Noticias
Equidad de género: Los países no necesitan ser ricos para ser justos con las mujeres
Autores corporativos:
Observatorio de la Deuda en la Globalización (canal)
Social Watch (autoría)

   Descripción    Clasificación   
Lugar:
Nueva York (Estados Unidos)
Fecha:
8 de Marzo de 2007
Entradilla:
En Rwanda, uno de los países más pobres del mundo, hay más equidad de género que en Estados Unidos, donde la situación de las mujeres ha experimentado un retroceso.
Introducción/Descripción:
Así lo afirma un nuevo estudio de Social Watch que será presentado en el contexto de la 51 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas que tiene lugar en Nueva York entre el 26 de febrero y el 9 de marzo.

La brecha de género persiste en todos los países del mundo y la tendencia general es a un progreso muy lento o nulo hacia la equidad entre mujeres y varones, indica el informe.
Social Watch es una red internacional de más de 400 organizaciones sociales comprometidas con la justicia social, económica y de género.

El Índice de Equidad de Género ha sido desarrollado para clasificar a los países de acuerdo a indicadores sociales, utilizando datos comparables y disponibles a nivel internacional. Los valores posibles de IEG se extienden de 0 a 100, representando 0 el menor grado de equidad y 100 el mayor. Las tres dimensiones incluidas en el IEG son la actividad económica, el empoderamiento y la educación.

Rwanda se ubica en tercer lugar en el IEG 2007, con un valor de 84, después de Suecia (89) y Finlandia (también 84), y seguida de Noruega (83). Este buen desempeño se debe a la aplicación de políticas de acción afirmativa, entre ellas legislación que asegura cuotas mínimas para la participación política de las mujeres y la equidad en el mercado laboral.

"Esto demuestra que no es necesario alcanzar altos niveles de crecimiento económico o industrialización para implementar políticas efectivas para la promoción de una mayor equidad de género", sostuvo Karina Batthyány, coordinadora del equipo de investigación de Social Watch.

Estados Unidos alcanza un valor de 74, pero ha retrocedido 7% en relación a 2004 y es uno de los 10 países que han experimentado el peor retroceso en los últimos años.

"El IEG 2007 muestra claramente que no es necesario un alto nivel económico para ser equitativo", subrayó Roberto Bissio, coordinador de Social Watch. Numerosos países de altos ingresos tienen valores bajos en el IEG. Es el caso de Italia (63), Japón (60), Luxemburgo (60), Kuwait (49), Qatar (48) y Arabia Saudita (42).

Obviamente, señaló Bissio, "la modificación de las situaciones desiguales no depende fundamentalmente del desarrollo económico, sino más bien de la transformación de los patrones culturales y de distribución del poder".

Además de Suecia, Finlandia, Rwanda y Noruega, entre los 10 países con el mejor desempeño en el IEG se ubican Alemania (80), Barbados (80), Dinamarca (79), Islandia (79), Nueva Zelandia (78) y Países Bajos (77).

Los 10 países con el peor desempeño en el IEG son Arabia Saudita, Pakistán y Marruecos (todos con un valor de 42), Benin, República Centroafricana, Togo y Chad (41), Sierra Leona y Côte dIvoire (39) y Yemen (31).

Entre los países menos equitativos, la dimensión más inequitativa es la del empoderamiento, basada en la proporción de trabajadoras profesionales y técnicas, legisladoras y mujeres en cargos de decisión a nivel ministerial. Por ejemplo, Yemen y Côte dIvoire tienen valores de 7 y 11 en esta dimensión, respectivamente.

El IEG clasifica 154 países y verifica de manera contundente que en ningún país las mujeres disfrutan de las mismas oportunidades que los varones, que no se necesitan altos niveles de ingreso para eliminar las disparidades de género y que, si bien en algunos aspectos la situación de las mujeres ha mejorado en los últimos años, sus oportunidades en las áreas económica y política aún están claramente limitadas.

La dimensión económica del índice mide las brechas en la participación de las mujeres en el mercado de trabajo y la brecha en los salarios de las mujeres comparados con los de los hombres. En la educación, el IEG examina las brechas de matriculación entre niños y niñas.

La clasificación regional del desempeño en el IEG determina que América del Norte ocupa el primer lugar (74), Europa el segundo (72), América Latina y el Caribe el tercero (65) y Asia Oriental y el Pacífico el cuarto (62).

Las regiones con los menores valores en el IEG son Asia Central (60), África Subsahariana (54), Asia Meridional (52) y Medio Oriente y el Norte de África (48).

La tendencia del IEG revela que si bien América del Norte actualmente tiene los más altos valores en el IEG, también es la región que más ha retrocedido en los últimos tres años.

Durante el periodo 2004-2007, la tendencia general en la brecha de género es a un progreso limitado o nulo.

Tres regiones registraron progresos, con América Latina y el Caribe alcanzando la mejora más significativa, seguida de Europa en segundo lugar y Medio Oriente y Norte de África en tercer lugar. Sin embargo, en los tres casos el progreso medido fue inferior a 6%.

Asia Oriental y el Pacífico, junto con África Subsahariana, registraron cambios casi insignificantes. Tres regiones experimentaron retrocesos en el IEG: América del Norte, Asia Central y Asia Meridional. El hecho de que América del Norte sea la región con una mayor regresión en equidad de género es primariamente el resultado del desempeño de Estados Unidos, que cayó 7% en los últimos tres años.

El país que más retrocedió en este periodo es Angola (21%), seguido de Turquía (13%). La lista de los 10 países que experimentaron la mayor regresión abarca países de ingresos tanto bajos como medianos y altos, incluyendo en esta última categoría a Estados Unidos.

Los países que registraron el mayor progreso en este periodo fueron Rwanda, en primer lugar, seguida de Ecuador, Cabo Verde y Guatemala -todos países en desarrollo.

La inequidad basada en el género es un fenómeno que trasciende fronteras, culturas, religiones y niveles de ingreso, indicó Batthyány. El logro de la equidad de género es un desafío para todo el mundo moderno, porque si bien sus manifestaciones son diversas, la brecha entre varones y mujeres persiste en todos los países, añadió.

Social Watch es una red comprometida con la erradicación de pobreza y sus causas, la distribución equitativa de la riqueza y la realización de los derechos humanos. Periódicamente monitorea el cumplimiento por parte de los gobiernos de los compromisos acordados internacionalmente.
URL:
http://www.debtwatch.org/es/inicio/comunicacio/7.php?id_pagina=7&id_noticia=152&id_agenda=&publicacions=&id_publicacions=&categorialink=&id_butlleti=&any_but=&id_nota=&id=
Publicado en:
Gloobalhoy nº9 ; Observatorio de la Deuda en la Globalización
Notas:
Texto completo del informe: http://www.socialwatch.org/es/avancesyRetrocesos/IEG/index.htm
webmaster@gloobal.net