Noticias
Presidente: Palestina está renaciendo
Autores corporativos:
Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (traductora)
Maan News Agency (autoría; canal)

Autores personales:
García Albert, Remedios (Autor/a)

   Descripción    Clasificación   
Lugar:
Naciones Unidas
Fecha:
23 de Septiembre de 2011
Entradilla:
El presidente Mahmud Abbas, antes de pronunciar un emotivo discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, entregó a Ban Ki-moon una solicitud, dirigida al Consejo de Seguridad de NNUU, pidiendo la admisión de pleno derecho de un Estado Palestino en la organización mundial.
Introducción/Descripción:

El presidente Mahmud Abbas muestra una copia de la carta que acaba de entregar al secretario general de NNUU, Ban Ki-moon, solicitando la plena representación de un Estado Palestino en NNUU, durante su discurso ante la 66 Asamblea General, en la sede de NNUU, en Nueva York, el 23 de septiembre de 2011 (Reuters/Mike Segar)


El presidente Mahmud Abbas, en un apasionado alegato a la comunidad internacional para que asuma su responsabilidad en el conflicto, pidió el viernes en Naciones Unidas que se reconozca un Estado para su pueblo.

“Estoy aquí para decir, en nombre del pueblo palestino … que tendemos nuestras manos al gobierno israelí y al pueblo israelí para hacer la paz”, dijo Abbas ante organismo mundial.

“Construyamos puentes de diálogo en lugar de puestos de control”.

Dirigiéndose a los delegados dijo: “Vuestro apoyo al reconocimiento de un Estado Palestino es la mayor contribución a la paz en la región. Espero que no haya que esperar mucho tiempo”.

Y añadió: “La pérdida de esperanza es la mayor amenaza para la paz, la desesperación es la vía más segura al extremismo”.

Abbas entregó al secretario general Ban Ki-moon una carta solicitando la plena representación de un Estado Palestino en NNUU que el Consejo de Seguridad debe contemplar, bien que esto puede llevar algún tiempo y los EEUU se oponen con firmeza.

Su llamamiento al Consejo refleja una pérdida de confianza, tras veinte años de fracasadas conversaciones de paz, patrocinadas por EEUU, el principal aliado de Israel, y alarma ante la implacable expansión de las colonias que van mordiendo la tierra que quieren los palestinos para un Estado.

También pone de manifiesto la pérdida de influencia de Washington en una región sacudida por los levantamientos árabes y cambiantes alianzas que han llevado a Israel a un profundo aislamiento, a pesar de su fuerza militar.

“Nuestro pueblo continuará su resistencia popular pacífica”, declaró Abbas. “Esta política (de colonias israelíes) va a destruir la oportunidades de llegar a una solución de dos Estados y … amenaza con socavar la estructura de la Autoridad Nacional Palestina, e incluso acabar con su existencia”.

Es la primera vez que Abbas habla de manera tan cruda de la posible desaparición de la Autoridad Palestina, destacando la dificultad enfrentada por un organismo, creado como un Estado en ciernes, pero visto ahora por sus críticos como un gran municipio que gestiona los asuntos civiles de las principales ciudades palestinas bajo ocupación israelí.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu seguiría en la tribuna de Naciones Unidas a Abbas, sosteniendo que sólo negociaciones directas entre las dos partes pueden conducir a un Estado Palestino.

El presidente de EEUU, Barack Obama, quien dijera en Naciones Unidas hace un año que esperaba que los palestinos tuvieran un Estado ahora, dijo el miércoles que compartía la frustración por la falta de progresos.

Pero añadió que sólo negociaciones palestino-israelíes podían proporcionar la paz, y no iniciativas en Naciones Unidas, a pesar de una larga historia de infructuosas conversaciones de paz.

Abbas acude a Naciones Unidas a pesar de las amenazas de represalias financieras de los políticos israelíes y estadounidenses que podrían afectar a la Autoridad Palestina que emplea a 150.000 personas.

El funcionario palestino Saeb Erekat dijo que la Autoridad Palestina podría autodisolverse, dejando la responsabilidad del gobierno de toda Cisjordania sobre Israel como poder ocupante.

“Le invitamos a convertirse en la única autoridad desde el Río Jordán hasta el Mediterráneo”, dijo a radio Israel.

En Cisjordania, los palestinos expresaron una mezcla de orgullo y cautela frente a su solicitud de un Estado a Naciones Unidas.

