Comunicados y Declaraciones
ACNUR celebra el 60 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados
Autores corporativos:
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (autoría)
Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (canal)

   Descripción    Clasificación    Relacionados   
Lugar:
Ginebra (Suiza)
Fecha:
28 de Julio de 2011
Entradilla:
Comunicado de ACNUR en el 60 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, en el que señala que sigue siendo la piedra angular de la protección de los refugiados, y señala los desafíos que tiene por delante.
Introducción/Descripción:
La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados cumple hoy su 60º aniversario, mientras el fenómeno del desplazamiento forzado se vuelve cada vez más complejo y los países en desarrollo con gran sacrificio acogen a la mayoría de los refugiados en el mundo. El 28 de julio se celebra el aniversario de este instrumento internacional de protección. Ecuador la ratificó en 1955.

En Ecuador, país con el mayor número de refugiados en América Latina, estos esfuerzos de integración se ven acompañados por la campaña Convivir en Solidaridad, lanzada en diciembre de 2010. En el país, instituciones públicas, organizaciones internacionales como ACNUR y sociedad civil trabajan de manera conjunta para reducir la discriminación y la xenofobia.

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados fue formalmente adoptada el 28 de julio de 1951 para resolver el problema de los refugiados en Europa después de la II Guerra Mundial. Este tratado internacional provee una definición de quien califica como refugiado una persona con un fundado temor de ser perseguida por razones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas y define los derechos y obligaciones tanto de los países de acogida como de los refugiados. La Convención es el fundamento legal sobre el que se basa el trabajo del ACNUR y, como tal, ha permitido que la agencia ayudara a millones de personas desarraigadas a volver a empezar con sus vidas en los últimos 60 años.

Hoy la Convención sigue siendo la piedra angular de la protección de los refugiados. Se ha adaptado y ha resistido a seis décadas de grandes cambios, pero en la actualidad se enfrenta a desafíos sin precedentes.

Las causas del desplazamiento forzado se están multiplicando, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados António Guterres. Las personas son desarraigadas no sólo por los conflictos y la persecución, sino también por la pobreza extrema y el impacto del cambio climático. Estos factores están cada vez más entrelazados.

En Somalia desde enero más de 170.000 personas han huido a los países vecinos, invocando la hambruna, la sequía y la inseguridad como las razones por las que huyeron. Casi 1 millón de personas han huido de los combates en Libia, entre ellos refugiados y solicitantes de asilo, pero también migrantes económicos que buscaban una vida mejor en otro lugar.

Necesitamos fronteras sensibles a la protección, de tal forma que las personas que temen por sus vidas y libertad sigan encontrándola, dijo Guterres. Al mismo tiempo, necesitamos encontrar soluciones innovadoras para colmar los vacíos cada vez más evidentes en el sistema de la protección internacional y promover los valores de la tolerancia y la inclusión, en lugar del miedo y la sospecha.

Cuatro quintos de los refugiados del mundo viven en países en desarrollo y las recientes crisis en Somalia, Libia y Costa de Marfil se han sumado a esta carga. Mientras África oriental lucha para hacer frente a la peor sequía en 60 años, Kenia, Etiopía y Yibuti están acogiendo a más de 450.000 refugiados somalíes y su número aumenta diariamente. Túnez y Egipto recibieron la mayor parte del éxodo de Libia en medio de los desórdenes de la primavera árabe. Mientras todavía se está recuperando con dificultad de años de guerra civil, Liberia ofrece protección a más de 150.000 refugiados de Costa de Marfil que han huido de la violencia postelectoral en su país y de una situación que sigue siendo muy volátil.

Por comparación, los 27 países de la unión Europea juntos recibieron poco más de 243.000 solicitudes de asilo el año pasado, cerca del 29 por ciento del total mundial.

Europa tiene la obligación hacia estas personas, hacia todos los refugiados, y hacia sí misma, de defender los valores de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, dijo el Alto Comisionado, observando que la Unión Europea tiene la posibilidad de ampliar su cuota de responsabilidad hacia los refugiados y los solicitantes de asilo.

Actualmente, un verdadero sistema común parece difícil de alcanzar, ya que persisten diferencias significativas entre los Estados Miembros en la recepción y trato de los solicitantes de asilo.

Esperamos que el 60º aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados le dé un nuevo impulso al establecimiento de un verdadero Sistema Europeo Común de Asilo. Asimismo, Europa podría hacer más en materia de reasentamiento de los refugiados, dijo Guterres, hablando del proceso gracias al cual algunos refugiados que se encuentran en un país, normalmente desarrollo, son trasladados a otro país, usualmente desarrollado.

Dinamarca ha sido el primer país en ratificar la Convención de 1951. Sesenta años después, 148 Estados (tres cuartos de las naciones del mundo) son parte de la Convención y/o de su Protocolo.

Nauru es el más reciente, habiéndose adherido en junio de este año. Sin embargo aún hay partes del mundo, en particular en el sur y sureste de Asia y en Oriente Medio, donde la mayoría de los Estados todavía no ha ratificado la Convención. Ecuador ratificó la Convención el 17 de agosto de 1955.

En diciembre, la agencia de la ONU para los refugiados convocará una reunión a nivel ministerial de los Estados Partes de la Convención de 1951. En esa ocasión, los Estados podrán reafirmar su compromiso con la Convención como el principal instrumento para la protección de los refugiados y podrán asumir compromisos sobre acciones concretas para resolver los problemas de los refugiados y la apatridia. La reunión también buscará soluciones para colmar los vacíos de la protección en el entorno en rápida evolución del desplazamiento forzado.

¿Qué es el ACNUR?

ACNUR es la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados. En el año 2000 abría la Sub Oficina.

Lago Agrio, en la provincia fronteriza de Sucumbíos. Los refugiados son personas que debido a guerras, conflictos internos o por fundados temores de persecución han debido abandonar su país de origen y cruzar una frontera para encontrar protección. En el todo mundo ascienden a 16 millones.

En el Ecuador, a finales de 2010 había 53,342 personas refugiadas (98% de nacionalidad colombiana), estatus otorgado por el Estado Ecuatoriano. De ellas, el 47,3% son mujeres. A su vez, 25,312 personas están pendientes de una respuesta a su solicitud. En Sucumbíos y Orellana, 13,502 personas había obtenido su documento de identificación de refugiado (visa 12-IV) a finales de 2010, mientras 4,377 solicitudes están siendo estudiadas.

Para más información sobre el trabajo de ACNUR en el Ecuador y en el mundo: www.acnur.org o contactar a: Andrea Durango [email protected] dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla ;

Andrea Escalante [email protected] dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Tel: (02) 246 0330 Ext.:1128 y 1129.

En la Sub Oficina de Lago Agrio (Sucumbíos), puede contactar con:

Sonia Aguilar, [email protected]
(06) 282 0517, 09 1961-582.
URL:
http://www.pidhdd.org/index.php?option=com_content&task=view&id=2295&Itemid=62
Publicado en:
Gloobalhoy nº27 ; PIDHDD
Secciones GloobalHoy:
060- Derechos-humanos
[email protected]