momento no existe un cálculo exhaustivo del coste del cambio climático debido, en gran parte, a la dificultad de asignar un valor económico a las medidas necesarias para adaptarse a sus efectos. Aquí damos dos ejemplos de estimación.

Naciones Unidas y DIW
El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) calcula que, en el futuro, un incremento de 2,5° C de la temperatura supondría un coste de entre un 1,5% y un 2% del PIB mundial, según recoge en su Tercer Informe de Evaluación (2001). El Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW)[141] ha concluido que un incremento de la temperatura global de sólo 1°C generaría unas pérdidas superiores a 1,5 billones de euros anuales en la economía mundial a partir de 2050, lo que supondría aproximadamente entre 5 y 181 por tCO2 emitida, con un valor medio de 58 por tCO2.

Comisión Europea
El valor propuesto por la Comisión Europea[142] y que se aplicará a los emisores que excedan los cupos asignados en el Mercado Interno de emisiones de CO2, será de 100 por tCO2.

Cuantificación
Según IPCC para mantener estables los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera, éstos deberían reducirse a 3,35 GtC por año. Si tomamos 6 Giga toneladas de Carbono (GtC)[143] , que son las emisiones del año base utilizado en el protocolo de Kyoto (1990) y calculamos el exceso de emisión en ese mismo año, vemos que en 1990 el exceso fue de 2,65 GtC, lo que equivale a 9,805 GtCO2 para ese año.

Haciendo un simple cálculo:

Deuda de Carbono = Exceso de emisiones (tCO2) * Precio tCO2 ()

Deuda según NNUU
Deuda Carbono (NNUU) = 9,805 ∙109 (tCO2) * 58 = 5,6869 ∙108 millones de = 568.690 millones de en 1990 Deuda según la Comisión Europea (UE)
Deuda Carbono (NNUU) = 9,805 ∙109 (tCO2) * 100 = 5,6869 ∙108 millones de = 980.500 millones de en 1990 Desde entonces, cada año se adquiere una nueva deuda que no ha hecho más que aumentar.

Esta medida monetaria nos permite comparar la huella ambiental sufrida en el Planeta y especialmente en los países empobrecidos, con el impacto y los beneficios económicos generados en los países ricos, lo que arroja una realidad completamente asimétrica. Como ejemplo:
La estimación de Deuda Ecológica del Carbono según la UE asciende a 980.500 millones de tan sólo en el año 1990. El total de Deuda Externa acumulada de los países latinoamericanos era de 787.145 millones de [144] (1$ = 1). Sólo en un año el Norte debería al Sur casi 200.000 millones de .

La Deuda del Carbono generada por la empresa transnacional Repsol sólo en el año 2001 ascendería a un total 650 mill , que acumulada asciende a un valor casi de 2000 mill [145].



NOTAS:

  1. ®Justicia ambiental implica un acceso igualitario a los recursos y servicios ambientales, así como a la carga que suponen los residuos. Deuda ecológica. ¿Quién debe a Quién? Colectivo de Difusión de la deuda Ecológica, CDEs. ODG
  2. ®Fuente: Houghton J.T., 2005, Climate change and sustainable energy, Weather, vol.60, no.7, basado en Grubb M., 2003, The economics of Kyoto Protocol, World Economics, 4(3)
  3. ® En su Resumen para Responsables de políticas y Resumen técnico, septiembre de 2005.
  4. ® 1 Mega tonelada = 1000000 toneladas = 106 tC = 1 millón de toneladas.
  5. ® Dossier especial: Cambio climático Actuemos ahora o pagaremos las consecuencias de la Revista Medio ambiente para europeos.
  6. ® Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Comunidad y por la que se modifica la Directiva 96/61/CE del consejo Versión presentada por la Comisión 2001/0245 (COD).
  7. ®1 Giga tonelada = 1000000000 toneladas = 109 tC = Mil millones de toneladas
  8. ® Fuente: www.observatoriodeuda.org
  9. ® Fuente: www.observatoriodeuda.org

  7.4. Biopiratería
Todas las especies que habitan en la Tierra llevan en sus células información sobre ellas mismas. Sus características son producto de miles de años de interacción de las especies vegetales y animales con el entorno físico y las comunidades humanas que cohabitan con ellas. De esta forma los humanos de cada una de las regiones han interactuado (seleccionando especies para su uso principalmente) con su medio y han modificado sus características hasta el día de hoy y son, de facto, los verdaderos conocedores de las variedades creadas. Dicha creatividad tiene tres ámbitos:

  • creatividad inherente a los seres vivos (animales y vegetales);
  • creatividad de las comunidades humanas que interactúan con ellos para conservar y utilizar la diversidad biológica;
  • creatividad de los científicos modernos en laboratorios de universidad (utilidad general) o en empresas privadas (generar ganancias económicas);


El Convenio sobre Diversidad Biológica, firmado en Río de Janeiro por 150 países en el año 1992, cita en sus artículos 1 y 3, referentes a Objetivos y Principios:

Artículo 1. Objetivos Los objetivos del presente Convenio, que se han de perseguir de conformidad con sus disposiciones pertinentes, son la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos, mediante, entre otras cosas, un acceso adecuado a esos recursos y una transferencia apropiada de las tecnologías pertinentes, teniendo en cuenta todos los derechos sobre esos recursos y a esas tecnologías, así como mediante una financiación apropiada.

Artículo 3. Principio De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con los principios del derecho internacional, los Estados tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política ambiental y la obligación de asegurar que las actividades que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control no perjudiquen al medio de otros Estados o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional.

Es decir, este Convenio asigna a las naciones con territorios de riqueza biológica, los derechos sobre la biodiversidad y los recursos genéticos. Entre los países firmantes del citado Convenio se encuentran países como:
  • Alemania (12/06/1992) que reclama la Propiedad del Harpadol o Garra del Diablo, planta tradicional de Namibia, Sudáfrica y Botswana, a través de sus empresas. De forma que debido a la explotación de las empresas y el convenio alcanzado, sólo el 0,06 % de los ingresos van a los campesinos que cultivan esta planta en sus países. También actuan así otros países como Corea del Sur y los EUA.
  • Perú (12/06/1992) que a través de su empresa Liofilizadora del Pacífico comercializa la Uña de Gato, liana de la Amazonía, usada tradicionalmente contra artritis, reumatismos y diabetes. La empresa prevé dar a la comunidad indígena Ashaninkas tan sólo el 0,2% de los ingresos, como pago del trabajo hecho por el cultivo de las plantas y no por el conocimiento aportado que ellos mismos reconocen en su página www.perumarketplaces.com :
    Los nativos peruanos han usado tradicionalmente remedios caseros elaborados sobre la base de hierbas medicinales, algunas de las cuales han dado lugar al desarrollo de medicinas legítimas. Otras plantas muy usadas en la medicina folclórica como la uña de gato y la maca están siendo comercializadas desde hace algunos años con gran éxito y cuentan con gran aceptación y demanda en los principales mercados como Estados Unidos y Europa

    La propiedad intelectual de empresas privadas del Norte sobre variedades andinas de algodón, de la quina, de la Maca en Perú, del neem de la India, sobre la ayahuasca amazónica o sobre el principio activo que permite a los caminantes del desierto de Kalahari aguantar el hambre y la sed, son otros casos de biopiratería.

    De esta forma los derechos de Propiedad Intelectual (DPI) recompensan únicamente a la creatividad de los laboratorios, es decir, suponen una herramienta más para ampliar el territorio de la Economía de Mercado ¿Quién se beneficia? ¿Quién no se beneficia?

    Bioprospección

    Las nuevas tendencias se dirigen hacia la Bioprospección, explotación científica o el cultivo de recursos genéticos y bioquímicos silvestres realizada respetando los tratados internacionales y las leyes del país donde se lleven a cabo como la encargada de conseguir la conservación de la biodiversidad e incluso el desarrollo sostenible a nivel mundial, acabando de una forma radical con la Biopiratería y separándola de una actitud responsable, pero ¿son claras las fronteras? ¿no se trata de un mecanismo que de forma oficial viola los Convenios establecidos y firmados?

    En 1992 la multinacional farmacéutica norteamericana[146] Merck compró a Inbio, Instituto paraestatal de Costa Rica, el derecho de acceder a la información genética de una gran área natural protegida costarricense por 1 millón $ y un porcentaje de los beneficios derivados de los productos comerciales descubiertos con la materia orgánica originaria. Esto debería ayudar a conservar la biodiversidad, pero el precio es irrisorio si lo comparamos con los beneficios económicos de otras actividades económicas relacionadas con la tierra. Además las multinacionales siempre argumentan que los beneficios obtenidos no son muy buenos a corto plazo, por lo que finalmente la Conservación del Área natural corre a cargo de las donaciones y premios, ya que un triste 15% es lo que supone la venta de los DPI. ¿Es la aplicación de la lógica de Mercado una garantía de la biodiversidad?

    Cuantificación

    ¿Cuál es el precio justo que una comunidad debería recibir por su aporte a la creación de una medicina actual derivada de los recursos naturales de sus ancestros y de la actualidad?

    ¿Cuánto debería pagar un campesino mexicano por una semilla de frijol mejorado a una multinacional si ésta fue descubierta en su campo?

    ¿El precio debería estar relacionado con su destino? ¿Es lo mismo un fin de búsqueda de ganancia empresarial que una vacuna comprada por una organización humanitaria o Estado para fines sociales?

    Según la Revista mexicana La Jornada en uno de sus artículos publicados el 22 de junio de 2002 por Silvia Ribeiro, investigadora del Grupo ETC, la industria farmacéutica trasnacional es el sector empresarial que tiene el mayor porcentaje de retorno de ganancias de todas las industrias en el Planeta. Más que las petroleras, la informática, la automovilística, las cadenas agroalimentarias y de supermercados. En 2000 reportó un promedio de ganancias de 17 por ciento. Por ejemplo, Glaxo Wellcome registró un margen de ganancias superior a 30% ; Hoffman-La Roche alcanzó un increíble 44%. Las diez empresas más grandes -Glaxo (Smith Kline Beecham), Pfizer, Merck, Astra-Zeneca, Aventis, Bristol-Myers Squibb, Novartis, Pharmacia (incluyendo Monsanto y Upjohn), Hoffman-La Roche y Johnson & Johnson- controlan 47% del mercado mundial, que de 70 mil millones de dólares en 1981 creció hasta 317 mil millones de dólares en 2000.

    ¿Cuántos miles de millones de dólares pertenecen a los propietarios por derecho de la biodiversidad que garantiza las investigaciones en los laboratorios de las empresas que generan en un solo año más de 300.000 millones de dólares al año?


    NOTAS:

    1. ®EUA no firmó el Convenio sobre Diversidad Biológica de Río de 1992.

  •   7.5. El transporte de Residuos: Basura Tóxica
    Creo que la lógica económica de verter residuos tóxicos en las áreas más pobres es impecable, y es necesario reconocerlo
    Mr. Lawrence Summers como vicepresidente para el Desarrollo del BM, en uno de sus documentos internos Presidente de la Universidad de Harvard y Secretario del Tesoro EUA (1999-2000)

    Encontramos diferentes tipos de residuos en función, principalmente, de la actividad económica o social relacionada. Es muy distinto el residuo industrial que el agrícola o que el doméstico y también son totalmente diferentes los residuos gaseosos o líquidos que los sólidos, o los radiactivos y los que no lo son y por lo tanto su tratamiento. En general se tienen los siguientes tipos de residuos tóxicos:

    • Residuos Sólidos Urbanos (RSU). Son los que componen la basura doméstica.
    • Residuos Industriales (RI). Se diferencian entre:
      • Inertes: Que son escombros y materiales similares, en general, no peligrosos para el medio ambiente, aunque algunos procedentes de la minería pueden contener elementos tóxicos.
      • Similares a los RSU: Restos de comedores, oficinas, etc.

    • Residuos Peligrosos: Que por su composición química u otras características requieren tratamiento especial.
    • Residuos Agrarios (RA). Son los que proceden de la agricultura, la ganadería, la pesca, las explotaciones forestales o la industria alimenticia.
    • Residuos médicos y de laboratorios. Restos del trabajo clínico o de investigación.
    • Residuos Radioactivos. Que emiten radioactividad.


    Consideraremos Basura Tóxica a todo residuo, desecho, barro, líquido o cualquier otro material desechable que debido a su cantidad, concentración o características físicas, químicas o infecciosas puede causar o contribuir significativamente a un aumento de enfermedades serias e irreversibles, o con incapacidad temporal; o presenta un riesgo inmediato o potencial para la salud de las personas y el medio ambiente cuando se trata, almacena, transporta o dispone de una manera impropia e inconveniente[147]
    Los países industrializados generan una cantidad enorme de residuos tóxicos de reciclado imposible o extremadamente caro, se adopta de forma generalizada la solución de exportarlo a países con menos recursos económicos que disponen de una legislación más suave o flexible. Debido a esta situación el 22 de marzo de 1989 se acordó en Basilea un convenio con el fin de controlar el traslado y el desecho de todo tipo de residuos tóxicos y peligrosos.

    La Convención de Basilea
    La Convención de Basilea para el control de los movimientos transnacionales de los residuos tóxicos peligrosos y su eliminación fue adoptada en 1989 y entró en vigor en 1992; hoy son 149 los países que la ha ratificado. Este Convenio fue criticado inicialmente por grupos ambientalistas que consideraban que dicho acuerdo era incapaz de llevar a cabo una prohibición efectiva a la exportación masiva de residuos a los países no industrializados y/o empobrecidos con legislaciones mucho más débiles. En 1995 se consigue la aprobación de una enmienda que prohíbe cualquier tipo de exportación de materiales contaminantes a estos países, pero sólo entrará en vigor con la firma de 62 de los países que ya han firmado el Convenio. Que Estados Unidos, el principal productor de basura tóxica del mundo, no sea firmante del Convenio limita notablemente los alcances del mismo.

    El 6 de mayo de 2003 se aprobó, como parte de un nuevo plan estratégico de 10 años del Convenio de Basilea, una serie de 15 proyectos diseñados para prevenir los embarques ilegales de desechos peligrosos y mejorar las condiciones de eliminación de los mismos.

    Situación
    Muy a pesar de los acuerdos y sobretodo por la NO firma de la cláusula que impide categóricamente la exportación de residuos a países no industrializados, en la actualidad se siguen llevando a cabo dichas prácticas, como son el desmantelamiento de barcos, el reciclaje de los aparatos eléctricos y electrónicos, la incineración de plásticos, la creación de piscinas de ácido y el vertido incontrolado en las áreas rurales de países con legislación más débil.

