Noticias
Brasil: 10 años de impunidad
Autores corporativos:
Agencia de Información Fray Tito para América Latina (autoría; canal)

Autores personales:
Barrantes, Daniel (Traductor/a)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
18 de Abril de 2006
Entradilla:
Ayer, 17 de abril, se cumplieron 10 años de la Masacre de Eldorado dos Carajás, en el Estado de Pará. En aquel día, 3 mil trabajadores Sin Tierra ocuparon la carretera PA-150 y estaban en una caminata en dirección a Marabá para exigir la expropiación de la Hacienda Macaxeira, conocido latifundio improductivo de la región. La Secretaría Nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) recuerda: ellos fueron cercados por dos tropas de militares, que abrieron fuego para cumplir la orden del Gobernador de Pará de la época, Almir Gabriel (PSDB), de desobstruir el camino a cualquier costo. ¡Los policías salieron de los cuarteles de Parauapebas y Marabá sin identificación en el uniforme y en el armamento y avisaron a los médicos y ambulancias que se queden de guardia!.
Introducción/Descripción:
Las declaraciones de los sobrevivientes revelan escenas de la tragedia. "Ellos llegaron de los dos lados y nos encerraron en el medio. ¡No teníamos posibilidad de hacer nada. Un montón de policías armados con fusiles y ametralladoras!", cuenta Avelino Germiniano, 51 años. "Cuando los ómnibus de Marabá llegaron con los policías, descendieron y tiraron una ráfaga al aire. Pensamos que era sólo para intimidarnos. Comenzamos a gritar consignas. Había un compañero sordomudo, él no entendió nada y fue en dirección a los policías. El finado Amâncio fue el primero que cayó", dice Miguel Pontes da Silva, 42 años.

La violencia sin límites dejó oficialmente 19 trabajadores muertos. Otros tres murieron después como consecuencia de las secuelas. Hasta hoy, no se tiene certeza si el número se corresponde con la realidad. "Yo creo que murieron más de 100 personas. Yo quería saber sobre los niños y las mujeres que estaban allá. Ninguna apareció, sólo los hombres. Mucha gente dice que vio un camión y un carro pequeño, cubiertos de lonas negras y sangre, descendiendo en la dirección de Xinguara", recuerda José Carlos Agarito, de 27 años.

Agarito y los demás sobrevivientes viven hoy en el asentamiento 17 de abril: Mártires de Carajás. Para el MST, sólo el sacrificio humano de la Masacre de Eldorado dos Carajás hizo que el Incra (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) reconociese la improductividad de la Hacienda Macaxeira. Entre los asentados se encuentran 70 personas que quedaron gravemente heridas. Hasta hoy, ellas reciben asistencia médica precaria y todavía no fueron indemnizadas. Las 13 viudas, esperan el resultado del proceso en la Justicia.

Tres juicios de la Masacre fueron realizados. Ninguno de los 142 soldados involucrados en el caso fue castigado. Los dos comandantes responsables de la operación, coronel Mario Colares Pantoja y el mayor José María Pereira de Oliveira, a pesar de ser condenados a 264 años por el tribunal popular, esperan en libertad el juicio de apelación en el Superior Tribunal de Justicia. Según el MST, en este entretiempo, los policías involucrados también participaron del asesinato de dos líderes del MST en la región, Fusquinha y Doutor, conjuntamente con hacendados de Parauapebas. El proceso está parado hasta ahora.

El Movimiento denuncia que, solamente el año pasado, otras 19 personas fueron asesinadas en Pará. "Las causas de esta situación todos nosotros las conocemos. Por un lado, el mantenimiento de una estructura injusta de la propiedad de la tierra, que permite que sólo 26 mil grandes propietarios - que representan menos del 1% del universo de 5 millones de agricultores - sean dueños del 46% de todas las tierras de Brasil. Por otro lado, el Estado, representado por los tres poderes, gerenciado por intereses económicos de la clase latifundista, ahora cada vez más mancomunada con las transnacionales y con el capital extranjero. Con él, el mantenimiento de un modelo excluyente, neoliberal, que impide un proyecto de desarrollo nacional a favor del pueblo, donde se instauraría una verdadera Reforma Agraria", declara la organización.

El MST exige del gobierno federal que honre su propia palabra y firma, que cumpla los acuerdos que hace con los movimientos campesinos. "Con la fuerza de la comunidad del Asentamiento 17 de abril, que acoge a 690 familias en 18 mil hectáreas de la ex-Hacienda Macaxeira, convocamos a la sociedad civil a juntarse a nosotros en actos, marchas y protestas que ocurrirán en 23 estados del país".

"Recibí un golpe en el cuello y sentí la sangre corriendo en mis espaldas. En el momento no me di cuenta si era por causa del golpe o si fue de bala. Cuando llegué a la carpa, mis hijos estaban aterrorizados. Los coloqué en mis brazos y además cargué otros dos hijos ajenos. Cada día que recuerdo aquello parece que estoy viviendo todo de nuevo", recuerda Dalgisa Dias de Sousa, 50 años, sobreviviente de la Masacre de Eldorado dos Carajás.
URL:
http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=22040
Publicado en:
ADITAL ; Gloobalhoy nº7
[email protected]