Terminos
Roles reproductivo, productivo y comunitario
   Conceptos y relaciones   
Descripción:
- A partir de la realización de análisis de género en los proyectos de desarrollo, se ha venido asignando esta categoría que engloba los diferentes roles que asumen las mujeres en sus comunidades: rol reproductivo, rol productivo y rol comunitario. A la mujer se le atribuye la responsabilidad, no sólo del trabajo doméstico, sino también del trabajo comunitario para la obtención de servicios básicos y de recursos. Al mismo tiempo, en los países del Sur las mujeres tienen la responsabilidad de asegurar recursos materiales para el sostenimiento de la familia. El rol reproductivo es el papel social en el que las mujeres siempre son visualizadas: como madres, cuidadoras (de hijas e hijos, personas ancianas o enfermas, etc.) y como principales reproductoras de la vida y de los trabajos domésticos. Es un trabajo social y económicamente desvalorizado e invisibilizado. El rol productivo comprende actividades generadoras de ingresos. Es el papel tradicionalmente asignado al hombre como proveedor. Suele ser valorado y remunerado en función del género. En el caso de los hombres, se considera su actividad fundamental y socialmente reconocida. Pero en el caso de las mujeres, este rol ha sido casi siempre invisibilizado como tal y devaluado, considerado a menudo como un aporte marginal al ingreso familiar, a pesar de que en muchos casos, constituye el ingreso principal o el único en las familias con mujeres que son cabeza de familia o jefas de hogar. El rol comunitario es el trabajo, generalmente no remunerado, realizado en beneficio de la comunidad. Muy extendido en América Latina y África, se da una presencia de hombres y de mujeres, pero mientras las mujeres son requeridas para actividades sociales, educativas o cuidado, los hombres realizan actividades más de tipo administrativo, y suelen ejercer su acción como representantes, gestores y decisorios. Las mujeres son requeridas como voluntarias en el sentido de no remuneradas. Su trabajo se ve como una extensión del trabajo doméstico: invisible, no reconocido ni valorado y no cuantificado. En el caso de los hombres, en cambio, cuentan con reconocimiento, si no económico, al menos sí social y político. Las mujeres tienen que realizar estos tres roles o trabajos dentro de una misma jornada de manera simultáneamente. Esta es la situación de muchas mujeres y, en menor grado, de los hombres. Las mujeres tienen la tarea de asegurar la realización de los múltiples roles que les son asignados, encontrando a veces demandas contradictorias entre sus actividades reproductivas, productivas y comunitarias. En muchas ocasiones se ignora el hecho de que la sobre carga de trabajo limita a las mujeres y su desarrollo. Este incremento de responsabilidad no se ha visto reflejado con un incremento de poder en el espacio público o privado. Lo que produce una jornada continua de trabajos simultáneos o sucesivos.
Términos relacionados:
Trabajo productivo y reproductivo
[email protected]