    Los países industrializados producen cerca del 80% de los 400 millones de toneladas de basura tóxica generados anualmente en el mundo, y de esa proporción exportan el 10%, en su gran mayoría a países subdesarrollados con grandes necesidades económicas. Encontramos numerosos ejemplos, como son:

  • La historia del barco de bandera panameña Khian Sea es uno de los múltiples ejemplos de los problemas que encontramos en nuestra sociedad para eliminar los residuos. El Khian Sea fue alquilado en 1986 por la ciudad de Filadelfia para transportar cientos de toneladas de cenizas de incineradora a Panamá, en donde iban a ser usadas en la construcción de una carretera de acceso a una zona turística. Las cenizas contenían sustancias químicas tóxicas que podrían haber dañado unas frágiles marismas por las que pasaba la carretera y Panamá las rechazó. El Khian Sea se pasó los dos años siguientes yendo de un lugar a otro, intentando dejar su carga en países de los cinco continentes. El barco reapareció en 1988, con sus bodegas vacías y sin dar ninguna explicación de que había hecho con su carga. Se desconoce si las cenizas fueron descargadas ilegalmente en algún país o si terminaron en el fondo del mar.
  • Nepal, 1998, se descubre un almacén de 70t de pesticidas caducados, importados como AOD.
  • En Alang (India), se desmontan los barcos de los países industrializados desde hace 20 años. El área ha adquirido niveles de contaminación equivalentes a una zona industrial densa con 200 años de funcionamiento. Esta situación se repite en Bangladesh, Pakistán, China o Turquía.
  • Aparatos eléctricos y electrónicos sin legislación aplicable a nivel mundial. El 80% de los desechos de aparatos eléctricos de EEUU van a China, India y Pakistán.
  • Los paises ribereños del Mediterráneo cuentan con una población de 132 millones de habitantes en la zona costera, a los que se suman unos 100 millones de turistas en los meses de verano. Una deficiente estructura de depuración da como resultado que entre un 70% y un 85% de las aguas urbanas se vierten sin depurar cada año de media.

    Cuantificación
    Por el conjunto de exportaciones de residuos los países industrializados han adquirido una deuda con los no industrializados que debe ser reconocida y pagada. La cuantificación de esta deuda es difícil de calcular, pero si se calcula el coste que supone para una economía desarrollada el reciclado y depuración de los residuos sólidos y aguas contaminadas, tanto a nivel monetario como energético. Seguramente nos daremos cuenta de que la flexibilidad de las normas y restricciones de los países con niveles económicos menores para atraer la inversión extranjera, también se justifica por el interés de los países contaminantes para sostener su nivel de crecimiento económico y aumentar la rentabilidad de sus procesos productivos.


    NOTAS:

    1. ® Apocalipsis Geo-Ambiental. El Imperialismo ecológico Joel Filartiga y Luis Agüero Wagner.

  •   7.6. Pasivos ambientales
    Se entiende por pasivos ambientales el Conjunto de los daños ambientales, en términos de contaminación del agua, del suelo, del aire, del deterioro y explotación de los recursos y de los ecosistemas, producidos por una empresa, durante su funcionamiento ordinario o por accidentes imprevistos, a lo largo de su historia.

    Interactuar con la tierra y con el sistema ecológico no es siempre una tarea sencilla ni alejada de la complejidad del sistema económico y social de los seres humanos. A esto se le añade la difícil tarea de encontrar una unidad común de medida para la diversidad de acciones a nivel económico y sobretodo empresarial que se han realizado a lo largo de la historia. Por ello nos serviremos de ejemplos[148] concretos para tener, al menos, una idea de lo que puede suponer este impacto, sobretodo cuando se trata del impacto de las empresas transnacionales de los países desarrollados con los no desarrollados económicamente, ya que la legislación laboral y ambiental suele ser más débil en estos últimos y por lo tanto, más habitual.

    Flujo de recursos naturales y energía del Sur al Norte (a cambio de creciente pobreza y pago deuda externa, entre otros).
    El uso de los materiales empleados en los diferentes procesos de producción llevados a cabo principalmente en los países del Norte (o en las filiales de las transnacionales deslocalizadas en el Sur) aumenta cada día. Según el colectivo Ecologistas en Acción este consumo, ligado al proceso productivo, aumentó un 78,5% entre los años 1980 y 2000, que sumado a la disminución de la eficiencia, es decir, a las toneladas de elementos consumidos para generar 1 del PIB, tasada en un -9% desde el año 1996 al 2000 arroja datos como el relativo a las importaciones de minerales. Las importaciones netas del Sur hacia el Norte crecieron un 110% en el periodo comprendido entre los años 1984-2000, aunque también haya existido una porcentaje de exportación en sentido contrario de algunos elementos, pero de magnitudes mucho menores. En concreto la importación mineral se ha multiplicado por dos en los citados 20 años. Lo local se extrae fuera.

    Impacto transnacional
    Nemagón y Fumanone
    Las compañías estadounidenses Dole Food Company, Standard Fruit, Dow Chemical, Occidental Corporation y Shell fueron condenadas en el año 2005 en Nicaragua por una sentencia en la que se reconoció el pago de indemnizaciones a los trabajadores agrícolas (mas de 150) de las plantaciones de banana que, en la década de los 70, pasaron años expuestos por su trabajo a los pesticidas tóxicos "Nemagón" y "Fumanone", fabricados y comercializados por estas compañías, lo que les ha provocado entre otras consecuencias menos graves, esterilidad masculina y secuelas psicológicas debido a la exposición prolongada a estos productos en las plantaciones bananeras de las citadas compañías[149] .

    Por las noches utilizaban estas tuberías de agua potable para distribuir el pesticida a las plantas y de día los trabajadores bebían agua de esas mismas tuberías, cocinaban y se bañaban Jacinto Obregón, abogado de la acusación.

    Texaco (Ecuador)
    La compañía petrolera transnacional estadounidense Texaco, extrajo en Ecuador durante años de su actividad petrolera, 1500 millones de barriles de crudo del país, construyó 22 estaciones petrolíferas y perforó 339 pozos en un área de 442.965 hectáreas. Vertió numerosas (no calculadas) toneladas de material tóxico y desechos de mantenimiento, derivados de los procesos de extracción y más de 19.000 millones de galones de agua de producción fueron contaminadas con hidrocarburos y metales pesados. Los vertidos accidentales han sido muy frecuentes, son calculados en aproximadamente 168 mill galones de líquidos derivados de los procesos productivos. En sus 200 mecheros quemó diariamente 2 millones de metros cúbicos de gas (CC, lluvia ácida, dioxinas, etc.) y construyó 500 km carreteras y oleoductos.

    La desnutrición producida por la contaminación y destrucción de recursos de la zona es la más alta del país. Los casos de cáncer son los más altos de todo el país y van en aumento. La construcción de las ciudades petroleras ha supuesto la de la cultura Tetete.

    Shell (Nigeria)
    Shell cuenta en Nigeria con 349 sitios de perforación, 700 Km. de líneas de flujo, 400 Km. de oleoductos, 22 estaciones y una terminal. Shell produce 800.000 barriles diarios de crudo. Produce descargas al ambiente permanentes, rutinarias y también accidentales denunciadas por numerosos organismos internacionales. En 1989 se quemaron 613 billones de pies cúbicos de gas, liberándose con esto 35 millones de toneladas de CO2 y de 12 millones de toneladas de CH4 . Desde 1982 hasta 1992 se derramaron 1.6 mill de galones de agua contaminada, las piscinas descargan directamente al delta del Níger. El constante dragado y la canalización realizada en el río, ha interferido el flujo natural de las mareas y el intercambio del agua dulce y del agua salada afectando las tierras de cultivo y destruyendo el manglar. La construcción de las carreteras ha provocado deforestación y represamiento de agua. Cualquier intento de protesta ha sido duramente reprimido y la población Ogoni natural de Nigeria, vive sometida a la violencia, discriminación y empobrecimiento impuesta por una transnacional.


    NOTAS:

    1. ® Campaña ¿Quién debe a Quién? datos suministrados por Oilwatch- Ecuador, Observatorio de la Deuda en la Globalización y Ecologistas en Acción.
    2. ® http://www.solidaridad.net

      7.7. Bibliografía sobre Deuda Ecológica
    Bibliografía consultada:

    • Quién debe a quién? Deuda ecológica y Deuda Externa J. Martínez Alier, A. Oliveras. Icaria. 2003.
    • La Deuda ecológica de Euskadi. Nuestro modelo energético y la Amazonía Ecuatoriana Ecologistak Martxan.
    • Dossier especial: Cambio climático Actuemos ahora o pagaremos las consecuencias de la Revista Medio ambiente para europeos
    • Apocalipsis Geo-Ambiental. El Imperialismo ecológico Joel Filartiga y Luis Agüero Wagner.
    • La memoria de la deuda. Una deuda con la memoria. Carlos Juliá. Ed. Biblos.Buenos aires 2002.



    Páginas web consultadas:



    8. Instrumentos jurídicos para remover la deuda externa.
    A lo largo de esta guía hemos podido ver que la Deuda Externa es sin duda un problema político, aunque también económico y con consecuencias sociales y ecológicas de gran alcance. Sin embargo no hemos dedicado suficiente atención a la cuestión de la Deuda como un problema jurídico, que se rige por leyes escritas y que debe (o debería), por tanto, responder ante ellas. Es lo que haremos en este capítulo, por una parte para demostrar que hasta ahora la Deuda ha sido tratada con inadecuadas fórmulas jurídicas; y por otra para descubrir cuál es el camino jurídico ya iniciado- por el cual tiene sentido imaginar la resolución de la problemática de la deuda.

    Cuando decimos que la dimensión jurídica de la Deuda es tratada de manera errónea estamos diciendo, entre otras cosas, que está ligada a un origen no siempre limpio y correcto, y, a veces, claramente ilegítimo. Queremos decir también que es un mecanismo que alimenta la especulación financiera internacional, sin reglas, sin límites, en detrimento de la economía productiva, y procovando convulsiones sociales difícilmente manejables por los gobiernos locales abocados a políticas sociales y económicas condicionadas desde el externior, y a la pérdida de control sobre sectores estratégicos que afectan a su soberanía[150].

    Esta perspectiva ha sido resumida por juristas especializados en seis puntos:

    PRIMERO: En muchos caos, la deuda fue adquirida violando la legalidad de los países prestatarios y, en algunos casos, también la de los países prestamistas.

    SEGUNDO: Al transferirse a la población el pago de la deuda mediante los sistemas impositivos y los incretemos sistemáticos de tarifas en los servicios públicos, se contrae la demanda interna y se incrementan el desempleo y la pobreza.

    TERCERO: Los intentos de los distintos gobiernos para negociar y resolver por separado el problema de la deuda, los ha debilitado frente a los acreedores.

    CUARTO: El endeudamiento de los gobiernos limita la autonomía de los Estados para tomar sus propias decisiones en ejercicio de su soberanía.

    QUINTO: La deuda pública se ha convertido en el más poderoso mecanismo mundial para sostener el crecimiento del capital financiero especulativo sin que éste haga ningún aporte real a las economías supeditadas y sin que, además, corra riesgo alguno.

    SEXTO: El camino tomado por algunos gobiernos en el sentido de vender activos estratégicos del Estado para atender el servicio de la deuda, afecta negativamente a las economías nacionales.

    Toda esta realidad debería verse ratificada ante los tribunales y el derecho con sentencias que arrojaran un poco de justicia a la dramática situación que causa. A lo largo del siguiente texto intentaremos acercarnos a los principios del derecho que darían cobertura a esta tesitura.

    Siguiendo los pasos dados en esta dirección veremos varias iniciativas que se vienen desarrollando de manera sinérgica para lograr judicializar la deuda externa. Por una parte, se trabaja para conformar un Tribunal Internacional sobre la ilegítimidad de la deuda externa, a la vez que se insta a los diferentes pueblos de países, tanto del Sur-endeudados, como del Norte-deudores, a iniciar procesos judiciales en los ámbitos nacionales con el fin de sacar a la luz las deudas ilegítimas y de hacer efectiva su nulidad.

    Por otro lado, estudiaremos la propuesta de realizar auditorías a la deuda externa para demostrar su ilegitimidad, parándonos en el caso avanzado que está protagonizando el pueblo de Ecuador. También veremos en qué punto se encuentra la iniciativa de apelación a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que se pronuncie sobre los aspectos jurídicos de la deuda externa.

    Nuestra intención con esta aproximación a los instrumentos jurídicos que giran en torno a la deuda externa no es otra que sumar energía y voluntades para hacer fuerte la idea de que si el Derecho existe para ofrecer justicia entre las personas y los pueblos tiene pendiente juzgar la injusticia de la deuda externa, pues hasta hoy la legalidad es el paragüas que legitima la posición de los acreedores y sustenta este mecanismo financiero generador de pobreza y desesperanza. Quienes pensamos que otra legalidad es posible, que tiene que ofrecer justicia, no pararemos hasta conseguir que responda a este deber.
    NOTAS:
    1. ® Antonio Colomer Viadel en su texto La triple dimensión juridica, política y ética de la deuda externa, su proyección estratégica en el umbral del tercer milenio, compilado en la obra La deuda externa, dimensión política y jurídica. Editorial IEPALA, 1999.


      8.1. El concepto de deuda ilegítima.
    Hablar de llevar la problemática de la deuda externa ante los tribunales es hablar de deuda ilegítima. Entender esta idea de la ilegitimidad de la deuda nos pondrá en onda con los posicionamientos desde los cuales se ve la necesidad y la conveniencia de los procesos judiciales en este tema. De los múltiples trabajos de conceptualización e investigación sobre el concepto de deuda ilegítima que hemos encontrado rescatamos aquí una parte que nos ayudará a comprender mejor qué se entiende por deuda ilegítima, y así saber de qué hablamos cuando pretendemos la judicialización de la deuda externa [151].
    NOTAS:
    1. ® Extraído de los trabajos realizados por la Campaña por Abolición de la Deuda Externa y el Reconocimiento de la Deuda Ecológica ¿Quién debe a Quien?.


