Noticias
Estados Unidos - Infancia: Nacer y crecer entre rejas
Autores corporativos:
Instituto del Tercer Mundo (autoría; canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
15 de Octubre de 2005
Entradilla:
Estados Unidos es, junto a Somalia, el único país del mundo que aún hoy no ha ratificado la Declaración Universal de los Derechos del Niño. A su vez, en la actualidad hay al menos 2.225 personas cumpliendo cadena perpetua sin posibilidades de libertad condicional por delitos cometidos cuando eran menores de edad.
Introducción/Descripción:
Según un informe publicado conjuntamente por Amnistía Internacional y Human Rights Watch, en Estados Unidos existen por lo menos 2.225 personas cumpliendo cadena perpetua sin libertad condicional por delitos cometidos cuando eran menores de 18 años.

Pese a que gran parte de estos condenados ya son mayores de edad, el 16% tenía entre 13 y 15 años cuando cometió el delito. Según las estimaciones el 59% fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de obtener libertad condicional en su primer juicio ante un tribunal penal.

De los 50 estados existentes en el país, en 42 la legislación actual permite condenar a menores a cadena perpetua sin posibilidades de libertad condicional.

El informe de estas organizaciones defensoras de los derechos humanos está basado en dos años de investigaciones y en el análisis de una serie de datos de centros penitenciarios estatales y federales.

Alison Parker, miembro de Human Rights Watch y autora del informe, señaló que "las personas menores que cometen delitos graves no deben quedar sin castigo, pero si son demasiado jóvenes para votar o para comprar cigarrillos, también lo son para pasar el resto de su vida entre rejas."

Una vez condenados, los menores son enviados a prisiones para adultos y tienen que vivir entre bandas de adultos y depredadores sexuales y en condiciones muy duras.

En 26 estados, la cadena perpetua sin libertad condicional es preceptiva para toda persona declarada culpable de homicidio premeditado, independientemente de su edad. Según el informe, el 93% de los menores que cumplen esta pena fueron declarados culpables de homicidio.

Igualmente, Human Rights Watch y Amnistía Internacional han determinado que aproximadamente el 26% fueron declarados culpables de "homicidio preterintencional", que supone que toda persona implicada en la comisión de un delito grave durante el cual se mate a alguien es también culpable de homicidio, aunque no haya causado directa o personalmente esa muerte.

Las organizaciones de derechos humanos afirman también que el temor generalizado e infundado a los "superdepredadores" adolescentes -jóvenes violentos, con largos historiales criminales, que hacen presa en la sociedad- ha llevado a los estados a juzgar cada vez más a los menores como a adultos.

Diez estados no han fijado una edad mínima para condenar a menores a cadena perpetua sin libertad condicional, y actualmente hay al menos seis menores cumpliendo esta pena que tenían 13 años cuando cometieron el delito del que fueron declarados culpables. "Se puede proteger la seguridad pública sin imponer al menor la pena de prisión más severa posible", ha señalado Parker.

¿Todos iguales ante la ley?.

Se calcula que, en todo el país, el índice de menores de raza negra condenados a cadena perpetua sin libertad condicional es 10 veces mayor que el de blancos (6,6 frente a 0,6). En algunos estados, la proporción es aún mayor. En California, por ejemplo, los menores negros tienen 22,5 veces más probabilidades que los blancos de ser condenados a cadena perpetua sin libertad condicional, y en Pensilvania, los menores hispanos tienen 10 veces más probabilidades que los blancos (13,2 frente a 1,3).

Estados Unidos es uno de los pocos países que permiten condenar a menores a cadena perpetua sin libertad condicional. La Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por todos los países del mundo, excepto Estados Unidos y Somalia, prohíbe esta práctica, y al menos 132 países han rechazado la pena totalmente.

Otros 13 países tienen leyes que permiten su imposición a menores, pero, fuera de Estados Unidos, sólo hay en la actualidad unos 12 menores cumpliendo cadena perpetua sin posibilidad de obtener la libertad condicional.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch ponen también en tela de juicio la idea de que los menores condenados son irrecuperables, que está implícita en la pena que se les impone.

"Los menores que cometen delitos graves tienen todavía la capacidad de cambiar y mejorar su vida -ha manifestado David Berger, investigador de Amnistía Internacional para este informe. Es hora de que las autoridades estatales y federales tomen medidas positivas para aplicar políticas en las que se intente recuperar a los menores en vez de dejarlos en la cárcel para el resto de su vida."

Las organizaciones piden a Estados Unidos que ponga fin a la práctica de condenar a menores a cadena perpetua sin posibilidad de obtener la libertad condicional. En el caso de los que se encuentran ya cumpliendo esta pena, se deben tomar de inmediato medidas para que tengan acceso a procedimientos de concesión de la libertad condicional.

Fuente: Amnistía Internacional - Estados Unidos.
Publicado en:
Gloobalhoy nº5
[email protected]