Entrevistas
Argentina en el EPU: La posibilidad de participar con voz, propuestas y una mirada alternativa, nos fortaleció
Autores corporativos:
Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (autoría; canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
10 de Septiembre de 2012
Entradilla:
El secretario nacional de la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación, Maximiliano Estigarribia, comenta proceso de producción del informe-sombra que la coalición presentó a la ONU en el marco del Examen Periódico Universal.
Introducción/Descripción:
El próximo 22 de octubre, el Estado argentino será uno de los evaluados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, durante la 14ª sesión del Examen Periódico Universal (EPU). El EPU, que es justamente uno de los mecanismos de las Naciones Unidas para hacer seguimiento sobre el cumplimiento de los derechos humanos por parte de los 192 Estados miembros, tendrá lugar del 22 de octubre al 5 de noviembre en Ginebra, Suiza. En cada sesión, se evalúa a un grupo de países.

Para el Examen, los Estados presentan informes de rendición de cuentas sobre la situación de los derechos humanos en sus países. La sociedad civil tiene la oportunidad de aportar información, por ejemplo, a través del envío de informes sombras. Fue lo que hizo la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación (CADE) <http://www.derechoseducacion.org.ar/derechos/>, que elaboró un documento, destacando un conjunto de desafíos para la realización del derecho a la educación en su país <http://www.derechoseducacion.org.ar/derechos/index.php?option=com_content&view=article&id=271:examen-periodico-universal&catid=34:noticias&Itemid=57>.

En ese análisis, la CADE eligió cinco ejes fundamentales, sobre los cuales indicó avances y urgencias que actualmente juegan un rol importante en la educación del país: el Derecho a la Educación Sexual Integral; la Calidad Educativa; el Nivel Inicial; el Financiamiento Educativo; y el Derecho a la Educación Inclusiva y en contextos migratorios.

El secretario nacional de la CADE, Maximiliano Estigarribia, concedió una entrevista a la CLADE, en la que habla sobre el proceso de producción del informe, además de comentar las principales cuestiones que merecen énfasis en el contenido del documento. Sobre los ejes escogidos, no solamente centramos en lo que falta, en la demanda, sino que creemos que en Argentina hay un avance sostenible y sistemático cuanto a garantizar el derecho a la educación. Es verdad que falta mucho por hacer, pero nos parece importante reconocer los avances, subrayó respecto al informe.

¿Respecto al informe-sombra que la CADE ha presentado en el marco del Examen Periódico Universal de la ONU, cómo se ha desarrollado la producción del documento?

Cada tema empieza con una introducción, descripción de estado de situación, donde describimos los avances, los logros que se han conseguido. Después, en una segunda parte, nos centramos en señalar las cuestiones que entendemos como pendientes y sobre las cuales nuestro aporte puede orientar y señalar algunos cursos posibles al gobierno nacional. Esta posibilidad de participar con voz, propuestas y una mirada alternativa, nos fortaleció en la discusión interna y también en cuanto la posibilidad expresar nuestra mirada por instrumentos institucionales. Enviamos el informe, nos comunicaron que fue aceptado, y que se va incorporarlo en el examen universal.

Hemos aprovechado esa situación para darles conocimiento a distintos actores sociales e institucionales de Argentina que habíamos hecho el informe y que se lo había aceptado. Finalmente lo que acordamos en CADE como estrategia es, en la fecha de la reunión oficial, hacer un acto público en Buenos Aires, invitando a la prensa, autoridades, legisladores y organizaciones sociales, tal como sindicatos docentes, para darles a conocer el informe.

¿Podrías hablar un poco más sobre el abordaje del eje de la educación sexual y reproductiva en el informe?

En ese tema, planteamos y reconocemos el avance importante que significa una ley nacional de educación sexual y reproductiva que obliga a todos los sistemas educativos provinciales al abordaje de la temática. Respecto al programa nacional, elaboramos algunos materiales y documentos para el trabajo del aula y para la formación docente que son realmente muy buenos e incluyen una perspectiva de género, respecto a la diversidad y una puesta en debate de cuestiones realmente muy interesantes. Al mismo tiempo, veíamos esa dificultad de cada jurisdicción provincial incorporar esos contenidos, esas temáticas y capacitar a los docentes a aplicar esos contenidos en aula. El marco legal nos está favoreciendo en una serie de transformaciones hacia dentro de la escuela, pero les toca también a los gobiernos provinciales desarrollar un protagonismo mayor para que esos cambios realmente se produzcan y lleguen a cada aula de cada escuela del país. Eso requiere una ingeniería de acuerdos institucionales y empurrar a los gobiernos provinciales para que eso suceda.

¿Respecto a la educación inicial, qué logros y necesidades fueron apuntados en el informe que produjo CADE?

En un principio, reconocimos lo importante que es para los niños y niñas que la nueva Ley nacional de educación reconozca la educación pre-escolar como obligación del Estado. El primero año antes de empezar la escolaridad básica hoy es obligatorio en Argentina (sala de 5 años), y el Estado asume el compromiso de garantizarlo a todos/as los chicos y las chicas del país, con inversión en estructura, construcción de jardines, contratación de maestros, etc. En cuanto a lo que falta lograr, proponemos también la universalización de la sala de 3 y 4 años y sostenemos la responsabilidad indelegable del Estado en garantizar el aprendizaje y el cuidado de los chicos y chicas más chiquitos. Además, hace falta un mayor porcentaje de inversión en educación inicial y una clara distinción de presupuesto asignado a ese nivel.