      8.1.1. Deuda ilegítima y deuda odiosa.
    La illegitimidad expresa un consenso generalizado, y fundado en argumentos racionales, de que una realidad es injusta e inmoral. La legitimidad o ilegitimidad de cualquier cuestión depende en gran medida de la correlación de fuerzas en una sociedad. Un cambio en esta correlación de fuerzas puede producir que una conducta o circunstancia concreta pase de ser considerada legítima a ilegítima, que quede recogida por la ley y considerada ilegal.

    Las Deudas Ilegítimas son aquellas derivadas de préstamos que financian o dan como resultado conductas, mecanismos o fenómenos que atentan contra el desarrollo de la vida digna de las personas y/o ponen en peligro la convivencia pacífica entre los pueblos.

    En la mayoría de los casos son aquellos préstamos que (en su contractación o renegociación, en aquello que financian o en sus efectos) generan mecanismos o comportamientos que violan los derechos humanos -individuales o colectivos- económicos, sociales o culturales. Entre estos comportamientos encontramos la opresión de los pueblos, el genocidio, las guerras imperialistas, la corrupción, la distribución desigual de la riqueza, la generación de pobreza, la arbitrariedad (acto o conducta contraria a la razón, dictado solo por la voluntad o el capricho), la intervención de las soberanías, o los desastres ecológicos.

    ¿Cómo determinamos que una deuda es ilegítima? Fundamentalmente a través del estudio de esta deuda, es decir, a través de una auditoría que nos esclarezca cómo se originó, quién pidió el préstamo, bajo qué circunstancias o para servir a qué intereses, a qué fue destinado el dinero del préstamo, cómo se gestionó la deuda o el proyecto que lo financiaba, etc. Una auditoría de esta deuda debe ser responsabilidad de los creditores: es responsabilidad de quien da el préstamo conocer a qué va a ser destindado el mismo. La auditoría implicará también analizar las circunstancias de contractación (si existe un abuso, por parte del creditor, para imponer ciertas contraprestaciones y condiciones), los términos del contrato (deudas tomadas o renegociadas con exigencias que impiden la cancelación final de las mismas) y, por descontado, el destino del fondo. En relación a esta última cuestión, serán ilegítimas aquellas deudas cuyo destino, directa o indirectamente, no responde a las necesidades o intereses de la población en general, o generan desastres humanos, sociales, políticos o ecológicos, o benefician exclusivamente a una persona, grupo de personas o a sus asociados, o a los mismos creditores (incluyendo las deudas destinadas a cancelar deudas ilegítimas).

    Según el destino de los fondos podemos clasificar las deudas ilegítimas de la siguiente manera:

    a . Deudas de Opresión: aquellas resultado de préstamos concretos para financiar acitivdades humillantes, agresivas o criminales contra la población, por ejemplo, para mantener o fortalecer un régimen dictatorial o represor, para comprar armas con las que reprimir levantamientos populares, etc. Un ejemplo muy claro es el de las deudas del régimen del Apartheid en Sudáfrica.

    En 1973 Naciones Unidas calificó el Apertheid de crimen contra la humanidad, y en 1977 la Comisión de Derechos Humanos de NNUU consideró que las actividades de los creditores que habían continuado financiando al gobierno sudafricano podían ser consideradas también crímenes contra la humanidad. Se consideró entonces que sin el respaldo de organismos multilaterales como el Banco Mundial o el FMI, de creditores bilateraels (en 1993 Estados Unidos, Alemania, Suiza y Francia eran creditores del 90% de la deuda sudafricana) y de la banca privada, el régimen de Sudáfrica no habría podido implementar a largo término sus crímenes.

    b. Deudas de Guerra: son aquellas derivadas de préstamos que financiaron planes bélicos con fines imperialistas o annexionistas. Un caso es el de las deudas del régimen de Suharto en Indonesia para invadir Timor Oriental.

    En diciembre de 1975 Indonesia, bajo el mandato del dictador Suharto, invadió Timor Oriental, con el respado táctico de Australia y Estados Unidos. En pocos meses el ejército indonesio mató unas 60.000 personas. Los años seguientes a la anexión de Timor Oriental a Indonesia la resistencia del pueblo timorés continuó, con el resultado de casi 200.000 personas muertas o desaparecidas. Indonesia recibió ayuda económica, sobre todo en forma de nuevos préstamos, de los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido, entre otros, así como del Banco Mundial, a pesar de que desde Naciones Unidas se condenase el régimen de Suharto por la política de represión a Timor Oriental (Eric Toussaint, 2004). Está claro que la dictadura de Suharto no habría podido invadir ni mantener la ocupación de Timor Oriental, desafiando todas las leyes internacionales, sin este respado de occidente.

    c. Deudas de Corrupción: cuando los fondos solicitados por los Estados son desviados directamente a las cuentas personales de gobernantes o destinados a caprichos públicos. Existen múltiples casos: dictadores como Pinochet en Chile, Marcos en Filipinas, Mobutu en Zaire, Duvalier en Haití o Sadam Hussein en Iraq ... monarcas como Hassan II en Marruecos ... o gobiernos democráticos como el de Menem en Argentina ... La lista de gobernantes corruptos que han engordado sus cuentas privadas a la vez que incrementaban la deuda externa de sus países es enorme.

    Cuando Fernando Marcos asumió el poder en Filipinas, la deuda externa de este país no llegaba a los 1.000 millones de dólares. Cuando se retiró 20 años después, ascendía a 27.000 millones. Un tercio de este incremento se debe a la fortuna acumulada por el dictador y a su mujer Imelda en inversiones y en sus cuentas personales en Suiza.

    Mobutu Sese Seko fue uno de los dictadores más corruptos del mundo. Su fortuna personal se estimaba en 10 billones de dólares. A pesar de los informes de corrupción de Mobutu, el Banco Mundial, el FMI y algunos gobiernos occidentales financiaron al dictador con préstamos que engrosaron no solo la deuda externa de Zaire (ahora República Democrática del Congo), sino también sus cuentas personales. En 1978 la deuda de Zaire era de 5 billones de dólares. Cuando Mobutu fue derrocado y muerto en 1998, la suma de la deuda alcanzaba los 13 billones de dólares.

    En Costa de Marfil, el expresidente Houphouët-Boigny gastó 350 millones de dólares en la construcción de una réplica de la basílica de San Pedro de Roma en plena sabana africana. Su coste incrementaría la deuda externa del país.

    Pero no sólo hemos de mirar al corrupto, sino también al corruptor o cómplice por parte de los creditores. El Banco Mundial o las Agéncias de Crédito a la Exportación son instituciones a menudo implicadas que incluso favorecen procesos de corrupción por los cuales se genera o incrementa la deuda externa de los países del Sur.

    d. Deudas de Élites: son resultado de préstamos solicitados por el Estado para beneficiar exclusivamente a una minoría de la población que disfruta de una posición beneficiosa política o económicamente. También incluye aquellos créditos que se piden para cubrir gastos que se podrían cubrir con políticas o medidas que garantizasen una redistribución equitativa de las rentas de los grupos privilegiados (por ejemplo, una política fiscal progresiva o ciertas medidas financieras como el control de la salida de capitales, o la prohibición de las leyes de secreto bancario). Un ejemplo claro son las deudas que adquiere el Estado para construir infraestructuas que solo benefician a una industria o empresa (trasnacional) determinada. También sería el caso de la estatalización de deudas privadas.

    Un ejemplo es la deuda asumida por el gobierno de Ecuador entre 1971 y 1981. En este período la deuda del país se va a multiplicar por 22, pasando de 260 millones a 5.870 millones de dólares, y una buena parte fue destinada a construir la infraestructura que aprovecharía la empresa petrolera Texaco.

    e. Deudas de Desarrollo: resultantes de préstamos para realizar proyectos de desarrollo que fracasaron, con consecuencias humanas o ambientales que resultaron nefastas o innecesarias, pero muy rentables para los bancos y los proveedore extranjeros.

    Un caso es el de CELGUSA. Desde de principios de los 80 el Estado español reclamaba una deuda a Guatemala de 180 millones de dólares. La Compañía Española de Crédito a la Exportación (CESCE) había asegurado la construcción de una planta de papel en Guatemala (Celulosas de Guatemala SA, CELGUSA). Se declaró en bancarrota a las pocas semanas de entrar en funcionamiento debido a la falta de materias primas y a inconveniencias ambientales. Entonces el gobierno español le exigió al Estado guatemalteco que se hiciera cargo del impago del préstamo, a lo que el gobierno del país centroamericano se negó por entender que el proyecto se había desarrollado sin el rigor técnico necesario. Con el paso del tiempo la suma de la deuda aumentó hasta 637.5 millones de dólares por los intereses acumulados. El conflicto se solucionó en 2001 con una cancelación de deuda a 3 bandas, con la participación de Nicaragua.

    f. Deudas de Salvamento: aquellas generadas por reestructuraciones económicas, financieras o institucionales que prometían el crecimiento económico del país de localización o su estabilidad y, consecuentmente, la reducción de la pobreza. Planes impuestos por los expertos de los organismos multilaterales de crédito van a tener como resultado efectos no previstos que van a acabar dejando al país, la región, o un sector de la población en una situación de mayor pobreza e inestabilidad económica. De esta clase de deudas destacan las generados por proyectos de privatización de empresas o servicios públicos, los proyectos de reestructuración de la economía doméstica hacia agricultura de monocultvos, de exportación y aquellas que van a generar la desindustrialización.

    En los años 80, en el marco de los Planes de Ajuste Estructural, el Banco Mundial y el FMI recomendaron a una serie de países africanos que, para hacer frente a la falta de divisas, incrementasen la producción de café, cacao y té para la exportación. El seguimento de estas recomendaciones provocó un incremento de la oferta de estos productos que, dada la estabilidad de la demanda, ocasionó una importante caída de los precios. En términos reales, los precios de los productos recomendados por el Banco Mundial y el FMI alcanzaron los valores más bajos del siglo. En la década de los 80 África perdió 12.000 millones de dólares como consecuencia de los impactos no previstos por las Instituciones Financieras Internacionales, pero hoy todavía han de hacer frente a la deuda que se generó con aquellos Planes de Ajuste Estructural que les iban a salvar de la crisis.


      8.1.2. Deuda odiosa.
    En el marco que definimos como deudas ilegítimas podemos distinguir aquellas que la doctrina y jurisprudencia internacional denomina deudas odiosas. Este concepto deriva del que han señalado tribunales y expertos en derecho, en la resolución de litigios en los cuales se cuestionaba la obligación de pagar una deuda pública cuando un estado o gobierno heredaba esta deuda del anterior.

    Una deuda es considerada Odiosa cuando el préstamo se toma sin el consentimiento de la población (por un régim despótico), se utiliza en contra de los intereses o el bienestar de la población, y todo esto se realiza con el consentimiento de los creditores.

    Cuando una deuda es considerada odiosa, es repudiable y, por tanto, nula o inexistente. En este momento, se considera que la deuda es una deuda personal del régimen o gobernante anterior; por tanto, caido el déspota, caída la deuda.

    Según un estudio de Joseph Hanlon, como mínimo el 20 % de la deuda de los países empobrecidos es deuda odiosa.



    Existen algunos antecedentes históricos que avalan la doctrina de la deuda odiosa, los dos más destacables son:

    El caso que dió origen al concepto de deuda odiosa data de finales del siglo XIX cuando EEUU, después de la liberación de Cuba de la dominación colonial hispana y la siguiente caída bajo protectorado norteamericano, no reconoció la deuda cubana heredada de la corona española, basándose en que había sido impuesta al pueblo de Cuba sin su consentimiento y por la fuerza". En la Conferencia de paz Hispano-Americana celebrada en París en 1898, la delegación norteamericana argumentó que Cuba, como Estado sucesor, no tenía ninguna obligación de asumir la carga de la deuda contraída por la corona española, ya que se trataba de una deuda contraída por un régimen de dominación colonial, que es per se negación de derecho, y que este régimen de dominación había ignorado de manera intencional los derechos del principal interesado: el pueblo cubano. La Comisión evaluadora dió la razón a los Estados Unidos y la deuda se consideró odiosa y, por tanto nula.

    El concepto de deuda odiosa, no obstante, se formalizó y pasó a formar parte del derecho internacional con el dictamen del Juez Taft (expresidente de EEUU) en el caso de Gran Bretaña contra Costa Rica (1930) en el cual se discutía si la deuda contraída por el dictador costa-ricense Tinoco con la banca inglesa debía ser pagada por el gobierno sucesor. La petición del gobierno británico fue rechazada por un tribunal arbitral internacional porque el creditor no pudo demostrar que sus préstamos habían sido usados de forma legítima y no en beneficio personal del déspota. La cuestión fue resuelta por un ábitro único, que reconoció que los actos acordados por el régimen de Tinoco no tenían ningún efecto y que por tanto el gobierno sucesor no estaba obligado a asumirlos.


      8.1.3. Deudas impagables.
    No se debe confundir la deuda impagable con la deuda ilegítima. La deuda impagable es aquella que, aunque siendo legítima, no se puede pagar sin dañar los derechos humanos de la población del país deudor, o comprometiendo la calidad de vida de sus habitantes o la de las siguientes generaciones. Son aquellas deudas cuyo cumplimiento genera pobreza (o más pobreza), o causa daños ecológicos irreversibles.

    "No se puede esperar de un Estado que cierre sus escuelas, sus universidades y sus tribunales, que abandone los serivicios públicos dejando a su comunidad sumida en le caos y en la anarquía simplemente por el hecho de que así dispondrá de dinero para reembolsar a sus creditores, extranjeros o nacionales", según declaraciones de la Comisión de Derecho Internacional de NNUU.

    ¿Qué pasa cuando una auditoría ha determinado que una Deuda es legítima pero que resulta impagable? La exigencia de su pago se vuelve ilegítima. En este caso la deuda debería ser cancelada, al menos hasta un nivel en el cual su pago fuera sostenible. Los movimientos sociales consideran que el pago de la deuda es sostenible cuando un gobierno puede pagarla con los recursos que quedan después de asegurar que se cubren las necesidades humanas básicas de toda la población. Esto sin deteriorar el medio ambiente y sin comprometer futuras perspetivas de desarrollo humano.


      8.2. La deuda externa ante el Derecho Público: argumentos legales y casos.
    Como vemos, por parte de los pueblos y la sociedad civil que tiene que pagar los montos de la deuda externa y vivir sus consecuencias, está clara y justificada argumentalmente la ilegitimidad de muchas de las deudas contraídas, si no de todo el mecanismo financiero que las sustenta. Ahora de lo que se trata es de hacer valer ante el derecho público estos argumentos para comenzar a cosechar frutos en pos de la anulación de las deudas y la descarga que supone esta pesada losa para el desarrollo y la soberanía de los pueblos del Sur.

