Noticias
Energía: Las crisis del petróleo (segunda parte)
Autores corporativos:
Instituto del Tercer Mundo (autoría; canal)

   Descripción    Clasificación    Relacionados   
Fecha:
7 de Octubre de 2005
Entradilla:
Distintos informes recientes de fuentes comerciales e industriales señalan que la disminución anticipada de la producción mundial de petróleo traerá aparejadas graves consecuencias económicas. De cumplirse el pronóstico de la consultora Goldman Sachs, acerca de que los precios suban hasta los 100 dólares por barril, una recesión económica mundial sería prácticamente inevitable.
Introducción/Descripción:
A su vez, como se señalara en la primera parte, una disminución de la producción seguramente tendrá consecuencias políticas y militares significativas, como lo sugieren algunos acontecimientos recientes.

El más destacado podría ser el gran alboroto causado por la oferta de 18.500 millones de dólares por parte de la Chinese National Offshore Oil Corporation (CNOOC) para la adquisición de la compañía con base en Estados Unidos, Unocal, anteriormente conocida como Union Oil Company de California. Unocal es propietaria de sustanciosas reservas de petróleo y gas en Asia. Desde principios de año, Unocal estaba siendo cortejada por Chevron que ofreció un par de miles de millones menos.

El hecho de que una firma china estuviese preparada para ofertar más alto que una poderosa firma estadounidense para controlar una importante compañía petrolera con base en Estados Unidos es inmensamente significativo en términos económicos.

La oferta por parte de la CNOOC desató un intenso debate político y resistencia en Washington por los lazos que unen a la CNOOC con el gobierno chino -un 70% de las acciones de la misma pertenecen al estado-, y porque la principal materia prima implicada, el petróleo, es considera vital para la economía estadounidense y no tan abundante como se suponía en un principio.

Por esto, temiendo que China ganará el control sobre valiosas fuentes de recursos de petróleo y gas que algún día serían necesarias para Estados Unidos o para aliados asiáticos, políticos conservadores buscaron bloquear la adquisición de Unocal por parte de CNOOC convirtiendo la compra en asunto de seguridad nacional.

Petróleo y seguridad nacional.

"Esto es un tema de seguridad nacional" señaló el antiguo Director de la CIA, James Woolsey, cuando testificó ante el Comité de Defensa del Senado en julio. "China está siguiendo una estrategia nacional de dominación de los mercados energéticos y dominio estratégico del oeste del Pacifico", una estrategia, argumentó, que podría verse reforzada de manera muy importante con la adquisición de Unacal por parte de CNOOC.

Desde esta perspectiva, la oferta de CNOOC se consideró una amenaza a los intereses de seguridad de Estados Unidos y por ello podría haber sido bloqueada por el Congreso o por el Presidente.

La idea de bloquear una transacción mercantil de un importante socio comercial internacional de los Estados Unidos choca con la doctrina económica reinante del libre comercio y la globalización, señala Klare. Pero, al invocar consideraciones de seguridad nacional, el presidente recibe el poder de prohibir la adquisición de una compañía estadounidense de acuerdo al Acto de Producción de Defensa de 1950, una medida de la Guerra Fría diseñada para prevenir la afluencia de tecnologías avanzadas a la ex Unión Soviética y sus aliados.

El 30 de junio de este año, la Cámara de Representantes adoptó una resolución declarando que la absorción de Unocal por parte de CNOOC podía "perjudicar la seguridad nacional de los Estados Unidos" y por esta razón debía ser prohibida por el presidente bajo los términos de la ley de 1950.

El Informe de 2005 del Pentágono sobre el poder militar chino, en años anteriores se centraba principalmente en la "amenaza" de China contra la isla de Taiwán; sin embargo, la edición de este año presta mucha más atención a las implicaciones militares de la creciente dependencia de China en el petróleo y gas natural importados.

"Está dependencia de recursos y energía extranjeros esta jugando un importante papel en la configuración de la estrategia y política china", dice el informe. "Tales preocupaciones son un factor importante en las relaciones de Beijing con Angola, Asia Central, Indonesia, Rusia, Sudán, Venezuela y Medio Oriente (incluyendo a Irán). La creencia de Beijing de que necesita estas relaciones especiales para asegurarse su acceso a energía podría configurar su estrategia defensiva y planificación de fuerza en el futuro", agrega el documento del Pentágono.

La versión desclasificada del informe del Pentágono no plantea qué pasos seguiría Washington en respuesta a estos acontecimientos, pero las implicaciones son obvias: Estados Unidos tienen que reforzar su propio ejército en regiones clave productoras de petróleo para descartar cualquier intención de China por dominar o controlar estas áreas.

Recursos a cualquier precio.

Es una política oficial de Estados Unidos, consagrada en la "Doctrina Carter" del 23 de enero de 1980, usar la fuerza militar cuando sea necesario resistir cualquier ataque hostil que impida el flujo de petróleo desde Medio Oriente.

Este principio lo invocó por primera vez el presidente Ronald Reagan para permitir la protección de petroleros kuwaitíes por fuerzas de Estados Unidos durante la Guerra Irán-Irak de 1980-88 y por el presidente George H Bush, padre del actual, para autorizar la protección de Arabia Saudita por fuerzas del Pentágono durante la primera Guerra del Golfo de 1990-1991. El mismo principio básico subyace al embargo militar y económico a Irak que abarcó de 1991 a 2003; cuando esta postura no consigue los resultados previstos de un "cambio de régimen", "utilizan la fuerza militar para provocarlo", señala Klare.

Jugando a la guerra por petróleo.

Recientemente se lanzó en Estados Unidos el primer "juego de guerra" de alto nivel basado en una crisis de petróleo en el extranjero. Conocido como "Onda Expansiva del Petróleo" este ejercicio extraordinario fue presidido por los Senadores Richard Lugar de Indiana y Joe Lieberman de Connecticut y cuenta con la participación de prominentes figuras como el antiguo director de la CIA, Robert M. Gates, el ex Comandante General del Ejército, P. X. Kelley, y el ex Consejero de Economía Nacional, Gene B. Sperling.

Según sus patrocinadores, el juego esta dirigido a determinar qué pasos podría tomar la Casa Blanca para mitigar el impacto de una interrupción en el envío y producción de petróleo en el extranjero, como puede producirse debido a una guerra civil en Nigeria o un aumento del terrorismo en Arabia Saudita. La respuesta es "prácticamente ninguno". "Una vez se interrumpa el suministro de petróleo hay muy poco que pueda hacerse en un corto plazo para proteger la economía estadounidense de su impacto, incluyendo precios de gasolina superiores a 5 dólares el galón y un agudo empeoramiento en el crecimiento económico, que potencialmente conlleve a una recesión", concluyeron los participantes.

El escenario para la crisis simulada de "Onda Expansiva del Petróleo" identificó una serie de condiciones que, a decir de Klare, podrían perfectamente ser lo que podemos esperar durante el Ocaso de la Era del Petróleo:

  • Precio del barril de petróleo que excederá los 150 dólares.
  • En Estados Unidos, precios de la gasolina de 5 dólares el galón o superiores.
  • Una subida del índice de precios al consumidor de más de un 12%.
  • Una larga recesión.
  • Una bajada de más de un 25% en el índice de bolsa Standard & Poor 500.
  • Una crisis con China sobre Taiwán.
  • Una tensión creciente con Arabia Saudita sobre la política de Estados Unidos hacia Israel.
Publicado en:
Gloobalhoy nº5
webmaster@gloobal.net