Otro tema vinculado a ese eje es el reconocimiento de un conjunto de organizaciones sociales, sobre todo en los barrios más pobres, que en un contexto de crisis han generado espacios asociativos para ofrecer educación, alimentación y cuidado a los niños y niñas, mientras sus mamás y papás tenían que salir a trabajar. Este conjunto de organizaciones, que presta sus servicios con cierta precariedad, son iniciativas que el Estado debe no solo reconocer sino también fortalecer, apoyar y recuperar, acompañándolas de la mejor manera posible. Por eso, planteamos el reconocimiento de esas experiencias, el apoyo a la formación de educadores/as comunitarios/as, el desarrollo de mecanismos de acreditación a sus saberes y, de otra parte, la incorporación de otros conocimientos y habilidades por parte de eses profesionales. Ese es un proceso que instamos que se acelere y entendemos que va a haber algún avance en el reconocimiento de organizaciones y educadoras/es comunitarios como agentes educativos.

¿Sobre el tópico del financiamiento educativo presente en el informe, que aspectos destacarías?

En Argentina, venció el año pasado (2011) el plazo de vigencia de la ley de financiamiento educativo, que garantizaba y elevaba la inversión educativa nacional hasta 6% del PBI. De hecho se alcanzó a sustentar las inversiones en educación por en cima de 6% del PBI, llegando a una inversión educativa de unos 6,4%. Pero insistimos y creemos conveniente la creación de una nueva ley de financiamiento educativo que pueda reconocer esta realidad y sostenerla desde un marco legal, y que el gobierno establezca incluso niveles de inversión crecientes. Esperamos que en conjunto a la fuerza política del país se apruebe esa ley y su contenido sea asumido como política sostenida a lo largo del tiempo. Eso todavía no sucedió.

Otro tema destacado en el informe dice respecto al derecho a la educación de personas en situación de migración. ¿Qué afirma el documento sobre ese eje?

Sobre la migración en Argentina, reconocemos como un esfuerzo importante la creación del observatorio de la discriminación por el gobierno. Hay una voluntad del Ministerio de Educación de la nación de estar observando y monitoreando situaciones de discriminación en las escuelas y realizar acciones para superar esto. Reconocemos también la apertura del sistema educativo del país, en los distintos niveles, inclusive en el universitario, a estudiantes extranjeros, sobre todo de países limítrofes. Nos parece importante esa apertura del sistema educativo. Esa discusión se va a dar en los próximos meses en el país, y será necesario defender la gratuidad de la enseñanza en todos sus niveles, además de evitar cualquier tipo de cupo o discriminación por cualquier motivo, incluso el origen, como límite para inscribirse al sistema educativo en cualquier nivel que sea. En ese sentido, una cosa de fundamental importancia es la necesidad de que el Parlamento nombre a un defensor de niños, niñas y jóvenes, figura parlamentaria prevista en ley. No hay todavía un acuerdo político para su nombramiento, ni candidaturas en vista, y nos parece que tratase de una herramienta institucional importante porque el defensor tiene potestad de intervenir en cualquier situación de violación de derechos de niños, niñas y jóvenes.

¿Y sobre la calidad educativa, qué dice el informe en ese aspecto?

Creemos que se ven muchos esfuerzos de mejorar las condiciones de trabajo de los docentes, en relación a aumento salarial, estructura escolar, equipamiento en las escuelas. Hay incluso un plan que ha permitido a un montón de jóvenes y docentes una computadora personal, que se entregó masivamente y gratuitamente a los y las estudiantes de secundaria del país, y a todos los y las estudiantes y docentes de escuelas públicas. Eso promovió el acceso a las nuevas tecnologías, pero también falta mucho en términos de formación docente, aprovechamiento de los recursos tecnológicos para el aprendizaje, tal como revisar cuestiones relacionadas a la evaluación educativa, avanzando en una nueva propuesta pedagógica que estimule y oriente los y las estudiantes a una mayor participación en la comunidad y al compromiso con la construcción de una sociedad más justa, solidaria y equitativa.

Además, todavía entendemos que los programas y los currículos que se viene planteando no incorporan acabadamente esa dimensión de que la escuela debe contribuir a la formación de agentes de transformación social. Todavía falta mucho por hacer pero reconocemos algunos avances, como además de lo señalado la ampliación de la formación docente en un año, y el nuevo diseño del currículo de la formación docente con clara orientación a su apertura a la comunidad. Se ha incorporado por ejemplo la práctica en organizaciones comunitarias en la formación de los y las docentes. Nosotros, tal como el Ministerio de Educación, entendemos que se debería reconocer y validar ese tipo de organización. Y el hecho de que los y las docentes en formación tengan esas experiencias es algo muy positivo.

Sobre la 14ª sesión del Examen Periódico Universal

Además de Argentina, serán evaluados en la próxima sesión del EPU República Checa, Gabón, Guatemala, República de Corea, Gana, Suiza, Pakistán, Zambia, Japón, Benin, Perú y Ucrania.

La 15ª sesión está prevista para enero de 2013. Los países latinoamericanos y caribeños evaluados serán Colombia y Cuba.
URL:
http://www.democraciaycooperacion.net/espacio-colaborativo/america-latina/adjunta-tus-documentos-para-el/article/argentina-en-el-epu-la-posibilidad
Publicado en:
Democracia y cooperación ; Gloobalhoy nº32
Secciones GloobalHoy:
032- Educació[email protected]
Notas:
[email protected]