    La pertinencia del tratamiento del problema de la deuda externa en el marco del Derecho Internacional Público ha sido materia de numerosos trabajos, foros y seminarios y ha inspirado declaraciones e incluso proyectos legislativos en varios países recomendando a los gobiernos respectivos, como primer paso, la apelación a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que se pronuncie sobre los aspectos jurídicos de la deuda externa. Véase caso Argentino[152]. Sobre esta propuesta concreta profundizaremos más adelante.

    En esta línea se vienen convocando encuentros temáticos que reúnen a expertos del derecho para avanzar en los fundamentos del derecho que dilapiden hacia adelante una campaña internacional sobre la deuda ilegítima. Uno de los últimos fue recientemente celebrado en Quito el 11 de septiembre de 2008[153] y de él rescatamos para este epígrafe los fundamentos de derecho con los que se maneja este tema. Nos servirán para ser más conscientes de la necesidad de llevar los casos de deuda externa a los tribunales puesto que se cuenta con argumentos de peso legal para demostrar su injusticia.

    Principios y teorías de derecho a usar en la judicialización de las deudas externas
    • la usura
    • el abuso del derecho
    • la excesiva onerosidad sobreviniente de las prestaciones
    • la teoría del riesgo
    • la necesaria equivalencia de las prestaciones
    • el enriquecimiento ilícito
    • la buena fe objetiva
    • la finalidad objetiva del contrato
    • la lesión enorme
    • la equidad
    • la teoría de la imprevisión
    • la corresponsabilidad de los acreedores
    • el favor debitoris: el deudor no puede ser reducido a la miseria por cumplir con una deuda.
    • la inviolabilidad de los derechos humanos.


    Pacta sunt servanda y rebus sic stantibus
    • La máxima "pacta sunt servanda" (los pactos están para ser cumplidos) está matizado por otros principios, como el rebus sic stantibus, según el cual un cambio fundamental de las circunstancias puede cuestionar las obligaciones de un acuerdo.
    • Así mismo, un Estado que invoque la fuerza mayor y el estado de necesidad no es responsabilizado por no cumplir sus obligaciones.


    El principio de buena fe
    • La Carta de las Naciones Unidas (Art. 2, párrafo 2) exige que "Los Estados deben cumplir de buena fe las obligaciones contraídas".
    • La Resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General, es decir la Declaración relativa a los Principios de Derecho Internacional Referentes a las Relaciones de Amistad y Cooperación entre los Estados conforme a la Carta de las Naciones Unidas le da al principio de la buena fe un marco aún más amplio.
    • La Convención de Viena de 1970 sobre Derecho de los Tratados vincula tambien el principio de la buena fe, ya que su Artículo 26 establece que "todo tratado en vigor obliga a las partes y debe ser cumplido por ellas de buena fe".
    • Igual criterio se aplica a los tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales, en virtud también del Artículo 26 de la Convención de Viena de 1986.
    • La usura contra la buena fe


    El principio de la equidad
    • Ex aequo et bono (Artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia).
    • La Corte Internacional de Justicia en 1969, en el caso de la Plataforma Continental del Mar del Norte: "La equidad no implica necesariamente la igualdad".
    • Esto es muy importante, porque el concepto de igualdad absoluta puede ser incompatible con el principio de equidad. La verdadera equidad, la verdadera justicia, implica tratar de manera distinta situaciones diferentes para corregir la desigualdad real.


    El cambio fundamental de circunstancias
    • Artículo 62 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados como causa para dar por terminado un tratado o retirarse de él cuando "ese cambio tenga por efecto modificar radicalmente los alcances de las obligaciones que todavía deban cumplirse en virtud del tratado".
    • Teoría de la imprevisión.


    El enriquecimiento sin causa
    • Principio General de Derecho.
    • Derecho interno al derecho internacional.


    Principio general de la solidaridad y la cooperación
    • Reconocido en los articulos 55 y 56 de la Carta de las Naciones Unidas.
    • Resolución 2625 de la Asamblea General de las Naciones Unidas lo ha calificado como principio fundamental.


    Los derechos humanos
    • Artículo 103 de la Carta de Naciones Unidas.
    • Muchas veces cuando se habla de los derechos económicos, sociales y culturales se olvida que estos derechos solamente pueden existir - no ya como fórmulas jurídicas sino como realidad vital- cuando existen las condiciones materiales que los hacen posibles.
    • Artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
    • El Preámbulo del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas.
    • Preámbulo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos / Pacto de San José de Costa Rica:
      "No puede realizarse el ideal del ser humano libre, liberado del temor y de la miseria, a menos que se creen las condiciones que permitan a cada persona gozar de los derechos económicos, sociales y culturales, tanto como de los derechos civiles y políticos".
    • La resolución 1514 (XV) de la Asamblea General en la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales del 14 de diciembre de 1960, que proclama solemnemente la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones.


    El Derecho al Desarrollo
    • Proceso que se inició a fines de la década de 1960. Una serie de Resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas fueron conformando jurídicamente el Derecho del Desarrollo.
    • La Resolución 34/46 del 23 de noviembre de 1979.
    • La Resolución 36/133 del 14 de diciembre de 1981.
    • La Declaración sobre el Derecho al Desarrollo adoptada por la Asamblea General en 1986.


    Jus Cogens
    • La existencia de normas válidas para la comunidad internacional en su conjunto previas a la celebración de cualesquiera acuerdos o tratados (prohibición de las guerras de agresión, prohibición de practicar tortura).
    • Artículo 53 de la convención de Viena sobre los tratados
    • Nulidad de los actos contrarios al jus cogens.
    • Contratos de préstamos con regímenes que violan el jus cogens son nulos y sin valor.
    • La Corte Internacional de Justicia. Posibilidad de solicitar una opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia.


    El acto unilateral del Estado
    • Acto Unilateral es una manifestación de voluntad inequívoca del Estado, formulada con la intención de producir efectos jurídicos en sus relaciones con uno o varios Estados o con una o varias Organizaciones internacionales y que es del conocimiento de ese Estado o de esa Organización Internacional.
    • La Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas ha reconocido que: los actos unilaterales jurídicos formulados por los Estados que tienen efecto en el plano internacional.
    • Caso de Groenlandia Oriental de la CPJI.


    La deuda odiosa
    • Alexander Sack, 1927 Si un poder despótico contrata una deuda no según las necesidades y los intereses del Estado sino para fortalecer su régimen despótico, para reprimir a la población que le combate, esta deuda es odiosa para toda la población del Estado. Esta deuda no es obligatoria para la nación: es una deuda de régimen, deuda personal del poder que la ha contraído; en consecuencia, cae con la caída de dicho poder.


    El derecho y deber de realizar auditorias
    • Derecho y deber de participar en los asuntos públicos del Estado (art. 21 DUDDHH y art. 25a PIDCP).
    • Derecho a la información (art. 19 PIDCP).


    Derecho nacional
    • Constitución.
    • Las reglas internas.
    • Tratados y convenciones ratificados.


    En el siguiente cuadro hemos recogido algunos de los encuentros y seminarios que se han realizado sobre la deuda externa y sus aspectos jurídicos. Son sólo los más relevantes. En cada facultad de derecho, en cada país tanto del Norte como del Sur, se llevan a cabo debates en el marco del derecho y son habituales las ponencias y referencias a este tema en otros encuentros más globales como los foros sociales mundiales y regionales o campañas contra las instituciones financieras internacionales o por la cancelación de la deuda externa, deuda ilegítima.




    NOTAS:
    1. ® Véase el caso en www.gloobal.net: Proyecto de ley para la investigación internacional de la deuda externa argentina.

    2. ®Encuentro Sur/Norte de estudio y de estrategia sobre la campaña de deuda ilegítima . Quito, Ecuador, 11 de septiembre 2008.


      8.2.1. Ilicitud de los aumentos de tasas de interés.
    La tesis principal que se busca llevar ante el Derecho Internacional Público es la que afirma que los aumentos de las tasas de interés que se llevaron a cabo de manera unilateral por parte de los acreedores son acciones ilícitas. Se justifica porque contraviene normas convencionales y consuetudinarias de derecho internacional y principios aplicables de derecho interno, positivo y vigente, estos últimos, por la citada norma del Art.38, 1, inc. c. del estatuto de la CIJ, son transpuestos a la órbita del derecho de gentes[154].

    Tales principios son, tanto los que reprimen la usura y el abuso del derecho como los que constituyen la excesiva onerosidad sobreviniente de las prestaciones, la teoría del riesgo, la necesaria equivalencia de las prestaciones, el enriquecimiento ilícito, la buena fe objetiva, la finalidad objetiva del contrato, la lesión enorme, la equidad, la teoría de la imprevisión, la corresponsabilidad de los acreedores, el favor debitoris, la inviolabilidad de los derechos humanos, en particular del derecho a la vida, etc.

    Los aumentos de las tasas de interés también infringen normas consuetudinarias de derecho internacional general como la rebus sic stantibus (cambio fundamental de las circunstancias) a la que se refiere el Art. 62 de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, de 1969.

    Resulta entonces que ese tipo de aumentos abusivos es una conducta prohibida en una u otra forma (civil y penal) en los distintos sistemas jurídicos, tanto de los países deudores como de los acreedores (ni qué decir en el Derecho Canónico y en el Derecho Islámico).
    NOTAS:
    1. ®Hugo Ruíz Balbuena, Ilegitimidad de la deuda de los países del sur y deudas ilegítimas. El camino abierto a la cancelación sin impunidad: auditorías integrales y soberanas. Mayo de 2006.


      8.2.2. Preminencia de los derechos humanos.
    El otro argumento de peso para juzgar la deuda externa es el de la preeminencia del respeto y ejercicio de los derechos humanos, claramente establecido en el Artículo 103 de la Carta de Naciones Unidas (1945) al afirmar: En caso de conflicto entre las obligaciones contraídas por los Miembros de las Naciones Unidas en virtud de la presente Carta y sus obligaciones contraídas en virtud de cualquier otro convenio internacional, prevalecerán las obligaciones impuestas por la presente Carta.

    Por lo tanto, los arreglos financieros entre países deben respetar privilegiadamente los propósitos de las Naciones Unidas enunciados en la misma Carta de Constitución. Los que revisten interés en este tema son:

    • Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal (art. 1.2).
    • Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión (art. 1.3).


    Por otro lado, los derechos humanos son considerados normas imperativas en los términos establecidos en el Convenio de Viena sobre los Tratados, o sea, son aceptadas y reconocidas por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como normas que no admiten acuerdo en contrario. El mismo Convenio establece además que: Es nulo todo tratado que, en el momento de su celebración, esté en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general (Art. 53). Por lo tanto los derechos humanos previstos en tratados internacionales no pueden ser derogados en convenios bilaterales o multilaterales. De hecho, la doctrina de derechos de necesidad permite la terminación de una obligación contratada si las circunstancias hacen que su cumplimiento viole derechos básicos.

    Del mismo modo, los aspectos vinculados al incumplimiento del deber de cooperación internacional, establecido en los arts. 1, 3, 55, y 56 de la Carta de las Naciones Unidas, se hallan en el origen de este grave problema mundial.

    Con los argumentos mencionados se ha conformado una base sustantiva y procesal, con sólida entidad probatoria, para hacer efectiva la propuesta de llevar a la Corte Internacional de Justicia y ante cualquier otro tribunal nacional o regional los aspectos jurídicos de la deuda externa.


      8.2.3. Casos que han pasado por los tribunales.
    a. La Francia de Bonaparte. 1847
    La Corte de París se pronunció sobre una cuestión crediticia en una sentencia referida a la exigencia de acreedores del gobierno de Bonaparte, al reclamar la ejecución de las obligaciones al gobierno posterior. Con respecto a la responsabilidad de los acreedores, en su sentencia de 1847 la Corte afirmó que "...presunción de dolo y de fraude se aplica a un contrato voluntariamente concluido con un gobierno usurpador, contrato sustancialmente nulo según los principios del derecho público común a todas las naciones".

    De esta sentencia se desprende, en primer término, que los acreedores, en caso de préstamos otorgados a dictaduras o a un gobierno usurpador, lo hacen bajo su propio riesgo y bajo su entera responsabilidad. No poseen, en consecuencia, ningún título legal para reclamar el pago de las deudas contraídas por este tipo de gobierno. No existe tampoco una presunción "juris et de jure" de la validez de tales deudas públicas.

    La carga de la prueba resulta así invertida: son los acreedores los que deben demostrar que las deudas fueron contraídas por un gobierno legal, respetuoso del orden interno y con una finalidad lícita. En segundo lugar, permite considerar que los acreedores que otorgan préstamos a regímenes dictatoriales pueden ser presumidos como actuando con dolo y fraude, lo que acarrearía además su responsabilidad penal.

    b. Argentina. La Sentencia Olmos. 1980-2000
    El juez Alejandro Olmos presentó una denuncia contra los responsables económicos durante la época de la dictadura en Argentina, con el objetivo de que éstos fuesen declarados penalmente responsables de la generación fraudulenta de la deuda externa argentina. El juez designó 30 peritos que fueron reuniendo información sobre lo que se debía, a quien se debía y por qué, identificando las personas físicas o jurídicas que en país o en el exterior fueron responsables de las operaciones financieras. La sentencia se dictaminó 20 años después de haber sido admitida a trámite, con numerosas evidencias de los delitos cometidos en la contratación y gestión de la deuda externa. Para entonces los crímenes habían preescrito y se acabó por derivar al parlamento argentino la responsabilidad de pronunciarse. Hoy en día todavía no lo ha hecho. La sentencia puso en evidencia la estrecha complicidad entre acreedores y autoridades del régimen que gobernó con mano de acerro Argentina entre 1976 y 1983; complicidad que implica a los acreedores en crímenes de lesa humanidad.

    c. Costa Rica. El caso del tribunal de Arbitraje de la deuda de Costa Rica. 1919.
    En 1919, cuando el dictador de Costa Rica, Tinoco, fue derribado y un nuevo gobierno democrático llegó al poder, éste se negó a pagar los préstamos contraídos por el anterior banco con el Banco Real de Canadá (de nacionalidad inglesa). El gobierno del Reino Unido y el banco inglés denunciaron al Gobierno de Costa Rica ante de un tribunal de arbitraje internacional. En 1923, el juez Taft, Presidente del Trbunal Supremo de los Estados Unidos, fue designado como árbitro independiente por los dos países en litigio. El juez declaró que el caso no depende sólo de la forma de la transacción, sino de la buena fè del banco con ocasión del préstamo para el uso real del gobierno de Costa Rica bajo el régimen de Tinoco. Por lo tanto, el banco debe probar que el dinero fue prestado al gobierno para usos legítimos. Al no poderlo probar (el dinero estaba destinados a la supervivencia de Tinoco en el poder), la deuda fue anulada. Según Taft, los banqueros acreedores eran los primeros responsables, puesto que conocían la naturaleza despótica del régimen de Tinoco y no fueron capaces de actuar de buena fe.

    d. Sudáfrica. Las compañías extranjeras que apoyaron al Apartheid a juicio. 2002.
    En noviembre de 2002 el grupo de apoyo a las víctimas del Apartheid Khulumani elevó una demanda a la Corte del distrito de Nueva York contra 23 empresas transnacionales y bancos extranjeros en base a haber aportado apoyo sustancial al gobierno del Apartheid, permitiendo a este gobierno cometer actos de lesa humanidad. Las empresas eran de 6 países diferentes (Suiza, Alemania, Reino Unido, Holanda, Francia y Estados Unidos) y aportaron al gobierno de Sudáfrica: armas y municiones, petróleo para la policía y las fuerzas militares, vehículos para la policía y las fuerzas militares, tecnología militar y financiación (créditos) para que el gobierno obtuviera los anteriores bienes.

