Comunicados y Declaraciones
Continúa la impunidad y la represión en el Bajo Aguán
Autores corporativos:
Regional Latinoamericana de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines (autoría; canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
14 de Junio de 2011
Entradilla:
Nota de la Rel-UITA a Porfirio Lobo
Introducción/Descripción:
Señor Porfirio Lobo
Casa Presidencial
Tegucigalpa
Honduras.


Ref.: Impunidad y represión en el Bajo Aguán


De nuestra consideración:

Con profunda indignación nos hemos enterado de los últimos actos de barbarie cometidos por las fuerzas policiales y las guardias privadas del señor Miguel Facussé en contra de miembros de organizaciones campesinas del Bajo Aguán.

El pasado 5 de junio, mientras usted celebraba en San Salvador la reincorporación de Honduras a la OEA y se comprometía ante el mundo a velar por el respeto a los derechos humanos de la población hondureña, en el Bajo Aguán un fuerte contingente de policías, militares y guardias privadas atacaba a los campesinos del Movimiento Auténtico Reivindicador Campesino del Aguan (MARCA) que se encontraban en las fincas La Trinidad, San Isidro y San Esteban.

Después de haber desalojado la finca San Isidro, el comando invadió las instalaciones del Instituto Nacional Agrario (INA) en Sinaloa, disparando impunemente contra miembros del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) que desarrollan ahí varios proyectos productivos.

El brutal ataque dejó un saldo de tres personas heridas de gravedad, entre ellas Doris Pérez Vásquez y Oliver González. Casi simultáneamente al brutal ataque en Sinaloa, desconocidos interceptaron y asesinaron a los campesinos de la cooperativa San Esteban y miembros del MARCA, José Recinos Aguilar, Joel Santamaría y Genaro Acosta.

Señor Porfirio Lobo, de acuerdo con datos proporcionados por importantes organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales, en los últimos 15 meses han sido asesinados 30 campesinos organizados, mientras que muchos otros han sido heridos, secuestrados, torturados y desaparecidos.

Ante esta dramática situación que sigue enlutando a las familias campesinas del Bajo Aguán, constatamos, una vez más, la total falta de voluntad de su gobierno para solucionar el conflicto agrario en esta zona del país, para detener la violencia desatada por los cuerpos represivos del Estado y los comandos privados de los terratenientes de la zona, así como para cumplir con los acuerdos firmados con las diferentes organizaciones campesinas.

Las recientes declaraciones públicas del señor Miguel Facussé, desconociendo los acuerdos que usted firmó en abril de 2010 con el MUCA, junto con la amenaza de desalojar a las familias campesinas de tres de las seis fincas que son parte de ese mismo acuerdo, es un claro ejemplo de la falta de voluntad para buscar una solución pacífica al conflicto y garantizar el acceso a la tierra para la población de esta región.

La arrogancia de este personaje ha llegado hasta el punto de demandar en los juzgados al Arzobispo de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, monseñor Luis Alfonso Santos y al defensor de los derechos humanos, Andrés Pavón, solo por el hecho de haber señalado públicamente su responsabilidad por la violencia desatada en el Bajo Aguán.

Al firmar el Acuerdo de Cartagena y al reincorporarse Honduras a la OEA, usted se comprometió a garantizar el respeto a los derechos humanos en el país y promover la investigación de los crímenes que se cometen.

Hasta el momento, ninguno de estos delitos ha sido investigado a fondo, ni las autoridades encargadas de impartir justicia han castigado a los autores materiales e intelectuales de estos aberrantes crímenes. Antes bien, hay centenares de juicios iniciados contra los campesinos organizados, y continúan los desalojos, las amenazas, el hostigamiento y el terror, en una región donde los terratenientes y los productores palmeros parecen haber instalado un Estado dentro del Estado.

Señor Porfirio Lobo, la UITA, junto a sus 391 organizaciones afiliadas en 124 países, no dejará de denunciar todos estos hechos, en todos los ámbitos competentes a nivel internacional.

Le exhortamos a que, haga cesar de inmediato la represión, se investiguen los crímenes cometidos contra la población campesina, se conduzca a los responsables ante la justicia y se respeten todos los acuerdos alcanzados con las organizaciones campesinas.

Además, creemos que es necesario iniciar un proceso serio de reforma agraria que permita el acceso a la tierra y a una vida digna para las miles de familias campesinas que siguen siendo excluidas por la voracidad de unos pocos terratenientes sin escrúpulos.


Atentamente, Gerardo Iglesias
Secretario Regional UITA

Guatemala, 14 de junio de 2011




c/c OIT, Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, OEA, FIAN, Amnistía Internacional, ALAL, Cancillerías de Uruguay, Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador, STIBYS, MUCA, SITRAINA, Movimiento de Justicia y Derechos Humanos Brasil y UITA Ginebra.
URL:
http://www.rel-uita.org/agricultura/palma_africana/rel-presidente_lobo-2.htm
Publicado en:
Gloobalhoy nº26
[email protected]