Noticias
Sudán: La violencia comunal amenaza el proceso de paz
Autores corporativos:
Human Rights Watch (autoría)
Libération Afrique (editora virtual)
Réseau International d´Échanges d´Informations pour un Développement Responsable et Solidaire (canal)

   Descripción    Clasificación   
Fecha:
4 de Agosto de 2005
Entradilla:
Tras tres días de ataques étnicos en Jartum y en ciudades del sur por parte de sudaneses procedentes tanto del sur como del norte, Human Rights Watch ha afirmado hoy que una investigación independiente e imparcial sobre los recientes episodios de violencia en Jartum y Juba es necesaria para evitar más violencia comunal, para restaurar la confianza en todas las partes y para reforzar el proceso de paz.
Introducción/Descripción:
Human Rights Watch ha hecho un llamamiento a la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) para que realice un seguimiento activo, investigue e informe públicamente sobre los recientes ataques y sobre la situación actual en los suburbios de Jartum.

Según la Sociedad de la Media Luna Roja Sudanesa, han muerto al menos 1.340 personas, y la BBC ha informado sobre más de 800 heridos por los acontecimientos violentos que comenzaron el 1 de agosto tras la muerte de John Garang en accidente de helicóptero. Garang había prestado juramento como vicepresidente primero de Sudán el 9 de julio. La violencia también ha llegado a las ciudades de Juba y Malakal, aunque la cifra exacta de víctimas no está clara. Según se informa cientos de personas están detenidas en Jartum.

Según informes de observadores en Jartum, la situación en las zonas de la capital más golpeadas por la violencia se calmó la noche del miércoles tras las patrullas conjuntas de fuerzas del gobierno y del Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA), en algunos de los barrios más afectados.

"Las patrullas conjuntas del gobierno sudanés y de las fuerzas del SPLA parecen haber calmado los suburbios de Jartum, pero para restaurar la confianza en todas las partes es vital una investigación independiente de los eventos," ha dicho Jemer Rone, investigador de Human Rights Watch en Sudán. "Las NU deben hacer un seguimiento activo de la situación y proporcionar una presencia visible en los puntos problemáticos de Jartum y de poblaciones del sur como Juba para evitar un escalada de la violencia comunal."

Aparentemente la fase inicial de los acontecimientos violentos comenzó cuando algunos sudaneses procedentes del sur con residencia en Jartum y en otras áreas urbanas atacaron a sudaneses del norte y quemaron sus tiendas y casas, al creer supuestamente que la muerte de Garang se debió al juego sucio - lo que ha sido negado por la cúpula del Movimiento Popular de Liberación de Sudán, la viuda de Garang y muchos otros.

En represalia, algunos sudaneses del norte comenzaron a atacar a sudaneses del sur en autobuses, en los campos de desplazados y en barrios suburbanos alrededor de Jartum, mientras que el centro de la ciudad permanecía relativamente calmado. En llamadas desesperadas a sus familiares de fuera del país, los sudaneses del sur informaron de que estaban intentando esconder a sus hijos ya que alborotadores anti-sureños estaban disparando a sus casas para matar a residentes de los barrios sureños. En Juba muchos sudaneses del norte intentaron huir de la ciudad o buscar protección de las fuerzas de la UNMIS destinadas allí en medio de los continuos ataques de los sudaneses del sur en esa población.

Todavía no está claro si la violencia en Jartum ha sido organizada o espontánea. Human Rights Watch ha recibido numerosos informes de que en alguna áreas de Jartum, incluyendo Hajj Yusif en el norte de Jartum, las mezquitas estaban haciendo un llamamiento a sus adeptos a "acabar con los infieles." Se ha informado de que un imán fue asesinado por sudaneses del sur en el barrio de Kalakala tras la muerte de varios sureños.

Según testigos, el martes las fuerzas armadas sudanesas rodearon varios de los campos de desplazados y de los barrios sureños de dentro y de las afueras de Jartum. Los soldados hicieron registros casa por casa en busca de armas y restringieron los movimientos de entrada y salida de la ciudad. En cualquier caso, se ha informado de que al final de la tarde del jueves el Ejército Popular de Liberación de Sudán y tropas sureñas estaban patrullando algunos de estos barrios en un esfuerzo para reforzare la confianza entre los residentes procedentes del sur.

En su mensaje a la nación del 3 de agosto, el Presidente sudanés Omar al-Bashir decretó el establecimiento de un comité de investigación que incluye al Movimiento Popular de Liberación de Sudán. El comité debe investigar las causas del accidente de helicóptero que terminó con la vida de Garang y evaluar el daño causado en los posteriores disturbios. Las Naciones Unidas y otros han ofrecido asistencia técnica en la investigación del accidente. Human Rights Watch ha instado a las autoridades sudanesas a aceptar la participación de expertos técnicos internacionales y a detallar no sólo los daños materiales sino también las violaciones de derechos humaos acaecidas durante los disturbios.

Human Rights Watch ha afirmado que el gobierno debe hacer un llamamiento a todos los líderes religiosos, incluyendo a líderes eclesiásticos y a imanes, para que calmen a sus seguidores y los alejen de la violencia, y que debe además liberar sin demora a las personas detenidas arbitrariamente.

"Esto es un serio examen al compromiso del nuevo gobierno sudanés de proteger a todos los ciudadanos,"ha afirmado Rone. "El gobierno sudanés debe realizar sinceros esfuerzos para evitar más violencia y responder a estos crímenes de un modo transparente e imparcial."
URL:
http://www.liberationafrique.org/article.php3?id_article=734
Publicado en:
Gloobalhoy nº5
webmaster@gloobal.net