    La defensa de estas empresas ante la acusación se basó en el hecho de que sus respectivos gobiernos permitieron el comercio con el Apartheid (concretamente las norteamericas argumentaron que el departamento de exteriores de EEUU impulsaba la colaboración con el Apartheid). En julio de 2003 el gobierno de Sudáfrica reclamó a la Corte de Nueva York que desestimara las demandas porque éstas interferían en los derechos soberanos del gobierno de Sudáfrica (años más tarde los activistas de Khulumani descubrían que esta reclamación era respuesta a una demanda de Colin Powell, con el objetivo que los tribunales de EEUU no se pronunciaran sobre una cuestión tan delicada, abriendo la caja de pandora para otros casos similares). También se argumentaba que dichas demandas ponían en peligro la inversión extranjera directa en Sudáfrica. La causa fue desestimada, pero Khulumani reclamó a instancias superiores y en octubre de 2007 la Corte Suprema de Estados Unidos devolvió el caso a los tribunales de Nueva York, dónde esperan para ser revisados.


      8.3. Opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
    Dentro de este proceso en pos de la judicialización de la deuda externa se está proponiendo desde hace casi dos décadas elevar una consulta a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), a través de algún organismo de las Naciones Unidas, preferentemente la Asamblea General de la ONU (AGNU)[155].

    Conseguir este posicionamiento por parte de la Corte Internacional de Justicia supondría:

    • Un importante juicio moral internacional de una instancia mundial con alto prestigio y credibilidad.
    • Daría un importante sustento a la lucha política por encontrar soluciones justas y definitivas a la deuda.
    • Apoyaría propuestas como la reforma de las IFI y la necesidad de un Tribunal de Arbitraje Internacional y de un Código Financiero Internacional.
    • En un escenario determinado podría dar legitimidad a planteamientos como la anulación, la condonación o renegociación de la deuda con soberanía y poniendo por delante los derechos humanos y la sustentabilidad ambiental.


    El objetivo es que la Corte Internacional de Justicia, al responder el pedido de opinión consultiva que haga la AGNU, manifieste que la deuda externa es una cuestión regida por el Derecho Internacional Público y declare, por ende, el carácter ilícito de las subidas unilaterales e ilimitadas de las tasas de interés, estableciendo los criterios legales para fijar lo que los deudores ya han saldado realmente del capital y de intereses y los montos aun exigibles en derecho.

    El primer paso en esta dirección se dió 1989 por parte de la misión dominica ante la Asamblea General de la ONU, que después no tuvo continuidad. En 1995 se retomó la propuesta por parte de los Parlamentos Latinoamericano y Europeo, en la XII Conferencia Interparlamentaria Unión Europea-América Latina, celebrada en Bruselas sobre la base de un proyecto presentado por el profesor André Franco Montoro. Los reunidos adoptaron la siguiente resolución:

    "...27. Reafirma la resolución de la XI Conferencia Interparlamentaria CE/América Latina (Acta Final, apartado 26) relativa a los problemas generados por la deuda externa latinoamericana. Igualmente y basándose en el análisis del origen de ésta, introducido ya por el dictamen aprobado por el Comité Económico y Social de la Comunidad Europea en 1985 (Doc. CES 931/85 CAL/DM., apartado 7), en el enfoque del Parlamento Latinoamericano y en el análisis jurídico de diversas entidades académicas y científicas, pide a los Estados miembros de los Parlamentos que tomen las iniciativas oportunas, buscando el apoyo de otros países del mundo, a fin de que la Asamblea General de las Naciones Unidas solicite a la Corte Internacional de Justicia de La Haya un dictamen consultivo que permita afrontar el problema de la deuda externa conforme los principios generales del derecho internacional contemporáneo (estatuto de la Corte, Art. 38c.)".

    La declaración reafirma la tesis sustentada por el doctor Miguel Ángel Espeche Gil desde 1984, que fue adoptada en Santo Domingo, en marzo de 1989[156]. Dicha tesis reivindica que el Derecho Internacional Público debe encaminar el tratamiento del problema de la deuda externa mediante el procedimiento consultivo ante la Corte Internacional de Justicia. Según esa tesis, las normas aplicables son :
    • Artículo 96 de la Carta de la ONU:
      "1. La Asamblea General o el Consejo de Seguridad podrá solicitar de la Corte Internacional de Justicia que pemita una opinión consultiva sobre cualquier cuestión jurídica".

    • Artículo 65 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia:
      • "1. La Corte podrá emitir opiniones consultivas respecto de cualquier cuestión jurídica, a solicitud de cualquier organismo autorizado para ello por la Carta de las Naciones Unidas, o de acuerdo con las disposiciones de la misma.
      • 2. Las cuestiones sobre las cuales se solicite opinión consultiva serán expuestas a la Corte mediante solicitud escrita, en que se formule en términos precisos la cuestión respecto de la cual se haga la consulta. Con dicha solicitud se acompañarán todos los documentos que puedan arrojar luz sobre la cuestión".


    • Artículo 68 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia:
      En el ejercicio de sus funciones consultivas, la Corte se guiará además por las disposiciones de este Estatuto que rijan en materia contenciosa, en la medida en que la propia Corte las considera aplicables.


    En síntesis, la tesis sostiene que el alza unilateral e ilimitada de las tasas de interés, que ha llevado al desmesurado monto de la deuda externa, contraviene principios generales de derecho de las naciones, reconocidos como fuente de derecho internacional en el artículo 38 1.,c., del Estatuto del Tribunal de La Haya que es parte constitutiva de la Carta las Naciones Unidas, vulnerando también normas convencionales y consuetudinarias internacionales.

    La tesis central sobre la necesidad de llevar la cuestión de la deuda externa a la Corte de la Haya por medio de una solicitud de opinión consultiva ha sido asumida como tarea primordial por otra institución académica, el CEISAL (Consejo Europeo de Investigaciones Sociales sobre América Latina)[157].

    En uno de los seminarios celebrados por esta entidad, el Seminario Roma-Ciudad del Vaticano de marzo de 1992, se avanzó hasta llegar a la redacción de un proyecto de "cuestiones" a ser formuladas por la Asamblea General a la CIJ en un eventual pedido de opinión consultiva. De la Comisión redactora participaron catedráticos de derecho internacional, civilistas, procesalitas y economistas de universidades italianas, españolas e iberoamericanas. La Comisión decantó el análisis de la deuda externa resumiendo en dos preguntas (cuestiones), a ser formuladas a la Corte de La Haya, toda la temática jurídica del problema que se conoce ya como "fórmula de Roma":
    "La Asamblea General de la ONU pide a la Corte Internacional de Justicia una opinión consultiva sobre:
    1. ¿Cuál es el marco jurídico de derecho internacional en el cual se sitúan las obligaciones que resultan de la deuda externa y su cumplimiento?
    2. En particular ¿qué consecuencias produce sobre dichas obligaciones el aumento imprevisto en términos reales de los capitales y de los intereses?".


    En ese mismo año 1995, en el ámbito de la Asamblea General de las Naciones Unidas, varios gobiernos iniciaron tratativas dentro del Grupo de los 77, propiciando un proyecto de resolución para plantear la solicitud de opinión consultiva. La propuesta fue precedida por exhortaciones coincidentes de la Comisión Episcopal para la América Latina (CELAM), de la ya mencionada XII Conferencia Interparlamentaria Unión Europea- América Latina (Bruselas, junio de 1995), de la Cámara de diputados de la República federativa del Brasil, y grupos de legisladores del Perú, de Italia y de la Argentina, entre otros.

    Durante las sesiones de octubre del "Grupo de los 77", previos a la reunión de la Comisión II (Económica) de la Asamblea General en cuya agenda figuraba el tema "La crisis de la Deuda Externa y el Desarrollo", varias misiones permanentes hicieron circular las bases de un proyecto de resolución sobre el mencionado pedido de opinión consultiva a la Corte Internacional de Justicia que lamentablemente no prosperó.

    Por otro lado, se puede señalar que la ONU ha mostrado interés en la problemática de la deuda explícitamente. Así, el 17 de abril de 1998 la Comisión de Derechos del Hombre reunida en Ginebra, subrayaba en el punto 9 los efectos negativos de la deuda y de las políticas adoptadas frente a ella, para el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales en los países en desarrollo y que sean adoptadas medidas por los gobiernos, el sector privado y las instituciones financieras internacionales para aliviar tales efectos en los países en desarrollo y especialmente, en aquellos excesivamente endeudados.

    Sin embargo, aún no se ha conseguido celebrar la ansiada consulta. Según la visión de Alejandro Olmos[158] que la Comisión de DDHH de Ginebra no hiciera esta declaración desde el punto de vista de la ilicitud de la deuda se debe a que ningún país, ninguna organización no gubernamental, ni ningún ciudadano planteó entonces la posibilidad de una investigación concreta, que demostrara sin ningún tipo de dudas, como se fue articulando este gravamen esclavizante.

    Olmos considera además que conseguir una resolución sobre ilegitimidad a nivel reginal, por parte de la Corte Interamericana, obligaría de forma inexcusable a la Organización de las Naciones Unidas a someter la cuestión a la Corte Internacional de Justicia de la Haya, y de tal manera todos los países africanos al Sur del Sahara, por ejemplo, cuya deuda ha adquirido proporciones escandalosas, contarían con un procedimiento del derecho internacional para oponerse al poder de los bancos acreedores.

    Otros autores señalan como dificultades para que se produzca un pronunciamiento claro del CIJ que puede estar siendo interpretado como un nuevo punto de confrontoación entre países del Norte y del Sur, como una crítica a EEUU como gran acreedor o como un desafío al orden financiero internacional. Todas ellas razones carentes de fundamento según se aclara en las propuestas que acompañan este pedido de opinión consultiva que no busca sino encontrar una vía de racionalidad y conciliación para lograr una solución satisfactoria a este grave problema[159].

    A pesar de esta recomendación del Parlamento Latinoamericano en 1996 y de todos los esfuerzos de juristas y organizaciones sociales hechos desde entonces por instar a los parlamentos a que alzasen la petición a la Asamblea General de la ONU, ningún país hasta ahora lo había llevado a cabo. Ha sido Ecuador quien finalmente este mismo año 2008 ha realizado una petición formal a la Asamblea de las Naciones Unidas, para que ésta solicite a la Corte Internacional de Justicia de La Haya una opinión consultiva sobre cuál debe ser el marco jurídico que debe regir en los contratos de endeudamiento. Y de nuevo se invita a todos los países del mundo a que apoyen esta solicitud.

    Como conclusión a este punto nos hacemos eco del comentario de Chris Jochnick, Director del CDES (Centro de Derecho Económicos y Sociales y Plataforma Suramericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo), con motivo del encuentro celebrado bajo el lema Los derechos humanos frente a la deuda externa[160].

    Empiezo con una pregunta que tiene mucho que ver con el tema de este evento sobre el derecho y la deuda: ¿para qué siguen pagando sus deudas los países más endeudados del Sur? ¿para qué pagan deudas tan desacreditadas, injustas, ilegitimas, deudas que representan amenazas a sus sistemas políticos y económicos? ¿para qué, cuando ya existe una historia del no pago, en los países del norte, igual que el sur, y cuando existen argumentos fuertes que el no pago puede resultar mejor para estos países? ¿por qué no hay ningún país tomando la línea del no pago y más bien cuando un país como Ecuador -por razones fuera de su control- decide no pagar, es más una muestra de vergüenza que orgullo o iniciativa?
    Creo que hay varias razones: incluso argumentos económicos razonables, presiones políticas fuertes de los países del Norte, intereses personales de los gobiernos, etc. Pero hay una razón que frecuentemente se ha dejado de lado: la ley, como fuerza social, que da un manto de credibilidad a la deuda.
    La ley es algo que respalda completamente a los acreedores, con el mensaje fuerte de que la deuda, a pesar de que puede causar mucho sufrimiento, puede ser hasta injusta, pero es correcta porque es legal. Es una gran falla del movimiento en contra de la deuda que no ha focalizado más atención en los argumentos legales y de derechos humanos y más bien ha dejado esta rama en favor a argumentos más morales o económicos.
    Creo, entonces, que ese es el reto de los grupos de derechos humanos y el movimiento en contra de la deuda: empezar a socavar esta imagen de legitimidad de la deuda a través de argumentos legales y así abrir un espacio para pensar más creativamente en soluciones.

    NOTAS:
    1. ®Pueden solicitar una Opinión Consultiva la Asamblea General o el Consejo de Seguridad, y otras instancias de la ONU como UNICEF, OMS, PNUD, FAO, ECOSOC. También el Banco Mundial y el FMI. La Corte solo ha aceptado 21 opiniones consultivas en su historia, y la mitad fueron solicitadas por la Asamblea General.

    2. ® Durante la celebración del XV Congreso del Instituto Hispano-Luso-Americano de Derecho Internacional (HLADI).

