Noticias
Bolivia: Un tráfico de niños que lastima al país
Autores corporativos:
Alianza por tus Derechos (canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
7 de Noviembre de 2007
Entradilla:
El país entero debería movilizarse para acabar con este régimen esclavista que está maltratando el nombre de Bolivia.
Introducción/Descripción:
Y los políticos como las autoridades deberían proponerse hacer todo lo necesario para que se haga justicia. Este tráfico debería sacudir...

A las dramáticas cifras de los bolivianos que deben viajar al exterior para poder encontrar un trabajo, se han sumado los datos del tráfico de niños bolivianos que son llevados a países vecinos, como la Argentina, para prácticas de esclavismo o prostitución.

Un informe de la Dirección Nacional de Asistencia Directa a Personas y Grupos Vulnerables de la Secretaría de Derechos Humanos de la nación argentina dice que todos los días llegan a esa país un promedio de 30 niños bolivianos entre 9 y 14 años de edad, conducidos por traficantes.

La reacción argentina se produjo luego de denuncias en el país, como las que continúa realizando La Razón en una investigación de largo aliento. Esta es la primera vez que un país vecino admite la existencia de tráfico y abre la posibilidad de que la sociedad y el Gobierno tomen las medidas apropiadas para terminar con este delito que viola todos los derechos humanos de niños indefensos y desprotegidos.

Un detalle dice que la mayoría de esos niños pasan la frontera acompañados de terceros, con autorización de un juez de menores de la localidad de Villazón. Los otros puntos fronterizos, como Bermejo y Yacuiba, que son más poblados y más importantes que Villazón, podrían presentar situaciones aún peores. Se trata de toda una red de cómplices de este negocio que podría ser el caso más moderno de venta de esclavos, que se da en el siglo XXI, pues los niños son llevados para que trabajen en talleres o para ser usados en el negocio del sexo. No sólo están las autoridades judiciales que autorizan el viaje de los niños, sino también supuestos testigos que firman los documentos para cumplir con los trámites.

Lo que ha despertado sospechas es la cantidad de niños comprendidos en este negocio. Y no se sabe cuándo comenzó este tráfico, pero con certeza es que se está ante un fenómeno surgido a raíz de la crisis estructural que afecta a Bolivia hace años.

Pero lo importante ahora es revisar el sistema legal que ha permitido la existencia de este tráfico. Algo habrá que corregir en la legislación, a fin de hacer imposible que se repitan estos hechos, en que los niños son transportados por verdaderos traficantes de seres humanos, impunes hasta el momento.

El sistema de defensa ante el más antiguo tráfico de seres humanos del mundo es malo. En Bolivia sólo se sabe de la existencia de este régimen esclavista cuando se informa desde el exterior del descubrimiento de talleres artesanales donde son encontrados ciudadanos bolivianos que trabajan sin salario, día y noche. Los negreros bolivianos siguen explotando este antiguo negocio. Dotan de mano de obra barata a sus clientes del exterior, con la garantía de que se trata de niños que ni siquiera tienen conciencia de sus derechos de ciudadanos.

Son generalmente niños que viven vidas miserables junto a sus padres o sus parientes y que son vendidos por éstos, para que los salarios les sean enviados, previo acuerdo con los traficantes. El país entero debería movilizarse para acabar con este régimen esclavista que está maltratando el nombre de Bolivia. Y los políticos como las autoridades deberían proponerse hacer todo lo necesario para que se haga justicia. Este tráfico debería sacudir la conciencia de los bolivianos.
URL:
http://www.alianzaportusderechos.org/boletin/leer.php/2228
Publicado en:
Alianza por tus derechos ; Gloobalhoy nº9
webmaster@gloobal.net