Noticias
Togo: Un año después de los sangrientos actos violentos de abril de 2005 continúa la impunidad total
Autores corporativos:
Action des Chrétiens pour lAbolition de la Torture. France (hace suyo)
Agir Ensemble pour les Droits de l´Homme (hace suyo)
Amnistía Internacional (hace suyo)
Federación Internacional de la Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (hace suyo)
Federación Internacional de los Derechos Humanos (hace suyo)
Franciscans International (hace suyo)
Libération Afrique (editora virtual)
Organización Mundial Contra la Tortura (hace suyo)
Réseau International d´Échanges d´Informations pour un Développement Responsable et Solidaire (canal)
Survie-France (hace suyo)

   Descripción    Clasificación    Relacionados   
Fecha:
26 de Abril de 2006
Entradilla:
Hace un año, el 26 de abril de 2005, Faure Gnassingbé fue elegido presidente de la República de Togo, tras unas elecciones presidenciales manchadas por las irregularidades y los actos violentos, causando la muerte a centenares de personas, la mayoría civiles desarmados. Estas exacciones fueron posibles debido a la impunidad total que existe desde hace treinta años. Mientras que no se ponga fin a esta violencia y al incumplimiento del Estado de Derecho, no se podrá encontrar ninguna solución política y pacífica duradera en Togo.
Introducción/Descripción:
A pesar de las recomendaciones formuladas por las Naciones Unidas y por ONG de defensa de los derechos humanos,al día de hoy no se han tomado medidas para identificar y llevar ante la justicia a los autores de estos actos violentos. En particular, los miembros de las fuerzas de seguridad y de las milicias responsables de estos actos, y en concreto de las ejecuciones extrajudiciales y de los actos de tortura, no han sido castigados.

En un informe publicado en agosto de 2005, una misión de las Naciones Unidas denunció "la existencia de una estrategia de represión", destacando la implicación de las fuerzas de seguridad y de las milicias en estas exacciones. Este informe recomendaba:

  • la creación de un programa de la verdad, de la justicia y de la reconciliación;
  • la reorganización del conjunto del sistema judicial;
  • el envío de una misión de alto nivel (ONU/CEDEAO) para destacar el carácter central de la cuestión de los derechos humanos en la crisis togolesa;
  • la reforma en profundidad del Ejército para formar un ejército republicano y apolítico.

Ahora bien, las reformas necesarias para la puesta en marcha del Estado de Derecho, y en particular de un programa de la verdad, de la justicia y de la reconciliación y de la reforma del Ejército, recomendadas por las Naciones Unidas, no se han iniciado.

La voluntad mostrada por el Gobierno togolés para crear un programa de reconciliación no ha llevado a ninguna medida concreta con el objetivo de devolver la justicia a las víctimas de las exacciones cometidas en 2005. Por el contrario, en marzo de 2006, el Primer Ministro togolés Edem Kodjo anunció que había "ordenado firmemente" a las autoridades policiales y judiciales "abandonar de forma instantánea todas las actuaciones diligenciadas o a diligenciar contra todos los presuntos autores de infracciones o de delitos estrechamente ligados a las elecciones" con la excepción de las personas sospechosas de haber cometido "delitos de sangre".

Algunos días más tarde, la prensa informaba de que dos altos responsables del Ejército togolés, sospechosos en sucesivas ocasiones de ser responsables de violaciones de derechos humanos en el pasado, habían sido promocionados.

La comunidad internacional debe continuar sus esfuerzos a fin de que el Gobierno togolés respete sus compromisos y garantice la reparación de las víctimas de exacciones y la instauración de un verdadero Estado de Derecho.
URL:
http://www.liberationafrique.org/article.php3?id_article=1221
Publicado en:
Gloobalhoy nº7 ; Libération Afrique
[email protected]