    3. ®El CEISAL es una entidad no gubernamental, reconocida por la UNESCO, con sede en Viena, que agrupa profesores de universidades e uropeas dedicados a la problemática de América Latina. La ASSLA (Associazione de Studi Sociali Latino Americani (asociación italiana del CEISAL) efectuó un seminario en Brasilia en agosto de 1990. Desde entonces dichas entidades han realizado varios encuentros internacionales para la profundización y ampliación de las bases de la propuesta.

    4. ®Alejandro Olmos Gaona es investigador, historiador y especialista en derecho internacional. Hijo de Alejandro Olmos, quien durante 18 años impulsó la causa penal que determinó el origen ilícito de la deuda pública argentina, continúa su trabajo por conseguir demostrar la ilegitimidad de la deuda argentina ante los tribunales. Autor, entre otros, de los libros La deuda odiosa. El valor de una doctrina jurídica como instrumento de solución política, La deuda argentina como delito y La deuda externa argentina y los derechos humanos. Ha sido convocado por el presidente de Ecuador para formar parte de la comisión que audita la deuda externa del país.

    5. ®La Deuda Externa ante el Derecho Público Internacional. Parlamento Latinoamericano Consejo Consultivo, Versión IV, 1998, editado por e-libro.net para su sección Libros gratis , Diciembre, 2001.

    6. ®Encuentro Latinoamericano: Los derechos humanos frente a la deuda externa Quito (Ecuador), 31 enero-2 febrero de 2000. Organizado por: Centro de Derecho Económicos y Sociales y Plataforma Suramericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo.


      8.4. Auditoría.
    Auditar una deuda significa investigar y analizar, de manera crítica, los procesos de endeudamiento externo de un determinado país, con el objetivo de, en primer lugar, evaluar la legalidad y la legitimidad de los contratos o renegociaciones que originaron o consolidaron la deuda y, después, definir quiénes son los responsables, tanto del Norte como del Sur, de las posibles irregularidades.

    Auditar consiste en analizar el origen, la composición y el desarrollo de la deuda. Permite saber si se han cumplido o no las leyes locales, en cuanto a competencias, procedimientos, exigencias materiales y formales, registro, etc., y precisar qué cantidad de dinero se recibió y pagó y en concepto de qué proyectos. Así, como se explicará más adelante, las principales variables a considerar en las auditorías serían el comportamiento de los acreedores, las circunstancias de contratación, las disposiciones contractuales y el destino de los fondos.

    A fin de cobrar o pagar sólo lo que toque, la auditoría establece las bases para: declarar la nulidad de las deudas ilegítimas, reprivatizar la deuda socializada, distribuir equitativamente los riesgos y responsabilidades concretas entre les actores del Norte y del Sur, recuperar los fondos acumulados en cuentas personales en el extranjero, repatriar los fondos fugados, practicar una liquidación que integre los pasivos ambientales y sociales, y definir un nuevo programa de pago sostenible para el importe que se acabe debiendo al final.

    Partiendo de las conclusiones de la auditoría será posible establecer pautas para crear de cara al futuro un marco regulador de las operaciones financieras internacionales que contemple medidas de seguimiento ciudadano, como así también la prohibición y penalización de la ilegitimidades que se detecten, además de mecanismos que permitan perseguir y sancionar a los responsables.

    La auditoría debe ser transparente, abierta a la participación y vigilancia ciudadanas, de manera que pueda aportar a los resultados la confianza y legitimidad necesarias para que sus conclusiones hagan posibles las decisiones soberanas sobre el pago de la deuda.



    La importancia de la auditoría radica en que como instrumento de evaluación e investigación de la deuda externa tiene cualidad o calidad legal: su finalidad última es pronunciarse sobre los contratos o acuerdos de préstamos y determinar las responsabilidades. Sin este último punto toda auditoría sería muy limitada. Es una cualidad legal porque la auditoría pública constituye una decisión soberana de un órgano del Estado, y como tal es un acto legal público que puede acarrear consecuencias también legales para los responsables. Si se acepta esta aproximación, en tanto que proceso, la auditoría debería tener en cuenta, entre otros, los siguientes elementos:

    1. cuál es el monto de la deuda .
    2. quiénes contrajeron los créditos y bajo qué condiciones .
    3. quiénes son los que otorgaron los préstamos y bajo qué condiciones .
    4. el destino de los fondos .
    5. cuánto ha sido desviado y cómo.
    6. para qué sirvieron los créditos, qué crímenes se cometieron con ese dinero.
    7. en qué documentos constan los créditos públicos .
    8. quiénes detentan títulos de la deuda externa del país en cuestión .
    9. cuál es el monto de los pagos , cuántes intereses han sido pagados, a qué tasa, cuánto capital de los créditos ya se reembolsó.
    10. qué deudas fueron contraídas por sucursales de multinacionales o de bancos con aval del Estado .
    11. qué deudas privadas fueron transferidas a la carga del erario público .
    12. qué porcentaje del presupuesto público es destinado al pago de la deuda .
    13. qué porcentaje de los ingresos fiscales es destinado al pago de la deuda .
    14. qué porcentaje del PIB es destinado al pago de la deuda .
    15. cuáles fueron las políticas de privatización de bienes públicos aplicadas en relación con la deuda externa .
    16. quiénes beneficiaron dichas políticas de privatizaciones .
    17. en caso de irregularidades quiénes son los responsables y qué acciones civiles, penales y administrativas pueden establecerse.


      8.4.1. ¿Quiénes tienen la iniciativa de la auditoría?.
    Diferentes órganos pueden llevar a cabo una auditoría de la deuda, pudiendo ser sus pasos paralelos y complementarios. Haremos esta clasificación atendiendo a las iniciativas llevadas a cabo para el desarrollo de auditorías de la deuda.

    1. Vía judicial

      La vía judicial puede ser interna o externa, en función del ámbito de competencia del tribunal que realiza la auditoría. De esa forma, tenemos casos como el argentino con la Sentencia Olmos, que son de vía interna, y casos como el del Tribunal de Arbitraje de Costa Rica, que son de vía externa.

      1. La vía judicial interna: La Sentencia Olmos. 1980-2000, Argentina
        El juez Alejandro Olmos introdujo un recurso contra los responsables de la dictadura, José Alfredo Antonio Martínez de Hoz, Adolfo Hiz y otros, con el objetivo que éstos fueran declarados penalmente responsables de la deuda externa argentina y, en consecuencia, condenados por el tribunal. El objeto procesal de la causa fue:

        1. Al proceso de endeudamiento externo y uso de las reservas institucionales de la Nación.
        2. Al proceso de endeudamiento externo de las empresas del Estado en general y de la empresa petrolera pública YPF en particular.

        3. A la investigación de los avales ejecutados contra el Tesoro Nacional y otorgados a empresas privadas con endeudamiento externo.


        El juez designó treinta peritos que formaron el grupo de expertos.
        Actuaron en coordinación y con la supervisión del Cuerpo de Peritos Contadores de la Justicia Nacional, y se pronunciaron sobre la delicada problemática de la responsabilidad en el proceso de endeudamiento del Estado argentino.
        Gracias a la aportación de los expertos, el Tribunal reunió gran cantidad de información para contestar a tres preguntas básicas: cuánto se debe, a quién se debe y por qué se debe, identificando las personas físicas o jurídicas que en el país o en el exterior estuvieron comprometidas con las operaciones financieras.

        La sentencia se dictaminó finalmente 20 años después de haber sido admitida a trámite, y terminó por reenviar al Parlamento argentino la responsabilidad de pronunciarse de forma definitiva sobre el problema de la deuda, porque los posibles delitos ya habían preescrito. A día de hoy, el Parlamento argentino aún no se ha pronunciado.

        La sentencia deja en evidencia la estrecha complicidad entre los acreedores y las autoridades del régimen de facto que imperó en Argentina entre 1976 y 1983, autoridades que cometieron los más graves crímenes de lesa humanidad. Esta situación abre la vía para la reclamación de reparaciones, además de acciones por la vía penal contra los dirigentes de las entidades acreedoras por complicidad con estos crímenes.


      2. La vía judicial externa: El caso del Tribunal de Arbitraje de la deuda de Costa Rica, en 1930
        Empresas inglesas, con el apoyo de su gobierno, denuncian al gobierno democrático de Costa Rica delante de un Tribunal de Arbitraje Internacional, por haber anulado, promulgando varias leyes, los contratos de préstamo que estas compañías habían firmado previamente con el dictador Tinoco, que había gobernado Costa Rica con mano de hierro.

        Se nombró como único árbitro del Tribunal el expresidente de los Estados Unidos William H. Taft. Para resolver el litigio el juez correlacionó dos razonamientos, y se tuvo que pronunciar sobre ellos:

        • Sobre la legalidad del régimen de Tinoco: El gobierno de Tinoco no era legal, de manera que los actos firmados durante su mandato no tendrían efecto y no podían obligar, por lo tanto, al gobierno sucesor.

        • Sobre la legalidad de la deuda contraída: El nuevo gobierno no estaba obligado a asumir las cargas financieras de un gobierno ilegal.


        Con esta sentencia el concepto de deuda odiosa se formaliza y pasa a formar parte del derecho internacional. Costa Rica no tuvo que pagar estos préstamos. Además, según Taft, los banqueros acreedores eran los primeros responsables ya que conocían la naturaleza despótica del régimen anterior, y no fueron capaces de demostrar que actuaban de buena fe.


    2. Vía legislativa

      1. Argentina y la Comisión de Ilícitos

        Es una experiencia de investigación que se puso en práctica en Argentina, fruto de un acto legislativo/político, el 23 de febrero de 1984. Durante el gobierno post dictadura de Raúl Alfonsín, se creó por unanimidad la Comisión Investigadora de Ilícitos Económicos del Senado de la Nación Argentina. Dicha Comisión tenía por objeto investigar los hechos y actos ilícitos de carácter económico, teniendo entre sus competencias la investigación del proceso de endeudamiento argentino en los años de la dictadura, entre 1976 y 1983.

        La comisión designó peritos, pero nunca en número suficiente, para desarrollar una investigación a fondo. Las dificultades encontradas muestran la amplitud y complejidad de la auditoría, de los intereses en juego y de las responsabilidades que pueden estar comprometidas, adquiriendo casi inmediatamente el carácter de problema político.

        Aunque la decisión de crear la comisión provenía del Senado, la comisión no pudo cumplir el encargo que se le había encomendado ya que no fue proveída de los recursos financieros necesarios para desarrollar una tarea tan compleja. Cabe reconocer que mucha de la documentación recopilada y seleccionada fue usada como prueba dentro de la causa Olmos.

      2. Brasil años 30: la suspensión de pago de la deuda y la realización de la auditoría

        En 1931, Brasil estaba inmerso en la crisis de la deuda de los años 30 y decidió unilateralmente con otros países la suspensión total del pago de la deuda externa. La decisión fue seguida de otra suspensión parcial en 1932 y 1936, y con la decisión de la suspensión total entre 1937 y 1940. La suspensión de pagos de 1931 vino acompañada de la propuesta de realizar una auditoría sobre la deuda externa.

        La auditoría brasileña comenzó con la creación de la Comisión de Estudios económicos y financieros de los Estados y Municipios (1931). El mismo año, el gobierno de Getulio Vargas creó la Secretaría Técnica de dicha comisión, y en 1932 decidieron llevar a cabo la auditoría total de la deuda externa.

        La Comisión tuvo en su punto de mira la fiscalización del servicio de los empréstitos externos de los Estados y los Municipios. La auditoría pública dejó claro que la ausencia total de control por parte de las autoridades permitió importantes irregularidades, destacando:

        1. Contratos de préstamos firmados por autoridades que no tenían la competencia para hacerlo.
        2. La mala fe y la desidia de los acreedores y los intermediarios de los bancos acreedores.
        3. Sólo el 40% de los contratos de endeudamiento estaban documentados, y los valores de las remesas eran ignorados.


        La auditoría completa sobre la deuda externa tuvo dos utilidades prácticas:

        1. Servir de fundamento político/jurídico para que el gobierno dejara de pagar legalmente.
        2. Ser utilizada como instrumento de presión sobre los acreedores para renegociar mejores condiciones, obteniendo una reducción aproximada de la mitad de la suma total de la deuda (pasó de 1294 mil millones de dólares en 1930, a 597 millones en 1948).

        3. La auditoría brasileña sirvió como ejemplo histórico para mostrar la existencia de la deuda odiosa, además de ratificar que la obligación de pago como argumento de continuidad del Estado, no es una regla de uso común en el derecho internacional.


      3. Análisis de la deuda externa por parte del Congreso Federal, 1987. Brasil

        En 1987 el gobierno brasileño se vio sumido a suspender el pago del servicio de la deuda y se quiso evaluar las razones mediante un análisis detallado de la deuda externa por parte del Congreso Federal.

        El texto presentado por el entonces senador Fernando Henrique Cardoso concluía:
        ...Cerca de 1⁄4 de la Deuda externa brasilera en esa época se refería a intereses sobre intereses, sin ninguna contrapartida en bienes y servicios reales para el país... la deuda se volvió impagable.

        Aunque la auditoría mostró de forma clara la responsabilidad de los acreedores en el proceso de endeudamiento, esta no tuvo consecuencias para los responsables en el plano legal interno, ni tampoco incitó al gobierno a declarar la suspensión indefinida o a anular la deuda, de la que fueron responsables directos el FMI y los bancos privados.

      4. Brasil hoy: la auditoría como un mandato constitucional ignorado
        En la actualidad, en Brasil, la constitución contempla la realización de una auditoría sobre la deuda externa. El artículo 26 de las Disposiciones Transitorias de la Constitución Federal de 1988 dispone que el Congreso Nacional realizará, mediante una comisión mixta y en el plazo de un año después de promulgada la nueva constitución un ... examen analítico y pericial de los actos y hechos generadores del endeudamiento externo brasilero. (...) Comprobada la irregularidad, el Congreso Nacional propondrá al Poder Ejecutivo la declaración de nulidad del acto y encaminará procesos ante el Ministerio Público Federal, para que en el plazo de sesenta días, éste formalice las acciones...

        La declaración de nulidad de la deuda por parte del Ejecutivo es un acto legítimo del Estado, fundamentado en una disposición constitucional. La disposición también habla de acciones judiciales que recaerían en la figura de delitos de acción pública. Si la irregularidad se detecta se prevén dos procedimientos extremadamente importantes:

        1. Emprender acciones judiciales penales contra los responsables.
        2. Emprender acciones judiciales civiles, con el objetivo de reclamar las reparaciones debidas como consecuencia de esos actos ilegales. Aquí se podrían incluir acciones contra las IFIs y los bancos transnacionales.