Banderas y retratos de Abbas y su predecesor, Yasser Arafat, cubrían los edificios de la plaza central de Ramallah, donde los palestinos esperaban la transmisión en directo del discurso de Abbas.

“Esto es algo que deberíamos haber hecho hace mucho tiempo”, decía Khaled Shtayyeh, de 42 años, que llevaba una bandera palestina. “Siempre lo impidió la presión internacional. Estoy muy orgulloso”.

La carga de la historia

Un abismo de desconfianza separa a israelíes y palestinos, cada uno de los cuales siente que su existencia está en juego, en una amarga lucha por fronteras, seguridad, refugiados y Jerusalén.

Las desavenencias políticas entre palestinos, y las limitaciones de la política interna de EEUU donde es fuerte el apoyo a Israel, complican aún más los esfuerzos para superar las brechas.

Las divisiones están enraizadas en una pesada carga de historia, dolorosas narrativas de lucha y recurrentes derramamientos de sangre.

Naciones Unidas dividió Palestina en 1947, pero los Estados árabes no lo aceptaron y declararon la guerra al nuevo Estado de Israel que entonces capturó más territorio del que le había adjudicado el Plan de Naciones Unidas y desposeyó a centenares de miles de palestinos que se convirtieron en refugiados.

Dos décadas después de que Israel ocupara Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, en la guerra de 1967 de Oriente Medio, la Organización para la Liberación de Palestina reconoció al Estado de Israel y limitó sus demandas a un Estado en aquellos territorios.

Un acuerdo de 1993, firmado por el dirigente de la OLP, Yasser Arafat, y el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, establecía un plan para la autonomía de Palestina que nunca llegó a aplicarse.

Israel ha seguido extendiendo colonias en Cisjordania, si bien las ha desmantelado en la Franja de Gaza, ahora gobernado por Hamas.

En 1987 y 2000 estallaron levantamientos, pero no lograron acabar con la ocupación israelí, ni avanzar hacia un Estado.

La secretaria de Estado, de EEUU, Hillary Clinton, dijo que EEUU continuaría presionando por una paz duradera, negociada. “Independientemente de lo que suceda mañana en Naciones Unidas, nosotros nos mantenemos concentrados en el día siguiente”, dijo el jueves.

Abbas, quien ha aumentado su popularidad gracias a su plan en Naciones Unidas, acepta que las negociaciones siguen siendo necesarias, pero alega que la condición de Estado colocará a los palestinos en pie de igualdad.

A Israel, la iniciativa en Naciones Unidas le parece un siniestro atentado para despojarlos de su propia legitimidad.

Hamas rechazó la iniciativa de Abbas como indigna. “Nuestro pueblo palestino no mendiga un Estado”, dijo Ismail Haniyeh, que dirige la administración de Hamas en Gaza. “Los Estados no se construyen sobre resoluciones de Naciones Unidas. Los Estados liberan su territorio y establecen sus entidades”.

Diplomáticos tratan de limitar las consecuencias de la solicitud de un Estado Palestino.

El Consejo de Seguridad podría retrasar la solicitud de Abbas, dando al Cuarteto mediador -EEUU, Rusia, Unión Europea y Naciones Unidas- más tiempo para elaborar una declaración que convenza a las dos partes de volver a la mesa.

Pero el Cuarteto, cuyos representantes se reúnen de nuevo el viernes, ha pasado meses tratando de acordar una declaración aceptable para las partes.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, dijo que el Cuarteto esperaría a los discursos de Abbas y Netanyahu antes de redactar algunas pautas, puntos clave, e incluso algunas líneas rojas. “Es mejor esperar uno o dos días más en lugar de apresurarse y hacer una declaración floja”, dijo.

El presidente francés Nicolás Sarkozy propuseo que la Asamblea General vote un ascenso de los palestinos a “Estado no miembro” mientras se reanudan las conversaciones de paz directas.

Israel rechazó la idea. “Un Estado Palestino debe ser resultado de negociaciones, lo que significa que un Estado Palestino debe marcar el fin del conflicto y el cese de las reivindicaciones”, declaró Zvi Hauser, secretario del gabinete de Netanyahu, a la radio del ejército de Israel.
URL:
http://www.maannews.net/eng/ViewDetails.aspx?ID=422928
Publicado en:
Gloobalhoy nº27 ; Maan News Agency
webmaster@gloobal.net