        Las consecuencias de responsabilidad judicial penal y civil que pueden comportar las auditorías nos permiten entender a priori por qué los poderes públicos, y especialmente los gobiernos sucesivos, no hayan ejecutado dicha disposición, y que no haya habido ningún desarrollo reglamentario, ya que iría en primera instancia contra la clase política del país.

      5. Comisión Mixta del Congreso Nacional, 1989. Brasil

        La Comisión Mixta del Congreso Nacional elaboró un examen analítico y pericial de hechos y actos generadores del endeudamiento externo brasileño.

        La auditoría no se realizó, pero el relator de la comisión, Severo Gomes, hizo un análisis jurídico detallado de los puntos de los acuerdos celebrados entre el gobierno brasileño y los acreedores internacionales de siempre. Los resultados fueron presentados en la Comisión, que no los votó por falta de quórum. Entre otras cuestiones se afirmaba que la deuda era ilegítima e ilegal.

      6. Comisión de Investigación sobre la deuda externa: Congreso Peruano, 2001-2002

        Presidida por el congresista Rafael Valencia Dongo, tuvo como misión investigar la deuda pública externa peruana entre 1990 y 2000 (gobiernos de Fujimori). Las investigaciones permitieron descubrir la existencia de serios indicios de usos ilegales y fraudulentos del endeudamiento externo durante la época de Jorge Camet, antiguo ministro de Economía. Indicios como el endeudamiento con deuda externa con una empresa privada peruana (está prohibido explícitamente por ley), o las entradas de dinero procedente de empréstitos del BM y el BID en época preelectoral, para financiar las campañas de Fujimori.

        A pesar de estas pruebas, el gobierno continúa pagando la deuda externa contraída por Fujimori, deuda que es odiosa o nula, ilegítima e ilegal.


    3. Vía ciudadana o de los movimientos sociales

      1. Auditoría Ciudadana de la Deuda de Brasil: desde septiembre de 2000
        El movimiento brasileño para la Auditoría Ciudadana nació como resultado del Plebiscito de la Deuda Externa, realizado en Brasil en septiembre del 2000.
        En la consulta participaron 6.030.329 ciudadanos de 3.444 municipios del país, de los cuales más del 95% votó NO a la manutención del Acuerdo con el FMI, NO a la continuidad del pago de la deuda externa sin la realización de la auditoría prevista en la Constitución Federal, y NO al destino de gran parte de los recursos presupuestarios a los especuladores.

        El grupo de trabajo de la Auditoría Ciudadana de la Deuda de Brasil revisó documentos y realizó estudios, buscando rescatar el proceso histórico y, simultáneamente, observó el comportamiento del endeudamiento y sus mecanismos actuales. El grupo de trabajo de la auditoría ciudadana obtuvo, con la ayuda del Senado Federal, 815 resoluciones que versaban sobre endeudamiento externo. Pero el Parlamento no tiene los contratos de la deuda de la dictadura (1964-1985), la gran responsable del endeudamiento brasileño. Fueron seleccionados los préstamos sobre los temas de pobreza/miseria y energía eléctrica. El grupo de trabajo remitió 59 oficios entre gobiernos de los Estados, Tribunales de Cuentas Estatales y de la Unión, además de compañías de energía eléctrica, solicitando informaciones sobre la efectividad del préstamo y el destino de los recursos. De estos, sólo 16 recibieron respuesta. Las pobres respuestas obtenidas muestran la necesidad de auditar la deuda.

        En Brasil se ha creado un grupo parlamentario, el Frente Parlamentario de Acompañamiento de la Deuda, compuesto por parlamentarios de distintos partidos políticos, en contra de la política económica del gobierno. Este Frente consiguió las firmas necesarias (1/3 de los senadores y 1/3 de los diputados) para la formación de la Comisión Parlamentaria de la Auditoría de la Deuda. El hecho de conseguir las firmas es el resultado de la presión popular, del Plebiscito sobre la deuda externa del 2000, y del contacto constante de la Campaña Auditoría Ciudadana de la Deuda con los parlamentarios del Frente Parlamentario, que decidieron llevar a cabo la auditoría oficial porque conocieron todas las ilegalidades de la deuda, investigadas por la Campaña. Otra iniciativa es la del Orden de Abogados de Brasil (OAB), con la acción judicial ADPF no 59/2004 que exigió al Tribunal Supremo Federal brasileño que obligase al Congreso a realizar la Auditoría de la Deuda prevista en la Constitución. Para fundamentar esta petición, la OAB utilizó estudios de la Auditoría Ciudadana.

      2. Tribunal Popular Noruego: el caso de Ecuador, 2002
        El Tribunal sobre Leyes y Moral, organizado por la SLUG (Campaña Noruega para la Cancelación de la Deuda del Tercer Mundo) en noviembre de 2002, fue el primer tribunal organizado en el Norte. El tribunal popular noruego era un reto ante del Gobierno noruego, por su responsabilidad en la crisis de la deuda del Tercer Mundo.

        El Tribunal tuvo tres ejes fundamentales de denuncia:
        la campaña de exportación de barcos a Ecuador, el rol de Noruega en las instituciones de Bretton Woods y el concepto de Deuda Ecológica y las posibles contrareclamaciones.

        Con anterioridad al Tribunal, las autoridades noruegas reconocieron que las exportaciones de estos barcos en los años 80 tuvieron muy poco valor contributivo al desarrollo y, en consecuencia, introdujeron un Plan de deuda en 1998, con la intención de eliminar esta mancha en la historia de Noruega.

        El plan preveía el 100% de la cancelación de la deuda a los Países Pobres Muy Endeudados (PPME). Países como Ecuador y Jamaica quedaron fuera. Eso conllevó, en 2001, que el plan se ampliase para posibilitar el perdón de estos otros países.

        El Club de Paris sólo permitió la condonación del 20% del importe y las autoridades noruegas argumentaron que conceder una condonación de la deuda del 100% violaría las reglas del Club, y significaría su retirada de esta institución. El Tribunal considera ilegítima esa deuda y, por eso, defiende que la deuda se tendría que borrar de las cuentas noruegas.

        Cuando el caso se presentó ante el Tribunal de Noruega, el Centro de Derechos Económicos y Sociales de Ecuador (CDES) presentó en el 2002 una denuncia ante la Comisión de Control Cívico de la Corrupción de Ecuador (CCCC), calificando la deuda externa de Ecuador con el gobierno de Noruega como ilegítima, y solicitaba su investigación, además de pedir su anulación. Después de su propia investigación, la CCCC exhortó en su informe y resolución a las autoridades ecuatorianas, para que requiriesen por vía diplomática al gobierno de Noruega la extinción total de las obligaciones contraídas y vinculadas a esa deuda con el Club de París, por considerarla ilegítima con los siguientes argumentos: el origen del crédito fue ilegítimo, no se da para ayudar a Ecuador sino por la necesidad de Noruega de salvar sus dársenas; no hubo evaluaciones sobre la viabilidad técnica y financiera del proyecto por parte de la agencia de cooperación noruega (NORAD) ni la entidad de crédito a la exportación (GIEK); los barcos han desaparecido, nadie sabe dónde están, y mientras, se sigue pagando la deuda; el crecimiento de la deuda ecuatoriana con Noruega se explica porque se impusieron unas condiciones onerosas a las renegociaciones de la deuda y los retrasos en el marco de los acuerdos con el Club de París.

        El 2 de octubre de 2006 el Gobierno Noruego anunció que anulaba esta deuda ilegítima, sin condiciones y reconoció su co-responsabilidad, lo cual supone toda una victoria en la lucha por la anulació de la deuda externa del Sur.


    4. Vía mixta, la legislativa y la ciudadanía o de los movimientos sociales
      1. Philippine Debt Audit Campaign, 2005
        En Filipinas, se ha llevado a cabo de forma paralela una auditoría oficial y una de la sociedad civil.
        En septiembre de 2004, el Parlamento filipino creó una Comisión al Congreso para abrir los libros del Estado y permitir su revisión, con el fin de estudiar las políticas sobre la deuda, sus estrategias y sus programas.
        Por parte de la ciudadanía, Freedom from Debt Coalition, con el apoyo de otros movimientos sociales y en el marco de la campaña de Jubilio Sur sobre las deudas ilegítimas, lideró la auditoría ciudadana, que no se limita a evaluar las operaciones financieras, sino que da una cobertura más amplia a nivel político, social, económico y de los impactos al medio ambiente de cada uno de los préstamos y de los proyectos financiados por estos préstamos.

        El caso filipino es el más avanzado en lo que se refiere a movilización política y colaboración entre el Parlamento y los movimientos sociales. Actualmente la resolución que surgió de las deliberaciones del Congreso se encuentra bloqueada en el Senado y la Freedom fron Debt Coalition continúa su trabajo de presión ante los senadores para que aprueben la resolución.


      8.4.2. Pasos a dar para llevar a cabo una auditoría.
    La lucha por conseguir que se lleven a cabo auditorías de la deuda externa tiene cada vez más eco entre los movimientos sociales, así como se cuenta ya con algunos ejemplos de auditorías llevadas a cabo en diferentes países -como acabamos de ver-. Por ello es fácil encontrar manuales, elaborados casi siempre desde las organizaciones de la sociedad civil, que explican los pasos a dar para llevar a cabo una auditoría de la deuda, explicando las fases, la metodología y cuáles podrían ser los obstáculos técnicos y políticos a solventar durante el proceso. No entraremos en esta guía a desmenuzar todo este trabajo[161], pero nos serviremos de un esquema que resume, a partir de la experiencia filipina, cuáles son los elementos fundamentales para poner en práctica y con éxito una auditoría de la deuda externa. Uno de los puntos más ineludibles para llegar a buen fin es de la colaboración entre los movimientos sociales -auditoría ciudadana- y el gobierno o Parlamento en cuestión -auditoría oficial-.




    NOTAS:
    1. ®Algunas guías para hacer auditorías son: La Auditoría de la Deuda Externa. Observatorio de la Deuda en la Globalización. Marzo 2006; o ¡Investiguemos la Deuda! Manual para realizar auditorías de la deuda del Tercer Mundo . Varias organizaciones. Ginebra, octubre de 2006.


      8.4.3. El caso de Ecuador.
    El caso de Ecuador no lo hemos incluído en la clasificación anterior por ser el más avanzado en la actualidad con consecuencias concretas de no pago de deudas ilegítimas y porque consideramos que requiere un capítulo aparte. Formaría parte, de cualquier modo, de las auditorías llevadas a cabo por vía legislativa, a través del propio Gobierno de la nación.

    En ecuador, el 23 de julio de 2007 el Ministerio de Economía y Finanzas inauguró la primera comisión mundial de auditoria de la deuda externa con total apoyo y participación del gobierno. La Comisión para la Auditoria Integral de la Deuda Publica (CAIC) está compuesta por expertos nacionales e internacionales en los ámbitos de la deuda externa, la economía, las leyes y los problemas sociales y ambientales locales. Estos expertos trabajan junto con representantes del Ministerio de la Economía y Finanzas, el Procurador, el Contralor General, y autoridades de los mecanismos anti-corrupción. La comisión de auditoría cuenta también con consejeros internacionales, entre ellos, Alejandro Olmos de Argentina, Oscar Ugarteche, economista peruano, Gail Hurley de Eurodad, Jurgen Kaiser de Erlassjahr.de, Maria Lucia Fatorelli de Brasil y Eric Toussaint de Bélgica.

    La comisión investiga acuerdos individuales de crédito -que incluyen contratos de préstamo bilaterales y los acuerdos del club de París, emisiones de bonos y préstamos multilaterales- de los últimos 30 años de tal manera que se proporcione un análisis detallado de estos créditos basados en consideraciones de las consecuencias para el medio ambiente legales, económicas y sociales.

    De julio de 2007 a septiembre de 2008 la Comisión de Auditoría Integral del Crédito en Ecuador ha revisado miles de contratos de crédito, públicos y privados y acuerdos con las instituciones financieras internacionales o el Club de París, así como documentación adicional. Los resultados de la auditoría fueron presentados al presidente Correa el pasado mes de septiembre y ya se han hecho públicos.

    Fruto de esta auditoría ha sido la iniciativa que ha llevado a cabo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, de declarar una moratoria del pago de los intereses de los Bonos Global 2012 (30,6 millones de dólares), por las irregularidades detectadas en la renegociación de estas deudas por los gobiernos de los años 90. Y la intención declarada de iniciar más acciones en la medida en que se vayan estudiando los resultados de la auditoría.

    Las conclusiones de la auditoría hacen múltiples recomendaciones a los órganos jurídicos y gubernamentales del país para que actúen. Algunas de ellas las reseñamos aquí:

    1. Deuda comercial: "ante todas las evidencias de ilegalidades e ilegitimidades determinadas durante el proceso de auditoría de la Deuda Externa Comercial de Ecuador y el elevado costo de los pagos a la banca prestamista, la Comisión recomienda la inmediata suspensión de los pagos de la Deuda Comercial actual representada por los Bonos Global 2012, 2030 y 2015 para preservar el Patrimonio Público del país y atender debidamente las urgentes necesidades sociales del pueblo ecuatoriano."
    2. Deuda multilateral: "tomar medidas de suspensión definitiva de pago respecto de los 45 créditos multilaterales auditados (incluye 3 créditos bilaterales cofinanciados con multilaterales). El gobierno podría impulsar una auditoría integral de los restantes créditos multilaterales pendientes, hasta tanto puede declarar la suspensión temporal para los créditos que quedan por auditar. Alternativamente, podría limitar el pago a los créditos del BIRF (Banco Mundial), porque es la institución con más cuestionamientos, y aquella que tuvo más injerencia en los asuntos internos del país, a fin de satisfacer los intereses de los grupos de poder nacionales y de las potencias del Norte. Paralelamente se podría declarar la suspensión in temporis del pago de la deudas del BIRF que quedan por auditar."
    3. Responsabilidades internas: la Comisión recomienda, asimismo, la ejecución de acciones penales, civiles y administrativas contra los responsables, para su sanción, y la devolución de los recursos sacados del país." Los casos más clamorosos de manejos dolosos, cuando gobernaron los dictadores militares de los años setenta, Oswaldo Hurtado Larrea, León Febres Cordero, Sixto Durán Ballén, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa Bejarano, Lucio Gutiérrez... En este punto hay que anotar que la Fiscalía General del Estado tiene la palabra desde el día 20 de noviembre del 2008.
    4. Responsabilidades de los acreedores: hay pruebas fuertes de que se habrían violado los marcos jurídicos de los países prestamistas, particularmente de los EEUU. Igualmente hay que preparar acciones en los tribunales internacionales en donde se ventilan los casos de violación de derechos humanos en contra de los acreedores involucrados: los abusos perpetrados en el manejo de la deuda externa no sólo produjeron pérdidas económicas, ocasionaron enormes costos en nuestra sociedad a través de la caída sistemática de la inversión social para servir la deuda externa o por los consiguientes destrozos ambientales provocados por los redoblados esfuerzos exportadores orientados a financiar dicho servicio, por ejemplo.
    5. Papel de la sociedad civil: Esta Auditoría no tendrá trascendencia sino hay respuestas jurídicas y también políticas respaldadas con amplias acciones sociales.[...] La sociedad civil debería preparar veedurías para hacer un seguimiento riguroso de las acciones que se den y para impedir que los potenciales culpables logren torpedear este proceso que recién empieza[162].


    Por otra parte, es relevante en el caso ecuatoriano que el proceso histórico que supone esta auditoría ha sido reforzado por lo legislado en la nueva Constitución nacional en relación a cómo se deberá hacer el endeudamiento público a partir de ahora. Resumimos los avances:

    Art. 289.- La contratación de deuda pública en todos los niveles del Estado se regirá por las directrices de la respectiva planificación y presupuesto y será autorizada por un comité de deuda y financiamiento de acuerdo con la ley, que definirá su conformación y funcionamiento. El Estado promoverá las instancias para que el poder ciudadano vigile y audite el endeudamiento público.
    Art. 290.- El endeudamiento público se sujetará a las siguientes regulaciones:
    1. Se recurrirá al endeudamiento público solo cuando los ingresos fiscales y los recursos provenientes de cooperación internacional sean insuficientes.
    2. Se velará para que el endeudamiento público no afecte a la soberanía, los derechos, el buen vivir y la preservación de la naturaleza.
    3. Con endeudamiento público se financiarán exclusivamente programas y proyectos de inversión para infraestructura o que tengan capacidad financiera de pago. Sólo se podrá refinanciar deuda pública externa siempre que las nuevas condiciones sean más beneficiosas para el Ecuador.
    4. Los convenios de renegociación no contendrán, de forma tácita o expresa, ninguna forma de anatocismo o usura.
    5. Se procederá a la impugnación de las deudas que se declaren ilegítimas por organismo competente. En caso de ilegalidad declarada, se ejercerá el derecho de repetición.
    6. Serán imprescriptibles las acciones por las responsabilidades administrativas o civiles causadas por la adquisición y manejo de deuda pública.
    7. Se prohíbe la estatización de deudas privadas.
    8. La concesión de garantías de deuda por parte del Estado se regulará por ley.
    9. La Función Ejecutiva podrá decidir si asumir o no asumir deudas de los gobiernos autónomos descentralizados.


    Finalmente, comentar que el proceso en Ecuador parece tener sus ecos en otros países latinoamericanos. Así Bolivia, Venezuela y Paraguay han anunciado que auditarán parte de su deuda.
    NOTAS:
    1. ®Todo el Informe Final de la CAIC puede consultarse en http://www.auditoriadeuda.org.ec/


      8.5. Bibliografía para profundizar.
    • La Deuda externa, dimensión jurídica y política. Colomer Viadel, Antonio (Coordinador/a) y Franco Montoro, André (Coordinador/a). IEPALA-Editorial. 1999.

    • Nuevos caminos legales para enfrentar la deuda: una petición a la Corte Mundial. Chris Jochnick. En Otras caras de la Deuda. Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES). 2001.

    • Principios Generales del Derecho y Deuda Externa. Exposición del Dr. Juan Carlos Mejía en el Conversatorio La Exigibilidad de las Deudas Ilegítimas: el caso de la Deuda de Ecuador con Noruega. PIDHDD, CDES, Jubileo 2000 Red Guayaquil y Fundación El Universo. 2003.

    • Deuda Externa y Auditoria: aproximación práctica y teórica. Hugo Ruiz y Eric Toussaint. CDES. 2004.

    • Argumentos para solicitar una Opinión Consultiva a la Corte Mundial. CDES. Noviembre del 2004. Ruiz, Hugo y Toussaint, Eric. Deuda Externa y Auditoría. Aproximación práctica y teórica. Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (PIDHDD) y Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES). Quito, febrero 2004.

    • La Auditoría de la Deuda Externa. Observatorio de la Deuda en la Globalización. Marzo 2006.

    • ¡Investiguemos la Deuda! Manual para realizar auditorías de la deuda del Tercer Mundo . Por AAJ ATTAC (Uruguay) CADTM CETIM COTMEC Auditoria Cidadã da Dívida (Brasil)- EMAÚS Internacional EURODAD Jubileo Sur - South Centre. Ginebra, octubre de 2006.


    9. Guía de Alternativas Guía de Recursos para remover la deuda
     
      9.1 Bibliografía para profundizar
    • Ugarteche, Óscar. Globalización y desintegración: La deuda externa y los derechos económicos, sociales y culturales. Plataforma Latinoamericana de Derechos Humanos, Quito, Lima. (En prensa. 120 pp.)

    • George, Susan. El Bumerang de la Deuda. Colección Intermón, Deriva Editorial.

    • Eric Toussaint (2002), "La Bolsa o la Vida. Las Finanzas contra los Pueblos". Editorial Gakoa, San Sebastián.

    • Patricia Adams (1991) "Deudas odiosas. Un legado de insensatez económica y saqueo ambiental", Planeta Tierra, Buenos Aires, 1993.

    • Alfredo Eric Calcagno (1985). "La Perversa Deuda Externa Argentina". Editorial Legasa, Buenos Aires.

    • Alejandro Olmos (1989). "Todo lo que Usted quería saber sobre la Deuda Externa". Editorial De los Argentinos. Buenos Aires.

    • Luis Vitali (1986). "Historia de la Deuda Externa Latinoamericana, y entretelones del endeudamiento argentino". Editorial Sudamericana Planeta. Buenos Aires.

    • Acosta, A. (2000): La corresponsabilidad de los acreedores Roberto Acosta, en Realidad Económica, IADE, Buenos Aires.

    • Addison, T.(1996): Debt Sustainability & Human Development, University of Warwick, (First Draft), Coventry.

    • CIDSE/Caritas Internationalis (1998): La vida antes que la deuda, Bruselas, Roma.

    • Cosio-Pascal, E. (1997): Debt Sustainbility and social and human development. The net transfer approach and a comment on the so called "net" present value calculation for debt relief, UNCTAD, Ginebra.

    • Cafiero, M. (2002): Fundamentos par una ley moratoria y arbitraje sobre la deuda externa argentina, Buenos Aires.

    • CTA (2002) Shock Distributivo Autonomia Nacional y Democratización. Aportes para superar la crisis de la sociedad argentina., Central de los Trabajadores Argetinos, Buenos Aires.

    • Efrench Davis, R. y Griffith Jones, S. (1994): Las nuevas corrientes financieras hacia la América Latina. Fuentes efectos y políticas, CEPAL, Chile.

    • Fritz, T.; Hersel, Ph. (2002): Proceso de Arbitraje Justo y Transparente. Una nueva via para resolver crisis de deuda, editado por Blue 21 y Miereror, Berlin.

    • Friedrich Ebert Stiftung (2002): La problemática de la deuda externa de la Argentina. Alternativas para una solución, Informe de Mariana Rojas Breu, Proyecto hacia el Plan Fenix, Serie Temas, Buenos Aires.

    • Machinea, J. L. (2002): La crisis de la deuda, el financiamiento internacional y la participación del sector privado, en CEPAL, Serie financiamiento del desarrollo, Nr. 117, Santiago.

    • Morazán, P. (1997): Endeudamiento externo y desarrollo humano sostenible, en: Revista Centroaméricana de Economía, UNAH, Tegucigalpa.

    • Pettifor, A. (2002): Chapter 9/11. Resolving internacional debt crisis the Jubilee Framework for international insolvency, an NEF Report, London.

    • Olmos, A. (2000): Todo lo que Usted quiso saber sobre la deuda externa y siempre se lo ocultaron, Buenos Aires.

    • Ocampo, J. A. (1999): La Reforma Financiera Internacional: una agenda ampliada, en Revista de la CEPAL 69, Chile.

    • Rogoff, K. y Zettelmeyer, J. (2002): Early Ideas on sovereign Bankrpcy Reorganisation: A Survey, IMF Working Paper, WP/02/57, Washington.

    • Román, L. I. (2000): ¿Qué es el ajuste estructural? Racionalidad e irracionalidad de las políticas económicas de libre mercado, ITESO, SIMORELOS, México.

    • Schvarzer, J. (2001): La larga crisis de la deuda en la América Latina, Buenos Aires.

    • Toussaint, Eric y Zacharie, Arnaud (2001): Deuda Externa y Ajuste. Garantizar para todos y para todas la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales y salir del círculo vicioso del endeudamiento, Ediciones El mundo al revés.

    • Ugarteche O. (2000): La deuda externa de América Latina y por qué es impagable, otra vez, en Otras Caras de la deuda. Propuestas para la acción, Nueva Sociedad, Caracas.

    • Acosta, Alberto (1994): La deuda eterna - Una historia de la deuda externa ecuatoriana, Colección Ensayo, Libresa, Quito, cuarta edición.

    • Hernández, David (2002): Más que un puñado de dólares - Las remesas de residentes en EEUU: un fenómeno económico y sociocultural, en la revista Desarrollo y Cooperación, Bonn.

    • Marconi, Salvador (2001): La impagable deuda externa ecuatoriana, en varios autores; Deuda externa - Construyendo soluciones justas, CDES, Quito.

    • Laura Ramos -coord.- (2003): El Fracaso del Consenso de Washington. Barcelona: Icaria.

    • Toussaint, Eric (2003): 50 preguntas y respuestas sobre la Deuda, el FMI y el Banco Mundial. Barcelona, Icaria.

    • VVAA (2003): Deuda Ecológica ¿Quién debe a quién?. Barcelona: Icaria Observatori del Deute en la Globalització.

    • VVAA (2004): Informe sobre la deuda externa en el Estado español. Barcelona: Icaria Observatori del Deute en la Globalització.

    • Bello, Walden (2004): Desglobalización, Ideas para una nueva Economía Mundial. Barcelona: Icaria.

    • Díaz Salazar, Rafael (2003): Justicia Global. Barcelona, Icaria.

    • Fernández Duran, Ramón (2003): Capitalismo (financiero) global y guerra permanente. Barcelona, Virus.

    • Galeano, Eduardo (1996): Las venas abiertas de América Latina, Siglo XXI, Madrid.

    • Stiglitz, Joseph (1999), El Malestar en la Globalización. Madrid, Taurus.

    • Verger, Antoni (2003): El sutil poder de las transnacionales. Barcelona: Icaria Observatori del Deute en la Globalització.

    • Vidal Villa, J.M. i Martínez Peinado, Javier (2002): Economía Mundial. Madrid: McGraw-Hill.

    • Vidal Villa, J.M. (1998): Mundialización. Barcelona, Icaria.

    • Iriarte, Gregorio (1991): Deuda externa es inmoral; La deuda externa como problema ético de proporciones universales. Bogotá; Paulinas.

    • Cabieses, Hugo (1989): Crisis de la deuda; Hacía una nueva visión en torno a las 6D. Lima; Cedal.

    • Del Valle, Carlos (1992): Deuda externa en América Latina; Relaciones Norte-Sur perspectiva ética. Navarra; Verbo Divino.

    • Alzamora, Carlos (1998): Capitulación de América Latina; El drama de la deuda latinoamericana: Sus orígenes, sus costos, sus consecuencias. Lima; Fondo editorial de Cultura Económica.

    • Schatan, Jacobo (1998): Deuda externa, neoliberalismo y globalización; El saqueo en América Latina. Santiago de Chile; Lom.

    • Parlamento Latinoamericano Consejo Consultativo (1999): Deuda externa ante el derecho internacional público. Lima, CEAS.

    • Jochnick, Chris; Pazmiño, Patricio (2001): Otras caras de la deuda; Propuestas para la acción. Centro de Derechos Económicos y Sociales (Quito, EC). Caracas; Nueva Sociedad.

    • Pazmiño, Patricio; Marconi, Salvador; Acosta, Alberto (2001). Deuda externa; Construyendo soluciones justas. Centro de Derechos Económicos y Sociales (Quito, EC). Quito; CDES.

    • Cisneros, Liana; Garrett, John (2000): Un negocio sin escrupulos; Informe sobre deuda de América Latina y El Caribe: Análisis país por país. Jubilee 2000 Coalition. Lima; Industrial.

    • Betancourt, Mauricio; Racero, Jorge (1991). Deuda externa y desarrollo. FONDAD; CINEP. Santafé de Bogotá; Servicomp.

    • Falconi, Fander (2001): Deuda externa y condicionalidades económica - ambiental: Una visión a través de los derechos económicos sociales y culturales. Quito; Cdes.

    • Dulanto, Rafael (1999): La deuda eterna; Poemario, antología jurídica. Lima; s.d.


      9.2. Páginas web de consulta y profundización


      9.3 Materiales relacionados
    Videos:

    • La Sociedad Civil ante la Deuda Externa (ODG) 2003
    • La Deuda Externa (Euskal Begia, RCADE Bilbo , Fundación Paz y Solidaridad, Euskadi Cuba)

    • La mayor estafa al pueblo argentino (Diego Musiak) 2002 La deuda de Niger (30 minutos)


    Presentaciones:

    • Manual para realizar auditorías de la deuda en el Tercer Mundo, en pdf. Centre Europe, Tiers Monde y CADTM, Ginebra, 2006.

    • Algunas ideas para dar una charla y trucos para una buena presentación, en rtf. Ángel Calle, Campaña ¿Quién debe a Quién?.

    • Varios materiales (videos, presentaciones, ponencias, etc.) para difundir la problemática de la deuda externa en www.quiendebeaquien.org, sección materiales.

    • La Deuda Externa, ¿y eso qué es?. Editorial IEPALA, 2000. Cómic en internet y cd-rom para entender la problemática causada por la deuda externa con dibujos y viñetas de Fernando Bernabé López (Nano).

    webmaster@gloobal.net